Todos reunidos

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Sáb Nov 25, 2017 12:29 am

Tenian cerca de una semana que habian partido del pueblo aquel, el viaje era muy largo, pero ya estaban por llegar hasta la ciudad donde se ubicaba el circo, aquel trayecto habia estado lleno de tension, algo completamente entendible dado que Reinhardt/Raynard no querian ir al circo, pero se veian obligados a hacerlo debido a las amenazas de su padre, quien seria capaz de poner en riesgo a Ryo, alguien que no tenia la culpa de nada, por lo que no querian verla dañada, ademas y mas importante aun, ellos la querian demasiado. El trayecto continua llegando a la ciudad, caminan un poco ya estando dentro de esta para ir hasta el circo, eran ya varios dias desde la partida en que Slevin se habia marchado junto a Lobo, tenia la curiosidad de ver como se encontraba todo, esperaba no encontrarse en ruinas el circo

Sorpresivamente al entrar, todo se encuentra de pie en perfectas condiciones, Lobo junto a Reinhardt y Slevin entran en la carpa, rapidamente Slevin se acerca hacia el "feretro" de Natalia tocandolo — todo estara bien ahora... — pronuncia Slevin mientras Lobo y Reinhardt observan a unos pocos metros de distancia aquella escena "nunca pense al viejo verlo asi... esta completamente enamorado" — lo se, pero sigue sin ser grato estar aqui — responde Reinhardt mientras Lobo lo observa — todos ustedes estan locos, ¿no existe algun cuerdo en su familia? — cuestiona Lobo, mientras que aparece Branwen con Joker, el cual se encuentra en camisa de fuerza y atado a una silla de ruedas, siendo paseado por el, Reinhardt lo señala — se supone que el, es el unico cuerdo — sonrie de lado aunque debido a que el cierre de su mascara estara cerrado no se alcanza a notar

Branwen enseguida nota a Slevin y a Reinhardt, hace una reverencia femenina frente a ambos sujetandose el vestido — bienvenidos, padre y hermano mayor — menciona sonriendo — llama al resto — dice Slevin y Branwen asiente sonriente para luego ir hasta la segunda planta en busca de sus hermanos, mientras Slevin se acerca a Joker, quien tiene una especie de bozal metalico en la boca, para evitar que asi fuera a devorar a alguien — sera desagradable volver a estar contigo, pero lo hago por Natalia — en ese momento el resto de los hijos aparecen bajando las escaleras, todos en ordesn descendente, comenzando por Sly, Jester, Branwen, #4, Leandro y finalmente Amadeus, todo esto mientras Reinhardt mantiene su distancia apoyandose en su baston, no le interesaba tener un acercamiento con sus hermanos, habia pasado años con ellos y de cierta forma le causaba pereza el que se repitiera ese ciclo

Slevin comienza a crear todo el ritual, los hijos se conglomeran alrededor de Natalia, Reinhardt se acerca tambien, estando todos en hilera aparecen Piroro y Kuriban colocandose detras de Joker para retenerlo en caso de que algo saliera mal — comencemos, descubranse — en ese momento Slevin le entrega una daga negra a Sly, este se quita el guante derecho mostrando un pequeño tatuaje de que dice "ira" entonces se hace un corte sobre ese tatuaje pasandole la daga a Jester, quien saca la lengua mostrando el tatuaje de "gula" tambien procede a hacerse un corte, el siguiente Branwen se levanta la falda mostrando su pierna la marca de "avaricia" y realiza el corte, pasa la daga a #4 quien se descubre el hombro mostrando "envidia", se corta y prosigue Leandro quien se descubre el simbolo de "lujuria" cerca de su pelvis, realizando un ligero corte tambien, le sigue Amadeus, quien se descubre el pecho "soberbia" realizando lo propio, finalmente Reinhardt se da la espalda a todos descubriendose la nuca para cortar "pereza"

Reinhardt aun dando la espalda le entrega la daga a Slevin, quien camina frente a Joker clavandole la daga en el pecho, en ese momento el bufon comienza a convulsionarse, mientras Piroro rompe el hechizo sobre Natalia rompiendo el feretro, el ojo comienza a reaccionar entonces, saliendo lentamente del cuerpo de Natalia, hasta que este ojo sale por completo abandonando el cuerpo de la mujer, en ese momento el ojo intenta colocarse sobre Joker, pero rapidamente es encerrado por Piroro quien usa su magia para atraparlo en un vacio, en ese momento Slevin desaparece metiendose en el cuerpo de Joker, quien cierra los ojos desmayandose. Kuriban sostiene a Joker y a Natalia tomandolos a ambos para llevarlos a su recamara, recostandolos juntos para que se recuperen, mientras Piroro desaparece el ojo mandandolo a otro sitio

Reinhardt ya se intentaba marchar pero Lobo se lo impide, diciendole que no se ira hasta que Natalia este bien, el ambiente era muy tenso asi que Branwen lo rompe diciendo que cocinara algo para todos, por lo que se mete a la cocina, mientras esto pasa los demas hermanos se ponen a hablar y ayudar a poner la mesa, aunque Reinhardt, Amadeus y Leandro se apartan un momento del grupo. Pasa un par de horas y Joker comienza a despertar, observando a Natalia a su lado, Joker sonriendo le da un enorme beso en los labios despertandola, la toma entre sus brazos ayudandola a ponerse de pie y la lleva hasta la mesa, donde ya estaban todos sus hijos — Nat-chan, los siete estan aqui con nosotros, Sly, Jester, Branwen, Andre, Leandro, Amadeus y mi primogenito Reinhardt/Raynard — este ultimo se pone de pie por educacion observando a Natalia — primera vez que nos vemos en persona Natalia, Slevin me arrastro desde mi hogar muy lejos de aqui, recuerdale que debe cumplir su parte del trato, Joker —

Menciona serio para luego volver a tomar asiento, una vez mas se sentia la tension, pero Branwen decide romperla diciendo que ya todos juntos es hora de comer, habia perparado carne asada con verduras, en ese momento llega Lobo quien estaba haciendole unos arreglos a su motocicleta, le sonrie a Natalia observandola — bienvenida paliducha — toma asiento en su lugar observandola — somos una gran familia Nat-chan, ya no existen peleas, no existen mas hijos ocultos jajajaja — comienza a reir Joker para luego sentarse y ayudar a Natalia a sentarse a su lado para que asi pudiera comenzar a comer tambien, aquel ambiente parecia de una inmensa familia que se reunia despues de mucho tiempo, claro que aun faltaban La, Lo y Sledge, pero como el peligro habia pasado, ya podrian volver pronto
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Sáb Nov 25, 2017 10:10 pm

Era como estar perdida en el espacio, no había sensaciones, recuerdos, solo luces en la oscuridad, algunas muy intensas. Entonces todo cayó, sintió vértigo, tenía miedo de estar cayendo, entonces escucho  la voz conocía de alguien, al reconocerla abrió lentamente los ojos, admiro a Joker, su sonrisa. Ansiosa, lo abrazó, no recordaba nada sólo sabía que estaba aliviada de verlo otra vez. Este la beso causado un sin número de emociones, hasta qué él, se levantó ayudadola a lo mismo.

Aun estaba débil, tal vez lo que había experimentado había consumido mucha energía de su parte, era como si estuviera anémica. Tenía el vestido ensangrentado y este no espero a que cambiara de ropas y estando como se encontraba no creía que pudiera pensar en eso.

En el comedor encontró a un gran número de personas, se había sorpredido que Cuatro ya tuviera nombre, le parecía lindo más no hizó comentario alguno, aunque pudiera le era realmente difícil.

Los ojos rojos se dirigieron al hijo mayor, quién elegantemente se levanto. La albina lo observo, era como si fuera un hijo suyo y de Joker o Slevin. Estaba sorprendida, ligeramente seria -Bienvenido Reinhardt/Raynard  ¿Por qué  dos nombres?- pregunto sin pesarlo bien. Estaba muy débil aún.

Entonces aquel hombre viejo, macho, gris apareció sonriéndole, ella entonces sonrió ligeramente, mientras ligeramente sus mejillas se ponían rojas. Era una reacción que no podía controlar. Era como si tu ídolo te acariciara la cabeza o diera un autógrafo – Pensé que te retirarías… Gracias Lobo- Joker le hace el comentario, de que obviamente ella no sabía nada, era verdad. Aunque tampoco quería que fuera tan notorio. Se sentó con la ayuda del pelirrojo, escuchaba sus conversaciones en silencio, ella veía la cena.

La había preparado sus hijos ¿Qué paso? Según ella debía de haber muerto, al vez, era una especie de visión del más allá. No estaba del todo segura. Solo se sentía inútil como madre, ella debía de darles a sus cachorros la comida, ahora entendía que ya eran mayores, mucho mayores y no eran unos críos. Probo un bocado, no podría decirse que estaba del todo bien hecho, había un lado carbonizado - Delicioso- exclamo para admirar de reojo a sus hijos, a Lobo que despertaba deseos y emociones fuera de su alcance. Para finalizar y observar a su marido. Él era amor y miedo.

Una vez terminaron de comer, camino lentamente por todo el lugar, estaba impresionada de no haber sido regañada, torturada o castigada por sus maridos, tal vez, su memoria no era como la de antes. En la oscuridad de los pasillos ella sintió un mareo, poco a poco fue cayendo de lado, no lo había notado de todo.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Dom Nov 26, 2017 2:07 am

Todos se encontraban disfrutando de la comida muy felices o bueno la gran mayoria, Lobo engullia los trozos de carne que le habian preparado, mientras el resto de la familia comia con cierta normalidad, para entonces pasados varios minutos terminaron de comer, Natalia se aparto unos momentos caminando por el circo, justo antes de que cayera Natalia, es atrapada por Leandro tomandola de la cintura para evitar que esta termine por caer — sigues muy debil aun madre, deberias de estar reposando, tu belleza se puede marchitar si no te cuidas adecuadamente y eso no puedo permitir — le sonrie Leandro acariciandole la mejilla con la otra mano que no esta sosteniendo a Natalia, mientras lo hace acerca lentamente sus labios a los de Natalia, hasta que una espada se interpone en los labios del joven, alejándolo por la parte que carece de filo.

— Aun para ti, es muy bajo tratar de seducir a madre aprovechandote de su estado — Amadeus se coloca detras de Natalia sosteniendola con cuidado mientras pone distancia entre Leandro y ella con su espada — vamos yo no estaba haciendo nada malo, tecnicamente al menos no hice nada malo, debes relajarte Amadeus — sonrie tranquilo Leandro mientras Amadeus baja la espada soltando suavemente a Natalia, dejando que esta se ponga de pie — ustedes dos no cambian, dejenme a solas con Natalia — ordena Reinhardt quien se acerca a ellos, colocandose frente a la licantropo, rapidamente Leandro se interpone mientras que Amadeus sonrie de lado acercandose tambien — no se quien te crees para darme ordenes — menciona Amadeus mientras lo señala con la punta de su espada

Ante esto, Reinhartd choca la espada de Amadeus con su baston mientras los observa — somos los unicos aqui con poderes, los suyos aun no vuelven del todo, juntos podrian ser una amenaza, pero sin poderes... sera mejor que nos hagan caso, solamente hablaremos con ella, les doy mi palabra — menciona serio y ante esto, ambos sujetos se marchan muy a regañadientes, en especial Leandro quien no quiere alejarse de Natalia, pero el mayor tenia razon, los poderes de ellos aun no volvian del todo, un confrontamiento en esos terminos supondria una victoria automatica para el mayor, Amadeus podria competir con su espada, pero la manipulacion del viento de Reinhardt podria sacarle ventaja rapidamente

Cuando ambos se marchan, Reinhardt mira fijamente a Natalia — Al igual que Joker/Slevin, somos dos seres en un mismo cuerpo, ahora mismo yo soy Reinhardt, el mayor, mi hermano gemelo menor por solo 4 segundos, se llama Raynard — "detesto cuando pones enfasis en que eres el mayor" — es inevitable, eso no puedes cambiarlo Raynard — responde Reinhardt a su hermano — uso esta mascara para restringir a Raynard ya que es... menos civilizado que yo, por decirlo de un modo elegante, pero nos complementamos bien, somos un buen equipo — menciona tranquilamente mientras se acerca un poco mas a Natalia — te observamos por mucho tiempo, podemos entender que Joker/Slevin esten enamorados de ti, pero no tenemos intenciones de quedarnos en este circo — en ese momento detras aparece Slevin colocandose junto a Natalia observando seriamente a su hijo

— Hasta que Joker se estabilice, estaras aqui, cuando el recupere su "cordura" te mandaremos en un segundo hasta esa iglesia que deseas, tal como lo prometi, te dejare tranquilo — dice Slevin, mientras Reinhardt solo asiente con la cabeza para despues alejarse hacia las afueras de la carpa, dejando de momento a Slevin con Natalia, el primero se coloca frente a esta sosteniendole las manos mientras la observa — lo que hisiste fue muy imprudente, pudiste haber muerto o destruido el ojo, no debes cometer ese tipo de actos — la reprende el carcelero mientras la sujeta de las manos, aunque no lo hace de una forma fuerte, era dificil para el reprenderla cuando por dentro estaba bastante emocionado por verla ya bien, claro estaba aun algo cansada lo cual era perfectamente normal, pero por lo menos estaba viva y eso era lo mas importante. Aun sosteniendola de las manos, el carcelero acerca sus labios a los de Natalia besandola suavemente — vayanse a un motel — bromea Andre antes conocido como #4 quien aparece junto a su escorpion al lado de ellos

— Cuida esa lengua — eneguida Andre se coloca detras de Natalia — solo bromeaba, que poco sentido del humor tienes padre — rie un poco mientras Branwen le da un zape a Andre — eres un igualado — toma del brazo a Natalia pegando su mejilla en el hombro de esta — estamos muy felices de tenerte aqui — Jester se lanza sobre la espalda de Natalia, gracias a Branwen evita que esta se caiga, Jester la abraza fuerte dandole muchos besos en la cabeza, mientras Sly llega colocando su mano sobre el hombro de Natalia, sonriendole sutilmente, todos parecian niños pequeños felices de ver a su mama luego de mucho tiempo, mientras un poco mas a la orilla los tres mayores se encontraban observando toda la accion, Leandro le manda un beso coqueto a Natalia, mientras Amadeus se lleva la mano a la frente al ver esa accion y Reinhardt solo suspira

— Tienes una gran familia ustedes — dice Lobo acercandse tambien a Natalia — todos son unos malditos locos... pero demonios son divertidos jajaajajaja — rie Lobo mientras para variar toma una cerveza para luego aplastarla lanzandola al piso. Luego de las risas Lobo se pone serio — pronto debere irme, tengo un trabajo que realizar y se a postergado demasiado —
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Dom Nov 26, 2017 10:49 pm

Por suerte alguien la había atrapado, tan débil como se encontraba pensó que sería Joker o Slevin, más cuando volteo noto que era Leandro, este la miraba de una manera muy fuera de lo común, no era el brillo de un hijo a una madre, era más bien hacia un amante… perooooo Natalia no estaba en condiciones de sacar conclusiones – Estaré bien, soy un licántropo hijo… no me marchitaré – intento calmarlo, era el cachorro, en su opinión más cariñoso. Cerró los ojos esperando que cediera el mareo, no se percataba que Leandro estaba a punto de besarla. No se dio cuenta de lo que hizo su hijo Amadeus, quién la defendió y esta dejo que el segundo hijo la ayudara a recargarse en él. Abrió los ojos lentamente.

-Gracias- se colocó la mano en la frente, mientras la ayudaba el segundo a mantenerse de pie. Por un instante observo como bajaba la espada el segundo, aunque realmente no pudo procesarlo, solo se quedó seria. Entonces el primogénito apareció, pidiendo un tiempo a solas con ella. Nat hubiera preferido un momento donde no estuviera tan cansada, mareada o dañada. Aunque algo sabían sus hijos que ella no, al intentar evitar que este tuviera tan audiencia con la fémina. Ella tampoco estaba en un buen estado para pelear. Al final, debido a la lógica tuvieron que ceder.

-Reinhardt y Raynard- musito como si quisiera taladrar esas palabras en su cabeza, que jamás se olvidaran, incluso escucho que hablaban entre ellos con singularidad, aunque no podía leer el pensamiento del otro – Supongo que yo tampoco soy tan civilizada – intento abrir un poco la plática, compartir un poco más con ellos, quería conocerlos, no sólo a ellos, también a Amadeus, Leandro, Andre, Branwen. Aquellos que eran nuevos en su vida los quería conocer. Hasta que le dio el golpe de gracia, no iban a quedarse, tal vez no era su intensión hacerla pensar que no querían compartir con ella, aunque pues Nat así lo entendió. Asintió con la cabeza mientras bajaba ligeramente la cabeza, era como un rechazo - ¿Enamorados? – musito mientras miraba hacia un lado, dejando que el cabello la tapara, sonrojándose ligeramente, le era aún difícil entenderlo. La plática se cortó debido a que Slevin había llegado. Este una vez escucho las palabras de su padre los dejo. La bailarina aun no quería que él se retirara, aunque se concentró ahora en el pelirrojo, mirándolo fijamente, inevitable, tomo sus manos como cuando era más joven y la castigaba, ella no tembló, aun no podía procesarlo.

- ¿Igual de imprudente que me dejes las noticias importantes cuando están pasando? – Bajo las manos para que la soltara – ¿Igual de imprudente que desparezcas sin avisar? Mi cabeza es un lío, soy su hembra pero no parece que lo sea… y además…- tal vez hablaba de lo que la aquejaba porque estaba muy mareada, muy cansada, muy débil y no pensaba, no les daba mil vueltas a sus ideas –Estoy segura que el ojo se satisfacía comiendo mi carne, no lo podría destruir, jamás harías eso y si acaso obtiene mi habilidad de regeneración me parece perfecto ¡Así jamás desaparecerían! Así tenga que perder los poderes de mi manada- le levanto la voz por un segundo, para después colocar su dorso sobre su frente, como si tuviera fiebre, no se sentía nada bien ahora, necesitaba descansar. Aunque la beso y eso la hizo sonrojar tan fuerte que no pudo moverse o decir algo más.

Al final vinieron sus hijos, la abrazaron, la acurrucaron, la hicieron sentir bien, y ella sin pensarlo mil veces como siempre los dejo y les correspondió. Observo a su hijo lanzándole un beso, aunque no lo tomo a mal, creyó que era su manera de darle cariño igual. Hasta que Lobo apareció. Nat tenía el cabello despeinado gracias a Jester.

- Lobo… entiendo. Debes de realizar tu misión…- se acercó un poco para colocar su mano suavemente en su brazo, como lo hacen las niñas pequeñas con sus padres – Te estaré esperando para jugar… o para ir a ese lugar donde querías llevarme – Se había sonrojado ligeramente, no era tanto por los nervios, eso no era propio de la albina y tampoco iba a preguntar el qué haría. Al contrario. Ella no iba a reclamarle nada, no era su macho. Simplemente se sonrojo por que se le subió la presión. Algo que la hizo marear un tanto más.

Fingió para mostrarle una ligera sonrisa a su compañero, aquel alfa gris, para después retirarse a sus aposentos, camino colocando la mano en la pared, lo hacía como si solo fuera para entretenerse, aunque realmente era para no caer. Una vez llego a su habitación se dejó caer literalmente de rodillas sosteniéndose de sus manos. Se arrastró al baño para darse una ducha fría, tan fría como pudiera soportar, al salir simplemente se secó, se puso un enorme vestido que la abrigaba, se colocó un suéter morado, se puso ropa interior, calentadores que son como leggins pero específicamente para el frío y dos trenzas, esperaba a que se secara su cabello.

Se tocó dónde estaba el ojo, quería recordar, era como si le hubiesen quitado algo de su interior, es que tenía algo de su macho dentro de sí, ahora sólo tenía una sensación de dolor, aunque también de tener algo que él y ella compartían. Necesitaba recuperarse, aunque esa sensación le era realmente extraña. Intento sacar sus garras, pero no salieron. Se asustó. Volvió y le fue imposible, tomo un vaso mirándolo fijamente para después lanzarlo, quebrándolo en la pared. Camino rápidamente, pero entre el mareo, entre su debilidad y el hecho de que iba rápido hizo que cayera y se enterrara los vidrios en su palma. Ella miro los trozos arrancando pieza por pieza transparente y noto, ninguna herida cerraba.

La sangre seguía fluyendo. Su corazón se paró.

Ella seguía viéndose, esperando, inquieta, asustada, pálida, pasaron 10 minutos, había cicatrizado algunas heridas leves, 20, ahora las más profundas. 30, y las heridas leves habían desaparecido, 40, las profundas medio desaparecido. Estaba acostada completamente pertubarda, ahí estaba su don de nacimiento, más no era lo que era antes. Ahora duraba casi una hora una herida así, esperaba que sólo fuera por descomposición, empero, tal vez el ojo había adquirido esa ventaja de regenerarse.

Una vez cerro su herida ella permaneció muda, tal vez eso no lo iba a decir a grandes voces. Seguro no tenía tanta super fuerza como antes a pesar que aún tenía su super sentidos de nacimiento.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Lun Nov 27, 2017 12:20 am

Toda la familia continuaba encargandose de sus asuntos, platicando los unos con los otros, Akabane junto con Slevin y Lobo, este indicandoles que ya no tenia nada mas que hacer aqui, ya que a decir de el mismo ya se habia aburrido del sitio, todo estaba tranquilo y ya no pasaban cosas interesantes, por lo que su presencia no era requerrida, por lo que este despidiendose de todos los niños al igual que Lolita, se retira del lugar, no decide despedirse de Natalia ya que esta lo que necesitaba era reposo, ademas de que tampoco es como que hubiese convivido mucho con ella, a diferencia de los niños con los que paso mas de un mes y por ende les habia cogido cierto cariño, lo mismo que Lolita quien habia ejercido de madre sustituta mientras Natalia se encontraba imposibilitada.

Asi pues Akabane y Lolita se marchan, tenian que volver a su departamento, Akabane tenia que ponerse al dia con los trabajos que tenia pendiente y Lolita... bueno, Lolita volver a hacer sus cosas peligrosas que terminan involucrando siempre de forma indirecta a Akabane. Lobo por su parte ya se habia despedido de Natalia, no tenia interes de despedirse de nadie mas, por lo que simplemente se marcha del sitio montado en su motocicleta, ya habia postergado demasiado su mision y la persona que lo contrato no tardaria en mostrarse impaciente debido a no haber recibido noticias de este durante tanto tiempo.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Siendo ya cerca del medio dia, Lobo llega hasta el claro del bosque donde se encontraba la torre de Vergil, este se acerca por la parte de atras hacia el jardin donde estaba a quien buscaba, Etoile, quien se encontraba en el jardin junto a la elfo tetona y a aquella pequeña de nombre La cuidando el jardin, Lobo se acerca a ellas — parece que el principito no se encuentra cerca... mejor, asi haremos esto mas rapido — la pequeña La se acerca a Lobo sonriendole, dandole la bienvenida a su tio abuelo, el mayor le sonrie tambien acariciandole suavemente la cabeza, luego de eso se coloca frente a Etoile — vine aqui por que me contrataron para obtener una muestra de tu sangre, solo necesito una gota — dice tranquilo mientras le entrega un pequeño tubo de plastico para que dentro de este pueda depositar la sangre — la idea original era tomarla por la fuerza, cortarte un brazo y llenar un bote, pero tengo tan mala suerte que resultaste ser la prometida del princeso, asi que ahora debo pedirte que lo hagas tu misma... no el brazo claro, basta con un pinchazo, una gota y se acabo —

Explica todo con mucha sencillez — mi trabajo estara hecho, podre largarme de aqui, recibir mi pago y buscar mas clientes — mientras platican, aparece William junto a Etoile, el rubio saluda a Lobo dandole la bienvenida a la casa, este habia escuchado todo y no podia evitar sentirse un poco incomodo por el hecho de que Lobo le hiciera esa peticion a Etoile a espaldas de Vergil, aunque claro lo hacia debido a que Lobo conocia tan bien como William al demonio, ambos sabian que este jamas permitiria que Etoile hiciera algo como eso, sin importar que fuera un solo pinchazo, un ligero rasguño, Vergil jamas consentiria que su prometida sufriera algun daño por mas ligero que fuera, por lo que simplemente guardaba silencio esperando alguna respuesta de Etoile ante la peticion de Czarniano

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Slevin se acerca a Natalia entrando en la recamara, este se sienta en la cama al lado de la joven, observandola muy cansada — deberas reposar por un tiempo hasta que te recuperes, el ojo ya lo esta revisando Piroro, al parecer los poderes de los demas tardaran en volver, pero regresaran — explica el pelirrojo mientras le acaricia suavemente el cabello, tenia la intencion de quedarse con ella todo el dia para cuidarla, ya que le preocupaba que sufriera alguna recaida o que intentara hacer algo como salir a pasear o alguna cosa peligrosa, lo cual en su estado hasta salir bajo la nieve podria llegar a ser fatal, ya que se podia ver enseguida lo debil que esta se encontraba — aunque aun no estoy seguro de que efectos el ojo a causado en ti, por eso no me separare de tu lado pase lo que pase, ademas estando los 7 primogenitos aqui, junto a Kuriban y Piroro... nadie se atrevera a atacarnos — dicho esto se inclina para besarle los labios mientras la toma de las caderas con firmeza
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Lun Nov 27, 2017 8:41 am

Lolita estaba dormida, no quería que nada ni nadie la despertara, estaba en esos días donde la pereza le ganaba, por eso entreno a los hijos para que hicieran todo por si solos, ella no iba a levantarse temprano para hacer el desayuno o limpiar. No, ella permanecería en su cama, cuando se enteró de que Nat estaba bien, que ya podía liderar… si sabía que estaba débil, pero quería salir de ahí como fuera. Necesitaba tecnología a lo grande, alimentar sus venas de bytes.

-Viaje de mierda Akabane- pensó acurrucándose en su pecho mientras se abrigaba, aferrándose a él en la moto –Ni siquiera cogimos por un mes… ando como leona enjaulada. Con razón la perrita es frígida- aun a velocidad se acomoda de manera que quedara de frente Akabane, dejando que sus pechos se pegaran completamente a su amado. Rodeo con sus piernas el cuerpo de este haciendo que su entrepierna se pegara a la del contrario -¿Cuánto falta? Hace mucho que ni siquiera te chupo la verga- así como si fuera una especie de koala se quedó mientras iban a su departamento.  

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Etoile estaba en el jardín haciendo coronas de flores con su pequeña La, quién era encantadora, estaban esperando a los pequeños que fueron con el abuelo, más que nada para avisarle con esa emoción infantil que comerían en el jardín. Aunque William ya había avisado, ellos, deseaban ser quienes le dieran la noticia con sus ojos llenos de ilusión y la peliblanca no iba a romperles el corazón.

Mirada había decorado hermosamente el jardín, tenía un don para la jardinería, aunque ahora estaba vestida como sirvienta. Se encontraba más cómoda ahora que ya llevaba más tiempo y se la pasaba con Etoile y los pequeños. Estaba poniendo la mesa, el mantel y acomodando los utensilios cuando llego Lobo. Ella volteo rápidamente.

-¿¡Cómo se atreve!? La señorita Etoile…- la mano suave de la albina la hizo parar, el ángel solo sonrió dulcemente, mientras escuchaba su petición. Tomando el tubo con suavidad, mientras sus dedos colocaban las hebras plateadas detrás de su oreja. Para luego dirigir sus inocentes ojos al hombre grisáceo.

-Por supuesto señor Lobo, me gustaría ser de ayuda, solo si lo pide con “por favor”- ladeo ligeramente la cabeza mientras cerraba los ojos, ese pequeño movimiento hizo que su cabello largo se deslizara por su rostro. Miranda por su parte se quedó atónita, tal vez lobo no lo sabía, ella era un ángel, estaba más allá de las expectativas del mundo humano, era parte del universo tal como Vergil. Sus campos de fuerzas nadie podía romperlos, claro solo dios a su parecer.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

La loba miraba hacia el frente, aun pensativa, el piso tenía su sangre, los pedazos de vidrio y seguía mirando su mano con sangre seca. Por supuesto el pelirrojo al parecer no noto el aroma, ni tampoco el contraste tan grande del café en su mano blanquecina, aunque no es lo primero que no se ha dado cuenta. Natalia estaba fuertemente atraída por lobo, además de que su hijo Leandro le echaba los perros. Además, que Nat se tomaba libertades que no debería, en vez de ser un castigo ella lo sintió como un hecho que debió de haber hecho, que fue lo correcto al final de cuentas. Simplemente lo volvería a hacer, su macho le estaba dando la pauta para hacerlo.

Aunque una cosa es la opinión ante la situación de terceras personas y como lo veía Nat.

Nat no se había percatado de lo obvia que era, ni que su hijo la viera como mujer, mucho menos que había adquirido esas libertades, simplemente lo hizo por un impulso. Ahora estaba nerviosa de ver a sus maridos sentarse a su lado, incluso oculto su mano debajo de ella, le estaba acariciando el cabello y no podía evitar sentirse bien, con su corazón bombeando con fuerza, con su rostro ligeramente sonrojado.

-No hay de qué preocuparse, yo estoy bien, me auto recupero – no mintió del todo, aunque ocultar información lo era –Veo que levantaste el castigo a los cachorros… - cambio de tema de inmediato, no podía mirarlo a la cara cuando hablaban de ella, pero sí de sus hijos, aunque ahora él la tomaba de las caderas de manera demandante, empezó a sentir la respiración pesada, su corazón golpeaba su pecho, ese dolor de estar con él –Necesito retirarme- es todo lo que dijo. Era entre miedo y pasión, amor y temor. No sabía el porqué. Sólo que le gustaba y mucho esa sensación, aunque claro, le era insoportable tenerlo, ella conocía otras emociones más lentas y pesadas.

-Deberías preocuparte por tus hijos ahora, están aquí todos…- bajo la cabeza ocultando su rostro completamente sonrojado, necesitaba tiempo para calmarse – Yo estoy muy cansada, voy a dormir- si estaba agotada pero no por eso en ese momento tenía ganas de dormir, estaba emocionada de tener a su macho a su lado. Si tuviera cola y orejas, su colita estuviera agitándose y sus orejas bajadas, obediente –Sólo dormiré- tomo las manos del pelirrojo, para apartarlas de su cadera, hizo un intento, no pudo, ni siquiera podía quitar un solo dedo, estaba muy débil, antes si le hubiera sido difícil apartarlo, empero, al menos podía separar una sola falange. Se había asustado.

-Suéltame- murmuro, asustada, cohibida, avergonzada aunque su rostro era una tumba. Era una situación que no sabía qué hacer, tenía que permanecer en calma, seguro sus poderes volverían. Tenía razón. Más tardarían más de lo que pensaba.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Lun Nov 27, 2017 11:37 pm

Akabane sonrie mientras escucha las quejas de su prometida, cada cosa que hacia o decia le hacia sonreir, aunque ya de por si la mayor parte del tiempo este estaba con una sonrisa marcada en su rostro. Akabane se mantiene tranquilo mientras como una especie de panda, Lolita se comienza a colar desde la parte trasera de la motocicleta hasta quedar enfrente, aferrandose firmemente al asesino — paciencia pequeña, dentro de muy poco estaremos en nuestro hogar, dulce hogar — menciona sonriendo mientras acelera y la comienza a besar, mientras lo hace comienza a esquivar los autos ya que se mete en sentido contrario, normalmente alguien se estrellaria contra algun auto, pero Akabane no era un humano normal, sus sentidos estaban tan agudizados que cualquier cambio en la brisa del viento le prevenia de algun auto que se acercaba, por lo que podia eludir lo que fuera con falicidad, llegandose a subir en la acera mas de una ocasion, casi atropellando a uno que otro incauto, pero no pasaba de que se llevaran el susto de sus vidas.

Gracias a la velocidad ademas de los peligrosos atajos que tomaba el asesino, no tomo demasiado tiempo llegar hasta su hogar, estaciona la motocicleta en el sitio de siempre y cargandola como koala aun, este la sube hasta el departamento sin dejar de besarla, estando asi se arroja junto a la joven contra la cama, llevando sus manos debajo del vestido de esta, bajandole la ropa interior hasta dejarla caer al piso, rapidamente el hombre empieza a besarle el cuello asi como sus hombros, mientras sus habiles manos comienzan a estimular su entrepierna, o al menos una de sus manos, frotandole los labios vaginales para despues hacer lo mismo con su clitoris, mientras su otra mano acaricia y aprieta los senos de la joven por encima de la ropa, al tiempo que su lengua se pasea lascivamente por el cuello de Lolita

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lobo sonrie complacido cuando el angel toma aquel frasco, parecia que al final todo seria mucho mas sencillo, hasta que... ella le pide que diga "por favor", en ese momento el Czarniano se muerde el labio inferior intentando decir aquella frase, sin embargo era imposible para este, decirle "por favor" a una mujer y ademas una mujer angel... no, el no haria algo tan denigrante como eso, por lo que mejor da un fuerte silivido, rapidamente aparece su motocicleta junto a este, pero no para marcharse, Lobo observa a William  — lleva mis cosas a la habitacion de huespedes, esto tomara mucho tiempo — dice resignado mientras le muestra los colmillos a Miranda — al amo Vergil no le gustara que le permita quedarse — en ese momento Lobo mostrando sus enormes colmillos se acerca a William, el mayodomo no se inmuta en lo mas minimo, se mantiene tranquilo quitandose el monoculo para limpiarlo elegantemente con su pañuelo y volver a colocarlo — si la ama Etoile lo autoriza, podria hacerlo — el mayordomo observa hacia Etoile, quien como era de esperarse asiente sonriendo

Luego de esto William toma las cosas de Lobo desapareciendo, para ir hacia la recamara de huespedes, no solo para dejar en ese sitio las cosas del Czarniano, si no tambien para preparar dicha habitacion con todas las comodidades que un ser como Lobo necesitaria, mientras esto pasaba, Lobo buscaba alguna forma de convencer a Etoile — soy un guerrero, traigo conmigo, muerte, caos, destruccion... esas son cosas que puedo hacer, asi es como obtengo todo, debe haber alguien que quieras ver muerto, algo que quieras que reduzca a cenizas, puedo destruir toda una ciudad, un planeta incluso, solo pido a cambio una maldita y miserable gota de tu sangre, solo eso maldita sea, una pu... una gota — decide no decir la ultima palabra debido a que la joven La se encontraba alli, colocada al lado de su abuela observandola, sonriendo divertida por ver la posicion en la que habia dejado esta a Lobo

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Slevin continuaba con Natalia observandola cuidadosamente, aunque ella intentara decir que estaba bien, lo cierto es que sus acciones indicaban todo lo contrario — no te preocupes por los niños, ellos ya estan siendo casrigados justo ahora, un castigo es algo que jamas se debe olvidar — Natalia no lo sabia en ese momento, pero Andre, Leandro y en especial Amadeus, se encontraban atrapados en un calabozo dentro de otra dimension, donde eran torturados de distintas formas, el que llevaba la peor parte era Amadeus, infectado con un parasito (creado por Joker y criado por Slevin) que le devoraba las entrañas y luego las defecaba volviendolas a su cuerpo, produciendo un tremendo dolor que no tenia fin, los otros dos se sometian a dolor tambien por los animales de Slevin, causandoles grandes heridas mientras eran inmovilizados, ninguna mortal por supuesto

Mientras eso pasaba, de la cocina comienza a salir algo de humo y a los pocos segundos Branwen con la cara llena de ollin y tosiendo, enseguida Joker disfrazado de bombero aparece con un extintor rociando sobre la estufa que estaba en llamas y luego tambien sobre la cara de Branwen solo... pues por que si, Branwen se queda con poker face mientras parpadea. Con cuidado Slevin toma a Natalia del brazo para ayudarla a ponerse de pie, para ir a ver todo aquel alboroto, al salir de la habitacion, Branwen con la cara llena de hielo por el extintor corre a abrazar a Natalia — maaaaaaaa aaaa aaaa — dice en tono de suplica — queme el pastel que le iba a hacer a... a alguien — menciona sonrojado haciendo que la nieve se derrita — tambien quemaste la estufa y casi la cocina — dice Jester asintiendo mientras Branwen lo voltea a ver con ojos de "te matare" pero Jester le lanza un poco mas de extintor, volviendolo a hacer la cara de poker face

— Eh que traen con ese alboroto, dejen dormir al projimo maldita sea, me pase toda la noche despierto cuidando sus traseros, merezco un jodido descanso — grita Sly bajando las escaleras, notandose que acababa de ser despertado por el ruido que traian ellos, en ese momento observa a Branwen con la cara llena de hielo, se acerca a el tocandole la frente — y a ti que diablos te paso, pareces una paleta de hielo — Branwen se sacude el hielo meneando la cabeza de un lado a otro — no paso aqui nada, no te importa, no es asunto tuyo, vete a dormir — le saca la lengua — quemo un pastel — responde Jester como siempre metiendose donde no lo llaman — cuida de no incendiar el circo, lo tuyo no es la cocina — dice friamente Sly, haciendo que Branwen se quede en cunclillas en un rincon mientras una aura depresiva aparece sobre su cabeza y Sly sube a su recamara para volver a dormir
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Mar Nov 28, 2017 7:52 am

La pelinegra era una mujer que amaba la adrenalina, no tenía nada que perderse, Akabane siempre hacía las cosas de la manera más peligrosa del mundo. Ahora estaba besándola apasionadamente cuando estaban rumbo a casa a alta velocidad, Lolita solo sentía molestia por su largo cabello azabache, el cual rodeaba como en un abrazo su cuerpo. Una vez llegaron la mujer volteo a ver hacia todos lados –Wow… llegamos- se mostró sorprendida, eso fue mucho más rápido que ningún otro día. Este le cargo y ella se aferró a él como si fuera un koala besándose hasta llegar a su departamento, por lo menos solo los vio la vecina mojigata que siempre hacía un escándalo y ella le enseño el dedo del medio.

Una vez en la habitación se dirigen a la recamara –Me quiero bañar primero…- sin embargo, fueron lanzados a la cama, ella queda tendida mirándolo a los ojos, hacía tanto tiempo sin hacerlo que el simple hecho de que las manos masculinas pasaran por sus piernas ya la había mojado, aun cuando al principio era solo para quitar la prenda. Ahora estimulaba su entrepierna, se mordió el labio inferior soltando ligeros gemidos, que fueron agrandados cuando este beso su cuello. Su delicado punto de excitación.

Ahora, la chica no era de estar de rodeos, ella hacía mucho tiempo que no tenía nada de su “diversión” así que una vez se aseguró de quitar los dedos de sus partes, fue deslizándose por la cama para empezar a desabrochar el pantalón del contrario y bajar la ropa interior - ¡Pobrecito! No tenía quién te atendiera ¿verdad? Akabane no es la persona correcta para ti- menciono la joven mientras colocaba el falo en su mejilla acariciándolo con esta y su mano, como si estuviera consolándolo –Te haré sentir bien- beso la punta con delicadeza, como si estuviera triste ese miembro, para empezar a lamer desde la base hasta la punta, haciendo movimientos circulares con la lengua.

Pasando un tiempo empezó a chupar el pene de Akabane metiendo más la punta, buscando desesperar al asesino y fuera más agresivo con ella. Lo miraba fijamente mientras ejercía la acción, aunque siempre con sus pupilentes. Tenía un complejo con eso y no se le ha quitado con los años. Aunque tampoco creyó excitarse cuando el asesino usaba sus cuchillas con ella, él la entreno de esa manera. Quién sabe en un futuro.


-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

La joven alada permanecía muda al ver que su contrario, el gran Lobo, le costaba horrores decir las palabras “por favor”, ella le parecía tierno así que seguía sonriendo, al final se dio por vencido y le pidió a William que se llevara sus pertenencias, al principio el mayordomo parecía renuente, aunque al final ella dio autorización y este tuvo que ceder.

-Señorita Etoile, sabe que no voy en contra de sus deseos… ¿No cree que el señor Vergil se enojará al verlo aquí? – le susurró al oído a su ama, como quién intenta murmurar un secreto, mientras Lobo intenta convencerla con su discurso.

-¿Tendría el Señor Vergil algún problema con el hombre que es su mejor amigo?- pregunto curiosa una pequeña ángel, mirando a los ojos de la morena, quién le enseño una mirada llena de puchero al extraterrestre.

-No… pero siento que esto no le gustará señorita Etoile…- ambas se miraron como si intentaran imaginarse lo que iba a pasar, una forma de castigo para cada quién, más el ángel no se preocupaba, ella veía a su futuro esposo como él único que podía tocarla y confiaba que jamás la lastimaría de ninguna manera.

-Sólo con escucharlo decir “por favor” le llenaría ese tubo de mi sangre, que sólo se regenera una gota al mes, buen hombre- esas palabras se dirigían al gran czarniano. Sonrió dulcemente mientras acariciaba el rostro de la pequeña –Por favor, venga a comer, disfrute del jardín que Miranda planto, se dedicó a cada una de ellas, es precioso- le mostro formas de animales elegantes como el pavo real azul y blanco hechos de flores, arcos de flores azules y flores negras, caminos de flores y rosas amarillas, etc.

-El Señor William me dijo como- menciono rápidamente una sonrojada elfa quién, si, estaba asustada ya no era tanto el terror al ver a Lobo, tenía en su cabeza que debía de acostumbrarse. Así se lo dijo su superior, una vez Etoile y la niña se fueron a sentar miranda se dirigió a Lobo –Espero que no ponga sus sucias manos en mi Ama. Porque si lo hace… no habrá postre para usted, ni mujerzuelas, ni alcohol, jum- levanto la cara, estirando el cuello para dirigirse entonces con las chicas.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Una vez escucho las palabras del pelirrojo, respecto a que sus hijos estaban siendo castigados ella volteo rápidamente, mareándose en el momento, tomando con fuerza de los hombros del contrario, como si se fuera a caer, esperando que pasara el malestar - ¿Qué… qué les hiciste? - pregunto entre cansada y preocupada.

Cambio la situación, ahora escucharon un estruendo, la loba se colocó la mano sobre su frente, ese sonido le había causado un ligero dolor de cabeza y entonces, su esposo Slevin la ayudo a levantarse, ya no pensaba mal, sabía que era como su compañera, no le molestaba serlo, era muy feliz de que le permitieran estar a su lado, aunque ella siempre quería más. En su mente se quedó grabada que ella debía ser quién por el bien de la manada debía de sacrificarse, al menos así sería útil. Eso pensaba hasta que llegaron a la cocina.

-Oh…- es todo lo que pudo pronunciar al ver la situación, Jester salvando el día vestido de bombero, le recordaba a Joker mucho en su forma de actuar, un tanto loca –Entiendo… pero si no sabes usar el horno debiste pedir ayuda…- le quitaba el hilo del rostro con una caricia Branwen estaba intentando hacer un pastel para alguien y al final entendió para quién era. Sly había deprimido a su hermano, suspiro para agarrar fuerzas de voluntad –Yo me encargo, Sly ve a descansar y no desalientes a su hermano, se estaba esforzando para hacerte un pastel, Jester- se dirigió a él acariciándole la cabeza por encima del sombrero –Buen chico- se tapó su boca con el cuello de su suéter morado, sin esperar a Slevin o escuchando sus quejas entro para abrir las ventanas y liberar el humo negro.

Comenzó a toser cuando vio que el interior del horno estaba todo chamuscado y por fuera parecía que estaba derritiéndose. La parte superior aun servía. Tomo a Branwen para que observara como se hacía, los huevos, la leche, en pedidas exactas y pidió que lo apuntara. Al final hizo un pastel imposible, mitad flan, mitad pastel de chocolate. En todo momento ella se sentía mareada, en todo momento sintió un poco de nauseas, aun así, termino con toda su fuerza de voluntad.

-Si no sabes usar el horno, mejor usa cosas que no lo necesiten, hay pasteles fríos que estoy segura te saldrían bien-  le dio una receta. Sin más camino, como si nada hasta su habitación, no espero a nadie, no escucho nada, solo necesitaba ir al baño, una vez lo logro vomito, eran los órganos que quedaban, que se habían regenerado en el estomago. Ver eso le era desagradable y preocupante, más era necesario para curarse por completo. Una vez termino se lavo la boca como 50 veces. Tenía la puerta cerrada, no quería que nadie entrase y se hizo bolita en una esquina en el baño. Tenía miedo, su cuerpo tenía como una especie de retardo, como si fuera muy lento. Más ahora se sentía mucho mejor.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Miér Nov 29, 2017 12:56 am

Akabane continuaba disfrutando del cuerpo de su novia, acariciandole un poco mas rapido la entrepierna valiendose de sus habiles dedos, sin embargo la joven hacker tenia otros planes en mente, esta le aleja los dedos, algo que el asesino permite sin problemas, dejandose hacer por la pelinegra, esta le libera el miembro de su pantalon, el cual hasta ese momento no se encontraba del todo rigido, mas bien estaba como a media hasta, ya que apenas habia comenzando con la excitacion, mas sin embargo no duro mucho tiempo asi, ya que Lolita comenzo a atender su miembro valiendose de su boca asi como su lengua, mientras lo lamia, el asesino disfrutaba bastante con la pequeña boca de la joven, asi como de su juguetona lengua, el asesino la toma de los cabellos para ayudarla con la felacion, haciendo que su miembro se meta mas dentro de su boca, llegandola hasta la garganta para despues sacar el miembro dejando que esta respire, creando un fino hilo de saliva entre la punta de su mimebro y los labios de la joven

Aquella felacion que la joven le hacia era tan placentera que el miembro cual en un inicio se encontraba medianamente duro, ahora se encontraba por completo firme, ergido y caliente, el asesino sujeta aun mas fuerte sus cabellos para comenzar a penetrarle la boca fuertemente, metiendole el miembro hasta el fondo de su garganta con mucha fuerza, sacandolo y metiendolo asi por varias veces, mientras lo hace le aparta los mechones de su cabello, para luego con su mano libre quitarle facilmente aquel pupilente, dejadolo caer a un lado de la cama, para despues pisarlo llegando a romperlo facilmente — no me agrada esa cosa — menciona el asesino refiriendose al pupilente, ya sin este la retira de su miembro para lanzarla a la cama, le abre las piernas y la penetra mientras la besa apasionadamente para luego morderle uno de sus hombros, dejado la marca de sus dientes.

La toma de las caderas con firmeza para comenzar a penetrarla mas fuerte asi como mas rapido, empujando mas y mas duro su miembro dentro de aquella pequeña pero muy humeda y caliente vagina, mientras lo hace, con una de sus manos saca uno de sus tantos bisturis, cortando la blusa con todo y brasier justo por la parte del escote, para luego apartar las partes de tela como si de un chaleco abierto se tratara, dejando ya al descubierto aquellos pequeños, pero bien formados senos, el asesino acerca sus labios a los pezones, comenzando a chuparlos, atrapandolos entre sus labios para comenzar a degustarlos, volviendo a llevar ahora sus manos hasta las caderas de la joven, para sostenerla con firmeza y de ese modo continuar con las fuertes penetraciones

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

A Lobo la sola idea de pedir algo por favor, le hacia impensable el realizar dicho acto, tendria que buscar otra forma para conseguir esa sangre, pero no podia dañarla, ni tampoco ella se la daria a cambio de un trabajo, el angel parecia estar obstinada a no ceder de ningun modo, mas que si este lo pedia por favor. Lobo se quedo en silencio algunos segundos, tratando de pensar en algun otro metodo, mientras fue interrumpido por las palabras de la elfo, Lobo mostrando los colmillos saca su enorme machete lanzandolo hacia arriba haciendo que comience a dar vueltas, para despues enterrarse en el piso justo frente a la elfo, faltando un centimetro para que este le hubiera cortado, Lobo se acerca entonces desenterrando el machete mirando seria a la joven — vuelve a amenazarme, hazlo y te cortare en cientos de pedazos y se los dare de comer a los buitres — Lobo hablaba muy enserio, no se iba a dejar que una sirvienta sin importancia le faltara el respeto de esa forma.

Lobo entonces se aparta para buscar asiento en el jardin, caminando hasta donde parecia seria la comida en dicho sitio, ya que se encontraban la mesa asi como varias sillas, enseguida el Czarniano se sienta en una de dichas sillas, se notaba frustrado por lo que estaba pasando, por mas que lo pensaba no encontraba una forma de conseguir aquella gota de sangre que no fuera dañandola, ya que este no iba a pedir disculpas. En esos momentos aparece William frente a todos — la habitacion de huespedes quedo lista, puede revisarla cuando guste y si necesita algo en especial puede pedirmelo, salvo mujeres que intercambian sexo por dinero, por si me lo iba a pedir, esas cosas estan fuera de mi protocolo — Lobo se limita a escupir hacia aun lado, claro que esa era una de las peticiones que mas le interesaban al alienigena, pero ya le tocaria conseguirlas a el mismo por sus propios medios, lo cual haria para sacarse el jodido estres que le producia la situacion en la que ahora se encontraba

-0-0-0-0-00-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

— Por ellos no te preocupes, les puse un castigo acorde a la falta de cada uno, conozco sus limites, no los sobrepasare — dice serio explicandole a la licantropo para que de esta forma pudiera estar mas tranquila respecto al castigo, luego de eso se escucha la explosion, por lo que Natalia corre rapidamente al lugar, segundos despues llega Slevin presenciando toda la escena, principalmente con Natalia poniendo orden en el sitio y reconfortando a Branwen — lo siento, pero es que queria que fuera una sorpresa, por eso no pedi ayuda, pense que seria facil, me desespere y pense que si aumentaba la temperatura se cocinaria mucho mas rapido, pero de repente salio todo este humo y ya no supe que hacer — explica Branwen sintiendose muy apenado por lo que habia sucedido, pero al mismo tiempo tambien muy emocionado por las palabras que Natalia le dice

Sly tambien escucha todo, en especial lo que le indica su madre, todo parecia estar bajo control por lo que no era necesario seguir alli, por lo que sin decir nada, vuelve a su habitacion tirandose en la cama para volver a dormir tranquilamente, por un instante a Jester se le cruzo la idea de meterse en su cuarto y rociarlo con el extintor para despertarlo, sin embargo recordo que la ultima vez que hizo eso, termino con quemaduras de tercer grado por todo su cuerpo, por lo que mejor deja el extintor a un lado.

Mientras tanto, Branwen va junto a Natalia a la cocina ya una vez que aquella cortina de humo se habia disipado, por lo que ambas comienzan a cocinar, aunque mas que nada Natalia mientras que Branwen ponia atencion en todo lo que esta hacia para asi poder aprender por si mismo a preparar el postre, luego de unos minutos mas termino aquella preparacion, Natalia entonces comienza a caminar, como si nada pasara, pero cuando esta paso junto a Slevin, este noto algo raro, por lo que la siguio hasta su habitacion, espero justo detras de la puerta a que saliera del baño, Natalia se sentia tan mal que ni lo habia notado siquiera, eso hacia preocupar al carcelero, quien una vez que la chica se coloco en un rincon, este se acerco colocando su mano sobre el hombro de la licantropo — sera mejor que te quedes en cama, sigues aun muy delicada de salud debido a lo del ojo — dicho esto la toma con mucho cuidado para cargarla hasta la cama, donde la deposita cuidadosamente, para luego este sentarse en la cama a su lado — fuiste demasiado imprudente y ahora estas sufriendo las consecuencias, nunca vuelvas a hacer algo como eso — la reprende mientras la observa, su preocupacion era notoria pero de momento solo era cuestion de esperar a que los poderes de todos volvieran a la normalidad, incluyendo la regeneracion de Natalia
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Miér Nov 29, 2017 3:55 pm

La boca de la joven de pronto se sintió invadida por el pene de su amante, el cual forzó su garganta a masturbarlo, empujándolo hasta el fondo. Ella quería esa acción más aun así la tomó por sorpresa, una vez le permitió respirar abrió la boca mostrando su interior, con ese hilo pegado en su lengua. Estaba sonrojada y lo miro fijamente a los ojos, mientras él decide usarla para saciar su placer, raspando las paredes de su interior bocal, poco a poco sus ojos se ponían en blanco al sentir el reflejo de asco cuando golpeaba su campanilla. No se percató de que le había quitado el pupilente hasta que la soltó y escucho sus palabras.

Estaba tosiendo cuando la tomo del brazo lanzándola en la cama, esta se movió rápidamente usando sus codos para levantar su torso - ¿Akabane? – murmuro despacio, normalmente él era más calmado, tal vez no era la única que estaba ansiosa –Espera, debo de prepararme primero- menciono dando a entender que aún no estaba lista para el sexo anal, más este sin esperar la penetra vaginalmente, aprovechándose de lo muy húmeda que se encontraba. Las lágrimas del hacker habían caído al sentir algo tan grande entrar en su interior –No, Akabane… por ahí no- este la beso mientras las manos de lolita intentaban empujarlo, fue un mes sin tomar pastillas, un mes entero y debía esperar a su menstruación para tomar nuevamente las pastillas, no quería embarazarse o ilusionarse. Le muerde el hombro, algo que normalmente no haría, en ese momento entre las embestidas no sintió mucho dolor.

Estaba curiosa de que este ni siquiera se quitó la ropa, la penetro con toda y ropa, ni siquiera se había quitado el sombrero. Ella estaba retorciéndose, gimiendo al sentir tanto placer en su interior, sentía que se derretía –Akabane… - murmuraba mientras intentaba pensar, le era difícil si este la daba en el punto más sensible en su interior. De repente un bisturí apareció y en un instante su vestido se había partido en dos junto con la ropa interior, eso sólo provoco –Ahhh… Ahhhhh- que ella terminara, lo cual provoco que se aferrara a las ropas del contrario, jadeante, avergonzada, sintiendo los labios de su amado en sus senos, que en si eran grandes –Eres un… caliente- musito, no podía decir mucho, él golpeaba su útero con fuerza sacándole el aire, normalmente sus relaciones eran intensas pero no tan agresivas.

-¡Ya! Espera…- grito con fuerza, solo necesitaba un momento, pero este se aferraba a sus caderas, incluso levantando su cintura para penetrarla con tanta necesidad. Ella se aferró en un abrazo de su cuello, mientras derramaba lágrimas, no de dolor –Me vas… a preñar…- es lo único que pudo decir, como si así le hiciera ver a su amante que podía haber una gran consecuencia si seguía, penetrándola con tanta fuerza.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Miranda vio el machete caer frente a sus pies, se puso pálida, congelada, observando al gran macho caminar hasta la mesa, amenazándola. Entonces miro a su ama, quién sonreía alegremente colocándole coronas de flores a la menor, le dirigió la mirada, el elfo entonces ladeo el rostro, para girar al enorme ser que tenía a su lado en ese momento –Pues haga lo que sea, yo… yo protegeré a mi ama como sea… no dejare que nadie… la toque y mucho menos… un… un… - tartamudeo, llenándose de todo valor posible, mientras colocaba sus puños sobre sus pechos enormes.

Más era tan cobarde que corrió hacia el ángel, que al verla cerca le coloco también una corona de flores -¿Todo bien Miranda?-  pregunto el ser alado al verla tan pálida, esta solo asintió con una sonrisa, mirando entonces al genial William, como siempre tan deslumbrante. Sus ojos se prendaron de él mientras servía el té, mirando de mala cara a Lobo que se había sentado cerca, para después levantar la cara haciendo un “jum”.

-Claro, Señorita Etoile- le sonrió dulcemente mientras ponía las galletas en medio de la mesa, para después abrazar la bandeja observando al rubio fijamente, aunque a veces se perdía de su vista.

-Señor Lobo, veo que usted y mi hija han tenido muy buena comunicación ¿Cómo se encuentra ella? - pregunto la pequeña criatura, moviéndose suavemente mientras su cabello era acariciado por el aire, era algo místico y natural al mismo tiempo, sentándose frente a este, colocando los codos sobre la mesa y usando los dorsos de sus manos para recargar su mentón. Mientras tanto La le jala ligeramente de la falda a Miranda, llamando su atención, provocando que este se agachara y mirará debajo de la mesa, el mantel llegaba hasta el piso, la nena le informaba que no encontraba algo –Oh… yo lo busco, no te preocupes, vaya a lavarse las manos señorita La- le sonrió al ver que el infante era muy obediente, entonces se deslizo debajo de la mesa observando los pies de lobo y del ángel, colocándose en medio.

-Permítame señor Lobo- aquel ángel se había retirado de la mesa, en si para buscar a Miranda, no quería que la regañaran, mientras tanto al sentarse la elfa choco contra las piernas del asesino, viéndose en medio de sus piernas. Si fue vista o no al sentir peligro empezó a andar en cuatro, como si intentará huir.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Nat se había asustado, ni siquiera había visto a su marido estando ahí, estaba avergonzada, completamente roja al notar que estaba frene a ella, lo que provoco que intentará alejarse, sin embargo, había una pared por detrás, al no poder atravesar la pared se dio por vencida.

-No estoy delicada… estoy bien- mintió, voltio la vista al piso hasta que sintió los fuertes brazos de su amado, la estaban cargando como una damisela en peligro, la coloco cuidadosamente en la cama para que después ella se deslizara hacia atrás, topando nuevamente con pared, como si así se sintiera segura, abrazando sus piernas que fueron tapadas por los calentadores y la larga falda.

-¿No puedo hacerlo de nuevo?- si bien, ella lo notaba preocupado, no sabía en ese momento que era lo que se refería, como no fue castigada por sus acciones no creyó por un segundo que fue por casi matarse con el ojo –Pero… si no lo hacía Branwen podría haber incendiado la casa o si es de entrar en el humo… no sé qué otra cosa hubiera hecho aparte de eso- explico, como si fuese lo más normal del mundo, aunque después de mirarlo bajo la cabeza –Esta bien… buscaré otra forma- musito, mirando el cobertor de la cama, no se sentía tan mareada o con el estómago revuelto pero si estaba débil y sus poderes no regresaban a la normalidad.

-Yo... ¿Dónde está Leandro, Raynard y Reinheart? No los vi, sé que Amadeus y Andre están siendo castigados más ellos dos… ¿No es extraño que Leandro no estuviera aquí cuidándome? Es un cachorro muy cariñoso, le gusta reconfortarme- murmuro cambiando el tema, hablaba bien de sus hijos, ella veía más como algo positivo aquel acercamiento –Es más sencillo acercarme a él que a Andre, Amadeus Raynard o Reinheart- se sintió incomodo con el tema, más no sabía de qué más hablar, no podía evitar tener ese mal sabor de boca que ella debía de ser quién abra una conversación - ¿Cómo… está Joker? – volvió a las preguntas, nerviosa, sintiéndose tonta, entonces tomo el cuello del sueter que tenía encima de su vestido largo y mangas anchas, tapando desde su nariz dejando solo sus ojos rojos.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Jue Nov 30, 2017 1:41 am

El asesino no hacia mas que continuar embistiendo con fuerza el delgado pero muy bien formado cuerpo de su amada, Akabane estaba disfrutando mucho ese momento despues de tanto tiempo sin poder hacerlo debido al encargo de Lobo, el cual habia hecho solo para que el Czarniano le debiera un favor, algo mucho mas valioso que una gran cantidad de dinero... pero ahora finalmente luego de mas de un mes de sequia, el asesino podia desfogarse por completo con su amada, se podia notar claramente lo desesperado que este estaba por poseer a Lolita, sus movimientos eran fuertes aunque siempre con el debido cuidado para no llegar a dañarla, todos sus movimientos eran exactos, tal cual debian ser los de un cirujano

El asesino continua embistiendola fuertemente cuando siente como las paredes vaginales de la joven comienzan a convulsionarse, estrechandose un poco contra el tronco de su pene, señal clara de que la joven estaba por tener un orgasmo, lo cual los gritos de esta no hicieron mas que confirmar este hecho, Akabane entonces siente los fluidos de la joven bañar su miembro, esto facilita aun mas la penetracion ya que su miembro llega a lubricarse mas, esto lo aprovecha a la perfeccion el asesino para comenzar a penetrarla con mas rapidez que antes, aferrandose siempre con fuerza a las caderas de Lolita, para que su miembro entrara por completo en la vagina de esta, mientras sus testiculos golpean fuertemente el ano de la joven

— Deja de preocuparte por todo, si te preño seras una excelente madre y si no, pues no pasa nada, seguiremos haciendolo, mientras estes conmigo no debes tener preocupaciones — dice sonriendole para despues besarle apasionadamente los labios, llevando ahora sus manos a los senos de la joven, apretandolos con cuidado, masajeandolos para despues juguetear con sus pezones, tomandolos entre sus dedos para estimularlos valiendose de la llema de sus dedos, al tiempo que las penetraciones se hacen cada vez mas rapidas, asi como profundas, por lo que el asesino no puede resistir por mucho mas tiempo, lo que ocasiones que este comience a correrse en el interior de la joven, haciendolo con tanta abundancia que aun sin sacar el miembro, un poco del semen comienza a deslizarse por fuera de su vagina

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Aquella elfo le plantaba cara al Czarniano, quien solo se molesta mas por este hecho, pero antes de que el alienigena pudiera hacer algo, Miranda se marcha junto a Etoile sintiendose protegida a su lado, por lo que Lobo mostrando sus colmillos estira su mano haciendo la forma de una pistola y luego el ademan de que le disparaba a Miranda, era una amenaza sin duda alguna, Lobo parecia tenerla en la mira, claro quiza no la mataria, quiza, pero no iba a dejar que esa ofensa quedara sin algun castigo. Lobo entonces escucha la pregunta del angel, suspirando pesadamente mientras coloca sus manos detras de su cabeza se dispone a constestar — estara bien, tiene mucha gente cuidando de ella, no dejaran que algo malo le pase, por lo que puedes estar tranquila — le dice a Etoile mientras la observa, no le parece necesario contarle todos los detalles de lo sucedido, ademas de que no tenia ganas de hacerlo, preferia que toda esa historia se la contara alguien mas, quiza la propia Natalia

Luego de un momento, Miranda se pone a buscar algo y como era de esperar choca contra Lobo, este ya de por si queria ponerle las manos encima a la elfo, por lo que esta comienza a huir gateando, pero el Czarniano saca su machete arrojandolo hacia la nuca de Miranda, sin embargo para suerte de ella, William aparece en el trayecto atrapando con elegancia aquel machete justo del mango, haciendo una mueca de dolor ya que por la fuerza con la que fue lanzado, al atraparlo se le doblo un poco el la mano — como te atreves William — Lobo se para furioso acercandose al rubio — yo di la orden — menciona Vergil quien ingresa al jardin acompañado de Lo y Sledge — no me importa que la mates, pero no permitire que lo hagas cerca de mi prometida, podrias mancharla con su sangre — menciona friamente el demonio, mientras William le entrega el machete a Lobo disculpandose con el

Sledge y Lo se veian muy cansados, ademas de estar sucios — vayan a arreglarse — ordena a ambos jovenes quienes asienten marchandose al interior del castillo, mientras Vergil toma asiento y Lobo hace lo mismo frente a frente — confio en que mi hija esta bien — pregunta el demonio observando a Lobo — me canse de ser su niñera, parece que es mi destino ser niñero de los inutiles Graywords — Vergil se acomoda sus ropas observandolo — no eres capaz de cuidarte a ti mismo, menos a otros... supe que te piensas quedar aqui, si lo haces sera bajo mis reglas — Lobo se pone de pie mostrandole los colmillos — Lobo no sigue ordenes de nadie, menos de una puta princesa — con calma Vergil se pone tambien de pie, mirando friamente a Lobo, parecia que fueran a pelear de nuevo, hasta que La aparecio acercandose a Vergil mirandolo sonriendo — bienvenido abuelito, ya casi esta todo listo para comer aqui — estando la pequeña, ambos hombres se calman sentandose en sus lugares

-0-0-0-00-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Slevin mientras tanto continua hablando con Natalia, esta trataba de excusarse por sus acciones, pero al no poder hacerlo de forma coherente, opta mejor por cambiar de tema — Reinhardt y Raynard decidieron salir a visitar la ciudad, no quieren estar aqui encerrados, siempre fueron muy independientes, pero estaran bien mientras se tengan el uno al otro — menciona serio Slevin recordando lo parecido que eran ellos dos a sus primogenitos, claro que a diferencia de los ya mencionados, Joker y Slevin no se llevaban para nada bien, Slevin ya habia aprendido a aceptar la individualidad de su primogenito, sabia que aunque dijera no querer saber nada de la familia, siempre podria recurrir a el, aunque fuera bajo amenazas como habia hecho en esta ocasion, lo mas probable es que ahora mismo se encontrara comprando ropa o accesorios, a Reinhardt le gustaban ese tipo de cosas

El carcelero entonces escucha las preguntas hacia Leandro, por lo que Slevin decide ser directo — ese mismo cariño le a hecho acreedor a un castigo, Leandro te desea, el de entre todos tiene un libido muy peculiar, no le importa que seas su madre, quiere tener relaciones contigo, pero tu eres mi hembra y debe entender a mantener los limites, por eso ahora mismo esta recibiendo una brutal golpiza de uno de mis animales — en ese momento Leandro se encuentra en una masmorra atado de las manos con grilletes mientras un musculoso gorila lo golpea salvajemente, pero de una forma que no daña sus organos ni rompe sus huesos, parecia estar muy bien amaestrado en ese tipo de castigo

Slevin le acaricia la mejilla antes de que se cubra casi todo el rostro con su suéter — el bufon esta descansando, le tomara un poco mas volver, pero estara bien desgraciadamente — Slevin se acerca un poco mas a Natalia acariciandole la cabeza — Andre es demasiado traviezo, sus bromas suelen ser peligrosas pero se puede controlar, Amadeus, el es... mas serio, un fuerte guerrero que siente la necesidad de demostrar ser mejor que los demas y como ya dije antes, Reinhardt/Raynard, son mas individualistas, los conoceras mejor a todos poco a poco, no te preocupes por eso, preocupate por ti... ya que tambien te espera un castigo por la imprudencia que hisiste — dice serio para despues besarle la frente
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Jue Nov 30, 2017 9:15 am

Después de escuchar aquellas palabras tan claras de su “novio” la pelinegra solo pudo evitar decir más, cada vez la penetraba con más fuerza, sintiendo como su ano era golpeado por sus testículos. Como había terminado ya y llevaba bastante tiempo sin tener acción, no podía controlar sus orgasmos, uno detrás de otro, agotándose en cada instante, jadeante, suplicando por aire, por tiempo. Sintiendo placer hasta en las plantas de sus pies que se retorcían, era como la primera vez que ellos tuvieron, cuando él la violo, si, al principio fue muy suave pero después era tan rudo como ahora.

-Akabane… Akabane…- murmuraba ya sin pensar, mientras golpeaba hasta el fondo de su útero, derramando lagrimas una detrás de otra, hasta que, por fin, paso lo inevitable. Él termino dentro suyo y ese caliente liquido golpeo el interior esparciéndose para después salir de su vagina como si fuera líquido, como si se hubiera derretido. Ella estaba jadeante, llena de sudor, la saliva corría de sus labios mientras aún lagrimeaba. Lo abrazo con fuerza del cuello –Te amo…- murmuro por primera vez, era muy especial para ella que él quisiera tener un bebe, que no le importaba si los tenía o no, que él la veía más como su mujer, su familia. Ahí al menos sentía que no la dejaría sola. Tanto fue así que no lo soltó, no quería que se separara –Acuéstate encima… no importa si pesas…- musito sin aflojar el abrazo… entonces tocaron el timbre… después la puerta solo estallo. La joven se asustó y se tapó los pechos de inmediato con un brazo, con la mano libre el ojo dañado.

-Akabane, Akabane ¿Estás ahí? - pregunto una mujer de piel oscura mientras veía la sala, solo estaba en la entrada principal viendo algunas fotografías -Akabane tienes gustos tan silvestres- sonrió de lado mientras veía el departamento y una chica de cabello negro, entonces dejo de sonreír -¡Akabane! Querido, si no sales yo iré a buscarte sin ropa- estaba vestida de militar, mientras desabrochaba su saco dejando al descubierto sus enormes pechos -¡Akabane!- canto lo último sin moverse de su lugar -Tengo dinero, ve por él chico- rió divertida.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Escucho con atención a su marido, sin embargo, no estaba de acuerdo con Leandro, ella no vio (No se dio cuenta) que él tuviera una forma inadecuada de estar con ella, al contrario, le parecía que estaba exagerando su marido, quería decir algo, más dejo que este siguiera explicándole como era cada hijo y al final le informo algo que la atemorizo por completo, empezó a temblar cuando este menciono que tendría un castigo. El problema es que ella pensaba que el único mal que había hecho era simplemente entrar a un cuarto lleno de humo. Nada más. Creía que era exagerado.

-Si me vas a castigar…- trago saliva, temblorosa mientras sus manos se aferraban a su suéter, su rostro no expresaba nada, más podía ver en su cuerpo el miedo que le tenía. Entonces sintiendo ese beso en su frente –No me toques así… - se quejó decorando sus mejillas de carmín, olvidando un momento lo que estaba a punto de decir, entonces lo recordó segundos después –Hazlo ahora. Castígame ahora. Aunque en mi opinión es… un poco exagerado un castigo por intentar limpiar la cocina y ayudar a Branwen pero es tu decisión… supongo que solo estas preocupado, pero está bien… no me informes de mi castigo si será para mucho después… simplemente hazlo sin importar mi condición…- ladeo el rostro, mientras lo aparta con su mano, aunque no puede así que solo lo hace como una señal de que se mantuviera lejos.

-Te equivocas con Leandro, él me protegió del frío (Cuando la secuestro para ir a verla), se acercó sin hacer ningún escándalo (Tenía pensado secuestrarla, falló rotundamente), me intento proteger de Amadeus, siempre ha sido amable, nunca me ha tocado de una manera inadecuada. No me pondría un dedo encima (Si le ha puesto los dedos encima)- Lo miro fijamente a los ojos, no estaba bromeando –No merece ese castigo, no hizo nada ¿No es un poco absurdo Si no ha cometido el acto...? - pregunto con todo el tacto que podía, no quería hacerlo enojar tampoco, además no sabía por qué se quejó, tal vez porque se trataba de un hijo, a su ver no hizo nada, solo la cuidaba y bastante; hasta cierto punto tenía razón.

-Levántale el castigo a Leandro o dormiré con él en el mismo cuarto- decidió amenazarlo, era injusto que un cachorro inocente sufriera de esa manera, cruzo los brazos encima de sus rodillas observándolo fijamente. No pensaba que él quería acostarse con ella, a su parecer jamás la iba a forzar a algo que ella no quería, así que no se preocupaba.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Miranda se encontraba pálida observando como su querido idolo, William la salvo del intento de asesinato de parte de Lobo. Quién la veía como quién la fuese a comer, estaba caminando ferozmente hacia su amado punto de referencia, intento correr más solo se tropezó, su corazón se encogió al ver al extraterrestre tan cerca del rubio. Sus ojos rojos estaban a punto de derramar lagrimas más apareció Vergil salvando la situación. Miranda al verlo solo libero un suspiro de alivio y se levanto sacudiendo su vestido, por la hierba no había mucho polvo o suciedad.

-Bienvenido Señor Vergil- se inclino elegantemente, mientras seguía aterrada y más por las palabras de su amo, quién parecía no le importaba su presencia en el castillo. Se sentía como de más, aún así prefería no retirarse nunca más. No tenía otro lugar donde ir y su ama se encontraba ahí, siempre haciéndola sentir bien ante cada situación.

Habían comido, los niños debían de bañarse y dormir, de eso se encargaba Miranda, corriendo por todos lados con las toallas, con los libros para contar historias, ella se quedo dormida por un instante en la mecedora con los pequeños quienes descansaban en su propia cama. Pasaron una que otra hora, desperto, coloco el libro en su lugar y más dormida que despierta deambulaba por los pasillos buscando su habitación.

Por otro lado Etoile estaba saliendo de la ducha, se miraba en el espejo, observaba su cuerpo,veía sus pequeños senos, sus manos se colocaron entre los labios exteriores de su vagina para abrirla un poco y notar el rosado color de su vagina, era tierno. Un tono muy claro que combinaba muy bien con su piel. Estaba curiosa, su pelo púbico blanco se admiraba y brillaba ante la luz.

-Es... pequeña- admitio, reconociendo que el miembro de su amado era muy grande para su tamaño.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Jue Nov 30, 2017 11:52 pm

El asesino continuaba con sus fuertes embestidas en la pequeña vagina de Lolita, introduciendo aquel trozo de carne hasta el fondo, este al escuchar la peticion de su amada, decide complacerla felizmente, por lo que se coloca sobre ella, empezando de ese modo a penetrarla una vez mas con la misma intensidad de antes, pero ahora empujando mas rapido su cintura hacia la joven, para que las penetraciones fueran mas rapidas, mientras lo hace comienza a besarla apasionadamente, metiendo la lengua dentro de su boca, al tiempo que con una de sus manos le acaricia los senos, apretandole suavemente los pezones para con su mano libre acariciarle las piernas, aferrandose a estas con fuerza, para poder mantener el fuerte ritmo de las penetraciones

Debido a la intensidad de esto, el asesino no tarda demasiado en comenzar a correrse, llenando el utero de la joven por completo, cuando se escuchan golpeteos en la puerta seguida de una explosion, lo siguiente que se escucho fue la voz de una chica la cual el asesino reconocio, este se coloco de pie poniendose su enorme gabardina asi como su sombrero y salio a recibir a aquella mujer de piel oscura que estaba imponente frente a Lolita — eres demasiado impaciente, pero confio en que vale la pena el trabajo que quieres que haga — menciona sonriendo mientras se acerca a la joven para despues acariciar la mejilla de Lolita — Lolita, ella es una buena clienta y ella es Lolita, mi novia — presenta a ambas chicas mientras baja el sombrero cubriéndose los ojos, dejando solo al descubierto su sonrisa

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Slevin se mantenia escuchando las cosas que Natalia tenia para decirle, ella parecia no estar de acuerdo con el castigo hacia Leandro, algo de cierto modo comprensible si se le veia desde su punto de vista, pero Slevin no estaba juzgando desde ese punto de vista, el lo hacia por las miradas que notaba, ademas de claro lo que Piroro le habia dicho, este le habia pasado un reporte de lo mas detallado acerca de lo sucedido en el primer encuentro, donde habia intentado secuestrarla, por lo que no tenia dudas de lo que Leandro intentaba hacer — eres demasiado ingenua para darte cuenta de sus verdaderas intenciones, de no ser por que a sido interrumpido en varias ocasiones, el ya habria intentado abusar de ti — comenta serio sin dudas en sus palabras, despues de todo este conocia perfectamente a su hijo, representaba la lujuria y sabia lo que el queria.

Natalia estaba tan segura de que su hijo Leandro era completamente inocente, que incluso se atrevia a encarar a Slevin, este la observa seriamente a los ojos — no te atrevas a amenazarme — menciona friamente para despues tomarla del menton con fuerza, acto seguido la besa en los labios metiendole la lengua dentro de la boca, aun sujetandola del menton la empuja hacia la pared, acto seguido aparece su latigo golpeandolo en el piso y de la pared aparecen dos grilletes sujetando las muñecas de la licantropo, acto seguido vuelve a golpear el piso y un par mas de grilletes aparecen ahora en los tobillos de la mujer, dejando sus piernas separadas, no demasiado, pero si lo suficiente como para que Slevin se pudiese colocar entre ellas sin problema alguno

Teniendola ya completamente inmovilizada, el carcelerlo golpea entre los senos de Natalia con el latigo, pero sin llagar a tocarla, sin embargo el viento creado logra cortar justo por la mitad las ropas de la licantropo, incluida su ropa interior, comienza a golpear mas veces con el latigo creando mas viento cortante, haciendo que rapidamente aquella ropa se reduzca a simples trozos de tela que caen por si solos, el carcelero entonces se quita su gorro dejandolo sobre la cama, despues hace lo propio con el resto de su ropa quedando desnudo frente a su esposa, de esa forma se acerca a ella, comenzando enseguida a lamerle los pezones, atrapandolos entre sus labios para empezar a succionarlos, chupando con cierta fuerza, mientras sus manos se pasean por el cuerpo de la joven, acariciandola, tocandole su otro pecho, sus piernas, sus muslos y finalmente su vagina, frotandosela con sus dedos — para que quede claro, este no es tu castigo — pronuncia serio mientras retoma el chupar sus pezones mordiendo alrededor de la aureola dejando marcas de sus dientes

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Ya con todos reunidos, comenzaron con la comida en el jardin tal como Etoile lo habia planeado, aquella comida transcurrio sin grandes problemas, una que otra discucion entre Lobo y Vergil lo cual era de esperarse, pero sin llegar a los golpes en esta ocasion, luego de eso los niños se prepararon para dormir, Lobo aburrido decidio salir a la ciudad en busca de diversion, mientras que Vergil fue hasta la sala de entenamiento, donde paso el resto del dia, hasta que se dio cuenta que ya era muy tarde, por lo que decide dar por finalizado el entrenamiento de momento, usa el baño especial dispuesto en esa sala, a simple vista era solo un jacuzzy de lo mas normal, pero en este desprendia electricidad, esto para estimular los musculos del albino.

Al dar por terminado su baño, este se coloca una bata sobre su ropa interior y se dirije a la habitacion que compartia con su prometida, al llegar camina hasta la recamara, apenas entrando observa a su prometida desnuda, de pie y abriendose la vagina, aquella imagen hizo que el demonio se excitara enseguida, despues de todo por mas frio y calculador que fuera, seguia siendo un demonio, por lo que Vergil deja la bata a un lado y se acerca a su mujer besandola suavemente en los labios, mientras con sus fuertes manos le acariciaba las piernas, pegandola a el, haciendo que enseguida el angel sintiera la enorme ereccion del demonio aun por debajo de su ropa interior, pero esto no duraria mucho tiempo, ya que se desace de dicha prenda dejandola a un lado, quedando ya completamente desnudo igual que ella

— Eres hermosa — pronuncia el demonio mientras la toma suavemente de las caderas para luego besarle uno de sus hombros, lentamente sube un poco mas los labios para besarle el cuello, frotandoselo con sus labios, sus manos bajan un poco de las caderas posicionandose ahora en sus muslos, aquel miembro del demonio comienza a despertar rapidamente, mostrandose muy grande asi como duro. Vergil asi de pie se acamoda el miembro entre las piernas de Etoile, pero de una forma en que todo el tronco se comience a frotar contra sus labios vaginales sin riesgo a penetrarla, al menos no de momento, comenzando a moverse de atras hacia adelante, causando que los labios vaginales del angel se froten varias veces contra el miembro del demonio, quien luego de besar el cuello de ella, comienza a besarle los labios una vez mas
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Sáb Dic 02, 2017 8:57 am

La pelinegra se aferro a su cuello, sintiéndolo aun dentro, jadeante, pegando su frente al de su novio, cuando este empezó a moverse nuevamente, ella creyó que era sólo por un rato. No se esperaba que golpeará su útero otra vez, sus ojos se sobren abrieron mientras abría la boca, encorvando su espalda sintiendo como, de manera casi bestial; golpeaba su interior, sin piedad alguna, no le dolía, era muy deleitable.

Ella se aferro a sus ropas, derramando lágrimas, no podía pensar, contra penas podía respirar. No podía parar de retorcerse o terminar, su cuerpo seguía recibiendo el gran pedazo de carne en su interior, sin oponerse, aunque la joven cada vez estaba mas cansada. Cuando nuevamente termina en su interior -Caliente…- murmuro jadeante, separando las bocas, aunque uniéndolas con un hilo fino de saliva. Sus mejillas estaban muy sonrojadas.

-Dos…- murmuro, estaba a punto de dormir cuando escucho un ruido, un gran burullo. Se quito la ropa rápidamente para ponerse una bata encima. No noto que de sus muslos escurría semen que su amante había depositado, solo camino junto con su amado viendo a la invitada. Al verla se quedo estupefacta, como quién no podía creer lo que veía. Era una morena con enormes curvas, sonriendo seductoramente, no solo a Akabane, también a ella. Le dio un escalofrío cuando esta se relamio los labios al verla.

-No eres tan silvestre, te gusta la mercancía “Especial”- exclamo la morena mientras se dirigía a la joven que en ese momento no tenía su lentilla. Lo que se dio cuenta la humana y se tapo el ojo dorado -Te divertiste he… no sabía que habías comprado un hibrido- se dirigio al asesino cruzando los brazos sin ocultar su satisfacción -No te avergüences, para eso son- exclamo la de piel oscura para sentarse, sin ser invitada al sillón.

Lolita la miro fijamente, esa mirada que tenía cuando perdía un juego varias veces, esa mirada cuando el servidor se había caído, esa mirada cuando le dijeron que la interprete de Bulma de Dragón Ball había muerto y por ende matarían a Bulma… esa, llena de desprecio, de odio.

-Hija de la mierda- murmuro, llamando la atención de la morena, quién volteo a verla, primero curiosa y después le tomo de la quijada. La contraria temblaba de rabia.

-Ahhh ¿No eras tu parte de los rebeldes? Si… Akabane que malo, te quedaste con una de las mejores mercancías, había tantos dispuestos a comprarla, tener un ojo dorado es muy atrayente para mis clientes- menciono con pena. Lolita golpeo fuertemente la mano de aquella mujer extraña, lo que provoco que la contraria se quedara seria -Necesitas entrenarla mejor- murmuro de mala gana.

-Bueno, luego hablamos sobre tus habilidades de entrenar mascotas. Necesito de tus habilidades. Veras… hay una chica en la ciudad que cree que los híbridos son una especie de… “humanos” al principio solo fue una pequeña molestia pero se esta metiendo en terreno que no me agrada, la quiero desaparecida, muerta, no sé, tu diviértete- menciono sonriente.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

La licántropo se quedo pasmada cuando su marido la tomo del mentón, se había asustado tanto que temblaba, aun cuando su rostro no lo demostrara -Es mi deber como madre… - intento explicar, más el contrario la besa, metiendo su lengua en su boca como si le indicara que guardara silencio, era una muy buena manera para mantenerla callada. La obligo en el transcurso a sentir la pared detrás, sintiéndose indefensa nuevamente. Hasta que aparece el látigo. Ella intento apartarlo entrando en pánico, aunque si antes no podía, mucho menos ahora. Aun su rostro no expresaba nada.

El primero sonido de golpe y aparecieron dos grilletes en sus manos, otro golpe golpe y esta vez aparecieron en sus pies -¿Me castigaras?- pregunto mirando el arma, intento mover sus manos, le parecía imposible, estaba tensa, ya sentía el dolor agudo de ese golpe en su espalda. No sabía que decir, simplemente acepto su destino y ladeo el rostro, cerrando los ojos con fuerza.

Escucho el látigo en el aire, cada sonido la hacían brincar, podía sentir un ligero dolor que marcaba a un tenue rojo algunas partes de su cuerpo pálido. Cuando abrió los ojos, se miro con tirones de ropa, ella había sentido como se deslizaba, pero no pensó que la desnudaría. Volteo para verlo y este poco a poco se quitaba las prendas que tenía puestas, esta vez su rostro si reflejo miedo, esta vez intento mover desesperadamente sus manos, lastimando sus muñecas, de igual manera los pies. Entre pedazos de tela se veía su piel blanca, con marcas rojas, de cierta forma se veía deleitable.

El contrario pronto se acomoda en la cama para tranquilamente deleitarse con sus senos, la vergüenza que sentía Natalia de que viera sus pezones blancos la hizo voltear hacia otro lado, sintiendo la caliente lengua deslizarse por ellos, el ligero cosquilleo y dolor de ser chupados, puesto que solo había sido una vez que había pasado y eran delicados -Por… por favor…- murmuro, temblorosa, agachando la cabeza, cerrando los parpados, completamente aterrada. Aun recordaba lo que paso la última vez. Era un instinto que no podía evitar sentir.

Su otra mano se deslizaba por su cuerpo, provocando que se asustara aun más. Aun así, su cuerpo reacciona, se excitaba, sus pezones poco a poco se endurecían aun cuando hayan sido chupados, empezó a jadear ligeramente, su vagina empieza a mojarse. Sobre todo, cuando se acercan a la parte más sensible de su cuerpo, su sexo. Empezó a tocarlo directamente y ella no podía con ello -No… no… Joker no se encuentra bien… ¡Déjame! Prefiero mi castigo… por favor, solo castígame…- suplico ladeando el rostro, intentando con sus rodillas cerrar los muslos, más no podía, hacía un gran esfuerzo para ello.

Mordió alrededor de su pezón, para Nat esas marcas eran muy preciadas. Estaba a punto de reventar en llanto.

Era una sensación extraña, era una emoción demasiado profunda, poderosa que su ser no podía entenderla, no podía soportarla. Era un deseo, su cuerpo ansiaba tenerlo dentro, lo estaba gritando, el golpe en su estomago significaba que estaba emocionada, sus piernas temblorosas sin embargo demostraban su miedo, su rostro a punto de las lágrimas, aunque su corazón gritaba como una adolescente y como tal, Nat sentía el nerviosismo de que era su segunda vez.

-Suéltame- empezó a retorcerse, necesita huir, esa sensación era muy poderosa para que su cuerpo siquiera pudiera entenderlo -Yo como hembra solo puedo satisfacer a los dos, no solo a uno…- invento una excusa – Si haces esto… yo… no volveré a dormir con ustedes – termino amenazándolo, bueno, eso mismo había hecho durante todos esos meses, se había ido a dormir con los niños así evitaba cualquier percance.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Etoile no había visto al demonio, ni lo había escuchado, estaba entendiendo los misterios que tenía su cuerpo, no siempre se veía ahí. Sintio una caricia y de repente Vergil se acerca, las mejillas del angel se decoran de un bello color carmín -Disculpeme señor Vergil, yo…- este la besa, era muy suave con ella por lo que, fuera de estar asustada, se sentía segura, las granes manos de Vergil se dirigían a sus piernas, pegándola a él, sintió un bulto duro en su vientre. Cuando se da cuenta, su rostro se colorea de un color ciruela.

-Señor Vergil… aun no nos hemos… casado- coloco sus manos sobre su boca, como si hubiera dicho algo malo -No intento presionarlo, perdone por mis palabras- este parecía estar absorto, besando su hombro, luego su delicado cuello que la obligo a gemir, pronto empezó a jadear, pronto su vagina empezó a mojarse. Ella era más pequeña que él pero este se las ingenio para colocar sus miembro en medio de sus piernas, rozando su vagina empezó a masturbarse con sus pequeños muslos. Ese rocé con su clítoris la había hecho liberar gemidos -Ahh… mmm… señor.. Vergil…- musito colocando sus manos sobre su pecho, intento colocarlas en el de su amado, pero no sabía si podía echar a perder la situación. Pronto la excitación era mucha para ella, pronto, sin más, el interior de su vagina empezó a convulsionarse -Ahhh… ahhhhh- se tapo la boca, empezando a temblar. Tuvo su primer orgasmo esa noche solo con rozarse.

Etoile se puso muy roja y miro a su prometido, pidiendo clemencia -pe… perdón- murmuro esperando una respuesta del contrario, asustada de haber hecho algo mal.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Mientras tanto, en otro lado, Miranda había entrado en una habitación, estaba tan cansada que no noto que no era la suya, se quito su vestido de sirvienta, poco a poco, dejando a libertad sus grandes pechos, se coloco una de las prendas, las veía muy grandes, pensó que era su camisón. Incluso se quito la ropa interior y se tumbo en la cama hecha bolita, mientras sonreía.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Dom Dic 03, 2017 2:05 am

Akabane observa tranquilo la interaccion de ambas mujeres, enseguida nota que estas no se llevan nada bien y por lo visto se conocen al menos de vista — debes cuidar tus palabras cuando hables asi de mi novia, eres una buena cliente y odiaria verte cubierta de sangre, ese tono no te va bien — comenta el asesino mientras se acomoda mejor sus ropas, para despues tomar asiento en uno de los sillones que habia cerca, observando a la morena mientras rodea a Lolita por las caderas para pegarla a el, estando ella de pie claro, mientras escucha a la mujer, el asesino le comienza a acariciar el trasero a su joven novia, manteniendo aquella calma total asi como su sonrisa, acomodando mejor su sombrero

— Lei hace no mucho acerca de esa persona, se donde encontrarla, pero... seria demasiado facil matarla — bosteza un poco a manera de burla mientras sigue sobandole las nalgas a su novia, el asesino no queria trabajos faciles, para el en cuanto a trabajo lo mas importante era la diversion que podia sacar de ellos, lo segundo era ya el dinero — ¿por que recurres al mejor asesino para un trabajo tan facil?... a no ser que yo no sea el primero al que hayas recurrido — amplia su sonrisa un poco mas observando a la morena, Akabane habia escuchado rumores entre el gremio, de que a esa chica la protegia una extraña criatura muy salvaje asi como poderosa, todos eran rumores por eso el asesino nunca habia prestado mucha atencion, pero ahora parecia existir algo de verdad en aquellas palabras que habia escuchado

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Natalia se encontraba bastante nerviosa por lo que estaba pasando, lo cual era completamente entendible debido a que habia pasado mucho tiempo desde la ultima vez que ambos tuvieron relaciones, pero no pasaria ni un dia mas, Slevin estaba completamente decidido y nadie iba a hacerlo cambiar de opinion. El carcelero se inclina un poco frente a la licantropo, lo suficiente para que su rostro quedara a la altura de su entrepierna, en ese momento Slevin comienza a lamerle su vagina, pasando su lengua por sobre sus labios vaginales para despues comenzar a lamerle el clitoris, mientras esto pasaba, sus manos se van hacia las piernas de la mujer, acariciandolas, subiendo y bajando las manos, al tiempo que su lengua se mueve en todas direcciones por la entrepierna de Natalia, recorriendo hasta el mas pequeño rincon, lamiendo por sobre su entrada, sus labios vaginales menores y mayores.

Slevin seguia devorando la entrepierna de Natalia, dejandola completamente bañada de su saliva, la cual ya se habia mezclado con los jugos vaginales de esta, entonces el carcelero acomoda su miembro en la vagina de la joven, no precisamente en la entrada, si no mas bien sobre su clitoris, empezando a tallarse contra este, primero lentamente, frotando punta con punta, para luego poco a poco estar aumentando la velocidad, ejerciendo tambien mas presion contra aquel pequeño boton de placer tan sensitivo, para entonces ya Slevin se habia reincorporado, por lo que vuelve a besar los labios de su mujer, metiendo una vez mas la lengua dentro de su boca, jugueteando con la suya, atrapandola lengua con lengua, frotando mas rapido miembro con clitoris

Lentamente termina aquel beso, pero sus labios se mantienen cerca del rostro, para bajar lentamente hasta su hombro derecho, besandolo primero para despues morderlo con fuerza, dejando marcados sus dientes, lleva entonces una de sus manos hasta los senos de la albina apretandolos, jugueteando con sus pezones, mientras con su otra mano acomoda bien su miembro en la entrada de su humeda, caliente y deseosa vagina, empezando a empujar lentamente aquel miembro en su interior, poco a poco mientras teniendola asi completamente inmovil la mira fijamente a los ojos de una forma dominante, todo esto mientras el miembro va entrando en ella poco a poco, hasta que finalmente logra entrar todo — eres mi esposa y dormiras conmigo cada noche — dice serio Slevin para luego besarla comenzando a mover lentamente el miembro dentro de ella

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

El demonio sigue frotandose contra Etoile por algunos minutos mas, hasta que siente como esta comienza a correrse, por lo que lentamente aleja el miembro solo para tomarla con cuidado en sus brazos y recostarla delicadamente en la cama, acto seguido el demonio se posiciona sobre ella, con sus manos a los lados de su cabeza apoyandose, mientras su cuerpo se logra colar entre las piernas del angel — pronto comenzaremos con los preparativos de la boda, no te preocupes amada mia — menciona el demonio para despues besar una vez mas los labios del angel, frotandolos con suavidad para luego con delicadeza introducir su lengua dentro de su boca, frotandola contra la suya mientras sus manos se posan sobre los senos de esta

Los acaricia con mucha suavidad y sumo cuidado, aquellas enormes manos casi los cubren por completo, sus dedos se pasean sobre sus pezones los cuales se encuentran ya erectos por la excitacion. Vergil con cuidado coloca su miembro sobre la entrada de Etoile, empujando muy lentamente asi como con muchisimo cuidado su gran miembro en la pequeña entrada de Etoile, la cual gracias a la lubricacion de su orgasmo, permitia que entrara con mas facilidad de lo que normalmente entraria, mientras esto pasa, el demonio hace una pequeña pausa en las caricias hacia sus senos, para deslizar ambas manos debajo de su espalda, de esta forma abrazandola, pegando su cuerpo desnudo al suyo mienetras aquel miembro va entrando poco a poco

El demonio se queda varios minutos inmovil para que la joven se acostumbrara al tamaño, ya que aunque no era la primera vez que tenian relaciones, el miembro de Vergil era bastante grande y la vagina de Etoile muy estrecha, por lo que para no lastimarla debia ser bastante cuidadoso por lo menos al inicio mientras se acostumbrara a tenerlo dentro de ella

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lobo habia regresado a la torre luego de haber estado bebiendo durante todo el dia, de hecho ingresaba aun con una botella de whisky a medio tomar, ingresa sin problema al interior de la torre caminando hasta donde estaba la habitacion designada para el, todo esta oscuro asi que sin problema se comienza a quitar la ropa entre trago y trago a la botella, quedandose unicamente con los boxers puestos, va hasta la cama pero entonces logra vislumbrar un bulto en ella, por lo que prende la luz observando a Miranda con una de sus camisas puesta y recostada en la cama — oye tu tetona, estas en mi jodida cama y a menos que te vayas a abrir de piernas para mi, sera mejor que te largues a tu habitacion — dice serio mientras da un largo trago a la botella hasta terminarla para luego arrojarla hacia la pared, pero a un lado de este rompiendola
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Dom Dic 03, 2017 10:49 pm

-¡Novia!- se sorprendió mirando a la joven de cabello negro quién la miraba fijamente con un gran disgusto, no decía nada, ni siquiera parpadeaba. Retrocedió en el momento cuando el hombre la abrazaba de las caderas mientras él se sentaba. Lolita escuchaba cada palabra y le daban unas terribles ganas de golpearla, más sin embargo una caricia en sus glúteos la obligaron a pensar en otra cosa, más específicamente en su pareja.

-Siempre me sorprende que seas tan tenaz, pero así es, desgraciadamente no eres el primero, los otros 3 fueron encontrados irreconociblemente despedazados- la de piel oscura sonrió de lado observando a la pelinegra ser tratada como una mascota. Le daba gracia.

-Akabane…- murmuro la pelinegra voltendo a verlo, como suplicando que parara, quería estar ahí para escuchar lo que iba a pasar, no era tonta, si decía algo entonces no podría proteger a sus amigos.

-La necesito fuera del camino ¿Crees que puedas con esto?- menciono la desconocida para esbozar una sonrisa de lo más linda, aunque realmente era el broche de oro que quería utilizar para escuchar una respuesta afirmativa de parte del hombre.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Los ojos rojos de la albina se sobre abrieron, estaba llena de pánico, esperaba un comentario sobre su cuerpo, sobre sus pezones blancos, sobre su vagina pálida, pero el contrario solo bajo para degustar de los labios vaginales color nieve, de su clítoris, de sus jugos vaginales que  no dejaban de salir al estar tan excitada. Claro que estaba ansiosa y asustada, no sabía que hacer realmente para cambiar la situación. Parecía que nada servía y el contrario era tan seco, no respondía a sus palabras haciéndola sentir intranquila.

Ella comenzó a jadear, sentir que estaban masturbando su sexo con la lengua de su esposo, tan caliente y húmedo la estremecía, la deleitaba, aunque también la ponía tensa tanta cercanía. Creía que iba a volver a sentir dolor. Por lo que, aunque fuera delicioso para su cuerpo, no podría correrse ante tanta inseguridad.

Sus pies se retorcían, mientras su corazón daba un brinco, su mente le gritaba que la colocara boca abajo en la cama con los glúteos levantados, tomándola del cuello como los gatos, para penetrarla de un golpe si es preciso. Esa imagen la excitaba y no sabía que hacer para poder evitar esa sensación tan magnifica.

Froto la punta de su pene en su clítoris, era muy caliente y duro. Ella intentaba sacar sus manos de aquellas prisiones, más le era imposible, tenía las muñecas muy lastimadas, así como los tobillos. Ella como siempre aceptaba los besos de sus maridos -Ahhhh- grito de dolor al sentir la marca en su hombro, aunque sonó más a un gemido.

Tener marcas era muy especial para su manada, tenerlas de sus esposos era todo un rito que se respetaba, aunque en ese momento dolía. Tocó sus senos, maltratando sus delicados pezones, aunque no pareciera, lo disfrutaba. El problema fue cuando sintió como Slevin acomodaba su pene en la entrada de su vagina.

-No… no… no Slevin, por favor- suplico la loba, sintiendo como poco a poco entraba, tuvo que ladear el rostro mientras sentía como entrada se abría, abrazando suavemente el miembro del contrario, además de que era su segunda vez por ahí, el ardor era tremendo, tenían casi 6 meses sin hacerlo, seguro volvió a ser virgen por cicatrización -¡Duele! Sácalo…- murmuro sacando lagrimas de sus ojos, sin dejar de temblar.

-No volveré a estar solas con ustedes… otra vez- murmuro sintiendo ardor, incluso cuando el pelirrojo se movía ella se retorcía, era normal, estaba tensa, asustada, su interior se apretaba mucho más -¡Para! Duele… - volvió a quejarse, aunque este no cedía -Quiero ir con Lobo- musito tapándose la boca, como quien intenta parar su propio llanto. Cada vez que se movía y ella estaba tan asustada que provocaba que su cuerpo se tensara, lastimándola aún más.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Miranda estaba en el séptimo sueño, tenía el sueño muy profundo, que no había puesto atención a ninguna de las palabras de Lobo, ella seguía dormida, hasta que escucho un golpe, entonces giro a Lobo, medio abrió los ojos y tomo su brazo, jalándolo para que cayera en su cama, por lo cual lo abrazo como un gran peluche, acercando sus pechos enormes llenos de leche en su cara, mientras sus brazos rodeaban su cabeza, como si quisiera ahogarlo entre sus “grandes lolas”.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Las caricias de su prometido la estremecían, muy sonrojada, ligeramente timida dejaba que él tuviera el control de su cuerpo, después de todo, lo disfrutaba bastante. Su compañía, su cuerpo, sus ojos, su personalidad… y ahora hacía el amor con él. Todo lo que hacían era vergonzoso, más ella podía ir más allá, disfrutar de esa intimidad.

La trataba como el objeto más frágil que sus fuertes manos habían tocado, eso sentía el ángel y provocaron que derramara lagrimas al ser abrazada por sus fuertes manos, las cuales acariciaban sus pezones, distrayéndola, el miembro viril se acerca a su pequeña y mojada entrada, la a cual poco apoco deja entrar su pene en su interior, era muy grande así que la peliblanca liberaba suaves quejidos aunque la relajaba que el contrario la siguiera acariciando.

-Señor… Vergil- murmuro mientras esperaba que su interior se acostumbrara -Gracias…- suspiro acariciando el rostro del contrario con suavidad, como un ángel podía hacerlo -Usted me hace dichosa, es el agua que alimenta mi sed… como una planta- le sonrio para seguir con sus besos.



Última edición por Gray Wolf el Mar Dic 05, 2017 1:07 am, editado 1 vez
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Lun Dic 04, 2017 12:45 am

La morena se sobresalto al escuchar a Akabane referirse a Lolita como su novia, sin dudas era algo que no esperaba, ya que estaba bien claro en su mente que aquella hibrido seria una mascota para el asesino, pero no era asi, de hecho para Akabane no era una hibrida, solo era una humana con un detalle especial muy interesante en su ojo, no es como que tuviera problema con los hubridos, a el no le importaba esa guerra de humanos e hibridos, despues de todo un hombre que se rodea de demonios, angeles, dragones y extraterrestres, lo que menos le sorprenderia es toparse con hibridos. Hace una pequeña pausa para pensar en el ofrecimiento de la morena, todo esto claro mientras sigue disfrutando de Lolita acariciandola sin ningun problema.

Lo que le mencionaba la morena acerca de como habian terminado aquellos otros asesinos contratados, no hacia mas que resultarle de sumo interes al asesino, despues de todo el rumor era cierto, alguna extraña y poderosa criatura protegia a aquella chica, podria ser un demonio o alguna bestia, lo importante es que debia ser muy fuerte — querida, tienes un trato, transfiere la cantidad usual a mi cuenta y me encargare de esa chica — menciona el asesino sonriendo mientras mira de reojo a Lolita, quien no parecia estar nada feliz con aquella respuesta — solo recuerda, si algo pasa con mi pago, se cancela el trato y te hare una visita no muy amistosa — sonrie descubriendose los ojos con el sombrero, dejandole bien en claro a la morena que no se podia andar con juegos, ya que si bien Akabane no lo hacia por dinero, tampoco tenia pensado hacerlo gratis, eso devaluaria enormemente su trabajo, debia cuidar su reputacion tambien

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Natalia no parecia estar disfrutando mucho de aquello que su marido le hacia, sin embargo Slevin parecia saber que era mas por el tiempo desde la ultima vez, ademas de que claro aquella ultima vez tampoco habia sido del todo placentera, por lo que dandose cuenta de que la joven aun se encontraba muy debil, decide que no es necesario tenerla inmovilizada de esa forma, por lo que desaparece completamente aquellos grilletes, la joven cae hacia enfrente pero Slevin la sostiene en sus brazos con cuidado, aun estando su miembro dentro de esta, sin sacarlo se acomoda sobre la cama con el carcelero encima de este, la sujeta de los brazos mirandola seriamente, pero sin intenciones de quitarse de encima

— Te quejas demasiado Natalia, no pareces una guerrera — dice serio pero sin perder la calma, al menos no hasta que escucho como esta menciona a Lobo, pero lo mas importante no es que dice su nombre, si no lo que le sigue, irse con el, en ese momento el ojo de Slevin se vuelve casi tan frio como los de Vergil, se aleja lentamente de ella sacando con cuidado su miembro, dandole la espalda a la licantropo comienza a vestirse con su uniforme para despues estando ya vestido se da la media vuelta observando a la licantropo — asi que existe algo entre Lobo y tu... la forma en que lo miras, ¿crees que no lo note? hasta Kuriban, Piroro y Andre lo han notado — menciona con notable molestia, saca su latigo atrapando del cuello a Natalia, mirandola friamente — normalmente seria Joker quien diria esto, pero lo matare para que no vuelvas a mirarlo de esa forma — suelta el latigo ya que no queria causarle mas daño

Se recarga en la pared observandola — Andre me comento que los vio saliendo de un bar cuando los ataco, tu estabas dormida, pero exijo saber que paso en ese bar — era notable que Slevin no solo se encontraba furioso, si no que estaba celoso, unos celos que se habia guardado desde hacia ya tiempo, solo faltaba una cosa para explotar, habia soportado las miradas, la forma en que le hablaba y lo que sus hijos le comentaban, pero escucharla de sus propios labios decir que se queria ir con el, eso si ya no lo pudo soportar, no podia seguir ignorando ese hecho, ni justificandola con que lo veia como una imagen paternal, era ya muy obvio que algo mas estaba pasando en ese momento. Por suerte para Slevin, Lobo ya no se encontraba alli, por que habria ido a encararlo y sin tener a Joker de su lado, perderia facilmente el encuentro

--0-0-00-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lobo se encontraba ya algo ebrio, eso ademas de que no se lo esperaba causo que Miranda pudiera jalarlo hacia ella sin mucho problema, cayendo encima pero especialmente sobre los grandes senos de la elfo, el czarniano le levanta la blusa dejando libres sus enormes tetas, las cuales comienza enseguida a apretar y chupar con cierta brusquedad, despues de todo Lobo no era para nada suave y no iba a comenzar a serlo, mientras lo hace se quita la camisa arrojandola a aun lado, acomodandose bien entre los pechos de Miranda, estrujándolos entre sus manos mientras chupa con fuerza sus pezones alimentandose de la leche que brotaba de estos, dejandose llevar por la lujuria, sin importarle en ese momento nada mas

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Vergil seguia manteniendose quieto mientras abrazaba a Etoile, escuchando las palabras de esta, abrazandola fueremente para sentirla bien entre sus brazos — gracias a ti mi bello angel, me has dado una familia — dicho esto le besa suavemente los labios, un beso con mucho cariño y amor, gracias a Etoile tenia no solo una hija, si no que hasta un sin fin de nietos, algo que antes de conocerla nunca lo habia creido posible, ni tampoco le habria interesado tener. El demonio luego de un tiempo comienza a moverse lentamente dentro del angel, cuidando siempre de no hacer algun movimiento tosco que pudiera lastimarla, despues de todo debido a los tamaños de ambos organos sexuales, debia ser muy cuidadoso para no llegar a hacerle algun daño

Los movimientos son suaves, lentos, pero profundos, siempre abrazando a su amada, haciendola sentir protegida entre sus fuertes brazos, que supiera que nada malo podria pasarle en ese momento, nadie la dañaria, mucho menos el mismo... le besa tiernamente uno de sus hombros mientras continua penetrandola, manteniendo aquel ritmo suave y lento, entrando aquel grande miembro en su estrecha vagina con mucho cuidado, besandole sus hombros, su cuello, sus brazos, su cuello, llenandola de besos en pocas palabras, dandole muchas muestras de cariño mientras la hacia suya

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Mar Dic 05, 2017 8:22 am

-Claro que sí, más sin embargo te pagare hasta que termines tu trabajo- sonríe colocando elegantemente su mano sobre su mentón mientras hace una expresión como si estuviera pensando –No es que desconfié de ti, de hecho, sé que eres bueno haciendo lo que haces… ejem- tocio un poco -matar- sonrió para después dirigirse a la pelinegra quién intentaba controlar la mano de Akabane. Esa misteriosa mujer le guiño el ojo, muy coqueta a la de ojo dorado, quién sintió un enorme deseo de tirársele encima y romperle la cara a golpes, más sólo arrugo el ceño, molesta. Obviamente la morena lo hacía para molestarla, por lo que sonreía divertida.

-Es que si tu mueres, perderé todo ese dinero y ya me ha pasado con los otros tres, aunque el pago para ellos era muchísimo más inferior y no me importaba, esta cantidad si me importa. Espero entiendas- Se levanta para ponerse de nuevo su saco, arreglándose rápidamente –Me voy querido, espero que me regales una noche de copas, como antes- sonríe de lado, mirando a la ladrona con sumo interés, era divertida –Adiós Hibrida- sacudió la mano en forma de saludo y se retiró –Oh… y cambien la chapa ya no sirve- rió mientras salía del departamento.

Lolita había escuchado lo del dinero y fue arruinado su plan por la morena, la cara de la pelinegra estaba completamente seria, se dirigió a la entrada para después, levantar la puerta y colocarla, aunque ya no embonaba como antes, la pateo llena de rabia –Auch…- empezó a brincar en un pie, su dedo se había lastimado por el impacto.

-Ya me voy…- murmuro de mala gana, no quería que Akabane hiciera ese trabajo, deseaba con todas sus fuerzas que este en vez de aceptar se hubiera negado. Más no iba a recriminarle, la pelea era entre ellas, además de que era lo que a él le gustaba, él jamás le recriminaba sobre lo que hacía en la pc, ella tampoco lo haría. Aunque eso no significaba que iba a dejarlo así, como así. Ella iba a buscar la manera de hacer lo que tenía que hacer, aunque tuviera que enfrentarse contra Akabane por sus propios medios. Tecnología vs habilidad.

Molesta, cogió como un animal herida, caminando directamente a su habitación, cerrando la puerta con seguro “Ahora dormirás afuera” pensó, aun quería castigarlo, aunque realmente no sabía cómo. Se metió sus dedos en su interior, sintiendo el semen en su interior aún, con todo y que se había deslizado por sus muslos. Esa sensación le gustaba tanto que al sacarlos los volvió a meter en su interior liberando un ligero ronroneo. Se sentó en la cama metiendo dos dedos en su interior, sintiendo su viscosidad y el semen de su amante dentro. Eso simplemente le parecía excitante. Aunque temía embarazarse. Por lo que se a duras penas tuvo que parar.

Se dio un baño, se vistió muy abrigada para salir por la ventana, estaban en el piso 12 pero había escaleras de emergencia, las cuales recorrió, tenía que ir por una pastilla para el día después. Tenía miedo de lo que se avecinaba arruinara su relación… no quería traer al mundo un niño si se odiarían.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Natalia estaba completamente débil, sus ojos rojos se habían fijado en el contrario mientras derramaba lágrimas, sus muñecas ya estaban tan lastimadas que se habían cortado. El contrario la había soltado por suerte para evitar más suplicio en su persona. La albina con trabajo pudo retener un grito cuando sintió que la empalaba con su miembro al bajarla, la sostenía, aunque eso no podía evitar por completo la fuerza de gravedad. Las manos de Nat se aferraron a su piel, cerrando los ojos con fuerza, como si suplicara. Entonces la recuesta en la cama, ella solo logra abrir los ojos, mirándolo a los ojos con clemencia, estar tan rígida hacía que el miembro de este se apresado por su interior, como si lo apretara con todas las fuerzas que tenían sus paredes vaginales. Por lo cual la lastimaban más.

-¿Qué tiene que ver… ser guerrera con el sexo?- pregunto ladeando el rostro, sintiéndose ofendida, entonces pidió ir con su mejor amigo Lobo. Cuando dirigió su vista a su marido sintió un balde de agua helada encima, era como si sus pupilas la fuesen a atravesar. Después de ello se vistió, dejándola en la cama con las sabanas manchadas con una que otra gota de sangre, era normal, aún no habían despedazado por completo su himen.

Sus manos aun o se recuperaban, seguían igual que antes.

La impacto que le diera la espalda, creyó que estaba molesto, aun no sabía el porqué. Creyó que se había acabado la conversación o aquella situación. Alejándose de su marido por la pared fue a sus cajones para vestirse, era como concluir esa escena para ella. Se puso su ropa interior, un vestido largo y muy abrigador de manga larga, y permaneció quieta recargada en el mueble. Él se da media vuelta nuevamente ya vestido, lo cual alerto a la loba, ahora se veían frente a frente, se dedicó a escucharlo atentamente.

-¿Existe algo entre nosotros?- no podía comprender la oración por completo, hasta que menciono de la forma en que lo miraba, bajo ligeramente la cabeza “Soy obvia…” pensó ladeando el rostro, hasta que sintió algo que atrapo su cuello, sus manos se aferraron a ese objeto, como si así evitara que jalara. Aunque ella dijo esa oración como cuando una niña que está atrapada y quería ir con su mamá, aunque claro, ella no podía llamar aún a sus padres, padres. Puesto que aún no se sentía cómoda, pero si llamar a Lobo que era lo más cercano.  

-¿Qué?- murmuro con cierta inocencia, más sin embargo cuando la soltó ella siguió en una especie de limbo –Yo…- intento explicarse, su marido le estaba dando una orden, tenía que acatarla, solo que no sabía cómo abordar el tema –Claro… claro que lo miro así, es un todo macho- respondió seria, seguramente no entendía del todo la connotación de la situación.

-Lobo me llevo allá para divertirnos… me dio un vaso de alcohol…- hizo un ademán de empezar a recordar, en su situación, un mes estando con el ojo en su interior, además de que estaba muy débil le costaba buscar detalles – Le conté cosas sobre mi… él me conto cosas sobre él- volteo hacia abajo, buscando en sus recuerdos –Me reconforto, creo que se me subió la bebida, pelee con muchos hombres… me dejo dormirme en sus piernas… después no sé qué más paso…- es todo lo que podía recordar, aunque bueno, también estaba muy ebria ese día.

- ¿Sabes que puedes pelear contra lobo, pero no lo mataras nunca? ¿Verdad? - lo miro de reojo, como quién habla de algo muy obvio –Lobo es… como yo… como mi manada, tiene toda la esencia de ello, nos leemos entre acciones y palabras, escuchamos los bosques, nos regeneramos, es… mi confidente… mi amigo… él es… mi ideal… lo que quería ser- menciono esto último con un deje llenos de pensamientos, como nostalgia, como un suspiro lleno de pasado que volvía al presente –Es como mi manada pero él si me quiere, me cuida, nunca me harían daño a su lado o me dejaría en la intemperie… seguro él jamás me hubiera abandonado de cachorra, me hubiera cuidado tanto como cuida a La, Lo y Slegde- dijo esto último sin pensar, bajando la cabeza y encogiendo los hombros, recordando momentos amargos, en pocas palabras era como ponerle una bandita a esa herida profunda, lobo representaba su manada amándola otra vez.

-Así que no te dejare, en ningún momento que me separes de lobo- dicho esto, puesto que volvió a la realidad, sonrojándose de sobremanera, no ante la situación, sino que estaba hablando de esto con su marido, la avergonzaba; dio media vuelta para trenzarse en cabello –… puedes irte si gustas o matarme…- murmuro, estaba nerviosa, estaba en un problema, aunque no sabía que tan serio era el problema.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Miranda se ponía cada vez más roja, sintiendo como alguien jugaba con sus pechos, realmente estaba soñando que quién hacía eso era el señor William, aquel que tanto admiraba, aunque sabía que jamás iba a fijarse en ella, tampoco es que le afectara del todo –Mmm… nghh…- empezó a gemir ahogadamente, hacía mucho tiempo que no tenía ese tipo de atención, estaba acostumbrada a un trato rudo con sus antiguos dueños, así que realmente no le molestaba la situación. Cuando abrió los ojos estaba muy oscuro, no podía ver nada más si sentir. No sabía que estaba sucediendo y no se iba a poner a pensar ¿Qué pasaba? Nunca pensaba, por eso siempre le pasaban cosas problemáticas.

Aun pensando que estaba en un sueño, toma el mentón de aquel que jugueteaba con sus senos, para besar sus labios, mordiendo un poco fuerte el labio inferior, mientras sus manos se deslizaban por el torso del contrario, rasguñándolo –Sabes a leche- murmuro entre las sombras, mientras su otra mano libre acariciaba su miembro encima del pantalón – Yo también quiero comer – susurro en su oído, restregando sus pechos en el cuerpo contrario.

Para lentamente deslizarse hacia abajo, desabrochando el pantalón sacando ese enorme pedazo de carne que con trabajo cabía en una de sus manos, de alguna manera ella se había quitado de abajo para quedar ahora encima, quedando con su rostro en aquel falo, y coloca su vagina sobre la boca de aquel extraterrestre, obligándolo a oler su esencia de mujer. Mientras ella con sus pechos empiezan a masturbar al hombre y su lengua a recorrer la punta.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Las palabras de su amado la reconfortaban hasta el punto donde sus mejillas sonrojadas fueron mojadas de lagrimas, fueron las frases correctas para inundar y acariciar sus emociones, su alma. Ella, aunque incomoda, abriendo lo suficiente sus piernas (Más de lo normal para una persona normal) para no sentir que sobre estiraba sus paredes vaginales. El vaivén empieza dentro de su vientre, este le acariciaba y cosquilleaba su interior, ella coloco sus manos delicadas sobre la suave y tersa piel de la parte de su boca. Jadeando ligeramente, liberando ligeros quejidos y gemidos.

-Usted... es muy grande- murmuro intentando apartarse un poco para evitar que golpeara su útero, más no lo hizo del todo, era excitante para ella sentirlo en su interior. Además no se sentía juzgada, más bien aceptada por el peliblanco quién se dedicaba a abrazarla, la hacía sentir protegida, por lo que se aferra a sus hombros mirándolo a los ojos -Lo amo...- murmuro con completa inocencia, sinceridad, le estaba entregando todo sin medida.

-Ahh.... grande- libero un gemido suave, como si fuera un suspiro, mientras flexionaba las piernas para él, su vagina chupaba el miembro del contrario, como si quisiera darle masaje, estimulando desde el interior de ese inocente ser quién intentaba tomar el ritmo del contrario, más este tenía más experiencia, en ese momento se sentía perdida -¿Qué debo de hacer para hacerlo sentir bien?- pregunto llena de preocupación, realmente quería ser quien auxiliara a su amado a sentirse bien.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Mar Dic 05, 2017 11:19 pm

Akabane continua escuchando las cosas que la mujer tiene para decirle, no le lanza nueva informacion al respecto, solamente comentarios que el ya sabia, lejos de preocuparse por llegar a morirse, esto le hacia emocionarse mas, tanto que ni siquiera le importo el que no le fuera a pagar por adelantado, como solia ser en la mayoria de sus trabajos, esta vez se podria hacer una excepcion — solo asegurate de que ese dinero este listo cuando acabe, odiaria revisar mi cuenta y que siga sin aparecer el dinero una vez que asesine a la chica — comenta en un tono de lo mas tranquilo mientras se acomoda sus guantes blancos, o mejor dicho se los coloca... la morena entonces simplemente se despide, no sin antes lanzar una invitacion provocadora al asesino, quien se limita solo a responder mientras se acomoda mejor su gran sombrero.

La chica se retira y entonces Lolita comienza a querer reparar la puerta, pero en lugar de lograrlo, termina por lastimarse el pie cuando se frustra y golpea la misma, Akabane entonces se acerca a ella para intentar revisarla, pero Lolita se encuentra demasiado molesta por lo que simplemente se marcha a la recamara, por su parte el asesino va hasta una de las gabetas que estan en la sala, sacando de estas una nueva chapa, en esa misma gabeta habia varias, esto debido a que no era la primera vez que alguien irrumpia destroyando dicha parte de la puerta, se podria decir que estaba ya bastante acostumbrado a que ese tipo de cosas pasaran, por lo cual habia aprendido a estar prevenido. Akabane comienza a trabajar en la chapa colocandola en la pueta, no queria que alguien mas fuese a interrumpir mientras durmieran o algo similar, por lo menos el forzar la cerradura lo haria despertar.

No le tomo mucho tiempo terminar con el trabajo, la chapa ya estaba lista y ahora iria hasta donde Lolita se suponia debia estar, por lo que entra a la habitacion sin mayor problema abriendo la cerradura, pero al ingresar a dicha habitacion; la joven ya se habia marchado por la ventana, asi que el asesino se alista guardando sus armas dentro de su enorme gabardina y sale por la ventana tambien, siguiendo a la joven desde una distancia bastante prudente, ademas de haciendolo desde las alturas para que fuera mas dificil de detectar

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Slevin se acerca un poco mas a Natalia, quien estaba vociferando cosas que no le agradaban para nada, todo referente a Lobo claro, era muy notable los celos que el macho sentia, ya que aquel ser habia logrado ganarse el cariño de Natalia en un tiempo record, algo que ni siquiera a pesar de los años habia conseguido el, sabia que le temia, le respetaba, pero nada mas, era lo unico que demostraba, ella nunca lo veia con esa mirada que veia a Lobo. Ella lo defendia de todo lo que el carcelero tenia para decir, Natalia no iba a permitir que se le alejara de Lobo, por lo que era muy normal la confusion que sentia Slevin en ese momento, cualquiera sospecharia que aquello no era solo una simple admiracion por parte de la licantropo

— Odio reconocer esto, pero tienes razon, yo no puedo matar a Lobo — comenta serio mientras se coloca frente a Natalia quien trenzaba su cabello, la mira de pie frente a esta seriamente — pero el bufon encontrara una forma de hacerlo, el siempre logra hacer cosas que son imposibles — era la primera vez que Slevin decia algo positivo de Joker frente a Natalia, aunque no lo hacia para hacerlo ver bien ante la mujer, si no para que esta no se sintiera tan confiada, aunque Slevin aun no estaba seguro de cual seria la reaccion de Joker cuando supiera el conflicto que existe dentro de Natalia a causa de Lobo, podria ser que no le importara o que reaccionara de una forma similar al carcelero, si esto sucediera entonces enfrentaria al czarniano, lo cual seria lo mas probable, puesto que ninguno de los dos estaba dispuesto a compartar a Natalia

Slevin se inclina un poco para estar frente a frente con Natalia — tu familia somos nosotros, nosotros somos los unicos que nunca te abandonaremos, puedes pensar que Lobo siempre estara aqui para ti, pero no es asi, Lobo no es tu familia, no es parte de nuestra familia, no importa si tu, Lo, La o Sledge lo ven como familia, el no pertenece a nosotros — menciona serio sabiendo que Joker estaba de acuerdo con el, Lobo solo era un amigo de Vergil, si bien se habia ganado ciertas consideraciones por haberlo acompañado en la busqueda de Reinhardt/Raynard, no se habia ganado el derecho de pertenecer a la familia, solamente era como una especie de amigo de esta, muy a su pesar claro — cuando Lobo se marche y tu quedes devastada, seremos nosotros quienes estaremos para ti, eso jamas cambiara, piensa en eso — dice serio para luego salir de la recamara azotando con fuerza la puerta, claramente estaba muy molesto

-0-0-0-00-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lobo seguia devorando los pechos de Miranda con mucha lujuria, apretandolos con fuerza haciendo brotar chorros de leche los cuales bebia con placer, chupaba con fuerza amamantandose de los enormes senos de esta, cuando la joven comienza a reaccionar, el alienigena corresponde al beso, aun con sus grandes manos sobre los tambien grandes senos de Miranda, apretandolos al tiempo que su lengua se metia dentro de la boca de la elfo, rodeandose contra la lengua de esta mientras se le pegaba un poco mas, para ese entonces su miembro ya se encontraba totalmente duro, resguardandose aun por dentro del pantalon.

Para grata sorpresa de Lobo, Miranda decide ir mas alla, logra sacar aquel gran miembro de los pantalones de dicho ser y acomodandose en un perfecto 69 comienza a practicarle sexo oral, gracias a esa posicion, el czarniano hace lo propio, llevando sus fuertes manos hasta las nalgas de esta, apretandolas con feurza para clavar su vagina contra su rostro, metiendole enseguida la lengua dentro de su intimidad, la lengua era bastante gruesa asi como larga, despues de todo no era un humano, ni siquiera un ser de la tierra, por lo que su fisionomia no era exactamente igual a la de un humano. Aquella lengua juguetona se movia por todas direcciones dentro de la joven, mientras le comienza a dar fuertes nalgadas a la joven, dejando marcadas las enormes manos del ser grisaseo en la piel de la elfo

Mientras Miranda hacia uso tambien de sus grandes senos para masturbar a Lobo, este tambien comienza a masturbarla, usando su mano para frotarle rapidamente el clitoris, al tiempo que su lengua entra y sale de la vagina de Miranda, penetrandola con la lengua una y otra vez, metiendola y sacandola cada vez mas rapida, entrando siempre lo mas profundo que se podia

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Vergil continuaba haciendole el amor a su amada angel, sosteniendola con ternura entre sus brazos mientras aquel miembro poco a poco comenzaba a aumentar la velocidad, esto de forma cuidadosa asi como gradual, nada de cambios bruscos que fueran a lastimarla o asustarla, queria que se sintiera lo mas comoda posible — te amo Etoile — menciona el demonio mirandola fijamente a los ojos, haciendo una pequeña pausa, quedandose inmovil para besarla en los labios con ternura, frotando delicadamente sus labios con los suyos, las manos del demonio mientras tanto recorrian la parte inferior de Etoile, mas precisamente le acariciaba las piernas partiendo desde sus muslos hacia abajo mientras escucha las palabras del hermoso angel

— Solamente sigue asi amor, lo estas haciendo bien — menciona referente a como se sentia la vagina de esta presionando el miembro del demonio, palpitando contra el miembro, no estaba seguro de si ella hacia consientemente ese movimiento pelvico, pero le gustaba bastante como se sentia, cada vez su excitacion aumentaba mas y mas. El demonio comienza una vez mas a besarle los pezones, atrapandolos entre sus labios para luego succionarlos con suavidad, mientras su miembro se movia un poco mas rapido, entrando profundamente, golpeando el utero de Etoile, pero con cuidado, siempre tratando de no lastimarla, lo ultimo que Vergil queria era causarle algun tipo de dolor o incomodidad

Pasan los minutos y ahora Vergil tomando de las caderas a Etoile se gira para que esta quede sobre el demonio, la abraza de igual forma por la espalda haciendo que esta quede recostada sobre el albino, pero con su miembro bien dentro de su vagina, las manos de Vergil se posan sobre sus gluteos, acariciandolos con suavidad, disfrutando de la suave piel del angel, moviendo sus caderas ahora de arriba a abajo para seguir penetrandola, mas rapido, un poco mas fuerte tambien en esta ocasion

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Miér Dic 06, 2017 8:59 am

Lolita caminaba por las enormes, solitarias y oscuras calles de la cuidad, se dirigio a una farmacia, compro una pastilla para el día después, entonces volvió hacía atrás, mirando lo que tenía en una mano y una botella de agua. Suspiro pesadamente para sentarse en el banco de un parque cercano, estaba muy nerviosa, nunca había tomado una de esas. Además de que tenía en su bolsa pastillas anticonceptivas para los días venideros, sólo tenía que esperar a que llegaran otra vez sus días y volvería a tomarlas.

No puedo dejar que Akabane haga algo en contra de esa mujer… si bien no conozco a la tipa esa, no conviene” tomo un poco de agua, en verdad ella quería tener un hijo con el asesino, le hizo mucha ilusión cuando creyó que estaba embarazada. Era una sensación que no creía, podía tener, siempre tuvo miedo de procrear y repetir la misma historia de ella con su madre.

Hacía mucho frío y ella se abrazó con su enorme chamarra, colocando su gorrito, guardo la pastilla y camino nuevamente, sobre las calles más habitadas, en donde se podía comprar de todo. Tenía puesto su pupilente así que nadie iba a molestarla, ella miraba la ropita para bebe, algún mameluco negro con huesitos, calcetines pequeñitos, gorritas de panda. Ella lo observaba con mucha determinación. Entonces volvió a pensar en el conflicto, no sabía si él se enojaría con ella al interferir en sus trabajos, ella jamás se metía en medio de ello. Sería la primera vez que sería tan osada para cometer esa locura.

Podría ser que no me quiera después de eso” pensó para sí, entonces se tomó la pastilla con mucho pesar, al menos la primera, puesto que veían con dos, en 8 horas tenía que tomar la otra. Entro a una cafetería no muy habitada y se compró un café de chocolate blanco, mientras veía por la ventana –Akabane…- murmuro, recordando su aroma, le gustaba pensar que tenía a un hombre tan guapo, seguro de sí y medio ninfómano como novio.

Aunque normalmente se quedaban en casa, después del incidente de cuando ella casi se cae de un puente, no habían salido como pareja. Él la sacaba porque no quería que se metiera en problemas, pero nunca en un plan de pareja, ella no pedía cosas cursis, le gustaba la adrenalina, ir a un parque de diversiones hubiese sido divertido.

-Akabane…- volvió a repetir cuando un chico se le acerco.

-¿Si?- la voz del hombre la hizo despertar.

-Piérdete latín lover- vocifero la joven, mirándolo con desdén, el chico entonces se molestó, pero siguió sonriendo, invitándole una bebida, sentándose sin ser invitado, la pelinegra en cambio lo miro como si estuviera aburrida.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Ella volteo a verlo al sentir que estaba tan cerca, estaba temblando, aunque eso también le gustaba, esa sensación de estar atrapada, de estar en manos de su esposo, aunque la lastimara para tener relaciones eran cosas que no iba a cambiar. Con eso se conformaba y con eso era muy feliz, incluso dejo de hacerse la trenza. Lo que no entendía era el por qué tanta insistencia con Lobo.

-¿Por qué querrías matar a Lobo?- pregunto como si fuera algo que no es necesario, aunque él lucía muy molesto con el marciano y la realidad es que ni siquiera sería la culpa del hombre, sino de ella, aunque tampoco podría controlar su gran admiración a Lobo. Para Nat él no podía estar celoso, para nada, no la está castigando, no le estaba demostrando que solo tenía que pensar en él. En ese momento creía que solo estaba vociferando contra el hombre gris.

-Es… es cierto- se puso roja como un tomate al recibir el beso de su marido, mientras ladeaba el rostro –No es para ustedes, pero parte de mi familia si lo es… o eso creo...- sin embargo, este se fue tirando fuerte de la puerta, la había asustado, ahora si estaba confundida, su estómago era una revoltura, sus nervios estaban de punta. Estaba aún débil, sus muñecas seguían sangrando, no se había regenerado en todo ese tiempo aún y ahora Slevin estaba enojado con Lobo.

Ella sintió un impulso, no quería que se terminara así esa discusión, así que abrió la puerta, pero él ya no estaba –yo… no…- la albina aun cuando se sintiera muy mal no dejaría las cosas así, nunca había sido así su personalidad, por lo cual ella, tomo un abrigo por si tenía que salir y camino por toda la casa, buscando a Slevin, al no saber dónde se encontraba decidió salir, se había colocado su suéter. Caminar era un suplicio cuando estaba lastimada de ahí abajo.

En su condición de ahora el frío era peor que antes, se aferraba a esa prenda con fuerza, empezó a buscarlo, tal vez estaba en esa cabaña donde momentos antes Joker la había llevado, pues ahí se dirigió -¿Slevin? ¿Slevin?- levanto la voz, esperando una respuesta. Estaba preocupada, aunque tampoco se sabe por qué razono que ahí estaría el pelirrojo, no sabía usar el anillo que le dieron sus maridos, así que solo le quedaba esperar – Por favor… quiero aclarar las cosas… yo jamás los cambiaría por Lobo- subió por las escaleras, se escuchaba el crujido, seguramente la madera estaba podrida, tuvo que subir con cuidado – Yo jamás dejaría de pertenecerles, ustedes son mis machos, no los cambiaría ni por mi manada, ni por mis pa…. Ni por el señor Vergil ni la señorita Etoile… o por Lobo… - crash, se abrió un enorme hueco en las escaleras debido al peso ejercido en ellas, haciendo que la albina cayera dentro, se sostuvo pero le costó más, tenía aun lastimada sus muñecas.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

-Ahhh… amo… - se estremeció aquella morena, mientras movía ligeramente su cadera, la sensación de calor estaba embriagando su interior, más no podía rendirse, ella seguía haciendo la acción de masturbarlo con sus pechos, ahogando en su miembro sus gemidos, ella tenía una muy buena técnica, fue esclava sexual, por lo cual no tenía problema alguno para satisfacer a su amante. Hasta que sintió una nalgada tan fuerte que se le salieron las lágrimas, después de todo ella no era como Nat, era una elfa, tenía un umbral de dolor muy bajo.

-Por favor amo, no me lastime, lo haré mejor- reacciono mientras apretaba más el gran miembro y metía la punta de su lengua dentro de la tela de aquel enorme miembro sin circuncidar, entonces lo metió en su boca, succionándolo con suavidad, mientras su lengua adiestrada acariciaba el glande. Haciendo lo mejor que podía, buscando que terminara para sentirlo en sus senos –Por favor, dame leche a mí también, la gatita quiere comer- dicha esta frase siguió con su trabajo, lamiendo, succionando. Le costaba puesto que sentía placer en su vagina, se movía de manera en que no siguiera tocando su punto G. Eso podría cansarla y como le habían enseñado, tenía que complacer por completo a su amante.  

-Amo… por favor, no haga eso…- jadeo sintiendo como poco a poco estaba llegando a su climax, más el contrario solo hacía ademán de masturbarla con lo que según ella era una lengua de sueños, se sentía muy bien en su interior –Por favor, terminemos juntos…- empezó a hacer movimientos más rápidos.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

En ese momento, las caricias la reconfortaban, ella le gustaba esa sensación, aunque sabía que él era un demonio, su libido era mucho más alto que el de un humano, en ese momento ella no sentía dolor, no era la primera vez que lo hacían, ni la segunda, tercera o cuarta. Además, su interior ya estaba acostumbrando en ese momento, tan lleno de presemen, de sus fluidos que resbalaba con facilidad sin provocar dolor. Hasta que llegaban a su útero, el cual se abría poco a poco porque el miembro de Vergil era muy grande, no era la primera vez pasaba, aunque seguía siendo incómodo para ella. Aunque esa incomodidad era dispersada con los besos y lamidas en sus pezones, su lengua caliente la hacían sentir bien.

-Ahhh… Señor Vergil- este se giró y ella se había sentado, sintiendo como entraba todo de un golpe, no fue tan doloroso como ella creía que iba a ser, más bien, fue placentero, sus mejillas se pusieron muy rojas, el contrario la abrazo con suavidad y se maravilló, era feliz de que él disfrutara de su interior y a ella no le doliera –Señor Vergil, por favor, hágalo como lo desea- murmuro jadeante, inundando la habitación de sus gemidos –No me duele… quiero que usted también lo disfrute… es un demonio… y se toma mucha molestias conmigo por ser un ángel… por favor… no se contenga- le acaricio el rostro con suavidad mientras se aferraba a sus hombros.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Miér Dic 06, 2017 11:44 pm

Akabane mantenia una gran distancia con Lolita para que esta no pudiera detectarlo, gracias a la agilidad sobrenatural de este, lo conseguia facilmente, si no hubiera decidido ser asesino, seria un excelente espia, pero solo observar y no actuar, terminaria por aburrirlo. Akabane observa todos sus pasos siguiendolos, entra el mismo a la tienda observando las cosas que esta reviso, no pudo evitar sonreir ampliamente para si mismo cuando reviso la ropa de bebes, se imaginaba a una pequeña Lolita corriendo por la casa con un traje de panda, mientras Lolita la seguia por que habia tomado su memoria usb pensando que era un juguete, la imaginacion de Akabane volaba, pero no iba a dejar que eso lo distrajera de seguir a su novia.

Continua detras de ella hasta que la ve detenerse en una cafeteria, se queda unos minutos afuera pero cuando ve que esta no sale, se da cuenta de que algo anda mal, ella no suele ir a lugares como esos donde siempre alguien terminaria intentando socializar con ella, algo que la joven aborrecia, ahora ya el asesino comenzaba a preocuparse, algo le pasaba a su novia y en esta ocasion no tenia idea de que podria ser, su unica pista es que la visita de la morena detono ese comportamiento en ella, pero no podrian ser celos, Akabane no le dio motivos y Lolita no es alguien que se deje llevar por la paranoia o al menos eso cree el asesino

El asesino opta por entrar a la cafeteria, observando el lugar donde se habia sentado Lolita, quien para variar estaba siendo molestada por un sujeto, era apenas un chico asi que no era necesario matarlo, ademas no planeaba hacer un escandalo ni atraer patrullas, al menos no por ahora. Akabane sonriendo se acerca a la mesa colocandose detras del joven, poniendo su mano sobre el hombro de este, sonriendole cuando voltea a verle — este lugar esta ocupado, traeme un cafe y ve que le dibujen la cara de un panda con la crema — le entrega un billete al chico quien se levanta ofendido, pero entonces Akabane abre un poco su gabardina mostrandole la inmensa cantidad de objetos punzo-cortantes que tenia dentro, el joven trago saliva y fue a hacerla de mesero.

— Te fuiste de repente, normalmente no haces cosas asi... bueno en realidad si, pero esta vez te noto diferente — Akabane estira su mano acariciando la de Lolita mientras la observa sonriendole — puedes decirme lo que sea a mi, te eh demostrado que puedes confiarme lo que sea, hablemos — le acaricia suavemente la mano sin dejar de mirarla a los ojos, al tiempo que le traen el cafe con la cara del panda que habia pedido, entonces le da una pequeña propina al chico

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Slevin luego de aquel fuerte disgusto se decidió por ir hasta la cabaña, todo para buscar como tranquilizarse pero también para buscar un plan de como destruir a aquel extraterrestre, Slevin habia salido furioso del lugar, si habia logrado escuchar las palabras que Natalia le habia dicho, por esa razon necesitaba estar tranquilo para poder pensar las cosas claramente, no queria terminar lastimandola o gritandole, ya que en el fondo si le creia lo que decia, sin embargo le costaba mucho hacerlo. Llega hasta la cabaña en la cual no se encontraba nadie, despues de todo ni sus hijos tenian permitido entrar sin el permiso de el o en su defecto sin ser invitados por Joker y si algo solian tener sus hijos, es que cuando se les prohibia entrar a un sitio, estos obedecian, todo debido al castigo que habian obtenido la primera vez que desobedecieron esto

El carcelero subio hasta la segunda planta donde estaba una de las recamaras, dejo su gorro sobre la cabecera de la cama y se tiro sobre esta con las manos detras de su cabeza, manteniendose pensativo... sin embargo no tomo mucho tiempo hasta que escucho a alguien entrando en la cabaña, entonces se puso de pie abriendo la puerta, dirigiendose hacia las escaleras, en ese momento observa a Natalia subiendo por estas, pero antes de que la joven licantropo pudiera reaccionar para verlo, las escaleras se rompen o al menos parte de ellas; rapidamente el carcelero corre bajando los escalones y por suerte observa a Natalia sosteniendose de un costado del agujero, estira su mano tomandola del brazo para subirla, mirandola a los ojos

— Es peligroso andar sola en ese estado tan debil — la toma de las caderas para luego cargarla en sus brazos, subiendo por los escalones y la recuesta en la cama, colocandose a su lado — senti celos hace un momento, eres nuestra hembra y no quiero que eso cambie, pasamos por demasiadas cosas y ahora estamos todos juntos, no quiero que eso se rompa — confieza el carcelero para luego acariciarle la mejilla, mirandola fijamente a los ojos en todo momento — nunca antes tuvimos pareja y no quiero perderte — lentamente se acerca el carcelero para darle un beso en los labios, besandola suavemente mientras le acaricia los hombros con ambas manos, quedandose asi por un par mas de minutos

— Ademas no me fío de Lobo, ni de Vergil o sus amigos, ni siquiera de Etoile, ella es un ángel — suspira pesadamente mientras se pone mas comodo en la cama, recargandose en la cabecera, observando a la albina — demasiadas personas entraron en nuestro pequeño circulo repentinamente, me preocupa la familia — Slevin tenia cierto temor de que sus hijos le fueran arrebatados, en especial por Etoile quien al ser un angel posiblemente se preocuparia por el bienestar de los pequeños al estar con un demente como Joker y un sadico como Slevin, desgraciadamente para este, el angel contaba con el apoyo de Vergil, quien ya los habia derrotado y casi los desaparece a ambos, el carcelero tenia demasiadas preocupaciones, pero su trabajo no era decirlas, su deber como protector de la familia, era resolver los problemas de los demas

— Me preocupas Natalia... tu eres muy importante en la familia, muy importante para mi, eres la mujer que elegimos para estar toda tu vida con nosotros, una desicion de la que nunca nos hemos arrepentido — confiesa el carcelero para despues tomar las manos de la licantropo entre las suyas y besarselas — no tuvimos un buen comienzo, nunca tuvimos una cita como tal, no hisimos cosas de pareja, lo pasamos peleando, entre nosotros o contra otros seres, viajando, desapareciendo... quiero tener una cita contigo — menciona Slevin mientras le acaricia el rostro apartandole un mechon de su cabello, su tono era firme pero educado, esta vez no se dedicaba solo a gritar y dar ordenes, seguian pareciendo ordenes las cosas que decia al final, pero al menos de una forma mas... educada

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-000-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lobo no entendia lo que estaba pasando, pero le importaba una mierda, estaba disfrutando demasiado como para preocuparse por esos pequeños detalles, se llevo una grata sorpresa al sentir la forma tan experta en que Miranda le hacia sexo oral, nunca penso que una chica tan mojigata como esa que se asustaba de todo, podria ser muy buena masturbando con sus enormes tetas y ademas usando la boca para algo mas que quejarse y lloriquear. Lobo continua devorando la vagina de la elfa, metiendo un poco mas la lengua, esta vez alargandola mas de lo normal, haciendo que llegara casi hasta su utero, penetrandola de esa forma mas rapido, asi como mas fuerte tambien valiendose de su lengua

Aquella sensacion era tan placentera que Lobo no tardaria en correrse, pero no iba a ser el unico, por lo que acelera los movinientos de su lengua volviendose loca en su interior, moviendose en todas las direcciones posibles, como si de una serpiente se tratara, pasaron asi varios minutos mas hasta que Lobo no pudo contenerse mas, comenzando a correrse con mucha fuerza, bañando el rostor, la boca y los pechos a la elfo de su semen, pero eso no era suficiente para el czarniano, por lo que se la quita de encima recostandola boca abajo, la toma de las caderas levantandole el culo y la penetra con fuerza en su vagina colocandola en cuatro, comenzando a golpear con fuerza su interior mientras la sujeta con firmeza de las caderas, embistiedola fuertemente causando que sus tetas se sacudieran con cada embestida que el ser grisaseo le daba

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-00-0-0-0-

El demonio comenzo a penetrarla mas fuerte, mientras le seguia besando, lamiendo y succionando suavemente los pezones al angel, al tiempo que la escuchaba — no lo hago por que seas un angel, lo hago simplemente por que eres tu — contesta el albino para despues besarla apasionadamente en los labios, tomandola de los pechos masajeandolos, apretandolos, jugueteando con sus pezones, frotandolos con la llema de sus dedos, era notable la pasion extra que el demonio le habia inyectado al momento, las embestidas eran cada vez mas fuertes, pero sin llegar a ser demasiado. Aquel grande miembro del demonio no hacia mas que entrar y salir rapidamente de la pequeña hendidura de Etoile, enterrandose por completo en su interior cada vez que este entraba, mientras sus labios se paseaban por todo el resto de su cuerpo, sus labios, cuello, hombros, pechos, pezones y lo que estuviera a su alcance

Se mantuvieron asi por muchos minutos mas, hasta que el demonio no pudo contenerse, comenzando a correrse en el interior de Etoile, abrazandola con fuerza pegandola a su cuerpo hasta sacar la ultima gota de semen, la cual deposita en el interior del angel, mientras la abraza la acomoda de forma que esta quede por encima de el, recargando su cabeza sobre el pecho del demonio, quien le acaricia amorosamente la cabeza y el rostro, mirandola fijamente a los ojos, con una mirada que solamente alguien enamorado podia tener, aquel demonio habia quedado completamente prendado del angel

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Jue Dic 07, 2017 7:52 am

La pelinegra estaba observando con desdén al joven que aún seguía pretendiéndola, lo cual le molestaba aún más. No estaba de humor ni para pelear.

-Tengo SIDA- le respondió de la nada la joven, haciendo que el chico se quedara frío, era una cara entre pena y preocupación, hasta que llego Akabane y lo ahuyento, la chica realmente no se sorprendió, eso pasaba todos los días, si ella se retiraba de su vista este aparecía como mago. Más estaba vez se quedó callada, no vocifero como era su costumbre. Además, ayudo a quitarse aquel irritante chico.

-¿Estas preocupado por mí?- pregunto con dulce inocencia, sonrojándose, era obvio que siempre ha estado preocupado por ella, la pelinegra lo sabía, más era la primera vez que lo decía de una manera tan directa y textual. Ella entrelazo sus dedos a los de él, mirando sus manos fijamente.

-¿Sabes algo de mi pasado Akabane?- pregunto curiosa, no le recriminaba, simplemente tenía curiosidad si sabía de ella, si entendía sus orígenes, si tenía claro porque se había enojado con la visita de hacía unos minutos, era su manera para abrir la conversación.

Por alguna razón, ella se sentía diferente, tal vez un poco vulnerable, pero estuvo tranquila tocando las manos de él. Mientras llegaba la taza de café con el panda encima, ella lo miro y se impresiono de sobremanera –Yo… yo quiero uno- miro con toda la ilusión que podía Lolita, ya que a ella le encantaban los pandas, tenía varios posters de pandas en su habitación el cual nunca usaba porque siempre dormía en la cama de Akabane.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Afortunadamente no había pasado un minuto y apareció ese pelirrojo con tan mal humor al rescate, no pudo evitar perderse en ese ojo rojizo, subiéndola con cuidado de no tocar sus muñecas lastimadas, en ese instante la albina se dejó cargar sin decir nada, aunque la estuviera regañando –Sé que es peligro, pero quería hablar contigo…- reacciono de repente, pero este empezó a hablar y guardo silencio.

La albina lo miro fijamente, mientras se encontraba recostada a la cama, su macho estaba celoso, luego recordó que él no era un lobo, que actuaba diferente a lo que estaba acostumbrada, por lo cual que él se lo dijera tan directamente la hacía entender la situación con mayor facilidad.

Sintió que se acercaba y ella cerro los ojos, otra vez esa sensación de estar acorralada hacía que su corazón bombeara con fuerza, no sabía que decir, estaba en blanco.

-Nada puede cambiarlo, te lo he dicho, soy su hembra, para siempre, en el momento que existió el coito entre nosotros se condenaron a estar conmigo… - empezó a explicar de repente, mientras escuchaba las inseguridades de su pareja, sin pensarlo se recostó en su pecho, como lo hacen los animales, uno encima de otros agarrando calor y ella tenía frío –El señor Vergil y la Señorita Etoile jamás nos arrebatarían a los cachorros… ellos quieren ganarse mi simpatía, al ser su… - le costó trabajo siquiera decirlo –primogenita…- murmuro con cierto deje de incomodidad – Yo me asegurare que jamás separen a la familia, confía en mi – menciono sin mirarlo a los ojos, de por si se le hacía demasiado estar en su pecho sin su permiso, estaba roja, muy avergonzada y era obvio cuando era tan pálida.

El contrario le tomo las manos, besándolas, la albina se había quedado impactada, puesto que eso nunca lo había hecho su marido anteriormente, solo bajo ligeramente la cabeza para morder su labio inferior escuchándolo –Slevin… Joker…- quito suavemente sus manos, no querían que vieran sus muñecas aun heridas, una por que no quería hacer sentir mal a Slevin, la otra porque no quería que supiera su estado de que su poder de regenerarse estaba muy lento.

-No… no me traten como una chica normal- murmuro ladeando el rostro, le costaba un poco saber que decir, tal vez no había empezado con buen pie –Es decir… soy una loba, mi naturaleza es diferente, a mí no me molesta que sean así conmigo, como son. Si les tengo miedo o si me aterran deberían ser felices, sólo podría tenerle miedo a mi macho porque sería el único con poder sobre mí, además… soy un ser salvaje, me es muy atrayente que ustedes sean así… por eso yo... estoy con ustedes, no he estado huyendo o intentando suicidarme... son perfectos... para mi - Empezó a alejarse, deslizándose por la cama, su estomago se hizo un vuelco- no me molestan los castigos por más duros que sean, porque estoy acostumbrada a eso, en mi manada así era… no puedo pedirles explicaciones, es su familia, sus hijos, su hogar… yo no soy su hembra… - musito buscando las palabras correctas –No deben sentirse mal por eso… es solo que… no puedo soportar esta sensación… siento necesidad de irme- murmuro retrocediendo lentamente, colocando su mano sobre su pecho, bajándose de la cama –No sé qué es esta sensación, no la conozco pero es demasiado fuerte, y no sé cómo lidiar con esto… ni como se llama… es… solo los veo cerca y siento esto… - retrocedió lentamente mientras bajaba la cabeza, no quería seguir hablando del tema, le era muy vergonzoso y dudaba que los contrarios supieran que era, Joker seguro diría que es algo extraño.

-¿Dónde quieres tener la cita?- pregunto de repente la albina, quería cambiar por completo el tema, estaba en la puerta, abriéndola, su corazón estaba golpeando sus costillas otra vez -¿Cuándo?- murmuro mientras se colocaba el gorrito, si él se acercaba un paso ella seguro iba a correr. No podía evitarlo, no sabía qué hacer en esos momentos.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Miranda tenía el rostro ya muy rojo, le costaba mucho respirar, el tamaño del miembro de aquel extraterrestre era demasiado para sí fina garganta. Sus ojos se ponían en blanco a veces. Sentir la lengua que llegara hasta su útero le era muy extraño, pero tocaba un punto correcto, estaba cada vez más excitada, más embobada que saco el miembro de su interior para después correrse en la boca de lobo, soltando sus fluidos. Para después recibir lo del hombre en su rostro, en sus pechos, en su boca. Entonces simplemente cerró los ojos y volvió a quedarse dormida, estaba cansada, jamás había tenido un orgasmo tan prolongado.

Cuándo despertó se encontraba en su habitación, con mucha pereza como siempre, se dirigió a su baño donde se dio una merecida ducha, por alguna razón se sentía más feliz y tarareaba, una vez se arreglo fue al jardín, del cual normalmente se encargaba. Estaba arrancando hierbajos mientras tenía a un lado una canasta para dejar ahí las plantas.

Soñé creo… que tenía relaciones con el Señor William” pensó completamente sonrojada, sin dejar de mover la cabeza, muy contenta –Mi fantasía...- empezó a cantar ligeramente mientras con unas tijeras cortaba las hojas dañadas de las rosas.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Pronto el demonio empezó a subir la fuerza y la rapidez de las penetraciones, Etoile sintió la gran diferencia, abrió la boca soltando un gemido, pronto él iba a abriendo la entrada de su útero, era como si estuviera su cuerpo masajeando aparte su glande. Ella no podía más, quería concentrarse solo en las caricias que los labios y manos del peliblanco les daban a sus pezones, más seguía golpeando ese punto, cada vez más, cada vez más fuerte, poco a poco empezó a babear sin poder evitarlo. Termino. Empezó a soltar gritos de placer, mientras él seguía penetrándola, provocando que arqueara la espalda, cada vez era más pasional y ella podía sentirlo –No puedo respirar…- jadeo, mientras sentía el golpe en su interior, cada vez más. Él ángel no paraba de gemir, de gritar y de venirse, era como el contrario no le diera tregua. Estaba muy roja, sudada, mirándolo a los ojos mientras su mente se ponía en blanco. Sus manos se extendieron, como si le pidiera que lo necesitaba, rodeando su cuello.

-Te amo…- jadeo en su oído.


Última edición por Gray Wolf el Sáb Dic 09, 2017 7:24 am, editado 2 veces
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Dic 08, 2017 12:48 am

Akabane le sonrie suavemente a Lolita cuando esta le pregunta acerca de la preocupacion — siempre lo estoy pequeña, pero en esta ocasion mas, nunca antes te habias marchado de ese modo, sin motivo aparente — comenta el asesino observandola, tomandose su tiempo para seguir escuchando a Lolita, este prestaba mucho antencion a las palabras de la joven, puesto que era bastante evidente que algo le preocupaba mucho y el asesino queria saber que era, siempre confiado de que sin importar de que se tratara, Akabane podria arreglar ese problema, el siempre podia arreglar cualquier cosa

La joven menciona su pasado, algo que Akabane nunca se habia cuestionado — nunca investigue tu pasado, tu nunca fuiste un blanco ni un cliente, por lo que no lo hice y como nunca hablaste de eso, supuse no era importante — en ese momento el asesino le acerca la taza de cafe, al final de cuentas la habia pedido para ella, Akabane no queria tomar cafe, pero era una buena forma de hacer que aquel chico se ganara un poco de dinero, no es que lo necesitara, pero asi se lo quitaria de encima sin necesidad de asesinarlo — pero me equivoque, algo de tu pasado te esta molestando ahora y creo tiene algo que ver con la morena, ella fue la que desato eso — le acaricia suavemente la mejilla apartandole los mechones de su cabello

— Puedes decirme lo que quieras, eres a la unica persona que jamas haria daño — se inclina un poco acercandose a Lolita dandole un beso en los labios mientras le acaricia el rostro, aquel beso dura cerca de un minuto, no era un beso lujurioso o apasionado como normalmente solian besarse, este era mas bien suave, dulce, amoroso... lentamente el asesino separa sus labios observandola, esperando atentamente que la joven le contara de sus inquietudes

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Slevin se mantiene serio y en silencio, escuchando todo lo que su mujer tenia para explicarle, le causaba cierta calma escuchar aquellas explicaciones por parte de Natalia, entendia ya un poco mejor la situacion, al menos ya se sentia seguro respecto a sus celos, esa parte la habia logrado ya entender, seguia claro con cierta desconfianza hacia Vergil y Etoile, pero era algo mas bien personal, a Slevin nunca le agradaron los angeles por lo que estar renuente ante tener que convivir con alguno era de lo mas normal, al menos para el. La joven sigue intentando explicar lo que le sucedia, Slevin no comprendia de todo a que se referia, pero se mantiene quieto mientras esta comienza a poner algo de distancia entre ambos, Slevin entonces se pone de pie acercandose un poco a ella, notando que pareciera intenta escapar, aunque sus palabras quisieran demostrar lo contrario

Slevin se acerca mas a ella y la toma del hombro para que no fuera a escapar, ya sea por instinto o algun impulso que tuviera la joven en ese momento — no temas de tus emociones o deseos, solamente dejate llevar por lo que quieres — en ese momento el carcelero coloca sus manos en las caderas de Natalia con firmeza, aprisionandola contra la puerta, para luego besar sus labios, primero suavemente pero poco a poco subiendo el nivel de intensidad, hasta que llega el momento en que este comienza a usar su lengua para inmiscuirse dentro de la boca contraria, frotandose contra esta y entrelazandose de forma apasionada, las manos del carcelero se pasean entonces por las piernas y muslos de la albina, pegandola mas a su cuerpo

El beso asi como las caricias continuan por varios minutos mas, para luego separarse, pero unicamente para que en ese momento, Slevin posara sus labios sobre el cuello de su mujer, lamiendolo, bajando un poco mas hasta la parte donde comienza el hombro, en esa zona entonces la muerde con fuerza, clavandole los dientes en la piel, dejando una marca, mientras ambas manos se posan sobre los muslos de Natalia, apretandolos tambien con fuerza, con tanta que sus dedos llegan a marcarse sobre la piel, dejando asi una marca mas en el cuerpo de la albina, solo que en esta ocasion no era con sus dientes, si no con sus manos

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Luego de haberse corrido en su boca, el czarniano se queda dormido, mas que nada por las inmensas dosis de alcohol que habia ingerido durante la noche, aun asi logra despertarse antes que la elfo, a la cual lleva en sus brazos hasta la recamara de esta para despues volver a su cuarto y dormir un poco mas, sabia que si alguien los veia durmiendo juntos ocasionaria problemas, no queria escuchar un discurso de Vergil acerca de la prohibicion de dormir con los empleados, algo que habia dejado bien claro como regla. Pasan mas horas casi al medio dia y finalmente Lobo despierta, por suerte su raza no sufria de los estragos del dia siguiente luego de beber, la cruda como normalmente se le llama, por lo que lucia bastante fresco

Lobo decide salir al jardin para fumarse un cigarro, al llegar hasta ese espacio abierto observa a la elfo, parecia muy feliz, seguramente no recordaba nada, el hombre gris si recordaba cada detalles y obviamente sabia que esta habia estado en una especie de extasis del sueño inducido por el libido de ella, no pensaba comentarle nada, ambos la habian pasado bien y era una cosa que no se repetiria, aunque no por que a Lobo no le gustara, si no que al ver a aquella joven sonriendo, feliz, sabia que no podia arrastrarla a su mundo, al final de cuentas Lobo no era un villano ni un ser despiadado, bueno si era despiadado pero solo con quienes se lo merecian

El czarniano se acerca a la joven — oye tetona — la llama en voz alta para que esta pueda escucharlo a pesar de estar cantando — convence a tu ama de que me de una sola gota de su sangre, asi podre largarme de este aburrido lugar — menciona encogiendose de hombros haciendo un ademan de fastidio — tu no me quieres aqui, yo no quiero estar aqui, asi que ambos ganamos, te hara mas caso a ti que a mi, por alguna razon te aprecia — continua fumando hasta que se termina aquel cigarro, tirandolo al piso para luego aplastarlo con su bota — a cambio, matare a quien tu desees ver muerto, no importa si es toda una ciudad, o incluso un pais — pronuncia con mucha seguridad en sus palabras, indicandole que no esta bromeando

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Vergil se queda dormido junto con el angel, abrazandola con fuerza, pegando el cuerpo de la mujer con el suyo. Pasadas las horas justo cuando el sol esta saliendo, el demonio despierta, observando aun a Etoile en sus brazos dormida, se toma unos minutos para contemplarla en silencio, lucia tan hermosa y pura, le da un suave beso en los labios — buenos dias mi bello angel — le susurra suavemente en el oido, observandola poco a poco abrir los ojos con mucha dificultad, algo completamente logico luego de la noche tan intensa que ambos habian tenido, el demonio le da otro beso en los labios para despues acariciarle con suavidad la mejilla, apartandole los mechones de su cabello — debemos alistarnos para tomar el desayuno — se pone de pie estirando un poco su cuerpo, para luego girar observando a su amada prometida


Última edición por The Bad Wolf el Sáb Dic 09, 2017 9:09 pm, editado 2 veces

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Gray Wolf el Sáb Dic 09, 2017 7:48 am

Lolita al escucharlo hizo una cara de lo más curiosa, mientras le daba un sorbo a su café, tenía que esperar primero a acabarse el que pidió para luego tomar el de panda - ¡Vives con una chica que no conoces! Que temerario- expreso mientras volvía el rostro hacia atrás, mirando el techo, esperaba que él siendo un asesino sabría más de ella, aunque suponía que, si la encontró en la calle, nadie la ha buscado y que ella poco a poco cedía a él, no era importante, se sabía toda la historia.

-¿Sabes que es reciclaje?- pregunto con una sonrisa de lo más curiosa, no parecía herida, sino, como su manera habitual de hablar –Eso hiciste tú, me reciclaste- dio otro sorbo a su café mirando hacia la ventana, viendo pasar a miles de personas, algunas parejas, otras con una carriola.

-¿Sabes sobres los híbridos? Digo, no quiero hacerte una terrible historia para que pienses, más si de verdad quieres saber de mí, aguántate y saca algunos pañuelos- cruzo los brazos mientras sonreía divertida, señalándolo con el dedo índice –Nací con una deformidad en mi ojo, realmente no tengo un ojo. Nací en los barrios bajos, muy bajos, mi madre se drogaba así que me vendió. Nadie quería una niña tuerta, así que me operaron. El punto era venderme así que me pusieron un ojo con iris de oro- hizo la seña de paz y amor como si estuviera muy orgullosa de eso –Es una tecnología costosa, porque puedo percibir movimiento y complementa mi ojo sano- ladeo el rostro mirando a los demás, notándose su incomodidad de hablar de ese tema, siempre su ojo le causaba conflictos.

-Recuerdo que hui de alguna u otra manera, no recuerdo como, pero si andaba por las calles llorando porque tenía hambre… entonces conocí a mis amigos, los rebeldes, híbridos. Me salvaron de un policía de piel morena y cabello blanco. Robe un pan- después hubo un ligero silencio, su estómago había rugido, por lo cual ella llamo al camarero y le pidió un pastel, para después volver la vista a su novio - ¿Dónde iba? A si… tenía hambre, pero los híbridos me acogieron, los humanos desperfectos nos tachan de híbridos, porque nosotros los imperfectos no tenemos los mismos derechos. Aprendí a sobrevivir y fue divertido, tenía un amigo licántropo que me enseño de tecnología. Más llegue a ser experta a mis propios medios…- llego su postre, ella emocionada aplaudió para comer un pedazo y le ofreció un poco al contrario acercándole la rebanada.

-Ella nos cazaba para vendernos, algunas veces como mascotas, otras como esclavos sexuales, otras para matarnos a golpes por diversión, para peleas… no sé para qué más… y me veo en la situación de que si haces este trabajo...- volteo a verlo fijamente a los ojos, arrugando ligeramente el rostro –Yo me meteré por en medio, arruinare tu cuenta bancaria, seré capaz de dejarte en la ruina, en usar cada semáforo, cada cámara, cada circuito para estropear cada paso tuyo- lo miro fijamente –Lo maravilloso de la tecnología es que es una plaga, se propaga por cada rincón- fue muy directa, no había dicho grosería alguna, estaba seria, hablaba demasiado enserio y eso hasta daba escalofríos, era su manera de decir que estaba afectada, ella normalmente siempre bromeaba y ahora parecía por fin una adulta de su edad.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Ella estaba a punto de dar media vuelta, más el contrario la paro con un toque, sus ojos rojos volvieron a aquel hombre pelirrojo, estaba sonrojada, atemorizada, jadeaba ligeramente, puesto que sentía que se le iba el aire con ese palpitar tan fuerte en su pecho. No sabía que decir o hacer, sólo volteo a verlo con su rostro serio, mínimo no era completamente frío.

Después de sus palabras, ella sintió un ligero alivio, era como si se diera por terminado ese mal entendido, más no quitaba el hecho de que quería huir de ahí lo más rápido posible. La aprisiono contra la puerta estremeciéndola, sin dejar de fijar su mirada, al contrario, tenía sus mejillas rojas y temblaba ante el contacto de sus manos en sus caderas. La besó. Era un tacto cálido, suave que la hizo sentir más tranquila, más el beso se volvía más demandante, más pasional, ella intentaba seguirle el ritmo, aunque a ese ritmo su corazón no paraba de atormentarla. Entonces su lengua dulce y neutra envolvía la suya, haciéndola sentir más nervioso.

Las grandes manos de Slevin estaban en sus muslos, lo cual la hizo levantarse de puntitas, era más pequeña en estatura de él. Casi creía que la iba a cargar, aunque sus manos se deslizaran debajo de su vestido encima de sus mallones, tenía frío después de todo.

Una vez se separaron ella aspiro con fuerza, la lengua de su macho se la pasaba divirtiéndose encantadoramente con su sensible cuello llegando a su hombro el cual tuvo que jalar su vestido de manga larga hacia a un lado para poder ver su piel blanca y quitar aquel enorme abrigo del camino. Sintió un dolor, apretó la mandíbula, sus piernas, tus glúteos, estaba temblando con un poco de más fuerza. La había marcado como suya, le había informado con ese mismo tacto en sus piernas, de manera agresiva que la tenía en sus fauces.

Ella tomo suavemente sus manos para evitar que la siguiera acorralando entrelazando sus dedos con los de él (sin importarle que él observara sus muñecas lastimadas que aún no se habían regenerado por completo y ya había pasado una hora), estaba jadeante, sonrojada, cohibida tal vez, evitando su mirada con la del pelirrojo. Su corazón estaba dando golpes fuertes en su pecho, su estómago hizo un vuelco, su rostro lo sentía caliente, incluso la parte que anteriormente fue penetrada estaba humedecida por completo. No podía controlarlo. Una vez lo soltó miro hacia otro lado, acomodándose lo que la abrigaba, colocando sus manos en su espalda –Por favor… no hagas eso- murmuro con un jadeo que según ella iba a suprimir –Lo niños nos están esperando- volvió a hablar intentando ser más seria, ahora le era difícil serlo frente a él.

-Si esperando mi castigo… por haber entrado a la cocina con humo- encogió los hombros para mirarlo con timidez, su perfume inundaba sus fosas nasales a tal punto que la embriago. Poco a poco entraba en pánico, su respiración estaba más acelerada, entonces rápidamente sus manos se movieron en el picaporte, girando la perilla y saliendo corriendo, para volver a cerrar la puerta, quedándose del otro lado. Comenzando a jadear y colocar sus manos sobre su pecho.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Miranda giro el rostro para dirigirse a quién le había hablado, se trataba del extraterrestre que ella no soportaba. Aun así, se puso de pie para ponerle atención a todo lo que le estaba diciendo, arrugo el ceño al escuchar su plan para obtener la sangre de su ama y ella permaneció rígida, estaba sola con un hombre que más de una ocasión ha intentado matarla, estaba temblando de miedo.

-Mi nombre es Miranda- Corrigió mientras hacia una cara de póker face -No voy a ir en contra de los deseos de mi ama- cruzo los brazos sintiéndose ofendida, ella escucho su propuesta –¿Enserio? ¿Matarías a cualquiera? Dudo mucho que te puedas matar a ti mismo, según he escuchado nadie puede, ni el amo Vergil- ladeo el rostro alejándose lentamente hacia atrás, por supuesto que estaba bromeando pero al menos así él no volvería a hacerle esa proposición –Mi ama Etoile ha dicho que es lo que quiere, usted dice matar miles de hombres, pero le cuesta decir una palabra tan sencilla… prefiero verlo sufrir así- esto último lo dijo con un aura muy burlona, como cuando disfruta alguien de la agonía del otro, incluso puso su mano sobre su boca dejando salir un “jijijijiiji”.

-Sería muy divertido de verlo en faceta “niño regañado”- lentamente retrocedía mientras se escondía detrás de un árbol, sacándole la lengua como los niños pequeños, ella no era mala, era muy miedosa, pero si tenía la ventaja de algo la iba a tomar.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 138
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por The Bad Wolf el Dom Dic 10, 2017 9:55 pm

Akabane se encoje de hombros cuando aquella chica le recrimina de una forma divertida que no sabia nada de ella, pero al asesino nunca le importo buscar su pasado, unicamente le importaba el presente y futuro, no era alguien que le gustara recordar algo que ya habia pasado, posiblemente por la vida que habia llevado antes de hacer aquel pacto con el demonio, no eran recuerdos gratos. Akabane comienza a escuchar con mucha atencion lo que su linda novia tenia para decirle, comprendiendo poco a poco con cada palabra que esta decia, el por que de su actitud, se le hacia cada vez mas claro que ella hubiera salido de esa forma luego de la visita de la joven de piel oscura, asi como el comportamiento agresivo de esta

Sonrio al escuchar aquello del pañuelo, le gustaba mucho al asesino el tono sarcastico de su novia, le era bastante divertida la joven, pues bien esta continuo con su relato, hablando de su huida, de como fue salvada por unos hibridos y les debia la vida a estos, por eso supone Akabane, se siente en deuda con ellos, incluido claro la chica que protegere a estos seres, quien resulta ser el blanco de Akabane, eso normalmente supondria una encrucijada para cualquiera, pero Akabane no era cualquier persona, el donde los demas veian obstaculos y dificultades, Akabane solamente veia mas diversion

Aquella diversion se iba a incrementar con la "amenaza" que su novia le habia lanzado, interferir sus cuentas bancarias, semaforos, sin dudas la joven necesitaba ayuda para saber como intentar frenar al asesino y este iba a darsela — soy un exterminador de plagas — dice sonriendo cuando ella termina de hablar refiriendose a la teconlogia como una plaga — necesitaras mas que semaforos y vaciar mis cuentas, esto no lo hago por dinero, tampoco por tu amiga, no me importa ella, me importa la criatura que la protege — en ese momento acerca sus labios para tomar un poco del pastel que su novia le ofrecia, sonriendole

— Si quieres tener una oportunidad de detenerme, seria conseguir un ejercito o que aquella criatura me asesine — le sonrie con mucha calma mientras pide un cafe normal para si mismo, estaba ansioso por verse frente a frente con aquel mito de ser que se decia era el guardian de aquella joven, posiblemente se trataria de un hibrido muy poderoso, ya que no se imaginaba a otra criatura queriendo proteger a una simple humana... en ese momento sonrie para si mismo, debido a que el daria su vida por una "simple" humana, por lo que entonces podria ser cualquier criatura. El asesino se acerca y besa suavemente los labios de su novia — si sacio mis deseos de divertirme posiblemente no la mate — confiesa tranquilo mientras llega su cafe — posiblemente... — enfatiza esa palabra mientras da un sorbo a su cafe mirandola

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-00-

Slevin tenia completamente acorralada a la albina o al menos eso parecia de momento, esta actuaba nerviosa, no solo en su hablar si no tambien en sus acciones, mientras que el pelirrojo tenia el control total de la situacion — los pequeños que esperan, son los mayores, ellos estaran bien — pronuncia el carcelero ante la preocupacion de la albina por ese tema, sin embargo el pelirrojo sabia que esta preocupacion no era mas que una defensa levantada por su nerviosismo, buscando alguna excusa para que Slevin frenara sus intenciones de hacer suya a la licantropo, este ya lo habia intentado hacia unas horas y habia fallado, pero ahora volvia a intentarlo, no pensaba darse por vencido facilmente en algo que deseaba

— El castigo no sera por el humo, si no por haber cometido la imprudencia de tomar el ojo y dañarte seriamente, aun no se si quedan remanentes, pero fue algo demasiado peligroso — coloca en ese momento ambas manos al costado de su cabeza, mirandola seriamente, como si fuese a hacerle algo malo, sin embargo lo unico que hace es besarla una vez mas, metiendo su lengua dentro de la boca de esta, entrelazandola, frotandola apasionadamente, saboreando cada centimetro de esta, disfrutando de la calides de su saliva, hasta lentamente ir alejandose poco a poco, formando un muy delgado pero resistente hilo de saliva, el cual se negaba a romperse, hasta que la distancia fue demasiada para soportar y terminar rompiendose

Eso fue demasiado para la albina, quien rapidamente abre la puerta solo para salir de la habitacion; Slevin se mantiene quieto sabiendo que esta se encontraba detras de la puerta — ¿de verdad crees que existe una puerta o un sitio al que no pueda entrar? — menciona serio para con un chasquido de sus dedos hacer que aquella puerta se gire como si fuera giratoria, volviendo a colocar a Natalia frente a este, toca entonces la perilla y esta se cae sellandose la puerta — relajate, te hare sentir bien — dicho esto se inclina frente a la joven desprendiendole la ropa interior, bajandola hasta el piso, se desliza entre sus piernas al menos el rostro y comienza a pasar la lengua por su entrepierna, lamiendole la vagina para luego hacer lo mismo con el clitoris, bajando un poco nuevamente hasta la entrada de esta para meter la lengua dentro, mientras se aferra de sus caderas para que esta no intente escapar

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-00-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lobo escucha a la joven suspirando de fastidio — no me importa como te llames, para mi eres la tetona de orejas puntiagudas que matare uno de estos dias — menciona mostrandole ferozmente los colmillos — me mataria a mi mismo si el suicidido no fuera para jodidas niñas cobardes, un machote como yo jamas haria esas puterias — responde golpeandose el pecho como todo un macho alfa para despues erecutar y escupir a aun lado — esa puta palabrita no pienso decirla, sera mejor que convenzas a tu ama si sabes lo que es bueno — dice casi gritando, mientras la observa, hasta el momento nada fuera de lo comun estaba pasando, sin embargo cuando escucha que lo llama niño, no puede evitar molestarse, asi que saca su arma y dispara hacia el arbol, desintegrandolo por completo pero dejando ilesa a la joven

— Si tardo mucho en conseguirla, la persona que me contrato se desesperara y mandara a otro, esa persona no creo que sea tan considerado como yo, aunque tampoco tan poderosa, lo haria mierda, pero antes lo dejaria atacarla y luego le robaria la sangre, asi de fregon soy, deberias de estar haciendome un puto monumento o dandote sentadillas ensartandote el ano sobre mi gran verga de lo grandioso que soy — comienza a reir mientras infla su pecho mostrandose como todo un semental — ahora sirve de algo y traeme una cerveza, tetona — dice apuntandole con el arma disparando en el piso en medio de sus pies

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos reunidos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.