El sonido de los tambores

Ir abajo

El sonido de los tambores

Mensaje por Gray Wolf el Mar Jun 05, 2018 6:18 pm

El verano se había apoderado del hogar de una exótica familia, los pequeños estaban emocionados con sus trajes de baños corriendo por todos lados, tirándose entre ellos con pistolas de agua. Tal vez esa vez que Lolita jugo con ellos a la guerra los hizo reinventar sus travesuras.

En otra habitación se encontraban unos ojos rojos abriéndose, tenía el cabello revuelto en su rostro, era una fémina que se estaba despertándose, dormía en el pecho de un pelirrojo que parecía dormir más sabía que estaba despierto, puesto que si uno de ellos dormía el otro despertaba. Tenía puesto su pijama especia de bailarina arriba de una carta. Esas hebras plateadas se deslizaban por su cuerpo gracias a su movimiento.

Con sus manos se había acomodado su cabello hacia a un lado, mirando fijamente al contrario que parecía tener los ojos cerrados. No dijo nada, su vida sexual no había avanzado desde aquella vez, se dedicaba a cuidar a Joker quién apenas se había recuperado. Le acaricio el rostro a sus esposos, la delicadeza con la que lo trataba. Esperaba cada día el castigo que él le había prometido, al haber cometido tal imprudencia. Aprovechando que no se movían toco su frente con la del contrario, agradecía cada vez más a la luna de tener a su mano con ella.

Se alejó ahogando las ganas de sentir la calidez de la piel entre ambos al unir sus labios. Solo deslizo su dedo índice entre ellos para recoger un poco de saliva, la cual después lamería una vez se levantará. Se decidió a vestir, ahora con un simple vestido, hacía calor por lo cual prefería estar fresca y dejo a su marido en la habitación.

Tal vez nadie notaría que tenía las mejillas sonrojadas ante su acción de saborear a su marido de una manera… para ella; tan descarda.

Para distraerse hizo de comer lo que le gustaban a sus hijos. Iba conociendo mejor a los mayores, cada vez estaba más cercana a ellos o eso al menos ella pensaba y estaba bien, puesto que eso le daba consuelo.

Una vez la noche caía como cada noche; nadie le decía nada, por lo que simplemente caminaba entre las montañas rocosas, una vez llegaba a una especie de cascada ella se dedicaba a bailar, jugando con el agua como si fuera su compañero, muchas veces imaginando que el agua que se deslizaba por su piel perlada era realmente aquel cuerpo del pelirrojo que poseía a sus dos maridos.

Sus poderes habían sido muy lentos en reconstruirse, si se regeneraba pero no a la misma velocidad que antes, aunque poco a poco se iba recuperando. Se había asegurado que nadie se diera cuenta, no quería preocupar a nadie por pequeñeces. Más salía por ahí aplaudiendo, brincando y mojándose ante el calor que recorría el lugar.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El sonido de los tambores

Mensaje por The Bad Wolf el Sáb Jun 09, 2018 10:00 pm

Mientras Natalia disfrutaba del agua, una extraña fuerza la empuja contra la pared de la cascada haciendo que el agua de esta caiga directamente sobre su rostro, como si quisiera ahogarla, pasaron algunos segundos asi, una presion invisible se ejercia con fuerza en el estomago de la albina para que no pudiera moverse mientras el agua seguia cayendo violentamente sobre su rostro, hasta que de la nada se escucha una muy familiar carcajada — jajaja debiste leer el pronostico del tiempo antes de salir Nat-chan — menciona Joker lo cual de por si era raro, se suponia que dormia, pero estaba caminando hacia ella con una gran sombrilla roja con gris; el arlequin se coloca frente a ella evitando que el agua siguiera cayendo sobre su rostro al cubrirla con la enorme sombrilla mientras muestra igualmente una sonrisa enorme mirandola a los ojos — la luna esta brillante, como una enorme pelota brillante... demasiada luz — sonriendo aparece una cadena de pequeñas bolitas pegadas, identica a la que tenian los focos antiguos que al tirar de ellos se apagaba la luz, solo que este daba la ilusion de estar pegado a la luna

Joker tira de esa cadena y entonces todo se pone oscuro como si hubiera apagado las luces — bañandote en un sitio asi sola sin que estes recuperada aun... sigues haciendo estupideces — dice en un tono serio Slevin o al menos esa era su voz, entonces justo a un lado de ella se logra ver una silueta de alguien con uniforme militar que oprimia con fuerza su pecho paralizandola — no seas duro con ella, Nat-chan solo buscaba diversion, pero no sabe como buscarla, su diversion no suena divertida, pero tampoco suena por que no es musica o sonido, asi que no se escucha, pero si escuchamos entonces... ¿que se supone que hago aqui? jajajaja — dice Joker comenzando a reirse, apareciendo su silueta en el otro lado de Natalia — sera mejor que larges estupido bufon, solo tenias que envolver esto en oscuridad, ya lo hisiste, ahora largate a dormir — menciona Slevin molesto pero solo recibe una sonora carcajada como respuesta

— Nat-chan me pertenece tambien a mi, no te dejare solo con ella o te guardare en mi estomago jajajaja — rie a carcajadas el arlequin — intentalo y te cerrare tu estupida boca para siempre... — el arlequin se echa a reir pero rapidamente se mueve frente a Natalia besandola en los labios metiendole la lengua para comenzar a juguetear con ella, hasta que el arlequin es retirado con brusquedad por Slevin quien toma de las muñecas a Natalia colocandole dos brazaletes de un extraño metal que la pegan con fuerza hacia la pared o lo que hubiera detras ya que todo seguia a oscuras, hecho eso el carcelero la besa en los labios tambien, pero sin la desesperacion de Joker, si no de una forma mas tranquila, haciendo notar que no tenia prisa, la tenia en sus manos, al menos hasta que tambien fue retirado con fuerza ahora por el arlequin — Oh Slevin tonto, Nat-chan es solo para arlequin — dice en un tono de comercial de cierto conejo del cereal

Ambos seres se quedan de frente fijamente o eso se notaba por sus siluetas lo cual ademas del ojo de cada uno y sus dientes, era todo lo que se veia, luego ambos ojos (uno de cada uno) se posan hacia Natalia, rapidamente Joker se prende del pecho izquierdo de Natalia, tomandolo entre sus fauces, lamiendo rapidamente mientras chupa aquel pezon rosa con sus labios, al mismo tiempo Slevin se prende del pecho derecho de Natalia, atrapandolo con fuerza en sus labios, succionando de aquel mientras lo acaricia con sus manos, mordiendolo ligeramete. Joker mientras seguia disfrutando de uno de sus senos lleva las manos a las piernas de la licantropo, deslizandolas de arriba a abajo por sus muslos, apretandolos con fuerza llegando a clavar ligeramente las uñas, por su parte Slevin las deslizaba por la espalda de Natalia bajando lentamente hasta su culo, apretandole las nalgas con fuerza tambien, dejando que sus dedos se marcaran en esa parte
— ¡ERES MIA! — — ¡ME PERTENECES! — gritan al unisono levantando ambos la mirada observandola fijamente a los ojos

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El sonido de los tambores

Mensaje por Gray Wolf el Dom Jun 10, 2018 10:04 pm

Estaba una joven albina en una noche estrellada, bailando en el agua de una cascada, dejando que el líquido se convierta en un espejo, reflejando cada uno de los astros. Para ella era o más parecido a dibujar con los pies en la galaxia. La luna estaba oculta detrás de unas nubes pero no la hacía sentir triste, estaba feliz sintiendo lo fresco de aquel elixir, además de que poco a poco, como si fuera una carpa aquel bello ser blanquecino daba entrada en escena. Aquellas gotas reflejaban la luz, parecía por un instante que ella estaba en el universo, deleitando a los planetas de su presencia. Hasta que algo la empujo. Era tan fuerte e invisible que, violentamente, la golpeo contra la pared donde caía la cascada. La fuerza del agua la aturdía y le daba la primicia. Si no salía rápido de ahí se ahogaría.

Escucho la voz de un ser conocido, su corazón bombeo por adrenalina, por miedo, por una seducción que ella no entendía, como en un momento asi podría sentir. Fue cuando se abrió el agua dejando ver a su marido más loco, con una sombrilla, seguramente mágica puesto que estaba segura que una sombrilla normal no podría sostenerse ante la furia de aquel líquido cayendo de golpe.

-Joker…- murmuro a lo bajo, mientras se limpiaba la cara de aquel líquido transparente, para mirar esa manera de actuar, tan inusual. Entonces, una vez apago la luna. Todo se volvió negro.

Entre la oscuridad se podría, apenas, ver siluetas, ella sentía ahora la mano de alguien y sus ojos vislumbraron a un extraño ejerciendo presión. La albina intento quitárselo encima con ambas manos, si apenas podía moverle un solo dedo. Escucho su voz. Se paralizo. Abrio los ojos de sobremanera, asustada de escuchar a ambos.

-¿Qué…? ¿Slevin? ¿Joker? ¿Por qué… están separados?- se pregunto con temor, más en cambio los contrarios parecían más ocupados peleando entre si. Escucharlos la alertaban, era como si supiera que iba a sufrir. Cerro los ojos aun sosteniendo, temblorosa la mano de aquel que la estaba intimidando.

Entre tanta pelea, la fémina intento mantenerse en silencio, como si asi se olvidaran que estaba ahí. Slevin la solto, ella aprovecho para deslizarse más, en un segundo, se encontraba el bufón frente a ella, ella podía olerlo, pronto sus labios se juntaron con el más loco de sus maridos, besándola con desesperación, a ella le costaba seguirle el paso, su aliento se estaba entrecortando. Estaba completamente roja, sus manos se colocaron el pecho del contrario, no hizo nada, solo dejo que pasara hasta que sintió que el tercero en la habitación los separaba bruscamente, asi mismo, de la misma manera, tomo las muñecas de la albina y escucho un “clic”. Tenía algo en sus manos, una pulsera o algo así que la obligaron a mantenerse en su lugar con las manos elevadas.

Por más que ella intentaba quitar las manos de a superficie vertical le parecía más y más complicado, seguro sería más fácil si tenía sus poderes al cien porciento, más no era el caso -¿Qué pasa aquí? ¡Sueltenme!- se quejó, estaba temblando, todo era demasiado extraño, estar en un lugar completamente oscuro, a sus esposos separados, sin poderes. Sintio los labios del carcelero, la estaba besando suavemente y eso la hizo estremecer, ella acepto ese gesto, la tenía en sus manos y ella no podía evitar sentirse encantada por ese hecho, por ese simple gesto que decía “Estas en mis manos”. Entonces fue separado nuevamente de la fémina, ahora por el más sonriente de sus maridos.

Ese momento se volvió un poco tenso, ambos estaban mirándose fijamente, ella podía solo mirar sus ojos y sus dientes, uno sonriendo, otro con una mueca de desagrado. Estaba asustada, no podía evitarlo, sobre todo cuando la miraron y se abalanzaron sobre ella. La mujer intento salir corriendo en balde. Tenía su cabello blanco y largo mojado, su vestido blanco dejando ver sus pezones blancos y su ropa interior blanca que apenas dejaba ver sus bellos pálidos de mujer en la zona intima. Por lo cual les fue muy sencillo dar con sus pechos.

-¡Basta!- grito de pronto, sintiendo como sus maridos tocaban su cuerpo al mismo tiempo, no podía evitar cerrar las piernas con fuerza, estaba exitada, no podía evitarlo, eran los seres de quien estaba impregnada y además, era una loba, ese tipo de seducción funcionaba. Intentaba mover sus manos en balde, no lo entendía, estaba jadeando, estaba avergonzada y asustada al mismo tiempo.

Cerro los ojos ladeando el rostro, mientras sus lagrimas salían de sus cuencas, no podía evitarlo, en ese momento era una hembra como otra. Estaba desprotegida, en las garras de sus machos, estaba con los seres que tomaron bestialmente su cuerpo en su momento, que ella amaba con toda su alma. Sentía las caricias de sus amados y eso la desarmaba, necesitaba huir, tenía mucha adrenalina y no podía evitarlo pero no podía. No sabía si sus lagrimas eran de vergüenza, felicidad, de emoción, de miedo o tal vez todo junto.

-Quiero despertar- murmuro pensando eso con más fuerza, sintiendo las fuertes manos de sus amados marcando su cuerpo, su corazón bombeaba con tal rapidez que creía, iba a reventar y morir ahí mismo -¡Señor Lobo!- grito de repente, era como cuando una loba llamaba a su madre, como si llamara a su manada para que la salvaran.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El sonido de los tambores

Mensaje por The Bad Wolf el Mar Jun 12, 2018 11:19 pm

Ambos seres continuaban con las caricias, fuertes caricias mutuas hacia la licantropo, en ese momento la chica en desesperacion gritaba que era un sueño — estas despierta Nat-chan tontita, si esto fuera un sueño yo podria volar... bueno puedo volar, pero no por que sea un sueño, si no por que... no se, nunca me lo eh preguntado por que puedo hacer tantas cosas jajajaja — comienza a carcajearse dejando unos segundos el pezon de Natalia, unicamente para en cuanto termina la ultima carcajada, volver a ocupar el sitio sobre el pezon, chupandolo con fuerza, mientras Slevin preferia ignorar las palabras de Natalia, al menos eso hacia hasta que escuchar nombrar a Lobo — ese sucio ser no puede hacer nada aqui, estas en nuestros dominios, nada puede entrar o salir sin que nosotros lo deseemos — responde en un tono firme y autoritario, completamente seguro en sus palabras para que no quedara duda alguna de lo que decia y al igual que Joker, en cuanto termino de pronunciar dichas palabras, se prendio del pezon nuevamente de la licantropo, mordiendo sus pechos para marcarla, algo que Joker emula pero este siendo mas descuidado llegando a clavar sus dientes haciendola sangrar ligeramente.

Esto hace que Slevin lo tome de la quijada con fuerza apretandola, haciendo que abra la boca y lo empuja, pero antes de que toque el suelo, Joker aparece a un costado de Slevin carcajeando — se mas cuidado estupido bufon, aun no se recupera del todo — reprende Slevin a Joker — Nat-chan puede resistir, nuestra esposa aguantara eso y mas jajaja — comienza a reir como siempre el arlequin, quien mientras sigue riendo comienza a quitarse la ropa hasta quedar completamente desnudo con excepcion de su gorro, acto seguido mostrando una mueca de molestia, Slevin pasa a hacer lo propio tambien, de igual forma quedandose unicamente con el gorro militar, asi que ambos esposos se encontraban ya desnudos frente a su esposa, a la cual y entre ambos sin perder tiempo comenzaron a quitarle la ropa, mientras Slevin la desprendia de su vestido, Joker hacia lo propio con la ropa interior de esta, usando sus dientes para luego comersela, mientras que Slevin doblaba perfectamente el vestido dejandolo a un costado

Ahora si ya los tres se econtraban desnudos, ambos al mismo tiempo se acercan a Natalia inclinandose frente a ella, Slevin toma la pierna derecha mientras que Joker hace lo propio con las izquierda, ambos las levantan colocandola sobre el hombro de cada uno respectivamente, haciendo que de esta forma quedara expuesta su intimidad ante la mirada de sus dos esposos, ambos acomodan sus rostro de forma que Joker comienza darle largas y muy rapidas lamidas en su clitoris, mientras que por la parte de abajo, Slevin se encargaba de jugar con la lengua en su entrada, para despues meterla en su interior al tiempo que Joker atrapa el clitoris de Natalia con fuerza usando sus labios, comenzandolo a succionar, ambos compaginados a la perfeccion sin dejar las caricias cada uno en la pierna respectiva que tenian sobre su hombro

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El sonido de los tambores

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.