Esos ojos violentos...

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Miér Sep 26, 2018 1:20 am

Drake como siempre seguia en la rutina, vivir de noche y dormir de dia, la noche anterior al cumpleaños de Alejandra, dato que el sabia cuando recabo algo de informacion suya, habia comprado algunas cosas, las cuales las guardo muy bien en su recamara, por lo que volvio mas tarde de lo normal, tenia pocas horas de dormido cuando llego Alejandra, motivo por el cual no se desperto ya que al tener unas pocas horas su sueño era bastante pesado, sin embargo comenzaron a tocar la puerta con fuerza, asi mismo varios gritos resonaban fuera de su casa, diciendo cosas sin sentido como "queremos sexo" y demas vulgaridades, obviamente eso desperto a Drake quien no sabia que demonios estaba pasando, por lo que fue a abrir y se tomo con muchos hombres, demasiados, quienes le decian que venian a buscar a una prostituta o algo asi, le mostraron las imagenes, Drake bajo la cabeza, no por verguenza, si no por la gran furia que lo embargaba

— Yo solo hago la limpieza aqui, pero esperen y llamare al dueño de este sitio para que los atienda — dice en tono serio bajando la cabeza y entra cerrando la puerta detras suyo, esto solo hacia que los gritos aumentaran, mientras tanto Drake fue a su cuarto privado donde tomo su casco rojo, su traje especial y tomo sus armas de fuego, dos pistolas para ser especifico, luego de eso abrio la puerta dejandose ver por todos — asi que se atreven a venir hacia la casa de Red Hood... pues bien, que les quede claro, esa chica es mi protegida — toma sus armas y dispara hacia los celulares de todos, hiriendo a mas de uno en su mano, cosa que no le importaba en lo mas minimo — si los veo cerca de ella, la siguiente bala terminara entre sus ojos — los hombres salen corriendo cobardemente y Drake entra cerrando la puerta con fuerza, se quita el casco, los guantes y su traje para subir rapidamente hacia el cuarto de Alejandra

Era notoria que ella habra despertado con todo el escandalo, asi que se sienta en el borde de la cama acariciandole la cabeza — lamento no poderte cuidar como te lo mereces — hace una pequeña pausa para mirarla a los ojos — mi nombre completo es Drake Wilson, hace tiempo formaba parte de un grupo de hibridos ladrones hasta que fuimos desmantelados, dos de mis compañeras fueron capturadas como esclavas, una nos dio la espalda y esta ahora con el causante de dicha desmantelacion, la mas pequeña solo supe que esta al cuidado de un hombre mayor... cuando quede solo adopte el alias de Red Hood y me dedique a matar, ocultando que soy un hibrido, por eso uso armas en lugar de mi habilidad de transformarme... — se acerca un poco mas a Alejandra recostandose a su lado para abrazarla con fuerza

— Ya conoces un poco mas de mi... feliz cumpleaños — le dice mientras saca un peluche de Ajolote el cual le entrega a Ale — mande pedir un pastel, no debe tardar en llegar, despues de que celebremos tendras que preparar tus maletas, nos tendremos que mudar — le comenta, debido a que habia revelado publicamente la ubicacion de Red Hood, asi que no tardaria la policia o sus competidores en atentar contra el, calculaba tenia algunas horas antes de que dieran con el sitio exacto, pero sin dudas en menos de un dia ya se formaria una masacre en ese lugar — tu me gustas Ale y voy a cuidarte con mi vida — le sonrie suavemente para despues ponerse de pie bajando hacia la puerta para recibir el pastel, paga por el y lo acomoda en la mesa, comienza a poner las velas mientras espera a que la pequeña baje

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Las tacticas de la señorita Violeta parecian dar resultado, la joven hibrido habia logrado encariñarse con el pequeño gatito — eres su mama, por lo tanto debes de estar sana y fuerte para el, se pondra triste si te ve mal — menciona el general mientras le acaricia la mejilla a su novia, no le hacia mucha ilusion el tener una mascota, pero Elizabeth parecia necesitarla tanta que no hizo ningun comentario negativo al respecto, en ese momento el general es sacado de su trance cuando escucha el comentario referente al matrimonio de ellos dos — cuando eso sea posible, asi sera... — comenta un tanto nervioso tratando de que no se notara el ligero sonrojo que habia aparecido en el

En esos momentos suena su celular por lo que Eagle contesta al ver de quien venia la llamada, se trataba de su segundo al mando — ¿que sucede... estas seguro que se trata del verdadero Red Hood?... entiendo, reune a todo el equipo especial en la jefatura, que nadie haga ningun movimiento hasta que yo llegue, si en verdad es el, debemos proceder con cuidado — en ese momento el general cuelga su telefono, toma suavemente del menton a Elizabeth y besa sus labios — lo siento, una emergencia debo marcharme — se despide tambien de Violeta para luego marcharse rumbo a la jefatura. En cuanto se marcha, de entre las sombras aparece el hombre lobo colocandose al lado de Violeta lamiendole desde el cuello hasta la mejilla — hombre de cabello blanco no agradarme — dice gruñendo un poco para luego acercarse a Elizabeth comenzando a olfatear al pequeño gatito

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0--0-0-0-0-0-0-0

Akabane levanta la ceja cuando escucha que B es pariente de William, sin embargo en ese momento decidio no decir nada al respecto, se mantuvo junto a la joven frente al mayordomo — solo soy un simple asesino, pero eh realizado muchos trabajos para el señor de esta torre, por lo que me gane un pase de entrada — dice sonriendo mientras llega en ese momento Etoile, a la cual Akabane saluda dandole un caballeroso beso en el dorso de la mano, se queda luego en silencio ademas de quieto cuando ve como B se rompe completamente abrazando a Etoile, despues de todo la joven peliverde se encontraba bastante preocupada por su joven amiga, eso de la amistad era algo que no comprendia el asesino, pero si era algo similar a lo que el sentia por Lolita, entonces podria encontrar logica en el sufrimiento de la joven.

Akabane habia escuchado la conversacion y se mantuvo un momento en el jardin, pensativo acerca de lo que debia hacer, ya habia recorrido la ciudad mas de una vez y sin rastros de Lolita, asi que posiblemente la mejor opcion seria ir donde B, quiza podria encontrar alguna pista con El Conde. Akabane va hasta donde se encuentra B, al menos por fuera de la habitacion toca un par de veces solo para anunciarse y entra, observa ropa de la joven tirada en el piso la cual se encontraba dentro del baño, seguramente iria a tomar un baño, por lo que se sienta en la cama tranquilamente — ¿sabia que William tiene mas de mil años de edad? debe pensar mejor sus mentiras... pero esta bien, tendra sus motivos para haber mentido, en realidad no me interesa, solo me causa curiosidad — le habla desde la cama sin importarle que ella este desnuda a menos de un metro, solo separados por la pared del baño

— La pienso acompañar donde El Conde, es un timador, mentiroso, que se aprovecha de las emociones y desesperacion de los demas, usted sera un blanco demasiado facil por la situacion en la que se encuentra y no estoy seguro de la razon, pero algo me hace querer protegerla — menciona serio mientras se recuesta en la cama — ademas tal vez encuentre alguna pista de mi novia —

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Maximilian era interrumpido por las palabras o mejor dicho la palabra que decia la joven pelirroja, este no entendia bien que queria decir, ese problema del habla siempre tendia a molestarlo, pero a la larga habia aprendido a que muchas veces debia tratar de entender por que podia tratarse de algo importante — maldita sea no entiendo lo que dices — la mira confundido haciendo señas de su estomago — ¿quieres ir al baño, te duele el estomago? — se rasca la cabeza sin entender lo que pasa, hasta que al menos comienza a poner atencion a la forma en que se toca la barriga, dandose caricias en ella, se queda en silencio por varios segundos — ¿estas embarazada... esperas un bebe mio? — Maximilian enseguida la abraza dandole muchos besos cortos en los labios, se podia notar lo feliz que esta — esto es maravilloso, te amo — la vuelve a abrazar sin darse cuenta que por prmera vez le decia que la amaba, le habia salido tan natural que ni se dio cuenta

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Miér Sep 26, 2018 11:34 pm

Alejandra despertó de un golpe, escuchaba balazos, estaba muy segura de que eso debía ser. Una vez paró todo eso la chica se encontraba acostada abrazando su almohada, como si así fuese protegida, entonces se encontró con su casero, quién se recostó a su lado, reconfortándola. Le contó cosas que ella no sabía y que la asustaban todavía más.

Cuándo la felicito por su cumpleaños, no supo que hacer, solo había tomado su peluche de manera automática y sus lágrimas salieron como fuente –Es muy bueno conmigo- Murmuro mientras se secaba los ojos, una y otra vez.

La joven castaña dejo que se fuera el licántropo para ponerse a hacer las maletas, estaba con los nervios de punta y al mismo tiempo muy feliz. Una vez termino, lo cual era fácil al ser pocas cosas; y bajo donde se encontraba el hombre. Una vez llego miró un pastel, nunca había tenido uno, al menos no lo recordaba. Corrió y abrazo al joven por detrás mientras se emocionaba.

-Señor Drake… usted también me gusta-murmuro mientras se mantenía detrás de él, no se quitaba de encima, incluso podría dar un giro muy brusco y ella seguiría así –Le causo muchos problemas y aun así, me cuida. No puedo darle nada para agradecérselo… o tal vez si…- Murmuro la joven quién se subió a una silla, puesto que era muy pequeña –Cierre los ojos- le pidió dulcemente mientras miraba al suelo, jugaba con los dedos como niña chiquita. Una vez este lo hizo le dio un suave beso –Mi primer beso- Musito completamente roja. Acto seguido abrazo a su ajolote con fuerza y bajo de la silla para sentarse, así ver su pastel.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

La félina asintió a las palabras de su marido, mientras el gatito se quedaba dormido en las manitas féminas. Ella se sentía mejor hasta que el peliblanco tuvo que marcharse por motivos de fuerza Mayor. La señorita Violeta le agradeció a la psicóloga y esta se retiró dejándolas solas. Bueno… más o menos. El experimento de Hamilton había aparecido frente a la pelirroja quién lo miraba con cierto miedo.

La pelirroja dejo que olfateara al gatito, quién se acurruco en la nariz del lobo. La contraría miro a Violeta y esta sonrió dulcemente –Debes estar cansada, ve a dormir en la habitación de invitados. Después de todo no puedes salir hasta que sea noche- Le sugirió la mujer de negocios. La felina por un momento no quería seguir las instrucciones debido a la bestia, empero, termino retirándose, dejándolos solos.

- ¿No puedes dejarme sola? - Cruzo los brazos, ladeando el rostro. Estaba roja mientras se secaba la mejilla – Te dije que no me trates como tu hembra y menos frente a personas… - Se puso más roja aún. Le gustaba más aun no podía con el hecho de que le gustaba ser de un enorme lobo que le encantaba dominarla.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

La joven estaba dándose una ducha cuando escucho al pelinegro. Sonrió divertida al escucharlo. Era tan osado como siempre y ella entendía que era muy inteligente. Le era muy motivador. Se salió de la ducha para ponerse gotas en los ojos y colocarse nuevamente sus pupilentes morados.

-Que observador- (Pito flojo) la peliverde salió solo con una pantaleta(Tanga) mientras se secaba el cabello, mirándose por el espejo. Era una forma indirecta de observarlo.

-Tal vez me parezco a su novia- Bromeo un poco, era un momento de lucidez donde quería que supiera que era ella, que la tomara como antes lo hacía o la besara. No sabía exactamente que esperaba.

-Espero… que no la encuentre- Musito colocándose un vestido de tirantes muy fino, el cual iba a usar para dormir. Una vez se secó su cabello se dirigió a la cama para recostare y arroparse con las sabanas -¿Por qué alguien haría tanto por otra persona que sólo decidió irse?- Suspiro. Eran dos camas, ella permaneció en la más apartada para en entrada noche quitarse sus pupilentes y dormir.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

-Si- Volvió a decir la chica mientras se acariciaba el estómago, para recibir entonces un abrazo con fuerza, el cuál disfruto y se acurruco en él. Hasta que escucho palabras “Debe abortar”, “Debemos”, “Nos van a matar”.

-No- Musito temblorosa, intentando salir de aquel abrazo tan dulce, como si estuviera huyendo e intentando proteger su vientre –No- Empezó a gritar.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Sep 28, 2018 1:04 am

Drake escucha atento a Ale quien se prensa de el, con un fuerte abrazo, el licantropo le acaricia suavemente la cabeza mientras sigue escuchandola, cuando esta se sube a la silla, el de cabellos negros sin entender bien lo que sucede decide seguir la indicacion de la menor, por lo que cierra los ojos recibiendo aquel dulce beso de la niña, un beso tierno e inocente como solo Ale podria darle, al abrir los ojos la observa toda roja, en ese momento se le hace todavia mas linda, se inclina frente a ella para tambien darle un beso en los labios, tratando de hacerlo con suavidad y dulsura, algo a lo que el joven no estaba acostumbrado, pero no pensaba portarse muy atrevido con la pequeña por lo que al menos de momento decide no usar su lengua, unicamente ambos labios frotandose con suavidad el uno con el otro.

Pasados unos cuantos segundos, Drake separa sus labios de los de Alejandra, observandola mirando feliz su pastel, el cual tenia la decoracion de un panda alegre montado sobre un cocodrilo, una imagen un tanto extraña pero eran dos de los tres animales favoritos de la pequeña, el otro habia sido el ajolote que ya le habia regalado, toma una pequeña vela en forma de un lobo gris version chibi junto a caperucita tambien version chibi sonriendo a su lado — todo mejorara de ahora en adelante, te cambiare de escuela, te conseguire una nueva identidad y todo estara mejor, te lo prometo — se sienta a su lado tomando con suavidad la pequeña mano de la joven para luego encender la vela del pastel — ahora apaga la vela y pide un deseo pequeña — le dice sonriendo mientras la observa

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

El hombre lobo observa como Elizabeth se marcha dejandolo solo con Violeta, quien le llama la atencion aunque el hombre lobo solo ladea la cabeza mostrandose un tanto confundido por sus palabras — tu, mi hembra, yo siempre estoy vigilandote por que cuido lo mio y hombre de cabellos blancos no me agrada — gruñe un poco cuando menciona a Eagle, pero despues vuelve su atencion hacia Violeta, colocandose frente a ella tomandola con firmeza de las caderas, con ellas grandes, fuertes y peludas manos, cuyas filosas garras sobresalian de sus dedos, aunque tratando de no clavarselas por accidente, la acorrala de ese modo contra la pared para que no pueda ir a algun lado, rapidamente pega su ocico a los labios de ella intentando imitar un beso humano aunque sin excito, llegando a extender su larga lengua sobre los labios de Violeta para despues meter una parte de dicha lengua dentro de su boca, solo lo suficiente para que con esta pudiera tocar la lengua de la mujer.

Aquel ser pega su enorme cuerpo un poco mas al de la mujer, para imposibilitarla aun mas de lo que ya estaba haciendo, entonces el ocico del ser baja de los labios de su pareja hasta el cuello de esta, comenzando a lamerlo pasando su larga lengua por todo el cuello, sin dejar un solo rincon por el cual aquella humeda lengua no pasara, al tiempo que sus manos suben un poco dejando de momento las caderas para ahora ocupar el lugar de sus pechos, rompiendo con una de sus garras la blusa de Violeta justo por la mitad, acto seguido vuelve a repetir dicho corte pero ahroa en su brasier rompiendo por la mitad, haciendo que sus pechos quedaran libres, lo cual aprovecha el gran hombre lobo para comenzar a lamer con mucha desesperacion y deseo, presionando con fuerza los pezones con su lengua, dejandoselos rapidamente llenos de saliva asi como duros

Las manos del hombre lobo no se mantenian quietas, ya que estas ahora se encontraban deslizandose de arriba a abajo por las piernas de la mujer, acariciandola por debajo del vestido, llegando hasta sus muslos para despues con una de sus garras cortar un costado la ropa interior de Violeta dejando que esta cayer hasta el piso

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Akabane continuaba recostado en la cama, observando como B salia del baño, cubriendose con absolutamente nada, parecia mas importante para ella cubrirse el cabello que su cuerpo, aunque el asesino entendia que era principalmente por estar humedo, de lo contrario habria dejado la toalla — mi trabajo me exije ser observador, de lo contrario terminaria asesinando a la persona incorrecta — sonrie diriguiendo su vista hacia la joven, Akabane no se incomodaba ante un cuerpo desnudo, el cuando era cirujano estaba mas que acostumbrado a la desnudez, por lo que era tan natural cuando la veia en un contexto donde no hubiera nada sexual de por medio, lo cual era en ese momento, ya que B no se le estaba insinuando ni hacia nada con ese tipo de connotacion — fisicamente son muy parecidas, ambas tienen buen cuerpo y un bello trasero, sin embargo ella me habria ya insultado mientras hace algo muy atrevido, su actitud es unica, imposible aburrirse de ella —

Sonrie mientras deja el sombrero en una pequeña mesa al lado de su cama, se sienta en el borde de esta para ponerse de pie, se acerca a un perchero clavado en la pared donde se quita el saco colocandolo en este, pero el perchero de madera enseguida se rompe por el peso escuchandose el estruendo, aquel saco pesaba demasiado, no por la tela en si, ya que era un material normal, claro reforzado varias veces pero con tela a final de cuentas, pero todas las armas que escondia dentro si eran pesadas, principalmente por la enorme cantidad. Akabane solo sonrie encojiendose de hombros y se quita la camisa, dejando ver su cuerpo lleno de cicatrices, se quita asi mismo sin pudor alguno el pantalon quedando unicamente en boxers, para luego tirarse a la cama mirando hacia el techo

— La encontrare, cuando ella quiera que la encuentre, se cansara de ocultarse y huir, yo jamas me cansare de buscarla, por lo que tengo todas las de ganar — sonrie girarndo su rostro hacia B, mostrandose muy tranquilo ademas de confiado en sus palabras, no le importaba tener que recorrer todo el mundo las veces que fueran necesarias, entonces escucha la pregunta de la chica en tanga — ella se fue por que piensa que solo es un juguete para mi, que tarde o temprano me aburrire, pero pienso demostrarle que esta equivocada, es mucho mas importante para mi de lo que cree, por eso aunque escape, no quiera verma y se oculte, jamas dejare de buscarla — contesta con esa calma tan suya pero al mismo tiempo con mucha desicion

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-00-0-0

Maximilian seguia abrazando a Anita, hasta que sienta como esta comienza a forcejear — que demonios te sucede, estas actuando raro... de nuevo — dice molesto pero mas que molesto confundido por lo que estaba pasando con la pequeña, no entendia del todo lo que queria decir, al menos no hasta que un guardia pasa por alli y los ve a ambos, ya no estaban abrazados pero Anita seguia gritando, por lo que el otro guardia le pregunta a Maximilian si ya la va a hacer abortar de una vez para que cierre la boca, luego de eso el guardia se rie mientras se retira, en ese momento Maximilian observa a Anita quien sigue como desesperada, por lo que el hombre la toma de los hombros con firmeza mirandola a los ojos

— Escucha bien, nadie le va a hacer daño a nuestro hijo, ni tampoco a ti, yo los cuidare a ambos, te sacare de este maldito sitio — dice serio sin apartar su mirada de los ojos de Anita para que pudiera ver que Maximilian hablaba muy enserio, luego de eso la besa nuevamente en los labios metiendo la lengua dentro de su boca como siempre solia hacer, algunas cosas no cambiaban, pero ahroa debia comenzar a pensar en un plan para poder sacar cuanto antes de ese sitio a Anita

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Vie Sep 28, 2018 11:31 pm

La carita de aquella joven de 15 años estaba tan roja que no podía mirar a los ojos al hombre. Por supuesto que le hubiera dado mucha gracia – El panda está aplastando al cocodrilo… - Murmuró mientras se tapaba el rostro con sus manos temblorosa. Era vergonzoso dar un beso, pero no sabía que él le devolvería el beso, el cual para ella era tan adulto. Cuándo el contrarío le dijo que le gustaba no esperaba que fuera de esa forma.

-Yo creí que me veía como una hija…- Musitó la contraria antes de ver cómo prendía las velas. La doncella pidió un deseo antes de apagar las velitas. Se puso nerviosa el contrario la tomó de la mano, las palabras de él la reconfortaba –No tengo documentos…- murmuró un poco desanimada –Lo van a culpar de secuestrador si me lleva… - suspiro. No tenían tiempo de disfrutar del pastel cuando empezaron a transportarse a su nuevo hogar. La pequeña seguía caminando detrás del licántropo en su nuevo departamento, el cual por alguna razón era más espacioso y tenía una barra de la cual la pequeña le parecía de lo más lujoso.

Alejandra estaba terminando de acomodar las cosas, tenía curiosidad por la cocina. La barra era alta, empero ella se subió de manera que la mitad de su cuerpo estaba tambaleándose, una parte estaba aferrado al borde y la otra estaba colgando, sus pompis se podían observar perfectamente por el vestido corto, su ropa interior se notaba. No podía evitar mover sus piernas. Sólo quería sentarse, pero no tenía fuerza en sus brazos, mientras más pataleaba más se subía el vestido mostrando su ropita con tela transparente color azul marino.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Violeta estaba completamente temblorosa, se sentía acorralada por ese ser, que, en sí, todo el tiempo parecía que tenían una guerra, puesto que el contrario siempre quería hacer su voluntad por sobre la suya. La de cabello purpura se topó contra pared para luego ser “Besada” por el lobo, la lengua del contrario se metió sin permiso en su boca. Pasaba por su cuello, por su escote.

-¡Para ya! este es mi trabajo… - el contrario le rasgo la blusa sin contemplación, ella no contaba con un cambio de ropa por lo cual le parecía un enorme inconveniente que el hombre lobo la atacara en un lugar como ese, puesto que podría entrar alguien.

-¡No!- se puso de inmediato roja, estaba con sus pechos expuestos. Ese ser peludo iba a hacer su voluntad nuevamente y aunque ella no quería… no era en sí que no le gustará el acto, más bien, no era el lugar adecuado – Te he dicho que no… Aquí yo soy la jefa y tú debes de obedecer – Lo regaño, más todo se había ido al piso… junto con su ropa interior.

-Este no es el lugar… aquí no podemos- musito temblorosa mientras el contrario podía sentir la vagina de la magnate, completamente húmeda, incluso esos jugos estaban manchando sus muslos.

-Detente… ¡Inmediatamente! - levantó la voz, esta vez había parado. Lo cual la había sorprendido, ahora sus ojos violetas estaban fijos en los del lobo.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lolita se había quitado los lentes de contacto. Le gustaba escuchar las palabras de Akabane, moría por abrazarlo y decirle que era ella. Sin embargo, tal vez había cambiado mucho. Durmió toda la noche, tenía toda la tentación de pasar a la cama del pelinegro para abrazarlo.

Al día siguiente la peliverde noto que tenía las raíces negras crecidas, pensó en dejárselas hasta las orejas, además de que hacer un retoque le daba pereza. Tomo su mochila, se despidió de la ángel quién sonreía dulcemente y le daba la bendición aunque la contraría no era devota a una religión, lo acepto. Caminando por el pasillo escuchó unos ruidos extraños, más bien, gritos.

La peliverde abrió la puerta y se encontró a Miranda rodeando la mesa llena de pánico, le había tirado a Lobo un platón de sopa encima, con las letras estaban esparcidas en su barba, cabello y bigote lo cual le hizo mucha gracia que se rió a carcajadas. La morena volteo a ver a Lolita y se ocultó detrás de ella.

-Sálveme señorita- Expresó la elfa, mientras miraba, al contrario. La de cabello verde colocó sus puños en su cadera, ladeando un poco la cadera

Ohh… La gran hembra hace drama… ahhh pero no fuera Nat-chan, porque su parte “Te cuidaré y te protegeré” sale – Le hecha burla con su tono típico burlón. Entonces voltea rápidamente para ver si no estaba el pelinegro, más no, no se encontraba – Deja de fingir, te gustan las tetas gigantes de esta pendeja- señala con el dedo pulgar la peliverde.

-¡Señorita B!- gritó la morena completamente roja.

-¡¡Bah!! Sólo súbete a la mesa y abre las nalgas. El urgido te perdonara- encogió los hombros, estaba divertida ante la situación, pero ya tenía que partir, así que solo se retiró –Pensé que terminaría con el señor William…- Musitó para salir de la torre, esperando entonces al pelinegro.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Después de aquellas palabras, la pelirroja asiente con la cabeza –No- Murmuró sin más, temblorosa, como si tuviera miedo mientras se tallaba sus ojitos, estaban saliéndose las lágrimas – No- Volvió a decir, era su forma de decir que tenía miedo.

Al día siguiente la chica se encontraba ahora encerrada en el armario, la estaban buscando varios hombres, no dejaba de llorar en silencio mientras se abrazaba su pancita. El padre de su futuro hijo no se encontraba con ella y tenía mucho miedo.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Sáb Sep 29, 2018 11:26 pm

La celebracion de cumpleaños no pudo darse tan tranquilamente como el licantropo hubiese deseado, pero no habia tiempo que perder, seguramente la policia no tardaria en llegar, por lo que comieron rapido para luego terminar de empacar, Drake se llevo todas las armas que pudo o al menos las mas importantes, despues de eso comenzo a colocar bombas en puntos estrategicos de la casa, debia limpiar todo rastro para que no encontraran una sola pista de su paradero y mucho menos de la joven que ahora vivia con el — por tus papeles no te preocupes, con la cantidad de dinero adecuada se puede conseguir todo en la ciudad — comenta serio para despues acomodar todas las maletas en su motocicleta, toma tambien a Ale con mucho cuidado, para ese momento ya habia hecho algunas llamadas, cobrado y pedido algunos favores, por lo que tenia ya un lugar a donde ir

Condujo velozmente y en cuanto escucho las sirenas en direccion hacia su departamento, activo las pequeñas bombas, las cuales derriban la estructura, al tiempo que Drake aumenta la velocidad conduciendo de esa forma por un rato mas, hasta que llegan al nuevo sitio, su nuevo hogar, lo bastante lejos como para que no sea facil de encontrar, estaciona la motocicleta y entra junto a Ale, observando todo el sitio, muy espacioso aunque le faltaban muebles pero esos eran detalles puesto que sin problema podria comprarlo — nunca te vi como una hija, al inicio era mas bien como a quien debia ayudar, pero rapidamente termine encantado contigo — le sonrie sutilmente mientras la observa intentado subirse a la barra, aunque lo que mas observa es el trasero de la joven, acercandose a ella tomandola de la cintura para subirla en la barra

Acomodandola frente a el, para luego darle un suave beso en los labios — sera un nuevo comienzo para ti, estaras mucho mejor ya lo veras — le dice sonriendole sutilmente para despues acariciarle la mejilla, por ahora debian desempacar todo y acomodar las cosas en sus respectivos lugares, ya el dia de mañana Drake se encargaria de conseguir todos los documentos necesarios de Alejandra

-0-0-0-0-0-0---0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

El hombre lobo seguia ignorando las peticiones, ordenes y suplicas de Violeta, no le importaba lo que ella decia, solamente queria disfrutar de su hembra lo cual para el hombre lobo era de lo mas normal, aquella lengua larga gruesa y rasposa se paseaba una y otra vez por los pezones de la mujer, llenandolos de saliva rapidamente, hasta que Violeta le da por gritar, haciendo que la bestia levante el rostro reincorporandose para mirarla a los ojos mostrandole sus potentes fauces con aquellos colmillos capaz de romperle los huesos sin menor problema — tu no ser mi jefa, ser mi hembra — dice gruñendole para luego inclinandose frente a ella, levantandole el vestido y metiendo su cabeza debajo de este, atraido por el aroma de su entrepierna, comienza a olfatear para despues pasar su larga lengua sobre su vagina

El hombre lobo presiona con firmeza aquella lengua sobre los labios vaginales de la mujer asi como tambien sobre su clitoris, disfrutando de la humedad de la mujer, lamiendo de igual forma sus muslos puesto que los liquidos de esta llegaban hasta esa zona, despues de todo era mas animal que hombre asi que se dejaba guiar por sus instintos sin preocuparle lo que a alguien conciente le preocuparia, como el lugar donde lo hacen. Para ese momento el miembro de la bestia ya se encontraba completamente erecta, asi que no habia mas que esperar, su hembra estaba lubricada y el duro miembro de la bestia listo para perforarla

Por lo que la toma de los muslos levantandola, colocandola contra el pilar para despues acomodarse bien entre sus piernas y la penetra, la primera lo mas suave que puede, esto controlandose un poco, pero en cuanto la mete toda, comienza a descontrolarse moviendose con fuerza, embistiendo salvajemente a la mujer contra el pilar, escuchandose incluso el golpeteo cada vez que su miembro entraba en la mujer, esto debido a lo excitada que se encontraba ella, puesto que salpicaban sus fluidos vaginales

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Mientras tanto en la torre, Akabane se habia levantado antes que B, este la observa en silencio dormir mientras sonrie, le da una suave caricia en la mejilla para despues salir de la torre hacia el bosque, queria matar algo de tiempo mientras B despertaba. Por su parte Lobo ya despierto baja a desayunar, toma asiento en el comedor esperando impacientemente,para su mala fortuna quien se encarga de servile la comida es Miranda, a la cual se habia estado cogiendo apenas hacia la noche anterior, pero eso no significaba que su furia fuera menos cuando esta le vacio el bol de sopa en su cara — imbecil no pudes hacer nada bien, debi matarte desde que te vi — grita furioso el Czarniano mientras golpea fuerte la mesa, acercandose a Miranda quien lo observa aterrado, aunque aquella escena es interrumpida por B

— Tu cierra la maldita boca antes de que te haga un agujero mas, sucia perra — le dice furioso a B ignorando el comentario respecto a Natalia, aunque era evidente le molestaba que ella supiera la relacion que habia entre ellos, mas que nada por que a su sentir eso lo hacia ver debil, lo cual no le agradaba para nada, la joven B se marcha dejando a esos dos alli, asi que Lobo toma una de las sillas y se la arroja a Miranda, aunque antes del impacto aparece William tomando la silla para luego elegantemente colocarla en su lugar — señor Lobo, me disculpo a nombre de Miranda, lamentablemente sigue cometiendo errores aunque extrañamente suceden mas con usted — sonrie observando a la mujer — no obstante no puedo dejar que la mate, los señores de esta torre me encomendaron su cuidado —

William desaparece unos segundos y luego aparece frente a Lobo con un tazon de sopa caliente el cual deja en la mesa junto a los cubiertos — buen provecho señor Lobo — camina junto a Miranda el rubio dandole un par de palmadas en la cabeza para tratar de calmarla y luego desaparece mientras Lobo comienza a comer — WIlliam no podra estarte salvando siempre, vaca tetona y a menos que sepas hacer lo que dijo la zorra sucia de subirte a la mesa, sera mejor que cuides tu servicio — dice molesto mientras sigue comiendo haciendo los cubiertos a un lado, tomando aquel tazon para beberselo, manchandose el mismo la barba y el pecho con la sopa, para luego dejar el tazon vacio y limpiarse con el brazo, terminando con un gran eructo mientras se soba la barriga recargandose en la silla y subiendo sus botas a la mesa

— ¿Lista para el viaje? — pregunta Akabane saliendo del bosque — sera un viaje largo asi que iremos en tren — le muestra un par de boletos que habia comprado, despues de eso sin decirle nada o pedirle permiso la toma en sus brazos para subirse a la copa de los arboles, saltando de arbol en arbol, de esa forma le fue mucho mas rapido salir de aquel bosque, una vez saliendo continua saltando pero ahora sobre las casas, de ese modo no tardaron en llegar hasta la estacion de trenes, justo a tiempo por que el suyo ya estaba por partir por lo que ambos suben hasta un vagon donde solo estaban ellos dos — ¿trajiste algo para intercambiar con El Conde? el no hace las cosas gratis ni tampoco le interesa el dinero, debes tener algo que le interese — le comenta muy tranquilo mientras se acomoda

-0-0-0-0-0-0-0--0-0-0-0-0----0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

— ¿Y ese armario? — pregunta un guardia a Maximilian quien esta recargado al lado de este mientras los demas estan buscando a Anita — se lo incaute a un loco, me gusto asi que me lo llevare a casa, por cierto, si quieren dar con la loca a la que me estaba tirando, denerian buscarla fuera de aqui, en algun arroyo por ejemplo tirada — comienza a reir mientras el otro guardia le pregunta si la mato a lo que Maximilian responde — solo digamos que cuando se embarazo, mi juguete se daño y un juguete dañado no me sirve — ambos rien mientras Maximilian con ayuda de un "diablito" comienza a sacar aquel armario fuera de la institucion, llevandolo hasta el estacionamiento, subiendolo con ayuda de otro guardia hasta la parte trasera de su camioneta, se despide del guardia y se monta para marcharse

Ya cuando esta lo suficientemente lejos de la institucion, se detiene al lado de la carretera para bajarse, se sube a la parte trasera de la camioneta y abre el armario tomando en sus brazos a Anita — ya deja de lloriquear, estas a salvo, te llevare a mi casa pero despues tendremos que mudarnos, lo mejor sera a algun pueblo donde nadie sepa de nosotros, no permitire que alguien nos quite a nuestro hijo — dice serio mientras la toma en sus brazos para pasarla a la parte delantera del auto, conduciendo por media hora mas hasta llegar a la casa, la ayuda a entrar — el baño esta al fondo, el refrigerador tiene comida y nuestro cuarto esta en la segunda planta... debere comprarte ropa — dice al verla unicamente con el camison de la institucion — porcierto, no se si escuchaste, pero las cosas que le dije al otro guardia, solo mentia para que no sospechara —

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Lun Oct 01, 2018 9:20 pm

La joven castaña miraba por la ventana, estaba en su salón con un uniforme nuevo, una escuela de aquellas con el uniforme muy tierno. Estaba en el cuadro de honor, tenía amigas, pretendientes pidiéndole salir y a veces aceptaba, más que nada porque le costaba decir que no. Su vida había cambiado, era lo cierto.

Estaba muy feliz mientras charlaba con sus compañeras y tenían sus dramas adolescentes, pijamadas y demás que cosas. Ella no sabía de dónde sacó sus documentos y aprendió a no hacer preguntas, le tenía miedo, pero también recordaba aquellos dos primeros besos. Lo extrañaba. Hacía tanto tiempo que no se sentaban a comer juntos. Siempre le tenía lista la cena, a veces estaban en el mismo lugar sin hablar. Cada vez temía que se cansará de ella, se buscó un trabajo de medio tiempo en un restaurante que le enseñaban a hacer deliciosos platillos. Era mesera y siempre tenía un hermoso uniforme estilo maid.

Extrañaba demasiado al licántropo, moría por que la mirará como una novia. El problema es que el joven era mayor y su amor no era como la de ella. Por supuesto que ella no lo entendía, era una romántica inocente.

Había días que lavaba la ropa y veía sangre en las prendas del contrario, normalmente temblaba, lloraba a veces. Se olvidaba que él era un asesino, mas, aprendió a no hacer preguntas. Él la cuidaba y lo agradecía.

-0-0-0-0-0-0---0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Ahí estaba violeta, siendo penetrada bestialmente por aquel ser, sus piernas se mantenían separadas, moviéndose bruscamente al son de los movimientos agresivos del contrario, sus pechos rebotaban con cierta fuerza, su parte inferior golpeaba contra la superficie obligándola a sentir ese miembro tan grueso y grande hasta lo más hondo de su ser. No paraba de sacar gemidos ahogados por sus propias manos, no quería que nadie supiera lo que estaba pasando.

-Aquí no. No… no- suplicaba entre sus dedos. Las motas de sudor la estaban cubriendo mientras sus ojos observaban la puerta de enfrente, no podía creer que el contrario la hiciera sentir tan realizada, estaba disfrutando tanto de ese sexo tan forzado, no entendía cómo un ser no humano la hacía terminar una y otra vez. Sus fluidos cubrían el falo del contrario, resbalándose con más rapidez y por ende, con más fuerza. Tocaron la puerta y entonces respiro hondo, sus manos golpeaban el pecho del contrario para alejarlo, más era una caricia suave para el ser tan poderoso.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Miranda estaba observando a Lobo, éste le había insultado hasta el cansancio y bajo la cabeza muy triste, no entendía por qué la ofendía, era su culpa que pasara tal accidente, si no fuese porque tenía la libido tan alto, no tendría las piernas y manos tan cansadas. La elfa lo miró un poco dolida para después inflar las mejillas como las niñas -¡Bien! Entonces no vuelva a pasar por mi habitación, señor… depravado y enfermo. Que no puede satisfacer a una hembra como se merece ¡Eso es! fingí todo, es tan banal como todos- Cruzó los brazos para retirarse, molesta fue hasta su jardín cuidándolo hasta que fue hora de cambiar a su ama. La cuál no se cansaba de adornarla con bellos ropajes. Esta vez aquel ser alado parecía un hada del bosque. Tenía algo que hacer con su amo Vergil así que la dejó sola en el castillo.

Fue a la cocina para adornar un pastel, esta vez le quedaban muy bonitos, quería darle un regalo a aquella que siempre la hacía sentir bien.

-Uff- exclamó mientras veía su torta tan bonita, no había notado que ya era de noche y que debía de ir a la cama así que una vez coloco dicho postre en el refrigerador se dispuso a caminar tranquilamente a su habitación… escuchando un ruido muy extraño, cada vez más fuerte.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lolita estaba mirando por la ventana del tren, estaba concentrada y coloco sin querer su mano sobre la del asesino. Al notarlo la quito. No era desagrado, sino todo lo contrario, lo extrañaba tanto que quería mucho de él en ese momento.

- ¿Qué podría tener yo que le interese? - preguntó la joven de cabello verde, mirando fijamente al contrario. El tren tenía esas cabinas que estaban cerradas como un cuarto, para cuidar la privacidad. Entonces admiro los ojos del asesino tan fijamente que parecía haberse perdido “Reconóceme…” suplicó mentalmente. Pasaron varios segundos y giró el rostro, se sentía nerviosa.

-No sabía esa información, ahora estoy en una encrucijada ¿Qué me sugiere? - admitió colocándose el cabello detrás de la oreja, quería coquetearle. Sin querer sacaba más el pecho, sin pensarlo lo veía fijamente por el reflejo, sonreía como quién recuerda los momentos más bellos.

-Espero que sea feliz señor Akabane- admitió la contraría “Pito flojo, te vez tan buenorro, quiero comerte la verga” pensó, para liberar un suspiro, desnudándolo con la mirada.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Anita estaba muy triste por todo, no quería ser descubierta y le temía mucho a la oscuridad, así que sintió un enorme alivió cuando el carcelero la cargo con delicadeza para sentarla a su lado. Le explicó, aquello que había dicho, era mentira. Más ella solo le sonrió y se recargo en su hombro, estaba ahora libre, mirando las casas, el césped, el azul de cielo ese día se veía diferente. No sabía que iba a pasar, pero sabía que sería bueno.

-Si- Murmuro para quedarse dormida.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Mar Oct 02, 2018 1:35 am

Drake habia estado trabajando bastante esos ultimos dias o mejor dicho noches, ya que eran mas los favores que habia pedido que los cobrados, no tenia momentos de descanso mas que para dormir y aun asi dichos momentos no eran muy largos, ahora trabajaba tambien por las tardes, pero era el unico modo de saldar la cuenta con las personas que le consiguieron el sitio ademas de la proteccion, sin embargo todo ese esfuerzo era para que Alejandra estuviera bien y estaba funcionando, ya no la molestaban e incluso tenia un trabajo de medio tiempo saliendo de la escuela, el saber que ella se encontraba bien le hacia mas llevadero aquel trabajo tan desgastante.

Sin embargo tanto desgaste causaba que poco a poco fuera estando mas cansado Drake lo cual tambien lo hacia volverse mas descuidado, por lo que cada noche era mas comun verlo regresar con mas manchas de sangre en sus ropas, claro que el mismo atendia sus heridas para no preocupar tanto a Ale, pero las manchas de la ropa eran algo imposible de ocultar. Una de esas tantas noches o mejor dicho por la madrugada, volvio Drake a casa bastante malherido, parecia haber sufrido una brutal golpiza, apenas entrando se desplomo en el piso aunque sin perder el conocimiento, gira su cuerpo para quedar boca arriba tratando de recuperarse

Aquel alboroto obviamente despertaria a Ale, a la cual observa preocupada de pie a su lado, Drake sonriendole estira la mano acariciandole la mejilla — lamento dejarte sola, pero si salgo de esta... quiero que seas mi novia, por fin se termino... pague mis deudas — le sonrie para luego dejar caer su mano perdiendo el conocimiento por completo. Al despertar se encuentra en el hospital ya siendo de dia, no recuerda mucho de lo que paso, pero asume que Ale llamo a alguna ambulacia, sin esperar a que lo den de alta y con varios vendajes en su cuerpo, se roba una bata de doctor ya que su camisa estaba llena de sangre y escapa del hospital, rumbo a la escuela de Ale, esperandola a la salida, le dolia mucho el cuerpo pero queria verla, quera ver que aun estaba alli y que no habia escapado por miedo.


-0-0-0-0-0-0-0-0--0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Aquella bestia salvaje estaba totalmente fuera de si, no entendia de razones, solamente sabia que Violeta era su hembra y tener sexo con ella era lo mas normal, ademas de que claro lo estaba disfrutando bastante, la tenia a su merced penetrandola sin descanso, aquel grueso y largo miembro del hombre lobo no hacia si no entrar y salir cada vez con mas fuerza, causando que los testiculos de este golpearan el ano de la mujer debido a la posicion en la que se encontraban, en esos momento se escucha la puerta pero el hombre lobo dejos de desistir haciendo caso a su hembra, solamente la carga con fuerza levantandola del piso y se recarga contra la puerta, para que fuera imposible abrirla, no queria que alguien interrumpiera ese momento

— Este nuestro momento, solo nosotros, nadie mas debe entrar tu eres mia solo yo puedo verte asi — comenta jadeante un poco mientras pasa su larga elngua por los pezones de la mujer, aun cargandola acomodando su enorme falo en la entrada de su humeda vagina, para despues clavarla por completo con fuerza, sin que un solo milimetro de aquel pene quedara fuera de su vagina, empapandose una vez mas con los fluidos de esta

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lobo continuaba peleando y discutiendo con Miranda, hasta que esta se marcha luego de decirle algunas cosas, que le hacen insultar a Miranda en su idioma natal, por lo cual el solamente pudo entender lo que dijo. Para quitarse el mal sabor de boca comenzo a vagar por la torre, yendo a la cava de vinos que pertenecia a Vergil — todo esto es demasiado fino, donde estan las bebidas para hombres de verdad — refunfuña Lobo mientras busca algo de beber entre tanto vino, al final se da por vencido, era obvio que Vergil no tendria simple cerveza, tonayan, aguas locas, tepache o pulque, por lo que tuvo que conformarse con el vino, asi pues tomo una botella abriendola y rapidamente ingirio todo el liquido en tan solo segundos, comenzo a hacer esto una y otra vez, al final mas de quince botellas de vino se haba bebido por completo

Ya Lobo se encontraba algo ebrio por lo que deambula sin estar seguro hacia donde se dirije por la torre, llega a una habitacion la cual distingue se trata de Miranda, esto por una foto de ella junto a Etoile que tenia en el buro de esta — maldita vaca tetona... soy demasiado hombre para ti, jodida mojigata, puta tapada — comienza a insultarla notablemente ebrio, bueno insultando a la foto en realidad, la deja sobre el buro y comienza a urgar las cosas de Miranda, tomando su cajon de ropa interior para vaciarlo sobre la cama de esta, luego se tira el mismo en la cama sobre todas las prendas intimas, arrojandoselas encima de el como si de lluvia se tratara, hasta que de repente se queda dormido, comenzando a roncar terriblemente, produciendo un sonido muy extraño, despues de todo sus ronquidos no eran como los de un humano, asi que Lobo roncando en la cama de Miranda con ropa interior de ella sobre su cuerpo y una gran ereccion bajo sus pantalones, a pesar de estar dormido

-00-0-0--0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0--0-0

Akabane continua platicando con B, la cual comienza a comportarse un poco extraño, al menos de una manera a la que antes no se habia portado, pero el asesino decide tratar de ignorar ese hecho mientras platican — si no trae nada particularmente especial o raro con usted señorita B, tambien puede ofrecer sus servicios, tengo entendido que es detective y trabaja con el joven Eagle — comenta tranquilamente ya que al menos esa era la fachada que B tenia cuando este la conocio y no tenia motivos para pensar que la joven hubiera cambiado de profesion, hasta donde el entendia, ella era una oficial legitima — quiza El Conde necesite ayuda respecto a las leyes, claro todo depende de si esta disupuesta a arriesgar su trabajo, por que conociendolo, no pedira algo legal — sonrie mientras observa detalladamente los movimientos que hace B

— Mi felicidad depende de alguien mas, es curioso, anteriormente yo tenia la vida de muchas personas en mis manos, luego la muerte y ahora una joven encantadora tiene mi vida entera en sus manos — le sonrie tranquilamente a B — deberia mostrarse como en realidad es señorita B, tengo la impresion de que se esfuerza demasiado por pretender ser lo que no es — en ese momento el tren hace la parada interrumpiendo abruptamente esa parte de la conversacion, ambos bajan del tren y toman un taxi hacia el pequeño poblado donde se encontraba la tienda de El Conde, en el transcurso del taxi, Akabane no dice nada, solo se mantiene callado cubriendo su rostro con el sombrero.

No les toma mucho tiempo llegar hasta la tienda, ambos bajan del taxi quedando frente a una antigua tienda, la cual por fuera lucia demasiado vieja, desarreglada y pequeña, de las dimensiones de un pequeño cuarto — se lo que estas pensando, pero apartir de ahora recuerda que tus ojos te engañaran — caminan ambos hacia la tienda y apenas entrando, notan como las dimensiones del lugar contrastan por completo con la fachada, aquello parecia casi una tienda departamental, incluso con tres niveles. Enseguida se acerca atendiendolos una joven con traje de Koala — bienvenidos a fantasias e ilusiones, donde todo lo que busca puede encontrar, siempre y cuando pueda pagarlo — sonrie atenta mientras El Conde aparece al lado de ella — yo me encargo apartir de aqui... Dr. Jackal que agradable sorpresa y veo que viene acompañado esta vez — se inclina elegantemente besando el dorso de su mano

— Bienvenida a mi tienda señorita, soy El Conde, propietario de este humilde sitio — sonrie elgantemente mientras acomoda un par de mechones de su larga cabellera detras de la oreja — digame Dr. Jackal, ¿finalmente accedio a venderme sus manos? espero que si, mi oferta de cambiarselas por unas pertenecientes al decimo primer gobernante de los elfos sigue en pie, con ellas sus dagas seran mucho mas rapidas y precisas— Akabane sonriendo solamente niega con la cabeza — lamenteo desilusionar pero no vino por negocios, vengo acompar a la señorita B, ella esta buscando algo para una amiga — en ese momento la atencion de El Conde se posa en B, esperando saber que puede buscar esa chica

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Despues de llevarsela a su casa, pasaron dos dias, dentro de los cuales Maximilian siguio trabajando puesto que era el principal sospechoso de la fuja de Anita, ya que este al no tener el cadaver, no pudo sostener su version de haberla asesinado, por lo que pensaban era complice, una de esas noches al volver a casa, Maximilian comienza a empacar todo — nos mudaremos a un viejo pueblo muy lejos de aqui, donde nadie nos conozca y nuestro hijo pueda nacer — le informa a Anita a la cual sube con el a la camioneta junto con varias cosas, rapidamente arranca, conduciendo durante toda la noche, dejando dormir a Anita en su regazo, ya al salir el sol ambos se encontraban en un pintoresco pueblo, con una gran catedral en el centro

Apartir de ese momento, Maximilian consiguio rentar una pequeña casa con varios ahorros que tenia ademas de dinero robado a otros guardias y objetos que habia vendido, robados claro a los enfermos mentales, con esa cantidad tenian para pagar un techo donde vivir y tener comida mientras encontraba algun trabajo, pero en un pueblo como ese, era complicado para alguien con las habilidades de Maximilian encontrar un sitio

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Jue Oct 04, 2018 12:18 am

Al escuchar tal estruendo, obviamente Alejandra corre a la entrada para encontrarse con Drake mal herido. La castaña corre a su lado para aferrarse a él, llamándolo, escuchando cada palabra y después derramando lágrimas.

-Señor Drake, señor Drake… no me deje- No tuvo más remedio que hablarle a la ambulancia. Entonces empezó su miedo. Era menor de edad, la policía la interrogó para identificarla como la chica secuestrada o que había escapado según su tío. El cuál de inmediato llamaron.

Alejandra estaba temblando, tenía miedo. Estaba en la escuela, pidió sus documentos para cambiarse de escuela. Estaba en la salida mirando al frente, estaba decaída y un chico se le fue encima en un gran abrazo, besando su mejilla desesperadamente mientras derramaba lágrimas, se trataba del mejor amigo de Ale…el cual era travestí, le gustaban los hombres pero que Drake no lo conocía. La joven también empezó a llorar mientras se aferraba a su mano.

Frente a ellos se parqueo un carro color olivo. Los ojos azules miraron desesperados a los de su compañero que no sabía qué hacer. Primero intentó hablar, después forcejearon y terminaron llevándose a la menor, dejando al pobre joven tirado en el piso retorciéndose de dolor. Dentro del auto había dos hombres altos, fornidos.

-¿Es ella?- preguntó uno para mirar a Ale, no se atrevía dirigir la mirada.

-Sí, me trae muchos problemas- refunfuño el tutor legal. La de ojos azules sintió una mano sobre su pierna, acariciándola. Al final se trataban de hombres que les encantaba realizar un tipo de ritual, snob.

La chica estuvo en un edificio extraño durante dos días, no le dieron de comer, la drogaron para que los clientes la golpearan repetidamente, ella así no podría defenderse. Al final la colgaron, la desnudaron y se podía ver aquellos golpes en su blanquecina piel. Pronto moriría a golpes frente a todos esos ricos que disfrutaban de eso y la castaña no sabría de lo que iba a pasar. Pronto en la arena había un hombre con un tubo de metal que tenía arrastrando.

-Lastima, era una niña muy bonita- Murmuró uno de los empresarios, mientras su tío la observaba desde lejos.

-Es una puta, se fue con un hombre y seguramente ya no es virgen. Las mujeres como ella merecen esto – Explicó el familiar mientras comía bocadillos.  

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Violeta se encontraba contra la puerta, sintiendo como el enorme falo la empalaba con fuerza, tuvo que apretar con fuerza sus labios, iba a liberar un grito de placer más por suerte tenía reflejos y sus dedos calmaron esos sonidos de placer.

-Por favor… aquí no- jadeo, no había duda de que él la hacía mojarse como ningún otro hombre, estaba completamente roja, llena de placer hasta la médula, pronto volvía a penetrarla y ella correspondió el beso de aquella bestia. Su cuerpo temblaba, no podía evitar sentir como esa cosa caliente recorría sus paredes vaginales, había tenido 3 orgasmos en tan pocos minutos, estaba cansada pero no iba a decir que no disfrutaba de eso.

Paso sus manos sobre el suave pelaje del hombre lobo que no escuchaba razones, simplemente hacía lo que quería con ella y aunque a veces la metiera en problemas le encantaba.

-¿Por qué no puedes esperar a que lleguemos a casa?- musitó la de cabello morado.

-Señorita Violeta ¿Esta bien? - Preguntó la pelirroja quién iba a pedir un poco de leche para el gato, sólo podía escuchar los golpes que el cuerpo de la fémina le daba a la puerta, debido a las penetraciones bestiales de su pareja.

-Si- intentó hacer un ruido de lo más bajo, más no era posible, tenía que apretar los diente, mientras terminaba una y otra vez, mojando el pelaje de aquella bestia quién no dejaba de usarla –Sólo… arreglan… la puerta, ven en… una hora...- mintió mientras intentaba no hacer más ruido, al menos uno para evitar que supieran lo que pasaba ahí.  

Al final Elizhabet entró al cuarto de visitas y se dejó caer, estaba excitada y sus manos traviesas empezaron a tocarse, era una gata, sabía lo que estaba pasando. Desde aquel evento no había tenido nada con Eagle y era normal, estaba en un mal estado. Fue cuando tomó el celular que le regaló el general, nunca antes lo había usado, lo primero que descubrió fue la cámara, le tomo fotos al gatito, muchas de ella, luego fotos de ella con el gatito, al final solo ella y después fotos suyas mostrando sus pechos, después su ropita interior húmeda. En ese orden se las mando a Eagle, era el único que tenía en su celular, por lo cual sólo él podía ver sus estados en whatsapp. Tal vez deberían enseñarle a enviar mensajes privados, puesto que pronto tendría más amigos.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Miranda tomo un candelabro, estaba asustada, abrió la puerta de su habitación, encontró algo en la oscuridad, algo enorme hacía ruidos extraños. Sin pensarlo dos veces, porque no iba a llamar a Lobo para rescatarla; lo golpeo en el estómago varias veces mientras gritaba.

Después de unos segundos, noto entonces, por la poca luz de la ventana que se trataba de lobo, quién estaba encima de su ropa interior, todas las prendas esparcidas y un enorme miembro queriendo botar de su pantalón.

-¡Le dije que no volviera a mi habitación! - le gritó, mientras retrocedía lentamente a la salida, no sabía si lo había hecho enojar, no quería que la matara, aunque era culpa de él por entrar a hurtadillas a su cuarto –P… pensé que era una bestia que me iba a comer… es su culpa- intentó excusarse mientras sentía cada vez más lejos la puerta “Siempre me pasan estas cosas a mi” pensó mientras su corazón daba grandes golpes en su pecho.

-¡No!- grito con fuerza, no sabía que había pasado, simplemente escucho un ruido y corrió a la salida como alma en pena.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Lolita estaba al lado de Akabane, mientras estaban por ahí y por allá ella veía a los pandas, le encantaban, a veces se desviaba un poco para observarlos, ya sean en peluche o en algún comercial. La hacía feliz, no era lo mismo, pero era lo más parecido a lo que quería, pasear con el pelinegro, a veces estaba detrás de él y le veía sus pompis, tenía ansias en las manos, quería apretarlas. Suspiró.

No hubo platica, solo los pensamientos de la joven peliverde. Las raíces negras la hacían parecerse a Lolita, aunque sus pupilentes eran moradas. Tomaron un taxi y ahí se sentía cada vez más nerviosa, era una excusa para estar cerca de él, se abrazó una pierna, como antes. Lo hizo sin querer, simplemente veía por la ventana mientras disfrutaba del olor del pelinegro. Una vez bajaron, solo vio un viejo local, el cual parecía sucio, hizo una cara chistosa más el pelinegro le aconsejo.

-Es cierto, ya he visto miles de cosas extrañas hasta ahora- dicho esto se adentro la tienda para ver a un hombre de cabello largo y morado, se había sonrojado casi de inmediato. Era muy atractivo y además había besado su mano. Quedó encantada por ese gesto, aunque después miró al pelinegro con una mirada que parecía decir “Yo no fui, fue él” más después reaccionó y simplemente miró al vendedor.

-Yo- Murmuró un poco, no podía apartar su vista del hombre, era muy bonito – Una amiga… fue víctima de un experimento, al parecer una doctora reconocida apellidada Hamilton uso algún gen de híbrido en ella, no está estable y la señorita Etoile me ha dicho que usted podría ayudarme – Habló muy rápido, se encontraba muy ansiosa –Aunque no sé qué podría darle yo… - Admitió abrazándose, sin querer sus pechos habían resaltado un poco –No tengo nada…- murmuró muy afligida.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Oct 05, 2018 11:21 pm

Una explosion se produjo en el techo de aquel edificio que era mas bien una especie de bodega abandonada, un enorme espacio con un techo de unos cinco pisos de altura, pero sin divisiones, una sombra se ve caer a toda velocidad, cayendo justo frente a la chica, emergiendo un hombre de casi dos metros, vistiendo una especie de armadura militar, con un casco de metal que cubria su rostro, una division completamente negra y la otra roja con una abertura para su ojo, aquellos sujetos no entienden que esta pasando, pero el tio de la joven rapidamente ordena que le disparen.

Sin ningun problema, el enmascarado se lanza al ataque desenfundado su espada, eludiendo facilmente las balas, cortando incluso algunas de ellas con su espada, sacando con su mano libre una metralleta uzi con la cual comienza a llenar de plomo a la mayoria mientras a los otros los comienza a cortar con su espada como si fueran de mantequilla siendo pasados por un cuchillo caliente, el tio tembloroso comienza a correr hacia la puerta para escapar, pero en cuanto la abre aparece frente a el un sujeto de cabello largo y negro, vestido con una armadura similar al hombre del casco, pero este cubierto de la boca y con gafas especiales, ademas de un brazo de metal, con el cual sujeta al tio de la rodilla derecha apretando tan fuerte que le revienta la rodilla, produciendole un enorme grito de dolor

El tio cae al piso desplomándose del dolor, mientras el otro sujeto del casco termina de asesinar a todos los que se encontraban alli, en ese momento del techo cae otro tipo este de cabellera rubia y larga amarrada a una coleta, con una mascara blanca cubriendole el rostro y unas largas garras de metal colocadas en su brazo derecho, con dichas garras corta las cadenas liberando a la pequeña Ale tomandola en sus brazos con cuidado, con la chica ya a salvo, una figura del techo les lanza una soga de la cual se sujetan y comienza a subirlos, tomando el rubio a Ale y el hombre del brazo metálico al tio llevandolo con ellos al techo del almacen aquel hombre tirando de la soga era otro de atuendo similar, solo que este todo negro y con dibujo de una tarantula en el pecho, ademas de una mascara completamente negra

Todos caminan por el techo hasta llegar a un helicoptero negro estacionado sobre otro edificio de junto, en el cual entran todos, el enmascarado de la tarantula se coloca de piloto comenzando a manejarlo, el viaje en helicoptero termina en una vieja estacion de bomberos abandonada, todos bajan adentrandose en ella, el sujeto del brazo metalico arrumba al tio en un pequeño cuarto muy pequeño, mientras el de la mascara blanca y rubio sigue cargando con cuidado a la joven Ale hasta que todos llegan a lo que parecia ser el lugar principal, donde los esperaba un tipo de cabello corto con un cigarro en sus manos, este no usaba mascara — buen trabajo chicos, busquenle algo con que cubrirse a la niña — menciona el sujeto sin mascara

El rubio acomoda a la pequeña Ale en un sofa recargandola, va por una manta y vuelve a los segundos cubriendola completamente con ella, despues el sujeto del brazo metalico le entrega una taza con chocolate caliente, le hace una seña de que se lo beba — no tienes de que preocuparte, aqui nadie te hara daño — se pone de pie el hombre sin mascara — te presentare a todos, aquel encantador sujeto de cabellera rubia es Balrog, el joven callado del brazo de metal es Winter, aquel hermitaño que esta en el rincon recargado alejado de todos, se llama Deathstrike, el señor tarantula es Poison, yo soy simplemente John C. y a el, me parece que ya lo conoces, Red Hood — en ese momento de entre las sombras aparece Drake con su traje de Red Hood aunque en muletas — no temas Ale — dice Drake acercandose a ella — Somos un pequeño grupo de ataque al servicio del Rey del viejo mundo, tu novio acepto unirse a nosotros a cambio de que te salvaramos — menciona John C. apagando su cigarro — sera mejor que dejemos solos a los tortolos, Red Hood, como te prometi, el viejo esta en la celda, haz lo que quieras con el, solo no causes muchos destrozos, hoy le toca la limpieza a Deathstroke y no quiero oirlo quejarse toda la noche — sonrie de lado mientras se marchan todos a sus respectivas areas, dejando solos a la pareja

Deathstrike:

Winter:

Balrog:


Poison:


John C,:

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Aquel hombre lobo no entendia de razones, era tal cual un animal, finalmente Violeta tuvo que darse por vencida y aceptar aquello. el hombre lobo la estuvo penetrando en repetidas ocasiones contra la puerta, despues de eso y cargandola sin sacar su miembro del interior de la mujer, la lleva hasta el escritorio de esta, colocandola de pie para luego inclinarla, de forma que su torso quedara pegado al escritorio, acomodandose el animal por detras de ella, tomandola de los brazos para sujetarla y la penetra una vez mas de forma bestial, dejando ir todo su miembro hasta el fondo, golpeando con fuerza el interior de esta, aquel lobo estaba completamente entregado al deseo, estaba disfrutando mucho de su mujer

Conforme pasaban los minutos todo aquello se hacia mas intenso, la bestia la movia de un lado a otro, la cambiaba de posicion, hacia de todo con ella, despues de todo para el hombre lobo, Violeta era su hembra, por lo que se sentia con la confianza de hacer todo ese tipo de cosas sin problema alguno, continuaron asi por mas y mas tiempo, hasta que la bestia no pudo seguir por mas tiempo, acabando por correrse dentro de ella recostados ambos en el piso, con el lobo encima lamiendole la espalda y los hombros despues de haber consumado el acto sexual

Eagle se estaba acercando a la casa donde todo habia sucedido, sin embargo de repente esta explota cuando estaba por llegar, se detiene en seco su camioneta bajandose de esta, furioso asota la puerta maldiciendo que ya lo tenia tan cerca pero se le fue de las manos una vez mas y ahora tenia una casa en llamas atrayendo la atencion de toda la gente, en ese momento el sonido de su celular lo saco de sus pensamientos, lo reviso y comenzo a ver las fotos de Elizabeth, comenzando con las tiernas de ella con el gatito, para luego pasar a las subidas de tono, estas las ve dentro de su camioneta donde no habia nadie y dado que ya nada podia hacer, decide regresar

A los pocos minutos vuelve al consultorio, preguntando por Elizabeth, la recepcionista le indica donde estaba y Eagle va hacia el cuarto, el cual estaba cerrado con seguro, pero Eagle usa sus poderes de hielo para formar dentro de la cerradura un molde de hielo, por lo que solo gira el dedo y el molde acoplado al cerrojo bota el seguro, entrando para enseguida cerrar destras suyo, observa a su novia recostada en la cama tocandose, el general se acerca a ella quitandose la camisa y se coloca encima, comenzando a besarla suavemente en los labios mientras sus fuertes manos se colocan con cuidado sobre los senos de la gatita — eres una travieza — le sonrie para luego comenzar a besarle su cuello bajando por sus hombros hasta llegar a sus senos, lamiendo sus pezones pasando la lengua una y otra vez por sobre ellos

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lobo comenzo a moverse un poco al sentir aquellos golpes, que si bien no le producian nada de dolor si le eran un tanto molestos, por lo que abre los ojos estando aun bajo los efectos del alcohol — que mierda haces tu metiendote a mi cuarto a despertarme, quieres mas sexo, bueno esta bien nunca diria que no — se lanza enseguida sobre de ella derribandola en el piso, coloca sus manos sobre las muñecas de Miranda y con sus dientes le rasga la parte superior de sus ropas dejando libres sus grandes pechos los cuales comienza a chupar con fuerza, mordiendolos un poco para dejarlos marcadas con sus dientes, le suelta las manos para arrancarle la parte inferior de la ropa al igual que su calzon, dejandola practicamente desnuda, solamente con pequeñas partes de la ropa sobre ella

El Czarniano se saca el miembro y la toma de las piernas abriendoselas, pero antes de penetrarla, clava su rostro entre sus piernas comenzando a lamerle la vagina — para ser una mojigata, tienes un coño delicioso — pronuncia el alien mientras su lengua se pasea rapidamente sin pudor alguno por la vagina de Miranda, frotandose con especial enfasis en el clitoris de esta por varios minutos, para despues meter aquella larga lengua dentro de su vagina, comenzando a lamerla por dentro, sus manos a sus vez se posan en los enormes pechos de la mujer, apretandolos con fuerza mientras le devoraba la vagina

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

El Conde escucha con atencion las palabras que la joven tiene para decirle — ya veo... la señorita Hamilton acudio a mi hace un par de meses, si ella uso lo que le di con su amiga, en ese caso tengo el remedio — sonriendole le hace una reverencia para luego marcharse por un momento — no confie mucho en ese hombre señorita B, su encanto es casi tan grande como su astucia para engañar — dice Akabane sonriendole mientras El Conde regresa hacia ellos con un pequeño frasco de ampolleta color verde — esta pequeña cantidad de liquido bastara para detener el proceso, no se anulara pero si evitara que se expanda mas y sera mas facil de que su amiga pueda manejar lo que le esta sucediendo — comenta El Conde sonriendole a la joven mientras muestra la pequeña ampolleta — a cambio solo pedire una cosa... una muestra de su material genetico señorita, un poco de su sangre, la misma cantidad que el liquido que yo le dare, un intercambio justo — Akabane en ese momento sonriendo saca uno de sus bisturis observando a El Conde

— ¿Que planeas hacer con eso Conde? no me mientas — El Conde observa a Akabane pero sonrie calmadamente — lo que hare no la afectara a ella, Dr. Jackal, ¿no intentara matarme para quitarme el liquido y evitar el trato o si? espero que no, deseo seguir vivo — pronuncia El Conde mientras espera la respuesta de ambos, Akabane por su parte guarda el bisturi mientras baja el sombrero dejando ver unicamente su boca — sabe bien que tenemos un pacto, no puedo atacarlo Conde... pero no pienso dejar sola a la señorita B con usted ni un segundo — menciona Akabane mientras El Conde se encoje de hombros — no hay necesidad de celos, Dr., es muy bella la señorita pero nunca mezclo placer con negocios —

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Dom Oct 07, 2018 10:03 pm

Alejandra no estaba al corriente mucho de lo ocurrido, tenía vagos recuerdos. Poco a poco iba armando el rompecabezas, cuando estuvo a salvo le habían inyectado algo para recobrar el sentido, esto también atraía el dolor el cual era mucho. Poco a poco fue cediendo gracias a medicamentos que le dieron. Su carita tenía una enorme mancha en la cara color morado en la parte de su boca, tenía quemaduras de cigarros alrededor de su ombligo, tenía manchas de moretones por todo el cuerpo y sus piernas líneas rojas y negras; puesto que la golpearon con cables. Ella tapaba su desnudes mas no por pudor, más bien sólo quería sentirse protegida.

Mientras tomaba la taza de chocolate y derramaba lágrimas en el proceso, no había comido nada y era tan dulce el sabor de la bebida.

La de ojos azules miraba a todos los que le habían presentado, para terminar con un tan Red Hood, él cuál no conocía. Claro que lo reconoció por su voz, permaneció en silencio mirándolo en muletas. Una vez solos ella intento levantase en balde, le dolía el cuerpo entero.

-¿Señor Drake?- lo miró fijamente colocando su mano en su pecho –Está… está vivo… qué alegría- Sonrió a pesar que le lastimaba verlo –Yo… sé que le causó muchos problemas… yo… yo le juro que no iba a ir con mi tío… claro que no, yo… yo… de verdad lo siento. No puedo aceptar ser su novia... se ha hecho daño por mi culpa, ha trabajado mucho por mi, ha hecho más que nadie en el mundo por mi... que no tengo nada... y...- Empezó a derramar lágrimas, recordando la amenaza que él le hizo hacía tiempo –Yo tengo la culpa, yo hice todo esto…. Por favor perdóname… - Expresó tapándose la cara- No sabía qué más hacer, tenía miedo de perderlo, llame a la ambulancia, no pensé que iba a ocurrir esto- Empezó a llorar a todo pulmón mientras caía la sabana por su cuerpo – No quería huir con mi tío- Expresó pensando que tal vez el contrario la había dejado de querer por esos acontecimientos, ni siquiera le importo que le dolía al respirar el pecho.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

La pelirroja estaba frotándose lentamente entre los labios vaginales, sentía algo muy extraño entre su entrada vaginal y su clítoris. Su interior se estaba humedeciendo, por ende, era muy sencillo meter sus dedos. Fue cuando el peliblanco dentro de la nada, la joven se había levantado de un brinco, pero al ver que este era su prometido dejo que se acercara mientras descubría su pecho. Dejándole ver sus senos. Este se quitaba su camisa, dejando ver su increíble cuerpo de hombre. Se estremeció al sentirlo encima. Le beso el cuello provocando que gimiera… esta le desabrocho el pantalón sacando el miembro del contrario, lo acomodo en su vagina completamente húmeda…

El gatito brinco en la cabeza de Eagle haciéndole masajito para después quedarse dormido. La pelirroja al mirarlo paró por completo y miró al moreno.

-Creo… que será para la próxima, no podemos hacer esto frente al bebé- expresó la pelirroja tomando al gatito con cuidado.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Miranda iba a correr cuando fue tumbada al suelo, lo cual le dolió, después el grandote se colocó encima rompiendo su uniforme. Estaba completamente a su merced, sintiendo como este sacaba leche de sus senos -¡Au! Duele… fantoche- Expresó mientras caían lágrimas. Pronto en un par de minutos estaba prácticamente desnuda - ¡Usted está en mi cuarto! - gritó con fuerza, más el contrario no la soltaba y ahora tenía una lengua caliente recorriendo su sexo. Esto la hacía mojarse.

-¡Para! Por tu culpa no puedo mover bien mis piernas, me tiemblan- se quejó mientras entraba el órgano ajeno a su interior sin ser invitado, pero se sentía tan bien que encorvó la espalda, podía sentir que lamía incluso la entrada de su útero.

-No… te dije que ya no lo haríamos…- fue cuando le dio una patada en la cara, no es porque no quisiera, estaba a punto de tener un orgasmo, estiró una pierna y lo golpeó sin querer –Finjo… todo- Musitó mientras se levantaba con esfuerzo, no podía hacerlo, le afectaban las piernas.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

B hizo una cara rara cuando el contrario le pidió sangre, esta no sabía para qué quería tal cosa, simplemente sonrió, tenía lo que el contrario quería y no había problemas para ella en hacerlo, no tenía nada en especial, era una simple humana. Iba a decirle el famoso “Trato hecho” cuando el contrario sacó su bisturí.

El ambiente se puso tenso y eso lo sintió perfectamente.

-El señor Akabane no se pondría celoso por mi… él ama a alguien más. Estoy en la friendzone- fue como un deber doloroso, esclarecer un mal entendido. Volteo a ver al pelinegro para sonreírle con cierta melancolía –No se preocupe, no dejaré que nadie piense mal de nosotros...- La joven asintió con la cabeza al conde, el cual se le hacía bellísimo, siguiéndolo hasta donde debía - ¿No mezcla el placer con el trabajo?- Pregunto curiosa la pelinegra mientras veía a su alrededor, todo era enorme y hermoso - ¿Seguro que no puede romper las reglas?- preguntó curiosa, estaba siendo traviesa, no quería nada. Se le hacía raro que el pelimorado no hiciera algún tipo de trampa, era impensable para ella que fuese de esa manera.

-Yo creo... que si mezclaria ambas cosas... - dijo pensando en su sex shop.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Jue Oct 11, 2018 2:11 am

Drake se quita su mascara roja mientras escucha todo lo que tiene por decir Alejandra, para al final abrazarla una vez mas con fuerza pegandola a su cuerpo, acariciandole la espalda tratando de confortarla — deja de llorar, no tienes de que preocuparte ahora, hice un trato para asegurar que estaras bien — le coloca con cuidado la toalla encima de su cuerpo para despues tomandola de las manos llevarla por los pasillos de aquel sitio hasta una habitacion con la puerta pintada de roja, Drake saca su llave y entra en esta, una habitacion de buen tamaño con todas las comodidades necesarias, pero lo mas destacado eran las cientos de armas diferentes colgadas en las cuatro paredes e incluso en el techo, principalmente armas de fuego pero una que otra arma blanca. Drake la guia tranquilamente a la cama donde la recuesta colocandose este a su lado

— Mis compañeros atraparon a tu tio, esta encerrado como la bestia que es — le comenta serio mientras le acaricia la mejilla para luego darle un suave beso en los labios — estas muy debil para llevarte a casa, pasaras la noche aqui y mañana volveremos a casa — pronuncia serio sin darle eleccion, posiblemente para ella no estaria muy comoda en ese sitio en especial rodeada de todo ese tipo de armas, pero seria solamente una noche. De momento Drake no podia ir a trabajar esa noche debido a que aun sus heridas no sanaban del todo, por lo que pasa toda la noche junto a Ale hasta que ambos quedan dormidos

Ya por la mañana muy temprano tocan a la puerta, Drake se levanta con cuidado apoyandose de sus muletas y entre abre la puerta mirando a John C. quien le entrega una bolsa para luego retirarse, Drake lleva la bolsa a la cama abriendola para mostrarle el uniforme de su nueva escuela a Ale, asi como varios papeles con sus datos, acta de nacimiento, certificados, identificaciones entre otros documentos mas de ese tipo — te explicare rapido, para evitar que quedara aun algun socio de tu tio que intente buscarte, decidi darte una familia nueva que te va a cuidar — abre una de las carpetas que venia en la bolsa junto al uniforme mostrandole las fotos de los otros cuatro enmascarados pero ahora claro sin mascara, ademas de la de el mismo y John C. con algunos datos

— John C. alias James Constantine, sera tu padre, por lo que ahora tu eres Alejandra Constantine — le señala la fotografia de John en caso de que no lo recordara bien por que el dia de ayer estaba aun bajo los efectos de la droga, despues señala a un hombre mayor cubierto de canas y con un parche en el ojo — Death Strike alias Walter Constantine sera tu abuelo — ahora pasa a mostrarle las fotos de un rubio de cabellera larga, otro rubio tambien pero este de cabello corto y un joven de cabello negro semi largo — ellos tres, Balrog alias Fabio, Poison alias Tom y Winter alias Brandom, seran tus dos primos y tu hermano mayor respectivamente — le comenta mirandola a los ojos, era demasiada informacion para digerir de golpe, pero era ya un trato que se habia hecho todo por la seguridad de Ale

Drake cuyo papel no habia cambiado y seguia siendo el novio de Ale la espera a que se ponga el uniforme para acompañarla a la salida de la vieja estacion, donde un auto negro la esperaba, conduciendolo se encontraba Poison/Tom — subre prima o llegaras tarde — comenta sonriendo el rubio mientras en el asiento de atras se encontraba el abuelo Deatstrike/Walter quien abre la puerta para que Ale entre, Drake la observa — todo estara bien, confia en ellos, yo ire por ti a la salida — le da un suave beso en los labios para despues dejarla ir en el auto, el "abuelo" debia dar seguimiento a los papeles de inscripcion ya que el "padre" estaba ocupado para hacerlo, razon por la cual iba tambien rumbo a la escuela

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Eagle se encontraba muy emocionado disfrutando del cuerpo de su pareja, hasta que siente a un pequeño animalita sobre el, se trataba del gatito que recien le habian dado a Elizabeth, ante tal dulsura de la joven acariciando con mucho cuidado para no despertar al pequeño gatito, Eagle no pudo hacer nada mas que resignarse y aceptar lo que decia la joven — esta bien, tienes razon, vayamos a casa entonces aun debemos buscarle un lugar donde se quedara el pequeño — acaricia suavemente la cabeza de Elizabeth para luego darle un beso tratando de no despertar al pequeño, la toma de la mano con cuidado ya una vez que ambos se visten claro y salen del sitio, subiendose en la camioneta del general para partir hasta su casa, tomandole escasos minutos llegar, observando al pequeño minimo — creo que debemos mostrarle la casa — menciona el general refiriendose al pequeño gatito, el nuevo miembro de la familia

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Lobo sacude un poco la cabeza por la patada, no por que le hubiera dolido ya que apenas la sintio, si no mas bien por que fue algo que no se esperaba, por lo que toma con fuerza de las muñecas a Miranda y la arroja a la cama con fuerza, enseguida Lobo se monta encima de ella separandole las piernas y la penetra de golpe, aprovechando que la vagina de esta se encontraba ya bastante humeda, por lo cual el miembro pudo entrar sin problemas — te eh metido la verga tantas veces que se perfectamente que no puedes fingir, te encanta que te trate asi — le comienza a besar los pechos succionandolos con fuerza, sacando leche de estos haciendo que se derrame por todo su cuerpo, mientras el miembro de Lobo no hace mas que entrar y salir cada vez con mas fuerza, metiendole el miembro hasta el utero con mucha rapidez — demonios que rico coño tienes — le empuja mas fuerte la verga hasta el fondo siguiendo chupandole los pechos, jalandole los pezones ligeramente con sus labios

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0--00-0-0

— No es eso lo que me molesta señorita B, pero El Conde no es alguien a quien se le deba dejar algo como una muestra de sangre — comenta Akabane mientras El Conde reacciona a los comentarios de la joven con una suave sonrisa — las reglas prefiero que no se rompan, aunque siempre pueden torcerse un poco — mantiene aquella suave sonrisa el hombre de cabellos morados mientras por detras de la joven con una pequeña jeringa aparece El Conde o al menos un duplicado de este, listo para clavarle la aguja en la espalda, pero es detenido por Akabane quien moviendose rapidamente le quita la jeringa y se la coloca apuntando al cuello, al hacer esto, el pelimorado que habia estado frente a ellos se revela como una de las empleadas de este que sale simplemente corriendo

— Veo que sus reflejos siguen intactos Dr. — sonrie nervioso El Conde — solo estaba probando sus reflejos no creeria que trataba de robarme la sangre de la señorita sin darle un intercambio justo — ante esto Akabane sonrie levantando un poco su sombrero mirandolo — eso es justo lo que creo, ahora digame Conde, que evitaria que lo mate ahora y nos llevemos la cura — El Conde al escuchar esto se le nota bastante nervioso — ¿que usted es honesto? — responde con otra pregunta a la primera formulada por Akabane, a lo cual este ultimo suelta la jeringa sonriendole — tiene razon — responde Akabane mientras El Conde suspira aliviado como si su vida de verdad hubiera estado en peligro, aunque rapidamente aquella figura se desvanece mostrandose como otra de sus empleadas la cual termina desmayada por lo sucedido

En ese momento de la nada aparecen unas escalera y de estas aparece El Conde, vestido con un atuendo vicentino en tonos morados, como si de la realeza se tratara, parecia que este si era el verdadero Conde — lamento todo esto, pero como entenderan, alguien de mi posicion debe ser cuidadoso, tengo objetos demasiado valiosos — sonrie acercandose a Lolita o como este la conocia B — de cerca puedo admirar mejor esos ojos, señorita B, son hermosos — le sonrie intentando tocarlos, pero se detiene a algunos milimetros antes de llegar a tocar el cristal que los cubre de su verdadero color — desgraciadamente señorita estoy demasiado viejo para la seduccion, hace diez mil años hubiera aceptado su proposicion — El Conde le hace una reverencia a Lolita para luego entregarle el pequeño frasco con la cura y luego otro del mismo tamaño pero vacio — misma cantidad de liquido es lo que pido, un intercambio justo — comenta refiriendose a que debe llenar el pequeño frasco con la sangre

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.