Esos ojos violentos...

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Jue Mayo 31, 2018 1:42 pm

Elizhabet se encargaba de Eagle al ser herido, había dejado sola a Lolita la cual se sentía atemorizada por lo que había hecho. Por un momento creyó que era lo correcto al salvar al hombre que tanto amaba y ahora simplemente parecía que lo había echado a perder.

Pasaron dos meses y la ciber ladrona estaba en su departamento, se había pintado el cabello de verde y amarillo. Se había perforado la oreja varias veces y la nariz, era más como un autocastigo, aunque al final le gustaba verse. Dejo de vestirse como Lolita ahora era más como una adolecente punketa. Tenía que asumir otro perfil. Siempre se veía al espejo antes de ponerse los pupilentes color morados para salir a su trabajo, que curiosamente era en la comisaria. Ayudaba a recopilar información lo cual la hacía muy valiosa para el equipo. No solo que implique con Hamilton, sino también de otros cuerpos policiacos.

Ella estaba muy triste la gran mayoría del tiempo, no había visto a Akabane y a veces le preguntaba a Eagle, aunque este le negaba la información, así que cuando él le preguntaba sobre la pelirroja ella hacía lo mismo.

Tenía puestos unos enormes audífonos mientras caminaba a su casa. Miraba al piso, pero su paso era tan pausado que sabía nadie podría chocar con ella, al menos que sean idiotas. Como si fuera parte del destino alguien había chocado con su hombro, ella volteo y noto la cara de una estudiante, había caído al piso.

Al tener la música a todo volumen no pudo escuchar sus disculpas, la falda del uniforme se había subido y noto su piel amoratada, marcas de cintos, algunas quemaduras incluso de la plancha. Ella no se movió para ayudar a la fémina, podía ver las lágrimas de la de ojos azules, entonces bajo sus audífonos.

-No has pasado un buen rato ¿Verdad? - pregunto dulcemente, se inclinó para tomar su mano –Vamos a mi departamento, curemos tus heridas – Expreso mirando los ojos sorprendidos de la menor, sus ojos eran zafiros, su cabello largo y café. No era parte de Lolita ser así, más se sentía sola, extrañaba mucho a Akabane, ahora que no tenía su presencia y que seguramente la odiaba necesitaba tener una amiga.

-Mi nombre… es… Alejandra- Se presentó la menor tomando la mano de la contraria, aceptando su trato, no había mucho que decir o hacer en su situación.

Pasaron dos semanas desde entonces, la menor ayudaba con los deberes hogareños mientras Lolita trabajaba. Esta última estaba de salida y seguía por el mismo camino como cada día, más se detuvo en una cafetería, decidió comprar algunos bocadillos para su compañera de habitación.

Por otro lado, Alejandra había bajado a tirar la basura, estaba llena de vendas y curitas, puesto que algunas heridas si eran serias. Recordaba el día que había salido corriendo, estaba siendo golpeada por su tío con un cable de la plancha, que luego le lanzo quemando su pierna. Ella seguía llorando y gritando horrores, estaba en plena calle y nadie parecía querer ayudarla. Solo entonces vio una sombra negra, alguien había atacado a su agresor. No sabía que forma tenía, solo recordaba esos ojos peligros.

Algo entre los contenedores alertado a la adolescente quién voltea rápidamente, sentía el peligro latente y sus manos marcadas se colocaron en su pecho.

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Por otro lado, Eve estaba bañándose con el gran hombre, tenía un bigote como el del gran hombre en su carita hecha con espuma y le lanzaba el agua de la bañera haciendo un terrible desastre de agua, ya estaba grande, tenía 11 años, había estado con él unos 4 años, estaba muy encariñada con él. Por supuesto que ambos tenían ropa, la menor tenía su traje de baño y de patitos. Cuando Elizhabet abrió la puerta de golpe y vio a ambos jugando con el jabón, esa imagen fue tan perturbarte por que no creyó que un hombre tan enorme como su suegro se prestara para tal situación y sin decir nada retrocedió cerrando la puerta lentamente.

-Eagle… ¿Por qué tú no tienes bigote? - pregunto una vez lo miro desde el sofá, todavía tenía secuelas de la herida por lo que la gatita lo cuidaba de cerca. Era monitoreado por el médico de Vulture asi que no podían irse de ahí aún hasta que le dieran de Alta. Aunque… por alguna extraña razón Akabane estaba recuperado de varias fracturas y no se sabía nada de él.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Jue Mayo 31, 2018 11:56 pm

Drake despues de la desvandada de hacia años donde toda la pandilla de Elizabeth se habia separado, este tomo otro rumbo, no le intereso saber mas de los demas y mucho menos de Elizabeth a quien le tenia cierto rencor ya que la culpaba de las desgracias que habian sufrido las otras, en ese lapso se habia dedicado a luchar clandestinamente para ganar algo de dinero, sin problemas podia pasar por humano a diferencia de sus ex compañeras, ya que no tenia rasgos animales visibles, solamente sus ojos pero no eran suficientes pruebas como para acusarlo de ser un hibrido. Saliendo de una de sus tantas peleas que habia tenido, observa a un extraño tipo pero mas importante aun, observa a una pequeña que habia salvado una vez hacia ya tiempo.

Tranquilamente enciende un cigarro mientras mantiene algo de distancia, aquel tipo se acerca con malas intenciones a la pequeña pero rapidamente recibe un disparo en la nuca cayendo desplomado frente a la pequeña, entonces con toda calma se acerca Drake observando a la niña y apago el cigarro sobre la nuca del posible violador ahora ya muerto — ha pasado tiempo pequeña Ale, sigues siendo un iman de abusadores — la mira con sus ojos rojos fijamente pero se inclina para acariciarle con cuidado la mejilla, mirando molesto las marcas — ¿volvieron a lastimarte? debi matarlo... aprendi hace poco que estos tipos solo aprenden cuando estan muertos... pero ven, vamonos de aqui no quiero meterte en mas problemas... confia en mi — la toma con cuidado entre sus brazos pegandola a su cuerpo y da un enorme salto subiendo a el techo de una casa para luego saltar hacia la otra calle donde con cuidado la baja ya estando en piso.

— Es aburrido comer solo... quiero que vengas conmigo y me cuentes lo que ah pasado — la lleva hasta un puesto callejero muy cerca de alli donde venden hamburguesas, el señor ya mayor mira a Drake sonriendole y dandole la bienvenida amablemente a su puesto — ¿todo a estado bien, ya no te han venido a molestar aquellos sujetos? — pregunta Drake y el señor le contesta que tiene dias sin verlos, asi que el joven se sienta en un pequeño banco frente al carrito de hamburguesas con Ale a su lado — creo que debo presentarme... me llamo Drake, escuche que te llamaban Ale, supongo tu nombre es Alejandra, asi que cuentame ¿la misma persona te lastimo? — le pregunta serio mientras les preparan la comida

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Mientras tanto en la mansion, Vulture jugaba con la pequeña en la bañera, usando un pequeño patito de goma el cual llenaba de agua para luego lancerle el chorro que salia del pico hacia su cabeza, al mirar a la pequeña con aquel bigote de jabon, el hombre mayor no pudo evitar soltar una gran carcajada — no te queda mal jajaja — rie hasta que ve como Elizabeth habre la puerta, entonces Vulture se queda de piedra sin decir nada, solo la observa sumamente rojo, mueve las manos como intentando explicar algo pero las palabras no salian de su boca, entonces cierra la puerta y Vulture voltea mirando a Eve — espero no haya pensado mal... — menciona preocupado pensando lo peor, que quiza lo terminarian denunciando por pederasta o algo parecido, aunque si bien si se habian llegado a besar en los labios y hecho sexo oral... ok si, no hay forma de justificarlo

Eagle por su parte se encontraba recostado en el sofa leyendo un viejo libro de magia escrito por su maestro Piroro, cuando escucha la pregunta de Elizabeth, girando el rostro para observarla — por que me veria ridiculo y viejo como mi padre — le responde para luego cerrar el libro dejandolo a un lado y se pone de pie acercandose a Elizabeth — necesito salir a las calles, todo debe ser un caos sin mi, debo poner orden en esta ciudad — hace una pequeña mueca de dolor y se vuelve a sentar en el sofa — es un fastidio estar asi, de no ser por ti me volveria loco — toma la mano de Elizabeth para acercarla a el haciendo que se siente sobre sus piernas y besa suavemente sus labios — se que has estado saliendo en las noches, se muy cuidadosa por favor, preferiria que no salieras, pero se que lo haras sin importar lo que te diga — le sonrie de lado mirandola — eres una rebelde — bromea y le da un suave beso en los labios

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

— Esos bocadillos combinaran perfecto con una rica taza de té — pronuncia aparciendo de la nada a un costado de Lolita; William, sonriendole mientras se quita el sombrero educadamente saludando — buenas noches señorita, espero no haberla asustado, confio en que me recuerde, soy el mayordomo de los Grawords, nos vimos hace años en aquel incidente con su novio — pronuncia sonriendole aunque borra dicha sonrisa al ver la expresion de esta cuando le menciona a su novio — perdone mi comentario señorita, pero estoy aqui por que el me pidio le diera esto, solo en caso de que yo la encontrara, el no tiene idea de que se quien es usted, muy buen disfraz porcierto, me tomo mas de dos segundos encontrarla, todo un record — le sonrie entregandole una carta, la cual si la leia, a rasgos simples comentaba que donde estuviera iba a encontrarla, asi tendria que buscar en el cielo y el infierno, le pedia que no lo olvidara y fuera paciente, que pronto daria con ella.

William guarda silencio doce segundos antes de volver a hablar — el señor Akabane se encuentra bien, emprendio un viaje con uno de mis amos para poder recuperar sus poderes y asi encontrarla, no tiene de que preocuparse, posiblemente el amo Vergil se moleste por haberle dicho esto, pero fue una peticion de la señora Etoile, aunque no la conoce, entiende su dolor y penso que el saber como se encuentra su pareja, ayudaria a mitigarlo un poco... esta en buenas manos — le dice sonriente mirandola a los ojos

— claro —

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Vie Jun 01, 2018 1:40 pm

Había salido de aquellos contenedores un hombre, parecía mayor, ella petrificada se mantenía temblorosa observando como poco a poco la distancia se acortaba. El olor a alcohol se hizo presente en sus fosas nasales, ella estaba ahí imaginando el dolor latente en su piel, sus lágrimas estaban a punto de salir hasta que escucho un ruido. Dio un salto ante la situación y después el hombre cayó desplomado al piso. Ella no pudo resistir, sus piernas le fallaron cayendo de un sentón.

Alguien había muerto frente a ella, era una humana común, esas clases de cosas la llenaban de pánico, aunque realmente no dijo nada. Observo al extraño acercarse a ella de manera temeraria, apagando el cigarrillo en el cuerpo, una acción violenta que estremeció a la pequeña.

- ¿Cómo sabe mi nombre? - murmuro entre tartamudeo, sus lágrimas seguían cayendo, aferrándose de la falda de su vestido como lo hacían los niños pequeños. Fue cuando el contrario le pregunto si la volvieron a herir, ella miro sus brazos con vendas y ladeo el rostro, no sabía que contestar a un desconocido. Antes de decir una sola palabra el contrario la había levantado del piso para llevarla hacia algún lugar, se tapó la boca para ahogar un grito lleno de pánico. Era algo anormal que un ser tuviera una habilidad tan extraordinaria, por lo que dedujo era un hibrido. Llegaron a un puesto de hamburguesas y ella permanecía inmóvil, ni siquiera se había sentado, seguía aferrada a la falda de su atuendo.

-Yo… me caí- mintió mirando hacia otro lado, después de todo no lo conocía, no podía saber lo que le había pasado, era imposible –Señor… Drake… no quiero causar… molestias… de verdad… no tengo dinero – empezó a ponerse nerviosa con lágrimas amenazando salir, no tenía dinero, estaba con un ser que había matado a un hombre frente a sus ojos y no sólo eso, parecía saber su nombre o la estuvo siguiendo. Se sentía como si estuviera el típico brabucón que la iba a obligar a comprarle el almuerzo.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

No muy lejos de ahí la ciber chica dio un brinco ante el susto que le metió el rubio, que al verlo lo reconoce de inmediato -¡Casi me sacas un pedo!- expreso con los ojos bien abiertos –Claro que te recuerdo, nadie se podría olvidar de usted nunca- dijo al ver lo inusual que era tanto física como mentalmente. Ahora que menciono a Akabane como su novio borro esa sonrisa santurrona y ladeo el rostro. No dijo mucho, solo leyó la carta, había una mezcla de miedo y emoción que la embargaban, sin pensarlo coloco el trozo de papel en su pecho –Gracias William- aspiro aire profundamente para sonreír con esfuerzo –De verdad… muchas gracias- le sonrió dulcemente como lo hace quién se aferra a un tesoro. Sus mejillas estaban rojas ante el sentimiento y sus lágrimas querían hacer acto de presencia, más no paso. Simplemente duro el silencio.


Guardo el sobre en su bolso, le regalo algunos bollos al hombre rubio y se dirigio camino a su casa.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Por otro lado, Elizhabet estaba sumamente sonrojada al escuchar a su prometido decirle Rebelde, le daba recuerdos amargos aun así solo sonrió para él.

-Yo deje de ser una rebelde…- volvió la vista hacia otro lado. Fue cuando se separó de sus brazos para retroceder lentamente se estaba desabrochando un poco la parte superior de su vestido dejando ver sus pechos, no habían tenido intimidad puesto que él seguía lastimado. Nunca había hecho algo así, ella jamás tentaba a su prometido, no había necesidad él siempre daba el primer paso y siempre la satisfacía quisiera o no.

-Algún día estas estarán llenas de leche y se harán aún más grandes- murmuro en ronroneo, estaba a una distancia muy prudente para después sacarle le lengua –La leche es para los bebes, no para los ancianos-  le guiño el ojo para salir de un brinco por la ventana, era su maldad del día.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

En otro lado, en la tina se encontraba la pequeña Eve mirando a Vulture, quién estaba nervioso, ella sonrió divertida para sentarse en una esquina de la tina abrió sus piernas para hacer a un lado la parte que cubría su pequeña vagina, la cual no era virgen. No sabía si el mayor sabía que era prostituida por eso se le hacía tan normal esos temas adultos o cuando le hacía sexo oral en las noches, lo hacía con una gran maestría que casi ninguna mujer podría lograr.

Por ende, una vez logro excitarlo con tal imagen que le mostro, se acercó a él para lamer su miembro encima de la ropa.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Mientras tanto Lolita caminaba por las calles, escucho la voz de una fémina que se le hacía de lo más conocida. Volteo rápidamente y encontró a Alejandra quién estaba a punto de derramar lágrimas.

-¿Ale?- coloco su mano sobre su cadera para acercarse –Sí que eres torpe ¿Te perdiste? Estas a unas cuadras- le explico dándole un pañuelo a la mejor quién tomaba el papel con ambas manos. Fue cuando la peliverde observo entonces al chico, se quedó con la boca abierta, era Drake, el líder del grupo junto con Elizhabet. Sus lágrimas entonces salieron sin poderse contener, dejo caer las cosas y loa brazo como lo hacen los Koalas.

-Drake… ¡Drake!- se aferró aún más a él, mirándolo a los ojos fijamente –Soy tan feliz de verte otra vez, eres un inútil anciano… - bromeo para seguir aferrada a él, mientras Alejandra simplemente se quedó tiesa, confundida, al parecer se conocían. Lo cual no sabía cómo tomarlo, ella conocía a un asesino –¡Muchachote! ¡Chiquillo!- le llamo como lo hacía cuando estaban juntos en la pandilla.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Sáb Jun 02, 2018 1:02 am

La pequeña Ale parecia estar mas sustada que alivada luego de que Drake apareciera, aunque no era para menos, habia llegado de la nada, matado a un sujeto como si nada y luego practicamente la secuestra para llevarsela a comer hacia un extraño sitio, en ese momento les sirven las hamburguesas y Drake saca su cartera pagandole al hombre — yo invito, no necesito tu dinero, pero tampoco que me mientas, solamente un imbecil se tragaria el cuento de que esas heridas fueron hechas por una caida... confio en que no piensas que soy un imbecil, asi que preguntare otra vez ¿como fue que te lastimaste? — pregunta serio mirandola, pero al notar que la pequeña esta apunto de romper en llanto, toma la hamburguesa y se la coloca en la boca para que le de una mordida — olvidalo, dejaremos las preguntas para despues, ahora solo come y tranquilizate, no te voy a hacer daño — le acaricia con cuidado la cabeza para luego morder su propia hamburguesa

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Eagle se queda mirando extrañado cuando su prometida se aleja de este, luego al verla desabrocharse lentamente la blusa la observa fijamente sin perder un solo segundo de detalle, sin poder evitarlo enseguida obtuvo una gran ereccion al ver sus pechos descubiertos, ademas de que sus comentarios hacian aumentar su excitacion, ya estaba apunto de abalnzarse sobre ella cuando esta le saca la lengua y sale por la ventana. El moreno de cabellos blancos se pone de pie y se asoma por la ventana buscando a su pareja, la observa arriba en el tejado, asi que usando sus poderes comienza a crear unos escalones de hielo para llegar hacia ella — solo tengo herido un hombro, no estoy muriendo como para que pienses huir tan facil — le sonrie acercandose a ella y forma dos muros de hielo a sus costados y a su espalda uno mas, acorralandola mientras se acerca lentamente, coloca su mano sana a un costado de su cabeza para acorrarla ahora con su cuerpo

— Has sido una gatita muy travieza, debere castigarte — le sonrie el general para despues basar su rostro al cuello de la joven comenzando a besarlo, pasando la lengua por su hombro dandole igualmente besos, solo para volver a subir hasta el cuello de esta, zona en la que no dura mucho tiempo, ya que baja hasta sus hermosos senos, quedando prendado de estos lamiendole los pezones al descubrirselos por completo, estaban a una gran altura, confiaba en que nadie pudiera verlo, ademas los muros levantados de hielo servian tambien para cubrirlos un poco. La lengua del general se paseaba por los pezones de Elizabeth, mientras su mano sana baja ahora hasta la entrepierna de esta, tocandola con suavidad por sobre su ropa interior, para sentir lo humeda que se encontraba

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Vulture seguia nervioso por lo que habia pasado hacia unos minutos, sin embargo observa como Eve se aleja un poco hasta el otro extremo, entonces le muestra su pequeña vagina, al hacer esto el hombre mayor sin poder evitarlo obtiene una ereccion instantanea, aun sabiendo que estaba mal, su cuerpo no le importaba eso, la joven rapidamente se acerco a este comenzando a lamerle el miembro aunque por encima de la ropa — Eve... esto no es... no es correcto... — dice nervioso por lo que estaba pasando, no era la primera vez que lo hacian, pero siempre se ponia nervioso, sin embargo instintivamente el hombre mayor lleva sus manos debajo del cuerpo de Eve, acariciandole con mucha suavidad y cuidado los pequeños pezones de la niña por encima de la ropa, logrando que estos se pusieran duros, de esa forma los acaricia un poco mejor al tiempo que disfruta de la lengua de esta.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Mientras masticaba su comida, sintio un aroma demasiado familiar acercarse, al girar su rostro observa estupefacto a Lolita, claro que fisicamente no se parecia nada, pero el aroma era imposible de ocultar, ademas de la voz era identica, aquello se confirmo cuando esta lo abrazo reconociendolo enseguida, aunque eso no era dificil puesto que el no habia cambiado mucho, solamente era mas alto y con unos pocos mas musculos que antes — pequeña freaky, ¿que estas haciendo por estos rumbos? — le pregunta sonriendo mientras le acaricia la cabeza despeinandola, cayendo entonces en la cuenta de que llego hablando con Ale — ¿como es que ustedes dos se conocen? — pregunta mientras termina de devorar aquella hamburguesa — yo a esta pequeña la conoci salvandole el trasero y se lo volvi a salvar literalmente esta vez, ¿sucedio lo mismo contigo? — pregunta a Lolita mientras le sonrie

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Mar Jun 05, 2018 10:12 pm

La luna se encontraba en lo alto, esa noche en especifico hacía cierto matiz de frío, aunque poco a poco subio la temperatura, no se sabía si era un instinto. Solo se escuchaban entre la multitud gritos, muchos de terror.

Eso alerto a Alejandra quién era una simple humana pero entendía que algo estaba mal, estaba temblando cual gelatina mientras miraba a sus compañeros que se estaban preguntando como la conocían. La menor de los tres no recordaba al chico lobo, aún así reconocía que si fue salvada por alguien pero no parecía humano, era como si fuera una bestia.

Claro que ese no era un momento para pensarlo. Justo a su dirección algo corría a toda velocidad, coloco sus manos sobre su boca ahogando un grito mientras se acercaban aquellos colmillos filosos a su encuentro. Ella entonces decidió correr, era lo único que sabía hacer. Una enorme mano peluda la tomo de la cintura de manera arrebatadora para entonces ver esos ojos inyectados de sangre, ese enorme hocico de perro, olfateándola.

-¡Alejandra!- Grito Lolita de repente más la contraria no decía nada, estaba entrenada para no decir ni un pio, solo sus lagrimas salieron a cascadas mientras aterrada ese ser la lamía como si fuera una paleta.

-¡He tu perro deforme! ¡Déjala en paz!- volvió un grito de inmediato para intentar acercarse pero ella no tenía poderes, este ser sin embargo la miro fijamente con esas pupilas dementes.

-¡Lolita!- murmuro su nombre, para entonces mostrar las garras amenazando con atacarla, más la doncella que estaba atrapada en su mano le jala de la oreja para distraerlo -Buen vientre- declaro aquella criatura horrorosa. La de cabello verde había caído de un sentón ante el susto más fue salvada por la estudiante quien no paraba de temblar, pálida, llorosa, pero no hacía ruido alguno.

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Elizhabet estaba siendo acorralada para después ser acorralada de una manera tan sensual, no podía evitar estar roja mientras aceptaba las caricias de su pareja, quién se divertía con sus grandes pechos. Esas sensaciones se hacían cada vez más fuertes, él chupaba con dulzura sus pezones y ella, sonrojada no podía evitar ponerse casa vez más nerviosa, dejaba que el la tocara como le placía. Una vez toco debajo de su ropa interior sus dedos se toparon con un líquido resbaladizo que le suplicaba por penetrar su interior, invitándole a tocar cada parte de su ser.

Clac. Algo había golpeado contra el hielo sacudiendo un poco a la felina que se hacía asustado tanto que dio un brinco, en ese proceso se empezó a abrochar la parte superior de su vestido. Había una criatura golpeando su cabeza contra la pared fría y transparente. Era como un cerdo gigante puesto en el cuerpo de un humano sumamente obeso.

Era un espectáculo desagradable de ver, ya que este aparentemente también estaba excitado y quería participar en la situación, se notaba al ver su miembro erecto y retorcido. La pelirroja por su aparte solo atino a retroceder con un gesto de desagrado, ese ser no era un hibrido normal, eso estaba claro.

Clac, clac. Se hizo una grieta en el hielo y entonces solo escucho -Buen vientre- La félina entonces volteo a ver al hombre peliblanco.

-Debemos salir de aquí- exclamo la pelirroja para tomarlo de la mano.

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

La infante por su parte seguía con su labor, su pequeña lengua pasaba por detrás del glande del mayor para jugar con la punta en su uretra. Ella lo miraba excitado y eso le gustaba, era como su premio saber que lo hacía tan bien que ni podía hablar. Los minutos pasaban, estaba esperando que ese gran hombre perdiera nuevamente el control, aunque era normal que tardara, tenía mucha voluntad.

-La puerta no tiene seguro- Le recordó para sonreír con toda la malicia posible.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Miér Jun 06, 2018 10:00 pm

Aquel divertido encuentro entre Drake y Lolita se vio brutalmente interrumpido, cuando unos gritos de dolor, miedo y desesperacion llenaron los agudos oidos del hibrido, algo raro estaba pasando en la ciudad, ademas sentia distintos aromas dispersandose por toda la ciudad, no eran humanos... el lobo estaba distraida con tantos aromas y riudo que fue sorprendido por una bestia pasando a su lado, tomando a la pequeña Alejandra entre sus brazos, rapidamente giro el rostro observando aquella escena grotesca de la bestia probando a la pequeña Ale, asi que luego de que Lolita logra poner a salvo a Alejandra, Drake camina tranquilamente dandole una ultima mordida a su hamurguesa y se coloca entre la criatura y ellas — ¿que pasa viejo, si tenias hambre bastaba por pedirme una hamburguesa, te habria dado una mordida — sonrie burlonamente de lado, aquella bestia parecida a un perro lanza un fuerte gruñido y Drake saca dos armas las cuales comienza a disparar rapidamente hacia el ser, vaciando el cartucho de ambas armas, ocho balas en cada cartucho, dieciséis balas en total impactando el cuerpo de aquel extraño hibrido el cual termina derrumbandose boca abajo en un charco de sangre, rapidamente Drake toma a Ale en sus brazos cargandola

— Este lugar se pondra muy peligroso, puedo oler a muchos seres como este en toda la ciudad, no entiendo que carajos paso, pero me arruinaron mi cena y eso no lo voy a perdonar — cambia a Ale para sujetarla con un solo brazo y con el otro sujeta a Lolita cargandolas a ambas, comienza a dar grandes saltos por los techos de las casas, observando en las cercanias a varios hibridos monstruosos fuera de control — esto se pondra feo... — dice un tanto preocupado mientras sigue saltando hasta llegar a un callejon, donde esta al fondo una bodega con una enorme puerta de acero, Drake se para frente a esta y baja a las chicas, coloca su huella digital en el sensor y luego su iris en otro lector, ya con ambos seguros aceptados se abre la puerta, entrando a la bodega junto con las chicas, dentro de la cual se encuentran todo tipo de armas, un par de motocicletas, varias mascaras rojas de tipo casco — espero sepan usar las armas, tomen algunas, es muy peligroso estar sin armas ahora mismo — les dice serio mientras el comienza a armarse de todo lo que le es posible cargar sin llegar a ser un estorbo

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Eagle estaba embelizado disfrutando de aquel momento junto con su novia, cuando un sonido lo hizo desviar completamente la atencion, un ser asqueroso y grotesco encima de ellos, pero aquel gesto de querer copular con Elizabeth le hizo hervir la sangre al general, por lo que sin importarle su brazo aun no al 100%, lanzo una potente explosion hacia arriba rompiendo el hielo, mandando unos metros hacia atras al cerdo, en ese momento Elizabeth toma la mano de Eagle y este la observa — lo haremos en un momento, no pienso dejar vivo a quien te falte al respeto de esa manera — dice completamente furioso, incluso de sus labios salia aliento sumamente helado, extiende su brazo completamente sano asi como la palma y comienza a crear diminutas esquirlas de hielo las cuales lanza en una lluvia hacia el cerdo clavandosele en la piel, como si de espinas a un puerco espin se tratara, no confirme con causarle tal dolor, el general se acerca cubriendo su mano sana con una capa de hielo y con furia le arranca los ojos para luego tirarlos al piso y aplastarlos, el cerdo producia un tremendo grito de dolor mientras se revolcaba, era tal el dolor que la lengua de este se matenia fuera, pero esto apenas comenzaba, Eagle toma con su mano de hielo la lengua del cerco y la congela por completo, para luego simplemente aplastarla

Eagle estaba concentrado en su tortura que no se dio cuenta cuando una bestia parecida a un cuervo gigante aparecio de la nada rumbo a Elizabeth, Eagle solo alcanzo a voltear pero para su suerte se escucho un grito muy sonoro que hizo rebotar al cuervo al tiempo que sus timpanos eran destrozados, aparece entonces Canary flotando elegantemente colocandose al lado de Elizabeth — esa aficion tan poco elegante a la tortura que tienes hermanito... a proposito ¿que es todo este caos? — Eagle se acerca a Elizabeth abrazandola con fuerza pegando su rostro a su pecho — no tengo idea, estos no parecen los tipicos hibridos, parecen solamente bestias — Canary se eleva algunos metros observando mejor la ciudad y luego baja — la ciudad esta invadida, debemos avisar a nuestro padre — apenas termino la frase Canary, Eagle lo detiene colocando un muro de hielo frente a este mientras niega con la cabeza — esta es mi ciudad, yo soy el general a cargo de mantener el orden, no recurrire al viejo como si fuera un niño, si quieres ser de utilidad apoyame junto a Elizabeth, se que ella querra buscar hibridos en peligro y yo no podre evitar que lo haga, asi que te la confio a ti — Eagle se inclina dondole un beso a Elizabeth en los labios y luego mira serio a Canary — si le pasa algo... olvidare que eres mi hermano y lo que le hice al cerdo sera muy suave comparado con lo que te hare a ti — dicho esto Eagle da un gran salto para ir a combatir con los hibridos, mientras con cuidado Canary toma a Elizabeth cargandola comenzando a volar por la ciudad para que esta buscara alguien que necesitara su ayuda y auxiliarlo

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Habian pasado ya varios minutos y Vulture simplemente no podia resistir mas, incluso ignoro el comentario de que la puerta no tenia seguro, tomo con cuidado a la pequeña y le quito lentamente su traje de baño hasta dejarla desnuda, la admira sonriendole suavemente y le da un beso en los labios apasionadamente pero al mismo tiempo con mucho cariño, para despues acomodarla en el borde de la tina separandole lentamente las piernas, inclina su rostro comenzando a lamerle la vagina, siempre por encima, sin intentar meter en ningun momento la lengua, solamente limitandose a pasarla por sus pequeños labios vaginales y su clitoris mientras sube las manos acarciandole los pequeños pezones, frotandoselos usando las llemas de sus dedos

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Miér Jun 06, 2018 11:12 pm

Los ojos de Alejandra se mantenían fijos en Drake, puesto que hacía unos minutos había matado a una criatura sin el más mínimo remordimiento, ella seguía llorando con sus manos entrelazadas sobre su pecho, estaba ahí temblorosa, hacía pocos minutos una criatura la había tomado como si se tratara de una muñeca. Lamido su mejilla, no podía estar de otra manera más que aterrada y aún así seguía caminando, no entraba en shock. Mantenía su vista al piso siguiendo a ambos asesinos.

Una vez entraron a una especie de bodega la de cabello castaño se asusto cuando le lanzaron un arma que ella dejo caer ante el susto. Ella jamás había tocado algo así, menos para defenderse, no podía hacer eso ni en su vida cotidiana. Tenía miedo de convertirse en verdugo.

-Esto debe ser culpa de Hamilton- exclamo la peliverde para tomar varias armas, no es que fuera una experta pero si sabía disparar -Estoy en busca de esa maldita bruja- exclamo cargando una 45 milímetros -Por eso estoy en el departamento de policía… esa perra sin corazón- expreso con molestia -La teníamos Drake, tenía toda la información de su porquería, hija de puta- suspiro para mirar a la humana quién seguía mirando el arma en el piso sin dejar de derramar lágrimas -No llores, Drake te va a proteger.Le gusta coger con lo que se mueva ¿verdad?- exclamo con mucha energía la de pupilentes y gran sonrisa, más la estudiante no se sentía del todo segura, solo asintió con la cabeza. No entendía lo que decía la contraría. Lolita le gustaba bromear con él sobre eso.

Una vez salieron la más pequeña se acerco mucho al lobo, sus mejillas seguían rojas ante el llanto, más no era molesta, simplemente los seguía. Lolita por su parte disfrutaba con apuntarles a los monstruos y salvaban a diestra y siniestra, sin importar si eran humanos o hibridos. Lo que no se esperaban que una bola de seres mutantes corrian hacia ellos como si fueran una estampida. Tenían en sus manos algunas chicas que parecían desmayadas. Alejandra se aparto para no estorbar. La de cabello verde disparaba en la cabeza con la esperanza de que al caer lo hicieran de espaldas y salvar a las chicas.

En otro lado Elizhabet hacía lo mismo, ayudaba a salvar tanto híbridos como humanos, estos segundos con desgana. Pasaron horas tal vez hasta que la policía empezó a hacer acto de presencia. La pelirroja no evito pensar que era solo cuando ella había hecho la mitad del trabajo. Fue exactamente a ese punto donde tenía que huir una vez todo estuvo más o menos controlado y se apoyó del hermano de su amado para eso exactamente. A lo lejos, volteando al piso noto el aroma de Lolita y al mismo tiempo de Drake. Un dolor en su pecho la embriago y permaneció muda mientras se retiraba. Entonces alcanzaron a vislumbrar a una gran cantidad de bestias alejándose de la ciudad, no es que se hubieran acabado, es que habían acatado otra orden.

Elizhabet por su parte había seguido junto con Canary a varias criaturas en silencio, ambos veían a lo lejos como todos caminaban como si fueran una especie de línea, algunos con una doncella, otros con dos.

-Cacería – murmuro la pelirroja para voltear a ver al joven coqueto.

Mientras tanto, con Lolita, al mirar a la policía y ver al general Eagle ella empujo a Drake y a Alejandra hacia un callejón para esconderse -Si, si, trabajo para él–renegó antes de que el lobo le dijera algo -Si lo hubiera hecho antes… esto no hubiera pasado, yo podía haber evitado todo este jodido desastre, te mantendré informado chico lobo y cuídame a la peque- dicho esto la peliverde salió entre los callejones corriendo, entonces se invadió de información, varias desapariciones de mujeres jóvenes, la joven asintió con la cabeza, esa noche se iba a quedar a trabajar lo que hiciera falta para encontrar a Hamilton.

Por otro lado Alejandra había caído justo encima del asesino, tenía sus ojitos hinchados, sus grandes pechos chocaban con el del joven, su falda se había recorrido dejando ver sus piernas, era pequeña asi que se veía como si estuviera provocándolo, sobre todo con ese escote, que si bien, no era pronunciado a la vista del lobo era sumamente seductor.

-Señor Drake- la fémina se acomodo para sentarse y sin querer lo hizo a la altura del miembro del contrario, su ropita interior sentían perfectamente aquella parte masculina más al ser tan distraída pensó que sería su cinturón -Yo… no quiero ser una molestia… pero… ¿podría no dejarme sola hoy?- pregunto la asustada chica, seguía temblando.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Eve estaba jadeando, lleno el baño de ecos de su dulce voz mientras sentía la lengua del mayor sobre su intimidad humeda. Solo se aferraba del cabello del mayor para evitar caerse, ella se contraía para sentir como su clítoris era acariciado con aquello tan húmedo y caliente -Metela dentro… - la pequeña pelirroja se mantenía derramando lagrimas, le era placentero estar así, estaba excitada y estaba muy acostumbrada al sexo cruel y rudo, más él lo hacía con tanto cariño que la desarmaba por completo.

-Sea malo con mi vagina- murmuro despacio, acostumbrada a ese tipo de trato y moviendo lentamente su cadera
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Jun 08, 2018 12:43 am

Mientras Drake se armaba fuertemente, escuchaba las palabras de Lolita, estaba bastante enojada aunque el hibrido no tenia idea de quien estaba hablando, no sabia quien era esa tal Hamilton, mucho menos entendia lo de la policia que esta mencionaba — parece que te mantuviste bastante ocupada todo este tiempo pequeña geek, hasta conseguiste empleo — dice con un pequeño dejo de burla mientras termina de equiparse por completo, entonces escucha la forma en que Lolita quiere calmar a la pequeña Ale con aquellas insinuaciones, pero Drake se encoje de hombros sonriendo — mi vieja fama me precede, pero eh controlado mis impulsos desde aquellos dias — ya listos para pelear, salieron los tres de aquella bodega y caminaron por el callejon para salir de este, al llegar a las calles principales son recibidos por aquellos hibridos, asi que se desata fuertemente la pelea, principalmente con Drake y Lolita disparando a diestra y siniestra contra todos aquellos seres monstruosos

Aquello era una verdadera matanza, por suerte para la pequeña Ale, esta se encontraba bien protegida por Lolita y por Drake, ya que la joven asustadiza era incapaz de usar un arma... mientras tanto en las alturas se encontraba Canary junto a Elizabeth, cargandola y bajandola hacia las zonas que esta le indicaba, ademas de ayudar protegiendola, si bien no hacia mucho por ayudar a los humanos ni a los hibridos, si hacia un excelente trabajo cuidandole la espalda para que no recibiera daño alguno, posiblemente preocupado por la amenaza de su hermano Eagle... quien porcierto se encontraba en el otro extremo de la ciudad luchando contra los hibridos, gracias a sus poderes era mucho mas facil hacerles frente a pesar de no estar aun recuperado en su totalidad, sin embargo no logra retrasar mas la llegada de las patrullas, por lo que debe dejar de usar sus poderes, comienza a movilizar a todos los oficiales para que protegan a los humanos

— Sera mejor que aprovechemos la retirada y hagamos lo mismo, seria demasiado peligroso seguirlos nosotros solos, al menos ya sabes en que direccion buscar — menciona Canary sujetando con firmeza a Elizabeth para luego volar junto a ella de regreso a la mansion de su padre donde podrian descansar un poco luego de tanta accion, por su parte, Eagle seguia movilizando a los oficiales, hasta llegar cerca de un callejon de donde aparece Lolita, a quien pues no se esperaba ver asi que se acerca a ella — no puedes andar vagando por las calles en una situacion como esta, recuerda que no eres una oficial real — le dice en secreto apartandola del resto de los oficiales, pero tiene que guardar silencio ya que se acerca uno de ellos para rendir el informe de lo sucedido, haciendo que Lolita tambien escuchara, terminando el reporte, Eagle le pide a aquel oficial que se marche — bueno ya escuchaste, asi que tenemos mucho trabajo, me acompañaras a interrogar testigos y buscar pistas de por que sucedio esto — le indica el general a Lolita marchandose del sitio con ella, dejando solos a Drake y Alejandra

Aquel inesperado empujon de Lolita habia hecho que tanto Drake como Ale cayeran, sin embargo con la pequeña Alejandra encima de Drake, dejandole ver muy de cerca aquellos pechos de buen tamaño, justo en su cara literalmente, era imposible para el hibrido no verlos, le vinieron en ese momento tantas cosas a la mente del hibrido pero debia portarse bien, claro que no ayudo nada el que luego se sentara sobre su entrepierna, haciendo que aquel bulto en su pantalon creciera frotandose contra la ropa interior de Ale — te llevare conmigo — dice tratando de mostrarse tranquilo y usando toda su fuerza de voluntad la toma de la cintura para ayudarla a levantarla, aunque no queria hacerlo, pero tuvo que hacerlo, se pone de pie tambien y sujetandola en sus brazos la lleva hasta su departamento en un segundo piso, al entrar Drake se deja caer en el sofa — el baño esta al fondo a la derecha, la cocina esta a la izquierda, tengo comida puedes tomar lo que quieras, ponte comoda — le menciona sonriendole sutilmente mientras la observa

Mientras todo aquel caos pasaba en la ciudad, Vulture se entregaba al deseo con la jovencita Eve, haciendole lo que ella decia, al menos una parte, ya que le introduce la lengua dentro de su pequeña vagina pero lo hace con cuidado, todo esto sin dejar de estimular los pequeños y ya duros pezones de la joven, moviendo a la vez la lengua estando en el interior de Eve, adenatrandose poco a poco hasta que finalmente logra entrar toda, asi la mueve un poco mas rapido sin alejar sus manos de los pezones

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Dom Jun 10, 2018 12:49 pm

- ¿Qué? - murmuro en susurro la felina al escuchar la respuesta del contrario. Era una necesidad de su cabeza encontrar el escondite de la morena, más sin embargo su compañero evito que siguiera con su travesía. Ella estaba en contra de retirarse, asi que, aunque dio un paso hacia delante para seguir por su cuenta el contrario la tomo con gran facilidad - ¡Suéltame! ¡Yo voy sola! - exclamo molesta para luego verse a más de dos metros de altura los cuales crecieron rápidamente a cuatro, después a seis. No importaba que tan ágil fuera esa doncella, seguía siendo mortal y por lo tanto podría acabar su vida a una caída en esa altura - ¡Cobarde! - se quejó mientras miraba con atención el punto donde ese montón de monstruos desaparecían en la espesura del bosque.

Una vez llegaron a un sitio seguro y la dejo en el tejado la pelirroja se quedó de pie, mirando exactamente el punto donde había visto partir, como si memorizaba el lugar. Tenía tal vez la esperanza de encontrar a sus amigas, aquellas que habían sido vendidas, tal vez estaban siendo torturadas por aquella mujer de piel oscura, usadas para quién sabe qué…

- ¡Podríamos haberla encontrado! - expreso la pelirroja mientras bajaba la cabeza, empero solo guardo sus palabras para mirar entonces la situación, una cuarta parte de la cuidad había sido destruida. El humo decoraba el cielo, las nubes espesas formaban una amenaza de lluvia que seguramente apagaría varios incendios, más los escombros seguirían ahí abrazando con fuerza a los cadáveres y sobrevivientes.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Una vez Lolita había llegado con general ella recibió un gran regaño, la de cabello verde y corto solo ladeo ligeramente la cabeza mientras cruzaba los brazos. Era como un padre regañando a una adolescente.

-Cubito, obviamente pude hacerlo, lo hice- encogió los hombros mientras sentía que ganaba la partida. Más cuando escucho el reporte solo se quedó callada, solo había escuchado los números de humanos, más no sabía los de los híbridos. Lo cual la molesto. Arrugo el ceño y solo apretó la mandíbula, los pupilentes ocultaban sus ojos bicolores, pero no su frustración.

-Hombre de nieve… ¡Vamos! Lo mío es la computadora, no puedo ir a allá afuera y aventurarme, soy una geek no una detective- dijo una vez el contrario caminaba, ella intentaba seguirle el paso, solo que él no le daba merito, la mujer no podía hacer mucho esfuerzo puesto que se cansaba con mucha facilidad, no tenía la mejor condición del mundo, a decir verdad.

-¡Frozen te estoy hablando!- le levanto la voz, aun corriendo detrás de él. No pudo hacer otra cosa más que obedecer, lo seguía aun cuando no quería hacerlo.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Las nubes se pusieron más espesas y pronto empezó a llover con fuerza, alertando a todos los rescatistas para apresurarse, una vez llegaron al departamento de Drake la fémina se encontraba empapada y su ropa se pegaba perfectamente al contorno de su cuerpo. El cual ella no puso atención. Era una ironía estar con un asesino, más había visto que allá afuera había criaturas que querían comérsela y él la defendió. No había mucho de donde escoger.

Al principio se encontraba tímida, puesto que estaba sola con él en un lugar confinado, más el otro le dio instructivos donde estaba cada sitio, lo que la hizo sentir bienvenida de cierta manera. Se dirigió al baño para darse una ducha, la necesitaba, se quitó las vendas y miro sus heridas, algunas estaban cicatrizando bien y otras solo quedaban las marcas. El problema es que no había pensado que no tenía ropa seca. Por lo que solo se puso una toalla que apenas si tapaba un poco sus grandes pechos y estaba unos centímetros debajo de sus pompis. Ella se asomaba como una niña pequeña intentando evitar que la viera en tal situación.

Su cabello largo y caoba estaba pegado a su rostro y caía por sus pechos, tal vez para taparla un poco. No encontró al chico así que camino hacía su cuarto, esperando no ser descubierta. Al entrar el olor del joven penetro en su nariz, no era una mala esencia, le gustaba a la doncella, una vez encontró la ropa se agacho dejando ver todo aquello que intentaba ocultar estando recta, sus glúteos marcados con varios cortes seguramente hechos con un cable, algunos moretones, sus piernas tenían todavía la marca de la plancha. Su abertura estaba rosada y expuesta.

Tímida, indecisa encontró una cabeza que parecía era enorme para su pequeño cuerpo. Asi pues, se la coloco dejando caer la toalla, hasta que entonces escucho el primer trueno. Libero un grito tan estruendoso que seguro todos la habían escuchado. Se tapó la boca, se había dejado caer de pompis mientras se tapaba la boca y derramaba lagrimas como los niños pequeños. Tenía bastante miedo y no era para menos, habían pasado cosas muy catastróficas para ella.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Por otro lado, había un par de seres que estaban disfrutando de la noche, de esa tormenta, se trataba de Eve, quien se chupaba el dedo índice, sintiendo el placer que la lengua del mayor le proporcionaba. Jadeaba y sus manitas se aferraba en el cabello del contrario, sus pequeñas caderas estaban moviéndose sin poderlo evitar, no quería evitarlo, simplemente sentía placer y se entregaba a eso –Señor Eagle… esto se siente rico- murmuro entre gemidos que poco a poco se entrecortaban cada vez más –Quiero ser su esposa- jadeo entre suspiros mientras sentía que poco a poco algo dentro crecía. Ella conocía muy bien de que se trataba, la primera vez que lo sintió fue con la boca del hombre que le volvía hacer sexo oral –Quiero sentir esto mucho y que usted lo haga siempre- sus mejillas estaban rojas y disfrutaba mucho de la sensación, era una niña pero ya sabía de este tipo de cosas, esperaba que el mayor lo disfrutara tanto como ella.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Dom Jun 10, 2018 9:55 pm

Canary a la fuerza se habia llevado a la gatita de aquel sitio, algo que a ella no le gusto para nada, asi que no tardo en comenzar con sus reclamos ya una vez que estaban a salvo en la mansion, pero mientras la pelirroja alegaba, el rubio saca una galleta y se la pone en la boca mientras le sonrie — luego de encontrarla que pasaria, irias corriendo hacia esa persona y terminarian matandonos a ambos, eres tan hermosa como impulsiva y yo no soy Eagle para poder controlarte, no habria logrado impedido que te lanzaras a una muerte segura y me arrastrarias contigo, yo aun no quiero morir, deseo casarme, tener una familia, un perro, dos gatos y muchos, muchos canarios libres entrando y saliendo — dice sonriendo mientras gira sobre si mismo exteniendo las manos, para luego sentarse en el viento flotando cruzandose de piernas observando a Elizabeth al tiempo que el mismo toma una de sus galletas comiendo un poco

— No pensaba echartelo en cara, pero mas de una vez te salve en ese sitio, eres muy descuidada, por eso Eagle me pidio que fuera contigo, no soy tan fuerte como el, pero mi especialidad es cubrir las espaldas — flotando se coloca al lado de la pequeña y sensual pelirroja — ademas has pensado que si alguien es capaz de manipular a tal cantidad de seres monstruosos ¿debe ser muy fuerte entonces? debemos planear bien esto, atacar en grupo y con un plan bien estructurado... — dejando de flotar toca el piso con sus pies y camina hacia el ventanal para observar tambien la lluvia y los destrozos — sabes cuñada, nunca habia visto tan feliz a mi hermano como cuando esta contigo — le menciona sonriendole para tratar de calmar un poco aquel ambiente de tristeza

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Eagle escucha todos los apodos que le dice Lolita, parecia una niña berrinchuda y rebelde, pero pues que diablos eso era lo que en realidad la peliverde era, asi que el general se gira mirando de frente a la pequeña — nada de apodos mientras estes en servicio, estas bajo mi mando y debes respetar a tus superiores, a menos que quieras pasar toda la noche haciendo papeleo aburrido a mano sin usar mas que lapiz y papel — la amenaza ya que debia mostrarse duro para que sus demas hombres no sospecharan el trato especial que tenian esos dos. Asi pues van hacia algunos sospechosos que tienen los demas oficiales, en uno de los callejones un hibrido de rato estaba amarrado a una silla mientras dos policias lo interrogaban duramente, Eagle se abre paso entre ellos observando al maltratado hibrido, se notaba que habia sido golpeado por los guardias, quienes le comentan a Eagle que esta ocultando algo y no quiere hablar, pero que se le vio cerca de donde comenzo todo

— Retirense apartir de este momento me encargo yo — los oficiales se retiran y se quedan Lolita nada mas, Eagle se sienta frente al hibrido observandolo a los ojos — tienes miedo y no hablas a pesar de que evidentemente te torturaron... si que debes tenerle mucho miedo a quien estes protegiendo — Eagle se pone de pie bajando todas las cortinas de aquel cuarto donde se encontraban — pero sera mejor que hables — en ese momento la temperatura de la habitacion comienza a bajar drasticamente, observa de reojo a Lolita mientras el hibrido de rata comienza a temblar por el frio — recuerda por que estas haciendo esto, agente B — le menciona en recordatorio para que no intentara detenerlo — los hibridos de tu clase, se dedican a robar, son muy agiles y buenos para esconderse, pero si perdieras tus piernas y manos a causar de congelamiento, no servirias de nada — apenas dicho esto, el frio comienza a concentrarse en las piernas y manos del hibrido, notandose como se ponian moradas por el extremo frio — existen cosas peores que morir, como vivir toda tu vida sin poder moverte, siendo una carga para tu familia, tus amigos, pensando en suicidarte cada dia pero no ser capaz ni de poder hacer eso —

Aquella tortura psicologica y fisica continuaba, mientras Eagle volteaba hacia Lolita mirandola friamente, sabia que seria dificil para ella ver eso, pero serviria de prueba para saber que tanto podria confiar en la peliverde, si seria capaz de sobreponer su deber a sus deseos de ayudar a un "colega" hibrido, ya que aunque tecnicamente ella no lo fuera, siempre fue tratado como uno — tal vez deba hacer explotar tus extremidades, el dolor sera insoportable pero viviras — le sonrie de lado mientras el hielo comienza a formarse en las extremidades, presionando la piel y los huesos, el chillido del hibrido rata era tan fuerte que llegaba a lastimar ligeramente los timpanos, pero la tortura dio exito, rapidamente comenzo a suplicar piedad y decir que hablaria, entonces el hielo comenzo a derretirse y poco a poco la temperatura de la habitacion volvio a la normalidad. Aquel hibrido les comenta de un extraño ser que aparecio de la nada justo en medio de la ciudad acompañado de una hermosa y sensual morena, les habla de como el ser aquel infundia demasiado miedo y comenzo a crear una especie de portales por los cuales comenzaron a salir todas esas criaturas

Terminando el relato, Eagle desata al malherido hibrido no sin antes decirle unas ultimas palabras — si le cuentas a alguien lo que a pasado, vendre por ti y por cada persona por la que sientas el mas minimo aprecio, les explotare los organos a todos frente a ti y luego te dejare incapacitado de por vida, no dudes que me enterare si abres la boca — dice serio para luego salir junto a Lolita montandose en el vehiculo del policia — ¿conoces a un tipo como ese que pudiera aliarse con tu "amiga"? — sabia que ella no conocia a nadie asi pero no perdia nada con preguntar, era mas facil que su padre o alguno de sus amigos supieran de alguien, mientras viajaban un silencio incomodo se producia — escucha... preferiria que Elizabeth no sepa lo que hice hoy, ella ya tiene suficientes problemas, no necesitas contarle lo que tuve que hacer — le dice serio mientras llegan a la jefatura y entran, ya era tarde por lo que se encontraban solos — haz tu magia Lolita, busca en la base de datos cualquier disturbio parecido que haya ocurrido antes, no debe ser esta la primera vez que pase algo de este tipo — dicho esto va hasta su oficina donde se deja caer pesadamente, enciende su equipo para ayudar en la busqueda tambien

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Drake ya en su departamento se encontraba en la habitacion descansando, pero su instinto no lo dejaba tranquilo, una hermosa chica con un delicioso cuerpo se encontraba en su departamento, tenia que hacerla suya, pero no debia, el ya no era asi, habia cambiado o eso se suponia, no queria ser el mismo de antes, debia resistirse, asi que penso lo mejor seria tomar un poco de vodka para relajarse, por lo que bajo a la cocina con cuidado, pero al hacerlo observo a la pequeña mostrando por completo el culo desnudo, aquella vision le dieron unas enormes ganas de llegar por detras y clavarle todo el miembro hasta el fondo de una sola vez asi le rompiera la vagina... pero no, debia controlarse, por suerte para el en ese momento un trueno se escucho haciendo que la joven cayera al piso para luego comenzar a llorar, ya viendola triste y sobretodo llorando, hacia que aquel deseo casi incontrolable desapareciera por completo.

— Tranquila pequeña Ale, solo es un trueno, estando yo nada ni nadie podra lastimarte, yo te voy a cuidar — la toma de la mano ayudandola a levantarse y le limpia las lagrimas con su mano para luego acariciarle la cabeza, la sujeta de la mano con cuidado y la lleva hasta su recamara — ponte comoda — le dice señalandole la cama para luego recoger algunas revistas pornograficas del piso tratando de que ella no las vea y las arroja bajo la cama — me quedare aqui contigo para cuidar que nada malo te pase — le menciona mientras se tira en un sofa que esta al lado de la cama observandola de reojo

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

El mayor no puede evitar sonreir cuando la pequeña le menciona ser su esposa, seria una idea muy rara, seguramente la sociedad nunca lo permitiria, un ser ancestral con el fisico de un hombre muy mayor contrayendo nupcias con una niña de once años, pero el hombre no planeaba romperle la ilusion a ella — serias una muy buena esposa Eve — le dice sonriendo para despues comenzar a pasar su lengua sobre su pequeño clitoris, ejerciendo presion en esa zona, mientras sus manos seguian estimulando los pequeños pero duros pezones de la niña — siempre sere yo el unico que te haga estas cosas — le menciona con mucha seguridad de sus palabras para volver a meter la lengua dentro de su pequeña vagina, comenzando a sacarla y meterla emulando una penetracion aunque solamente usando su lengua

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Lun Jun 11, 2018 1:51 pm

Una vez la pelirroja escucho al contrario, le dio la razón, asentía con la cabeza. No podía evitar sentir impotencia, era muy difícil para ella. Era una felina, seguía su instinto, pero agradecía tener a alguien con los pies en la tierra, aunque no figurativamente. Solo veía la ciudad con la lluvia mojándola por completo, el humo volando por el aire.

La cuidad estaba llorando, así lo interpreto la fémina. La pelirroja volteo a verlo cuando nombro que su novio era feliz. Arrugo ligeramente el ceño para después darle un golpe en el estómago.

-Comentario fuera de lugar- expreso para bajar por las escaleras cubierta de lluvia.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Por otro lado, la pequeña joven Alejandra estaba acostada ahora en la cama, hecha bolita con la sabana. El hombre que había matado a tantos seres la tenía en la mira, tranquilizándola, ella por un momento abrazo la almohada mientras sus ojos se mantenían abiertos, escuchaba los truenos caer, sobresaltándola.

Aquel hombre se mantenía a su lado, respetando su espacio, haciéndola sentir segura. El dejo de moverse y parecía caer dormido. Ella por su parte se levantó para taparlo de frío y dormir en la cama. Ahora podría dormir tranquila, sabía que él no le haría daño, al menos no por hoy.

Cerro los ojos para dejarse caer en sueños, los cuales normalmente eran pesadillas, sus lágrimas salían sin poderlo evitar, mientras las sabanas se deslizaban gracias a sus movimientos dejando ver su entrepierna desnuda por la noche, no era consciente de ello, pero se podría ver las cicatrices que tenía su cuerpo, era como un mapa de dolor, cortadas, golpes, quemadas.

Al día siguiente se había despertado por los rayos del sol. Sus ojos añiles miraron a su alrededor, su protector seguía dormido. Ella sonrió, agradecía que no la hubiera lastimado. Agradecida se puso de pie para dirigirse a la cocina, empezó a limpiar la casa, a preparar el desayuno. Una vez termino lo puso en la mesa para el contrario, verificó que su ropa estuviera seca para colocársela, tenía que ir a la escuela después de todo.

Entonces todo regreso a la normalidad, tenía problemas de bullyng, eso siempre la ponía triste, era acosada por alguno que otro maestro, uno sexual, otros para que hiciera su trabajo. Ella podría mirar por las ventanas de la escuela el día y le parecía el momento más maravilloso, había dos seres que se preocupaban por ella y eso le parecía lo mejor que le había ocurrido en la vida.

Caminando a la casa de Lolita, encontró en medio del camino a su tío quién al reconocerla la señalo, esta, al sentirse en peligro dio media vuelta y salió corriendo, no sabía si la estaban siguiendo, solo quería huir de todo. Pronto se dio cuenta, que se había perdido. No sabía cómo regresar, pero se encontraba en una especie de ring donde había varios sujetos mirando a algunos jóvenes que se peleaban.

Ella se tapó la boca para retroceder lentamente, no llamar la atención de nadie.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

La joven estaba refunfuñando cuando el mayor la regaño, se cruzó los brazos, siguiéndolo, yendo a donde tenían que ir, entraron a un callejón y ella miro entonces a un hibrido rata, se podía notar sus bigotes, su ojo hinchado y morado, su boca llena de sangre, algunos de sus dientes se habían caído. El cabello del hombre era grisáceo, sus ojos verdes.

La adolescente dio un paso hacia al frente para poder defenderlo, estaba en sus venas, el contrario parecía simplemente como ido, lastimado, como si hubiera perdido demasiado. Ella sintió empatía por él, más que nada, puesto que ella estuvo en su lugar hacía tiempo.

De pronto la temperatura bajo. Escucho las palabras del general, ella no sabía que iba a hacer, porque hacía tal cosa, pero eso la estaba preparando para que algo seguramente malo iba a pasar. Con el tiempo ella podía escuchar los improperios del peliblanco hacía el pobre hombre, que por ser rata ya lo tachaban de ladrón; de los chillidos de la rata al sentir dolor al ser congelados sus miembros. Ella estaba temblando, abrazándose por el frio y el desasosiego, respiraba con dificultad, sus ojos estaban muy abiertos. Una vez tuvo la información que quería, aunque fuese algo que sólo vio y no por eso se merecía lo que pasó; se retiraron, ella seguía en shock mirando por la ventana.

Sólo podía negar con la cabeza a todas las preguntas que el moreno le hacía, estaba aun con la impotencia en su garganta, una vez llegaron a la jefatura se sentó en su oficina, cerró la puerta y mientras prendía el equipo y realizaba la búsqueda sus lagrimas salían de sus ojos como si fuera una gotera. Ella normalmente no lloraba pero fue muy fuerte para ella ver eso.

-Yo decidi esto, yo decidi esto- hablaba en voz alta mientras su cabeza era un caos “Akabane, Akabane te extraño, perdóname, me siento destruída….”
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Lun Jun 11, 2018 11:21 pm

Drake se encontraba tan cansado que ni cuenta se dio cuando Ale se desperto y marcho, puesto que el pelirrojo desperto al medio dia cuando el fuerte sol golpeaba su cara, haciendole imposible seguir dormido, por lo que se puso de pie notando enseguida que Ale ya no estaba, rapidamente bajo pero se dio cuenta de que todo estaba limpio y ordenado, eso lo tranquilizo, despues de todo un ladron o secuestrador no se tomaria la molestia de limpiar ese chiquero, en especial preparar el desayuno, aun estaba ligeramente tibio asi que se sento a comer, suponiendo que Ale se habria marchado, claro que ella era libre de hacerlo, nunca planeo tenerla de prisionera, pero por alguna razon le hubiera gustado que se quedara, quiza tanto tiempo solo ya comenzaba a incomodarle, no estaria mal encontrarse con alguien al volver a casa o que lo recibieran con una sonrisa al despertar

Se termina el desayuno y va hacia el gimnasio para entrenar como cada mañana, luego de un par de horas hace sus rondas por las calles poniendo todo en orden a su modo, matando a uno que otro ser que no merecia vivir, cuidando a su gente, a los tenderos ambulantes incluso de la misma policia, se habia ganado el aprecio de todos ellos gracias a lo que hacia, siempre le regalaban viveres y comida, al inicio se negaba a aceptarlos pero dado que ellos lo podian tomar como un insulto, terminaba aceptandolos, por eso el dinero que ganaba rara vez lo usaba, terminaba regalandolo o incluso aveces solo lo tiraba, para el no tenia importancia.

Ya por la noche se reune en un sitio clandestino de peleas, con un enorme ring justo a la mitad, para ese momento Drake llega en su motocicleta colocandose una mascara roja que lo cubre por completo salvo los ojos, se coloca sus guantes de piel negros y se acerca al borde del ring esperando su turno, apenas terminada esa lucha el sube y otro sujeto hace lo mismo, enseguida comienzan a pelear, golpes y patadas, sin armas, Drake llevando la mejor parte, no tarda en dejarlo noqueado — solo tienen esto malditos hijos de perra, vine aqui a buscar un reto no a violarlos — grita burlon mientras levanta los brazos haciendo que lo abuchen con fuerza, en ese momento un sujeto de mas de dos metros lleno de musculos sube al ring, el cual parecia despedazarse cuando este sube

—Mierda... — es todo lo que dice antes de ser conectado en la cara con el puño siendo mandando contra la lona, aquel hombre se le monta encima comenzando a molerlo a golpes, hasta que Drake logra detener ambos puños y le da un fuerte cabezaso quitandoselo de encima — ahora si bola de esteroides me has hecho enojar — ambos comienzan a pelear de forma reñida, pero finalmente Drake logra vencerlo, aunque queda muy lastimado. Para sorpresa de todos uno de los sujetos saca un arma y dispara en el pecho a Drake derribandolo en la lona, todos comienzan a correr saliendo del sitio, entre la multitud uno de los sujetos mira a Lolita y la toma del brazo jaloneandola para llevarsela. de algun modo Drake siente el aroma de Ale entre tanta gente

Entonces comienza a convulsionarse violentamente, se rompe su camisa, la mascara y pantalon, convirtiendose en un lobo, el cual rapidamente de un salto le muerde el cuello al tipo matandolo, enseguida corre ahora hacia el que disparo haciendo lo mismo, Drake comienza a matar a todos los que estan a su alcance, luego de la masacre y con las fauces cubiertas de sangre se acerca amenazante a Lolita, a la cual comienza a oler, en especial la entrepierna, la derriba colocandose encima y le arranca con las fauces la ropa interior, aquel lobo lista para montarla frotandole su miembro en la vagina, pero de repente comienza a detenerse, se aleja tirandose al piso convulsionandose violentamente y vuelve a ser humano

— Eso estuvo cerca — dice tranquilo mostrandose desnudo ante la joven — en otra ocasion te habria pedido que me dieras una buena mamada...  — sonrie de lado y va con el tipo musculoso quitandole la enorme chamarra que traia puesta, para colocarsela encima asi cubriendose y se acerca a Ale — no se que hacias en este sitio, pero me caeria bien una cena caliente y casera — la toma con cuidado llevandola en la motocicleta hasta llegar al departamento, donde ambos entran — el refrigerador esta surtido con todo lo que necesitas, todo es fresco del dia de hoy, cocina algo para ambos — dice tratando de mantenerse calmado y dejando el monton de billetes sobre la mesa como si fueran cualquier cosa sin valor, se mete al baño para darse una ducha de agua muy helado, notando como la herida de su pecho lentamente comienza a cerrarse por sus poderes de hibrido

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Pasan unos dias y en la mansion de Vulture, mas precisamente en la sala se encuentran reunidos Eagle, Lolita (B), Elizabeth, Canary, Vulture y Eve sentada sobre el hombro de este — gracias a mi hermano y Elizabeth, sabemos donde puede estar la base de Hamilton, B investigo tambien y los sucesos de la otra noche ya habian sucedido antes, bestias apareciendo de la nada destruyendo ciudades enteras, en todas se observa una figura extraña de gran tamaño, creemos que ese ser esta trabajando con Hamilton y debe ser muy poderoso, debemos planear muy bien que haremos — menciona Eagle a todos los involucrados — es peligroso atacar a un enemigo que no conocemos, debemos investigarlo mas — menciona Canary flotando relajado como siempre, sonriendole coquetamente a Lolita (B) — Canary tiene razon, no pienso exponerlos ante un peligro que no conocemos, son muy jovenes para morir aun, yo me encargare de aquel tipo mientras ustedes se ocupan de los monstruos — dice Vulture en tono imponente, produciendo un silencio que se corta con un pequeño "ja" burlon de Eagle

— Eres demasiado anciano para hacerte el heroe, tu epoca ya paso, yo me encargare de reventar a quien quiera que sea ese tipo — Vulture aun con Eve en su hombro, da un paso alfrente encarando a su hijo — tu solo eres un niño que disfruta causando dolor, no serviras de nada — aquellas palabras lastiman el ego de Eagle por el gesto de molestia en su rostro y empuña su mano con fuerza, rapidamente la temperatura de la sala comienza a descender — debi traer mi abrigo — pronuncia sonriendo William el rubio mayordomo de los Graywords quien aparece de la nada junto a Lolita, todos enseguida voltean a verlo, Eagle devuelve la temperatura a la normalidad y Vulture borra su gesto de molestia por una sonrisa abrazando efusivamente a su viejo amigo — que gusto verte, debiste avisar que venias hubiera pedido que prepararan la cena — dice Vulture mientras William sonriendo los saluda a todos quitandose el sombrero en señal de respeto

— Lamento la interrupcion pero tengo un importante mensaje del amo Graywords, me pide que esperen un mes antes de hacer algo, en ese tiempo el señor Akabane estara de regreso y sera clave en esta lucha — dichas estas palabras observa de reojo a Lolita de una forma muy sutil para que nadie se diera cuenta — mmmm... un mes, es mucho tiempo, pero si Vergil lo pide — en ese momento William sonriendo interrumpe a Vulture — no se trata del amo Vergil, el no planea involucrarse, quien manda el mensaje, es el otro amo Graywords — Vulture comienza a echar una gran carcajada bonachona al escuchar eso — asi que esa sabandija no murio despues de todo, esto sera muy bueno, no importa quien sea aquel tipo, no podra con nosotros — William sonriendo se despide de todos — tengo otro encargo, si me disculpan debo mandar otro mensaje, con permiso — dicho esto William desaparece

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Unos segundos despues aparece dentro de la guarida de Hamilton, enseguida muchas bestias se lanzan al ataque, pero William las evita con demasiada facilidad, caminando tranquilamente sin frenar el paso, era casi como si pudiera pasar atravez de ellos, no importaba si lo atacaban por detras, por un lado, de frente o arriba, el simplemente sabia que centimetros moverse para que los ataques no lo rozaran, de esa forma aparece frente a la recamara de Hamilton, tocando la puerta para luego entrar — lamento mucho mi intromision señorita Hamilton, llame a la puerta pero no abrieron asi que me tome el atrevimiento de entrar, quiza no me recuerde, soy William mayordomo de la casa Grayword — se presenta haciendo una reverencia frente a ella mientras se quita el sombrero, para luego acercarse a ella y besar su mano caballerosamente — perdone que llame sin avisar, pero tengo un mensaje para usted — le entrega una carta la cual dentro tiene simplemente "vas a morir pronto"

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Sáb Jun 16, 2018 12:36 am

Se escucho un disparo, esto hizo que la menor cayera en cuclillas con ambas manos en su cabeza, tenía mucho miedo, aunque la situación no era para menos. Entonces sintió un jalón, un hombre con apariencia de cholo la empezó a jalar con cierta brusquedad, ella intentaba alejarse más el contrario simplemente se reía ante el triste intento de la joven. De pronto el agresor le jala del cabello obligándola a ponerse de pie. No paso mucho tiempo cuando se escucharon gritos de dolor. Ella volteo a ver a un enorme lobo partiendo miembros como si de mantequilla se tratara.

La estudiante fue usada como escudo más aquel extraño que la tenía cautiva fue atacado por el cuello dejando. La humana estaba en shock mirando a su alrededor mientras temblaba, con sus manos empuñadas sobre su barbilla. El lobo la empujo con sus patas delanteras haciendo que perderá el equilibrio, apareció en el piso ensangrentado.

La nariz del animal olía su cuerpo, hasta que llego a su entrepierna, la estudiante solo podía sentir como se frotaba con su entrepierna, no podría sentir excitación en un momento así, solo sentía mucho peligro sobre todo cuando desgarra su ropa interior. Aun así no hizo ningún ruido, solo derramo lágrimas, sentía algo en su entrepierna, era muy caliente. Solo alcanzo a ahogar un grito de terror.

Más solo vio como esa bestia enorme empezó a convulsionarse, ella aprovecho para retroceder, aquel exceso de pelo empezó a caer, los huesos a tronar y a aparecer un humano. Para su sorpresa era Drake. Ella le tenía cierto pavor. Desde que lo conoció era la viva señal de que era un peligro, aunque ella no diría nada, no quería incomodarlo, sobre todo por que era muy peligroso. El contrario dijo su primera frase, una que para nada hizo que se tranquilizarla la pequeña. Es más le dio instrucciones de lo que quería que hiciera y ella lo iba a hacer.

Una vez llegaron a su hogar, hizo lo que él le pidió, le hizo de cenar. Siempre se caía enseñando sus pompis al descubierto al no tener ropa interior. Pidio que le autorizara bañarse. Pronto él iba por ella en las mañanas para hacerle de comer y ella se quedaba lo más que podía para hacerle de cenar. Lolita por su parte le dijo que se quedara en casa del lobo, puesto que ella no iba a estar por mucho tiempo, no le gustaba la idea de dejarla sola, así que la gran mayoría de pertenencias de la estudiante fueron a la casa del lobo.

Pasó un mes y medio, ella seguía temiendo del hombre, no quería hacerlo enojar, aunque se notaba a simple vista que el lobo no la lastimaría. Aunque de vez en cuando la sorprendía y ella caía en poses muy sugerentes, cuando salía de la ducha a veces se le caía la toalla, cuando tenía su uniforme o alguna falda corta caía o se agachaba dejando ver su ropa interior, incluso con su escote.

Últimamente ella a ocultado algunos golpes, algunos hechos por las chicas que la molestan al verla cerca de lobo, ya que al parecer es famoso entre las adolescentes, incluso algunas palizas recibidas por su tío que a veces la espera en la escuela. Se estaba poniendo una blusa de manga larga y un short corto para despistar al licántropo.

Estaba poniendo la mesa, tal vez no notaba lo corto del short que se podía ver cuando se estiraba un poco de sus pompis.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Paso un mes y medio, los ojos de la peliverde estaban pegados a la pantalla, mientras se tallaba los ojos y soltaba un gran bostezo. Se estiraba y sacaba una usb que colgaría en su cuello, de nuevo se había salido con la suya. Su sonrisa la delataba, no iba a dar la noticia tan rápidamente, primero hablaría con Eagle, el cual apenas si cruzaban palabra después de esa escena.

Ella se atrevió a decirle a Drake sobre la situación, sobre Hamilton, lo que hizo ella, incluso le hablo de Elizhabet y Eve. No sabía como se lo había tomado, apenas se lo dijo esa noche con su celular. Esperaba que lo tomara lo mejor posible. Se había levantado de su asiento para pasar por el edificio vació, solo había alguno que otro policía que hacía guardia.

Tenía en sus manos videos, documentos, situaciones que estaban pasando con Hamilton, algunos viejos, otros parecían recientes, más no iba a decir tal información, aún no. Fue a una maquina expendedora, coloco una moneda para sacar un café helado. Entonces empezó a recordar a su amado. Tuvo que presenciar miles de cosas, su cerebro tenía noción de que no estaba bien lo que había ocurrido, se sentía destruida. Cada paso la hacían devolver a su recinto, donde la pc estaba ahí prendida para seguir trabajando.

Quería que viniera Akabane para relajarla hasta quedarse dormida después de una sesión de sexo intenso. Pero ahora tenía el cabello corto y verde, claro, con raíces negras, había pasado un tiempo. Se vestía más como una gotica, tenía lentes, sus pupilentes morados. Jamás la reconocería. Jamás la tocaría.

Ella acepto ese destino por su gente, aunque le dolía profundamente.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Hamiltón seguía mirando por la ventana con una bata de baño de seda sobre su cuerpo, el cual estaba desnudo, tenía su mirada fija en las estrellas, recordando cuando encontró a William otra vez, le había entregado una nota.

En ese momento ella estaba muy sorprendida, más al leer aquella nota, termino con una sonrisa, se levanto para ir con el rubio, doblo el papel y se lo entrego con elegancia, para después decirle que iba a susurrarle algo, tal vez el hombre se confio pero al final fue besado apasionadamente en los labios, dejando que la lengua de la morena se enroscara en la del contrario mientras sus manos traviesas acariciaban el cuerpo del contrario.

-Si muero en tus manos, que sea de esta forma- le guiño el ojo.

Una vez regreso a la realidad no pudo evitar soltar una carcajada, recordando la cara que puso el mayordomo, para ella era muy lindo.

-Claro que si, necesito a una niña humana para el siguiente experimento, no me importa cual- explico la morena, aunque no se podría ver a quién le estaba hablando.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Elizhabet estaba paseándose por el bosque, seguramente buscando rastros de las bestias, más no encontró nada, así que solo se quedo recargada en un árbol, mirando al cielo, seguramente su novio la regañaría y la castigaría por salir de esa manera, a esas horas, en ese lugar y sola. Más confiaba que no la encontraría.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Eve estaba muy ocupada dándole sexo oral al gran hombre mientras dormía, había cerrado muy bien puertas y ventanas. Ella hizo que pronto el miembro se levantara, asi que ella, con mucho esfuerzo empezó a sentarse en el miembro ajeno, era un problema para ella por su tamaño, más poco a poco lo podía conseguir. Esto lo venía haciendo desde hace un mes, puesto que el contrario se reusaba a tocarla después de aquella.

Para la menor que ya cumplía ese día 12 años no le importaba, ella sentía una necesidad de ser tomada por el hombre de una manera sexual. No le había llegado la regla así que no era riesgoso por si había algún tipo de embarazo.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Dom Jun 17, 2018 3:05 am

Drake habia pasado ya un mes viviendo con Alejandra, ya se habia mas que acostumbrado a la presencia de la niña distraida, de hecho se habia llegado a encariñar algo con ella, ademas le gustaba tener a alguien en casa preparandole la comida y limpiando todo el desorden que siempre hacia, pero en ese lapso de tiempo no todo habia sido bueno, ya que Lolita se encargo de contarle todo lo que habia sucedido en los ultimos meses, de esa forma se entero de Elizabeth y su noviazgo con el general, asi como lo que estaba pasando con los hibridos, el tema de Hamilton, sobra decir que se molesto bastante al saber de la relacion que mantenian Elizabeth y Eagle, ya de por si estaba molesto con Elizabeth, el ahora estar de pareja con uno de los seres mas detestables que conocia, la hacia ver ante sus ojos como una traidora no solamente a su raza, si no a sus compañeros.

Drake se encontraba sentado frente a la mesa para tomar el desayuno, exhorto en sus pensamientos como siempre, hasta que observa por instinto a Ale inclinandose frente a el para sacar algo del refrigerador, aquel short era demasiado corto y en esa posicion se podian ver sus gluteos, no en su totalidad claro, pero si una buena parte, aquella vista del trasero de la joven era mas que suficiente para tener un tanto inquieto al licantropo, muchas situaciones similares se habian presentado de esa forma ante el joven pero de momento habia logrado resistir estoicamente ante tal situacion. Drake se levanta acercandose a Ale, observando de mas cerca el perfecto trasero de la joven, con ganas de tomarla y hacerla suya sobre la mesa, sin embargo a duras penas logra controlarse — me ausentare por un tiempo, posiblemente sean solo un par de dias, pero no quiero que estes aqui sola —

Pronuncia serio mientras la observa — pero no confio en alguien para dejarte a su cuidado, por lo que debere llevarte conmigo, solo que sera muy peligroso — le menciona Drake al tiempo que la observa, para despues alejarse un poco ya distrayendo su vista con el desayuno, tomando asiento frente a la mesa para poder comenzar a comer — asi que debes cuidarte bien, no quiero que vayas herida o sera mas peligroso aun, hoy ire por ti a la escuela para asegurarme que no te tropieces o lastimes — menciona mientras come, aludiendo a las excusas que la propia Ale le comentaba cuando Drake la veia llegar herida a casa, siempre comentando que se habia caido, claro que Drake sospechaba que no podia ser tan torpe, o al menos no demasiado como para herirse de esa forma todos los dias

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-00-0-0

Eagle mientras tanto se habia metido de lleno en su trabajo asi como a recuperarse por completo, no solo fiscamente, si no sus poderes ya que habia pasado mucho tiempo sin ellos y su cuerpo lo resentia, ya que no estaba soportando muy bien el usar por largos periodos de tiempo o muy fuerte sus habilidades. La relacion con Lolita era de lo mas tensa, pero dadas las circunstancias era lo que se esperaba de ese duo, ya que habian sido unidos a la fuerza por las circunstancias y no por desicion propia de ellos. Ya era tarde por la noche, tanto Lolita como Eagle eran los unicos que seguian trabajando a esas horas en la jefatura — se que odias tanto estar aqui conmigo como yo, pero pronto acabara nuestro suplicio y no tendremos que volver a vernos — dice serio colocandose al lado de la joven mientras da un sorbo a su taza de cafe

— Con la informacion que conseguiste, logre que me aprueben un gran presupuesto y hombres para ir a las montañas, ya que nos enfrentamos a un ejercito de hibridos bestiales — dicho esto da un largo sorbo a su taza de cafe — en un par de dias marcharemos hacia las montañas, espero tengas todo listo — da un largo sorbo al cafe terminandolo para despues volver hasta su escritorio, sin entender el mismo por que habia ido hasta ella para intentar hacer platica, quiza se sentia culpable por lo que habia hecho frente a ella, pero seria raro, nunca antes se sintio mal por sus acciones, al menos no hasta que conocio a Elizabeth, a causa de ella al parecer estaba creando una especie de empatia, ya no podia ver a los hibridos como simples bestias parasitas que debian ser encarceladas para que no hicieran destrozos.

En esos momentos una pequeña figura de cristal que tenia sobre su escritorio comenzo a brillar ligeramente, para luego parpadear la luz, Eagle suspiro pesadamente — cierra con llave cuando salgas — le arroja las llaves cerca del escritorio y se marcha, rapidamente usando sus poderes para deslizarse por el aire no tarda en dar con Elizabeth en mitad del bosque — deberias de estar dormida — dice serio el general colocandose detras de esta — aunque no tengas chip, tengo otros metodos para estar siempre vigilandote — se acerca a ella tomandola de las caderas mientras la mira a los ojso — se que estas impaciente, pero ya falta poco, por eso mismo debemos ser cuidadosos — le sonrie sutilmente para despues darle un beso en los labios

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Vulture estaba profundamente dormido, pero aun asi su miembro reaccionaba perfectamente ante las caricias de la pequeña adolsecente, aquel miembro yacia completamente erecto, mientras Vulture hacia pequeños ruidos con su boca pero aun no lograba despertar, siempre habia tenido el sueño muy pesado, pero a pesar de eso, fue imposible no despertar cuando siente como su miembro se va adentrando en la pequeña y estrecha vagina de Eve, al despertar y observarla encima de el metiendose su miembro, no entiende al inicio que pasa pero rapidamente la toma de la cintura para atraerla hacia el, cuidando de no lastimarla y la besa apasionadamente en los labios, dejandose llevar por el momento — estas segura de querer hacer esto? — le pregunta luego del beso, ya que era obvio que el si queria pero necesitaba estar seguro que la pequeña tambien, aunque ella habia comenzado, pero aun asi necesitaba una respuesta directa de ella

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Mar Jun 26, 2018 12:21 pm

El fresco aliento del refrigerador estaba refrescando a la humana, la cual tenía calor lo cual era raro, puesto que tenía una blusa de manga larga, cualquier diría que podría cambiársela, pero no. Sus muñecas y brazos tenían marcas y moretones. Se las hacía cuando intentaba defenderse de quienes la agredían, las chicas que parecían estar enamoradas del hombre lobo. Su tío cuando la encuentra e intenta llevarla a rastras a su casa.

Ese día estaba muy maquillada, en parte porque quería ocultar una cachetada en el rostro dada por su tío. Ella era así, o decía nada si tenía miedo o si le pasaba algo.

Cuando cerro el refrigerador volteo, sorprendiéndose se encontró cara a cara con ese hombre que había asesinado sin remordimiento a esas bestias y seres humanos. Estaba aterrada, más solo lo veía fijamente, su corazón latía muy fuerte.

-No… quiero ser una molestia- murmuro una vez este se alejó. Libero un suspiro lleno de alivio –Yo, yo estaré bien, vendré a casa rápido… y no habrá problema alguno… por favor no vayas a la escuela- coloco sus manos sobre su boca. Había dos poderosas razones por la cual no le convenía que asistiera a su colegio. La primera, era un asesino y seguramente mataría sin tentarse el corazón y la segunda, de por si las chicas la odiaban solo porque los ven juntos en el supermercado, ahora sería el triple de palizas.

-Yo… regresaré y te haré tu comida favorita- sonrió dulcemente, mientras lo veía comiendo, le gustaba pensar que él saboreaba con gusto lo que había preparado, le emocionaba incluso que la halagara por el sabor de los alimentos. La hacía muy feliz.

Iban a cancelar las clases, era el último día. Más que nada por las ocurrencias en la ciudad, empezó una alerta de toque de queda o algo parecido, más no toda la ciudad la respetaba puesto que al parecer solo atacaban de noche.

Ella al día siguiente fue a clases, había menos alumnos, corría por los pasillos, solo entrego sus proyectos, y volvía a correr, todo esto para no ser atrapada por las jóvenes que miraban con celos a la pequeña. Más no tardo para ser atacada, a última hora Ale se dirigió al patio trasero para recoger un poco de agua de una especie de fuente. Lamentablemente fue empujada dentro, algunas chicas la sostenían de manera que su rostro siguiera en el agua, las otras tomaron un cable para darle una y otra vez en la espalda con un él. Aun cuando el uniforme era grueso y de mangas largas ella podría sentir el dolor a través de la tela. La menor estaba pataleando, intentaba levantarse, poder respirar, a veces lo lograba. Pasaron unos minutos y las jóvenes salieron corriendo dejando por fin a Alejandra tranquila. La cual se arrodillo en la orilla jadeando, tosiendo y derramando lágrimas.

En su tierna mente no sabía por qué la odiaban tanto, ella amaba a todo, deseaba tener lo contrario, quería tener amigas, quería tener una familia que la amara y la protegiera, alguien que estuviera ahí para decirle que todo estaría bien. Pensó que era una especie de maldición.

Ella estaba caminando adolorida, mientras exprimía su uniforme con las manos y su cabello. Se había corrido el maquillaje dejando ver el moretón ya verde (Lo que quiere decir que ya lleva tiempo ahí, no que es reciente).

Por suerte no encontró a su tío ese día, solo estaba ahí en la entrada recargada en la pared aun con toda esa incomodidad.

-Solo es agua, me tropecé en la fuente- murmuro ladeando el rostro, practicando su historia. La ventaja es que su uniforme tapada esas líneas rojas que dejo la agresión en su cuerpo, puesto que era una chaqueta de manga larga, una blusa de manga larga, un moño que tapaba su cuello. Más el hecho de que estaba mojada no podía ocultarse –Sólo es agua…- hablo cada vez más bajito y se tapó la cara.

-La comida- pensó de pronto, mientras se quitaba el exceso de agua del rostro, se veía un poco incomoda, pero caminaba lentamente hacía la tienda. Con una sonrisa, como siempre, mentía cuando le preguntaban qué había ocurrido –Sólo es agua, me tropecé en la fuente- la gran mayoría de las personas se la hacía la cosa más tierna, con esa sonrisa y esa estatura no podían evitar decir que era un poco torpe pero tierna. Nadie la contradecía, ella seguía con su mundo.

Una vez llego a la casa se cambió a un vestido amplio de mangas largas, lo cual todo bien, incluso era un poco largo, solo que era ligeramente transparente, tenía flores lo cual disimulaba bien las heridas y el cabello largo que tapaba lo que podría notarse. Las mangas estaban bien amarradas con las muñequeras lo cual evitaría que se recogieran y notaran sus heridas. Empezó a cocinar lo que tanto le gustaba al lobo, lo cual era carne jugosa con papas a la francesa. Una vez el hombre apareció ella corrió para saludarlo energéticamente como normalmente lo hacía, aunque manteniendo su distancia y con una sonrisa de lo más dulce.

-Señor Drake… yo no creo que pueda ir con usted a su viaje… tengo mucha tarea- mintió, no lo miraba a los ojos, pero tampoco quería ser una molestia. No quería ponerlo en peligro porque su espalda estaba muy lastimada -¡Oh! Hice de comer… ya está todo listo- volvió a sonreír mientras cerraba los parpados.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-00-0-0

Lolita entonces se quedó sola en la enorme oficina, una vez el hombre de cabello blanco se había marchado ella permaneció muda, sus lágrimas volvían a salir en su soledad, estaba cada vez más dañada. No podía evitar sentirse tan sola. Se extrañaba, antes era muy desapegada. Más se había acostumbrado a tener a Akabane siempre, que la abrazara, que la besara, que la hiciera sentir que el mundo puede arder, pero ellos seguirían juntos. Se estaba limpiando sus ojos cuando cerró la puerta con seguro por el interior.

Ir a su hogar la estaría consumiendo, siguió con su búsqueda un poco más, fácilmente fueron las 2 de la mañana y ella seguía en el mismo estado. Su cabello había crecido, puntas verdes, pero raíces negras, hasta las orejas, no le molestaba en absoluto tener el cabello de ese color.

Se quedó dormida en la oficina, se había hecho bolita y la computadora seguía trabajando. Se había olvidado de quitarse el pupilente pero no le importaba ahora. Algo se estaba movimiento en las cámaras de seguridad, ella no sabría que era, estaba sola y cansada, tal vez un monstruo o una bestia.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-00-0-0

La pelirroja se aferró entonces al cuello del hombre moreno, se sentía culpable de todo lo que había ocurrido con sus amigas, aunque no fuera realmente la chica que ocasiono eso. Más los híbridos tenían un sentido muy agudo de la responsabilidad.

-Quiero encontrarlas Eagle- Le murmuro al oído, no aliviaba su pesar ese enorme abrazo o su beso pero la hacía sentir mejor, quería quedarse más tiempo así, sin embargo, ella noto que algo se movió muy rápido por el bosque, no los ataco, lo cual era raro.

-¿Viste eso?- pregunto la felina volteando lo más rápido que pudo. Ella intento seguirlo más seguía en los fuertes brazos de su amado -¿Qué esperas?- pregunto impaciente. Era una gatita, era curiosa.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-00-0-0

-Señor Vulture… - murmuro la joven una vez vio que el contrario se despertó, ella era muy pequeña, podría tener doce, pero tener un cuerpo de 7 años. No había crecido lo suficiente, digámoslo así. Así que cuando la acerco a él para besarla, el miembro se había salido de su interior - ¿No quiere tenerme como su mujer? No me duele, ya le dije que lo hacía por dinero antes… - menciono con una gran inocencia, con esa sonrisa de pequeña. Ella no sabía que estaba mal hacer eso, le gustaba hacerlo, se tocaba en las noches, pero tan acostumbrada a tener sexo necesitaba algo más y curiosamente su atracción fue realmente con el mayor.

-¿Por qué usted se resiste? ¿No le gusto?- pregunto con cierta molestia, como un berrinche
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Mar Jun 26, 2018 11:38 pm

Drake notaba el nerviosimos de la joven cuando este le comento de ir por ella, mas sin embrago no hizo ningun comentario al respecto, continuo ingiriendo sus alimentos tranquilamente como si nada pasara, espero a que esta se fuera y claro a terminar sus alimentos, para ir hasta su recamara, donde levanta la cama mostrando un pequeño cajon oculto debajo de esta, donde se encuentra su mascara de metal roja la cual se coloca asi como todo su atuendo de criminal, armado hasta los dientes parte del departamento rumbo a la escuela de Ale, a pesar de estar usando una mascara metalica color roja, logra ocultarse muy bien, observando todo lo que pasaba, principalmente los abusos hacia Ale, los cuales le hacian hervir la sangre, le falto muy poco para simplemente sacar sus armas y causar una verdadera matanza, pero eso simplemente traumatizaria aun mas a la pequeña, por lo que conteniendo toda su rabia unicamente se dedico a observar con suma impotencia hasta que terminaron las clases.

Drake disfrazado como su alter ego "Red Hood" estaba sobre su motocicleta a una calle de la escuela, ya tenia conocimiento de los vehiculos de las chicas que habian maltratado a Ale, asi que en cuanto salio el primero, Drake acelero justo detras y disparo hacia las llantas haciendo que chocara contra un poste, se bajo lentamente y disparo al chofer y a los demas guardaespaldas que seguian vivos dentro del auto, tomando a la chica de los cabellos arrastrandola fuera del auto mientras gritaba y decia que sus padres le matarian — cierra la boca o te matare, tus padres son una basura, tu eres una basura, una tonta mocosa que se aprovecha de los demas, pero eres joven, aun puedes corregir tu camino o terminaras como ellos — sujetandola con fuerza del cabello la obliga a mirar a los guardaespaldas muertos, pegando su rostro casi al de uno de ellos — alguien mucho mas importante que tus padres, me contrato para cuidar de tu compañera Ale, asi que advierte a tus amigas que Ale esta bajo proteccion de "Red Hood" —

Dicho esto la tira al piso boca abajo y le pone la bota sobre la nuca haciendo que su rostro se manche con la sangre que fluye del automovil — patetica... solo eres una cucaracha... que ya no puede caminar — dice bromeando y dispara justo en la columna de la joven, clavando la bala para dejarla con grandes posibilidades de dejarla invalida, la chica grita fuertemente mientras Drake se monta en su motocicleta marchandose mientras las sirenas de las patrullas se escuchan acercandose rapidamente, pero Drake que conocia bien la ciudad cuando era un rebelde, no tenia problemas en escapar de esto por callejones ocultos y estrechos, asi que logro llegar rapido a la casa justo a tiempo para quitarse el traje y regresar antes que Ale, observandola, no podia ocultar por mas tiempo su enojo asi que se acerca a ella mirandola fijamente a los ojos, con esos ojos rojos de deprevador apunto de arrancarle el cuello de una mordida

— Que demonios pasa contigo, te maltratan, te hacen daño y solo sonries, eso no esta nada bien, nadie tiene el maldito derecho de abusar de ti, absolutamente nadie, tu no solo lo permites si no que le restas importancia — dice gritandole fuertemente, sin embargo cuando se da cuenta del rostro de terror y tristeza de la joven, el licantropo suspira pesadamente tratando de calmarse y le acaricia la cabeza — suerte para ti que estoy yo, te cuidare, solamente te pido dos cosas a cambio, la primera es que nunca me ocultes las cosas y lo segundo... sigas cocinando asi de bien — le sonrie suavemete acariciandole la cabeza con cuidado de no lastimarla y la ayuda a servir la comida para sentarse junto con ella listo para comer — estas demasiado herida, pero vere quien pueda cuidarte, una amiga me hablo de un sitio donde tienen buenos enfermeros y es seguro, ella dice que son gente de confianza y esa persona es una de las pocas en las cuales puedo confiar, asi que terminando de comer quiero que empaques cosas como para un par de dias, ademas toma — saca de su bolsillo un celular el cual le entrega, era un celular sencillo analogico pero de uso rudo, con pila de larga duracion, linterna profesional y aprueba de caidas, fuego, agua y descargas — deja presionado 1 y me llamaras a mi, 2 es para emergencias, no los confundas —

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Entre las sombras se adentra una rapida figura dentro de la jefatura, en sumo silencio se acerca hacia la joven, los ojos rojos de aquella figura brillan, se muestran unas grandes garras pero cuando con estas se disponia a clavarse en la nuca de la chica, algo mas rapido aparece detras de la criatura y esta cae en el piso boca abajo muerta al instante, la nueva figura se muestra con una silueta de un hombre con un sombrero de ala ancha el cual se coloca al lado del escritorio de la joven, observando el pupilente, tomandolo entre sus manos y rompiendolo para despues dejarlo a su lado — detesto que uses esto — dice en un tono susurrante para despues depositarle un beso sobre su hombro y desaparecer, dejando el cadaver de esa bestia en el piso con la "J" marcada en la espalda, la misma marca del Dr Jackal el celebre apodo de Akabane

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

— Las encontraras gatita... pero debes de ser cuidadosa, no puedes salir sola en estos momentos con todo lo que esta sucediendo — en esos momentos algo atrae la mirada de la gatita y esta corre hacia el bosque, obviamente Eagle la sigue lo mas rapido que puede, adentrandose hasta el fondo, donde se topan con una singular escena, un claro en mitad del bosque, con un sujeto de cabello blanco, vestido de militar y sentado en un trono, rapidamente Eagle sostiene del brazo a Elizabeth colocandola detras de el — ¿quien demonios eres?, no reconozco tu uniforme, no eres de aqui — pregunta Eagle mientras saca su arma apuntandole al albino, quien se levanta del trono sacando su propia arma apuntando tambien a Eagle — tranquilo general, si lo quisiera muerto ya estaria muerto — en ese momento desaparece y aparece detras de Elizabeth tomandola de las caderas apuntandole con el arma en la cabeza, enseguida Eagle se da la vuelta furioso — suelta ahora mismo o te hare desear morir — ante esto el albino le da una lamida en la mejilla a Elizabeth para provocar la furia de Eagle

Eagle comienza enseguida a bajar la temperatura de todo el lugar, pero sin darse cuenta tambien estaba afectando a Lolita, asi que decide detenerse — te dare lo que pidas, solo dejala ir — menciona Eagle dandose cuenta que estaba en desventaja — la quiero a ella — dicho esto desaparece junto con Elizabeth, Eagle se lanza pero se impacta en el piso, grita entonces con tanta furia que explota todo su poder congelando por completo gran parte del bosque e incluso a el mismo, quedando desmallado cubierto de hielo en sus extremidades, mientras murmura el nombre de Elizabeth

El albino aparece dentro de la mansion de Hamilton, mas especificamente en lo que parecia ser el el laboratorio y ata a la joven a la mesa — desearia torturarte y violarte de formas tan dolorosas y degradantes que jamas podrias volver a ver a los ojos de tu amado general jajajaja — dice burlon apretando con feurza las ataduras de la gatita, dejandola lista para que mas tarde Hamilton decidiera que hacer con ella, asi que el hombre del uniforme la deja sola mientras va hacia la morena, haciendo una reverencia frente a esta — traje a un especimen muy particular, le dije que puedo arreglar cualquier cosa, Maximilian Crawford es el mejor — dice con presuncion observando a la morena

Spoiler:

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Vulture no sabia que decir ante lo que pasaba, era obvio que queria seguir, pero en su mente sabia que estaba mal, pero su deseo era continuar, entonces escucha a la pequeña — pero claro que me gustas... digo no deberia, esto no se... pero si, me gustas, me gustas — dice nervioso y sonrojado pero la besa en los labios para recostarla en la cama, se acomoda con cuidado sobre ella, colocando claro las manos a los costados de la pequeña para no dejar caer su gran cuerpo sobre la pequeña, acomoda su pene en la entrada de Eve y lentamente va penetrandola mientras la besa, siempre siendo cuidadoso para no dejar caer su gran cuerpo sobre la pequeña — me gustas mucho Eve, esto no deberia pasar, pero no puedo evitarlo, me gustas demasiado — la besa apasionadamente mientras termina de penetrarla por completo, moviendose con mucho cuidado
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Jue Jun 28, 2018 12:55 pm

La de cabello café claro había dado la vuelta cuando escucho los gritos, su corazón se hizo un nudo junto con su garganta, estaba temblado, como si esperara que en cualquier momento le darían una paliza, no sabía que había hecho, sólo que se lo había ganado. Volteo rápidamente mirando los ojos asesinos del contrario. Se sentía desnuda en ese momento, avergonzada, atemorizada y sus lágrimas volvían a salir –Yo… yo estoy bien… sólo… solo…- tartamudeaba, sus ojos azules estaban mirando al piso –Lo siento…- una vez sintió que esas manos contrarias se acercaban a su ser se preparó para el dolor. Más solo sintió una caricia suave en su cabeza.

-¿Lo tengo a usted?- murmuro la pequeña, sus mejillas se habían sonrojada, más no asintió con nada, él era un asesino y temía que hiciera algo en contra de las personas. Tal vez la habían herido, pero no podía tener en su conciencia una muerte por su causa. Por lo que no le diría nada de lo que le harían en la escuela. En parte también estaba la opción de quedarse sola otra vez y tener que acostumbrarse otra vez a ese trato.

-Me gusta que le guste mi comida señor Drake, no resalto de ninguna manera… por eso me hace feliz que me elogie- volvió a sonreír ocultando su miedo. No era para menos, ese hombre mataba sin ningún remordimiento.

La joven recibió la noticia y el celular, ella permaneció muda, no podía evitar sentirlo como que se estaba deshaciendo de ella, como lo hicieron sus padres al dejarla con su tío. Ladeo el rostro mirando la pantalla del celular. Solo termino sonriendo como siempre, asintiendo con la cabeza, una vez termino de comer levanto la mesa, estaba por ahí y por allá acomodando una maleta, no tenía muchas cosas. Fue cuando se cayó, no había tratado sus heridas, afuera estaba empezando a llover, ella podía ver solo su reflejo por la ventana, mirando las nubes y las gotas golpear por la ventana.

-Si existes señor, por favor, mándale al señor Drake el más bello ángel que guíe sus caminos, que le cuide y ayude- pidió en un suspiro mientras se quitaba la blusa, sin siquiera cuidar que la ventana estaba abierta, que otros podrían verla en ropa interior o que la puerta estaba sin seguro. Sus heridas estaban ahora expuestas, rojas, bien marcadas en sus músculos, muy contrastantes a su pálida piel.

Se dirigió a su cama para quitarse el brasier dejando ver sus enormes senos, aquellos pezones rozados se escondían con la cascada de su cabello castaño. Estaba buscando una blusa más cómoda para partir, más se recostó y al final se quedó dormida.

Unas manchas rojas de sangre golpearon la ventana para ser lavadas por el agua.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Había despertado una media hora después la de cabello verde, bueno, solo las puntas. Ella abrió los ojos mirando entonces en el piso aquella bestia. Se llenó de terror, lo movió un poco con el pie para asegurarse que estaba muerto. Luego lo pateo y nada. Una vez se aseguró, con sus ojitos de color morado se levantó para tomar un tubo de metal. Camino lentamente por las escaleras, estaba paranoica tal vez, poco a poco subía piso por piso. Explorando el alrededor. La marca de esa espalda le parecía un tanto conocida.

Obviamente no pensaba en Akabane, él no hacía ese tipo de cosas, al menos que ella conociera. Una vez en la azotea noto que estaba a punto de llover. No se preocupa del maquillaje, se había bronceado y su cabello pintado de verde. Lo único que podrían quitarle son los pupilentes lo cual estaba muy difícil de lograr.

Se escuchó un trueno, miro entonces las calles, varias bestias caminando como si nada, otra vez una guerra con la policía. Le parecía una locura que cada vez que esas cosas aparecían las nubes se volvían grises. “¿Acaso sin eso ellos mueren?” se cuestionó, cuando una bestia de la nada dio un brinco frente a ella. El piso se cuarteo haciéndola tambalear y caer de un sentón “Eso explicaría por qué los que están dentro de sus casas no pasan peligro. Tal vez estas cosas no los ven al menos que están mojados de alguna manera” Intento reflexionar, aunque estaba en peligro. Dio un giro de carro para evitar ser atrapada. Corrió lo más que pudo más aquel ser monstruoso la tomo del pie dejándola caer al piso.

-¡Ahhhhh!- salto un grito antes de golpearse, dejándola callada, nadie vendría a salvarla, solo podía arrugar el ceño llena de ira.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

La felina termino desmayándose una vez sintió el frío, era un animal, no podía con esos grados. Una vez abrió los ojos se encontraba en una especie de laboratorio, intento quitar las ataduras, solo escuchaba al contrario al cual le escupió, estaba furiosa –Ponme una mano encima y te quedaras sin dedos- exclamo llena de ira, hasta que apareció Hamilton, quién al mirarla arqueo una ceja.

Sonrió de manera familiar y al mismo tiempo con burla –Elizhabet tanto tiempo sin verte, parece que fueron años…- volvió la vista al de cabello blanco –Claro señor Crawford, pero te pedí una humana, necesito a un vientre que no sea hibrido para hacer el siguiente experimento, no puedo volver hibrido a un hibrido- cerro los ojos, suspirando para después liberar una sonrisa macabra – Pero ella nos puede servir para divertirnos un rato – volvió la vista al contrario –Así que vete y tráeme a una humana joven, muero por ver cómo va a evolucionar su cuerpo- esa sonrisa maniática se veía cada vez más perturbadora.

Una vez se dirigió a una mesa saco una aguja con un líquido –Dulces sueños gatita- sonrió la contraria para inyectárselo en el brazo, poco a poco la pelirroja perdió conciencia.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

La pequeña fémina abría más y más sus piernas al sentir al contrario entrar en ella. Le parecía incomodo, pero sabía que al final lo disfrutaría.

-Si tuviera un cuerpo más de mujer ¿Sería su mujer? - pregunto una pequeña que estaba completamente roja, sintiendo como poco a poco se movía –No creo, es un pervertido lolicon- sonrió divertida. Inadvirtiendo la situación de afuera, hasta que de pronto pedazos de concretos les cayeron encima. Se trataba de otras bestias que habían roto sin querer la pared. La pequeña había resultado herida un poco en la cabeza, tenía su ojito cerrado, estaba llorando más agarro una sábana en la cual se enredó, salió corriendo. Noto que estaban plena calle, todos estaban gritando, corriendo por todos lados. Ella hizo lo mismo por puro instinto.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Jun 29, 2018 11:40 pm

Drake observa a la joven subir hasta la habitacion que le habia asignado, el aun tenia que preparar las cosas para su viaje, principalmente debia ir bastante cargado, no le gustaba depender unicamente de su transformacion, principalmente por que le costaba controlarla y queria evitar herir a alguien inocente en el proceso, mientras alistaba todo escucho como una fuerte lluvia comenzaba a caer, parecia una tormenta, asi que subio para ver como se encontraba Ale, al entrar en dicha habitacion la encuentra dormida de esa forma tan sujestiva, que era demasiado dificil para el hibrido controlarlse, se acerca a la joven con ganas de tocar aquellos grandes y hermosos senos, mas sin embargo en esos momentos un extraño olor llega a el, volteando hacia la ventana mirando unas gotas de sangre, rapidamente se asoma y se da cuenta de que aquellas bestias volvieron.

Rapidamente Drake baja por su armamento y sube con ellos hasta la habitacion donde se encontraba Ale, no iba a permitir que alguna bestia entrara, pero tampoco queria asustar a Ale, por lo que comienza a armar su rifle de francotirador posicionandolo en la ventana, colocandole un silenciador, se coloca de rodillas y comienza con el a disparar hacia las bestias a lo lejos, disparando a toda aquella que estuviera peligrosamente cerca del departamento, siempre volteando de vez en cuando hacia la pequeña Ale, mas para cuidar su sueño, ya que seria dificil que una criatura entrara por la puerta principal sin que Drake la escuchara — malditas bestias... son como cucarachas, mato una y salen dos... a ese paso me terminare mis munuciones  — dice a regañadientes para si mismo, ya que una vez se quedara sin balas, quedaria expuesto y tendria que hacer uso de sus otras armas de fuego, las cuales no serian nada silenciosas

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Maximilian se encoje de hombros al escuchar las palabras de Hamilton — supongo que no vi bien, tal vez necesito gafas  — dice sarcasticamente y obviamente mintiendo, pero no iba a decirle que buscaba molestar a Eagle y por eso lo habia hecho, tal vez Eagle no lo recordaba, pero Maximilian recordaba perfectamente al general y como lo habia humillado en el pasado, denigrandolo ademas a ser un simple carcelero, aunque no todo habia sido malo, alli habia conocido a una personita muy especial. La siguiente orden de Hamilton lo hizo salir de su trance — ya se a quien te refieres Hamilton, pero no era facil, estaba con el viejo, pero ahora que solte a las bestias seguramente ya podre traerla  — sonrie maliciosamente mientras le guiñe el ojo a la gatita mientras le muestra los dedos, burlandose de su amenaza de cortarlos y abre un pequeño portal por el cual entra

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Vulture escuchaba las palabras de la pequeña, no podia evitar sonrojarse en extremo cuando dijo esas palabras, aquella era una situacion muy hilarante, la cual por desgracia no duro mucho, ya que repentinamente el techo comenzo a desmoronarse, en ese momento Vulture protegue a Eve pero de rebote le cae un pequeño trozo lastimandole la cabeza, dos bestias se abalanzan sobre Vulture aplastandolo mientras observa a Eve correr, Vulture furioso se las quita de encima encrustandolas sobre la pared y sale corriendo hacia la calle detras de Eve quien observa muy asustada todo, cuando Vulture se acercaba a Eve, aparece de la nada Maximilian tomando a la joven del brazo y con una sonrisa sadica hacia Vulture, desaparece junto a la niña, Vulture entonces emula lo que hizo su hijo cuando se llevaron a Elizabeth y grita con mucha fuerza desprendiendo una devastadora ola de energia, haciendo polvo a varias bestias y a las que siguen de pie comienza a destrozarlas furioso con sus propias manos.

Maximilian regresa con la niña en sus brazos y se la entrega a Hamilton — con todo el caos que hay en la ciudad, fue facil arrebarla del anciano, pero te advierto... vendra furioso por ti y yo no voy a arriesgar mi pellejo por ti, sera mejor que llames al demonio para que te ayude con lo que te espera  — dice en tono de fastidio Maximilian, pero en ese momento una figura aparece detras de el — me encargare de Vulture, ustedes sigan con su trabajo  — pronuncia Demian, el joven demonio que se habia aparecido en la mansion de Vulture hacia algunos meses, actuando como mensajero de su padre para investigar la repentina desaparicion del alma de Akabane.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lolita se encontraba a merced de aquella bestia sin poder hacer nada, cuando una sombra negra cayo en seco sobre la cabeza de aquel ser haciendola explotar por la fuerza del impacto salpicando todo de sangre, incluida a Lolita — debe tener mas cuidado cuando pasea bajo la lluvia, podria resfriarse — comenta Akabane acomodando su gran sombrero para solo dejarle ver aquella sonrisa que habia perdido antes de desaparecer tambien el, parecia ya recuperado, o al menos tenia la misma sonrisa de antes — la lluvia la dejara limpia, es una hermosa noche no cree  — le sonrie inclinandose para tomarla de la mano ayudando a levantarla, mirandola fijamente a los ojos — mmmm... que raro, siento como si nos conocieramos de mucho antes...  — una bestia se abalanza sobre ellos pero sin siquiera voltear, Akabana le arroja una cuchilla justo entre los ojos traspasandole hasta el craneo

Ayuda a Lolita para ponerse de pie observando todo a su alrededor — vayamos a un sitio mas seguro  — sonriendole la toma entre sus brazos cargandola, quedandose quieto unos segundos debido a una extraña sensacion, pero luego reacciona y con ella salta fuerte varios metros cayendo sobre un edificio alto, despues salta a otro y asi hasta llegar al mas alto que se encontraba, para desde ese sitio observar todo a su alrededor, con esa vision puede lograr ver como algunos monstruos mueren rapidamente debido a balas de un arma, observa tambien del otro lado a Vulture peleando... desnudo... lo cual no es algo que quisiera ver, asi que solo rie un poco por la situacion tan bizarra — me llamo Akabane Kuroudo pero me conocen mejor como Dr. Jackal  — se presenta sonriente ante la joven, se pone de pie al borde del edificio y desde ese sitio comienza a lanzar sus cuchillas a todas las bestias que logra observar

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Sáb Jun 30, 2018 12:53 pm

La joven de cabello castaño estaba dormida profundamente, no podía saber lo que ocurría afuera. Dio media vuelta para recostarse boca abajo se podían ver los golpes de aquellos cables en su piel desnuda a todo su esplendor. Sintió un ardor al hacer esto, por lo que abrió los ojos, entonces miro al hombre que tenía frente disparando por la ventana.

Poco a poco las nubes dejaban de esparcir esas gotas y permanecía el cielo color gris.

Los ojos azules de la adolescente se quedaban fijo en aquel hombre lobo quién no había notado que había despertado -¿Señor Drake?- pregunto con una mano apoyada en su pecho, sobresaltando su pecho y por ende podría verse su pezón entre las hebras de su cabello. Estaba muy asustada pero no quería molestarlo o distraerlo.

Una vez la lluvia ceso los seres huían.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Las sospechas de Lolita habían sido ciertas, al parecer una vez la lluvia desaparece las criaturas se alejan como si temieran por su vida. No sabía cómo es que funcionaba esa situación, había miles de seres tirados por el suelo, la policía estaba trabajando duramente, junto con otras autoridades para deshacerse de los cadáveres.

-B, mi nombre es… B- pronuncio mirando la ciudad en ruinas, estaba temblando de frío y miedo a la vez, no por las bestias, era por el hombre que tenía a un lado, el amor de su vida, deseaba poder abrazarlo por detrás como antes lo hacía. Sin siquiera poderlo evitar se le salieron las lágrimas “Al menos estas bien” pensó, mientras se sentaba en cuclillas abrazando sus piernas –Esas bestias avisan, cuando las nubes se hacen grises, llegan cuando llueve y se van cuando termina de llover- murmuro para sí misma colocando su frente en sus rodillas. Sólo podía pensar que, si hubiera sabido esa información antes, tal vez tantos híbridos no hubieran sufrido.

La joven permaneció así varios minutos, el agua en su rostro evitaba que fuera muy obvio que estaba llorando, por primera vez sentía una paz, aunque no completa al tenerlo cerca y no sabía que hacer –Agradezco que me salvara… ¿Cómo puedo pagárselo? - murmuro, no estaba fingiendo la voz, no estaba hablando como acostumbraba tampoco, estaba traumada de tantas cosas que había visto.

“Akabane no sabe quién soy” pensó para levantarse lentamente “No me va a abrazar, no me va a tocar, no será como antes, esto lo decidí yo” –Gracias por ayudarnos a matar esas bestias, sin usted hubiera sido difícil- murmuro con poca emoción, estaba sumamente mojada –No tengo mucho dinero… no sé cuánto sería para usted suficiente- murmuro buscando en su cartera algo que darle, no sabía cómo volver a tratar con él y tampoco quería engañarlo, aunque ya lo estaba haciendo, se sentía sumamente culpable.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Eve estaba dormida, su carita estaba sangrado y fue cuando Elizhabet estaba viendo la escena donde el peliblanco se la entregaba a la morena, quién sonriente la envolvió de manera casi maternal con la sabana. Le parecía adorable.

-¿¡Qué piensas hacer con ella!?- grito de repente la felina quién estaba de pie encadenada, mirando la escena donde Eve estaba inconsciente, la habían recostado en la camilla, donde pronto la fémina empezó a limpiar sus heridas y cuerpo -¿¡No me escuchas!?- grito con fuerza, estaba desesperada, intentaba quitarse sus ataduras y solo lograba lastimarse. Pronto se saturo le herida que tenía en la frente y la inflamación se había ido de su carita, ahora era solo un pequeño corte.

-Así está mejor- expreso la morena, quién le acaricio el rostro, miro su cuerpo infantil, la amarro en la camilla. Pronto unas enfermeras trajeron bolsas con canales intravenosos, algunos eran sueros, otros tenían colores brillantes, jeringas con líquidos diversos. Los ojos rojos de la felina se centraban en lo que estaba pasando.

-¡Basta! ¡Déjenla ya! - expreso la felina mirando cómo se le colocaba los canales intravenosos en sus piernas, en sus brazos, en sus muñecas, era mucho para un cuerpo tan pequeño.

-Cállate ya- ordeno la de piel oscura, quién se estaba poniendo una bata médica y una mascarilla.

-¿¡Que le vas a hacer!?- grito la mujer que ya le ardía la garganta.

-La convertiré en un ser muy bello, en un hermoso hibrido- anuncio la morena, mientras que los ojos de la felina se abrieron como platos. Mirando sin poder hacer nada como inyectaba esas cosas en el cuerpo de la pequeña.

-¡¡No!!- grito tan fuerte que se sacó sangre, sus lágrimas empezaron a salir de impotencia, estaba en la misma habitación y no podía hacer nada.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Alejandra estaba temblando todavía, miraba entonces al hombre que tenía enfrente con un arma, no se había dado cuenta que estaba semi desnuda y poco a poco, en silencio intento salir de ahí, como si pensara que la iba a atacar, el problema es que se resbalo y cayó encima del hombre, no sabía cómo había ocurrido, puesto que cayó de espaldas, se había hecho más daño en donde ya de por si le ardía y no pudo evitar hacerse bolita por el dolor.

Por un momento reacciono y se levantó lentamente –Perdone señor Drake, fue mi culpa… espero no haberle hecho daño- coloco sus manos sobre su rostro, como suplicando que no le hiciera daño, sus pechos se veían en medio de sus brazos, apretándolos. No era su culpa, no podía hacerlo de otra manera –Perdóneme señor Drake- suplico nuevamente, con más fuerzas mientras temblaba, se podía ver el short corto como se pegaba a esas partes íntimas.

Entonces un trueno cayó nuevamente apagando las luces por completo la joven intentando huir por un segundo, se había detenido. No era para menos, era una simple humana, había sido abusada por todos, había monstruos sueltos por ahí y un hombre armado en su habitación que no tenía miedo de asesinar a nadie.

-Velas... no compre velas...- murmuro derramando lagrimas mientras caía de rodillas. No podía con el terror que tenía en su interior y no sabía que hacer para tranquilizarse.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

En el laboratorio Elizhabet estaba mirando el suelo, estaba en shock. No decía ni una palabra. Mientras que Eve apenas había abierto los ojos. Ahora tenía un cuerpo más alargado, era más alta, el cabello más largo, sus ojos brillaban, su piel era ligeramente más morena.

-Es nuestro primer espécimen, obviamente va a fallar el primer intento- encogió los hombros la morena, explicándole algo a algún enfermero -Si, sería cuestión de tiempo para que ella aprenda a usar sus poderes, si no, va a desaparecer de este mundo- escucho a lo lejos.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Mar Jul 03, 2018 12:01 am

Drake se mantenia sumamente enfocado en la accion, uno a uno seguian cayendo aquellas bestias, parecia no tener fin a diferencia de sus balas las cuales quedaban ya muy pocas, por suerte para el hibrido, la lluvia comenzo a detenerse poco a poco, en esos momentos fue que aquellos hibridos con apariencia de bestia comenzaron a retirarse. Drake guarda el rifle de francotirador pero cuando iba a girarse es arrollado por Alejandra quien lo impacta tomandolo desprevenido, esta enseguida comienza a disculparse con el, claro que era inevitable no notar por la pose como sus pechos lucian mas grandes de lo que ya por si eran, le costaba mucho trabajo al hibrido no terminar sucumbiendo ante sus impulsos, en eespecial con la forma en que Lucia Ale — no tienes de que preocuparte, no me has hecho ni un solo rasguño, relajate —

Le comenta el hibrido estando muy tentado a tomar entre sus manos aquel par de grandes pechos, aunque para suerte suya, en ese momento un gran relapago causa un apagon en la casa, distrayendo la atencion del hibrido quien toma su celular encendiendo la linterna — quedate aqui no te muevas, toma esto — le entrega el celular con la linterna para que tenga algo de luz y pueda mitigar un poco su miedo, hecho esto baja hasta donde guardaba sus armas para dejar el rifle asi como las pocas balas restantes, no queria tener un arma peligrosa cerca de aquella joven, le preocupaba que fuera a salir lastima o que intentara quitarse la vida, por alguna razon ese pensamiento le paso por la mente, despues de todo era alguien que ah sido y sigue siendo maltratada, no tiene a nadie y ahora esta viviendo con un asesino que en cualquier momento puede perder el control y abusar sexualmente de ella... claro que esa ultima parte Ale no lo sabia. Drake a los pocos minutos regresa sentandose en la cama junto a la pequeña — te quedaras aqui al igual que yo, estas criaturas podrian volver y nadie te cuidara mejor que yo — le sonrie acariciandole suavemente la cabeza para ponerse de pie y cerrar la ventana.

-0-0-00-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Cuando Akabane escucha el nombre de la joven, se queda en silencio unos segundos haciendo memoria — ahora te recuerdo, eres la chica de la computadora, no te reconoci si la computadora frente a ti — le sonrie mientras observa como todos los hibridos lentamente se estan alejando, escucha entonces los agradecimientos de la joven y cuando esta le ofrece pagarle, le hace una seña de que guarde su cartera — esto no es un trabajo, es algo personal y te necesito a ti, se que eres buena con la computadora, posiblemente Hamilton tenga entre sus computadoras el paradero de Lolita, solo me interesa ella asi que te llevare conmigo — sin detenerse para esperar una respuesta de la joven, tan decidido como siempre, Akabane la toma de nuevo en sus brazos dando un gran salto para ir hasta donde Vulture se encontraba bañado en sangre de los hibridos y... desnudo todavia

Asi que al bajar, Akabane deja en piso a B para despues quitarse su gran gabardina y colocarsela a Vulture — te dara un resfriado si andas de exhibicionista — Vulture volviendose en si voltea mirando a Akabane con sorpresa y despues a B, cubriendose enseguida con la gabardina ademas de mostrarse muy avergonzado — por favor señorita dese vuelta — le pide a B para que no lo viera de ese modo, ya que la gabardina lograba cubrir sus partes pero no queria que por algun descuido mostrara de mas, algo que a Akabane le resulta gracioso — vayamos a la mansion — dice Vulture asi que tanto B como Akabane lo siguen, ya dentro Vulture pasa a vestirse a su recamara mientras Akabane espera con B en la sala

— Me sigues pareciendo muy familiar B, no de la ultima vez que nos vimos, si no de mas antes, pero no logro saber por que, dudo te haya visto antes, recordaria a alguien con tu apariencia tan curiosa — las indagaciones de Akabane son interrumpidas por Vulture, quien baja ya de su habitacion portando su armadura de batalla asi como su espada de caballero en su espalda, definitivamente estaba decido a combatir — Vayamos ahora mismo a ese sitio, secuestraron a Eve y no voy a permitir que le hagan daño — dice Vulture muy decidido, a lo que Akabane sonriendo se pone de pie acomodandose el sombrero — estaba esperando a cierto demonio... pero supongo debemos comenzar sin el, asi sera mas divertido, ser tres contra ellos habria sido una ventaja demasiado grande y aburrida — responde Akabane, aunque en ese momento se abren las puertas de la mansion y bastante agitado aparece Eagle — no dejare que se marchen sin mi, secuestraron a mi mujer y hare que deseen no haber nacido — dice furioso Eagle

Aquella situacion era de lo mas cuirosa, los tres hombres que alli se encontraban ahora debian ir al rescate cada uno de su pareja, claro que Akabane no sabia que la suya estaba literalmente a su lado — ¿que estamos esperando? — en ese momento los tres se miran decididos junto a B — yo los llevare — pronuncia William apareciendo de la nada justo en medio de los cuatro — me disculpo por mi inesperada visita, pero alguien que me pidio no dijera su nombre, me encomendo la mision de llevarlos hasta donde Hamilton se encuentra — sonriendoles educadamente pide que se acerquen a el y entonces desaparecen, para un segundo despues aparecer frente a la guarida de Hamilton, sin perder tiempo, Vulture, Eagle y Akabane junto a B se adentran en aquel sitio, varios hibridos bestias aparecen para intentar impedirles el paso, pero rapidamente son cortados, rebanados y congelados por los tres guerreros habriendose paso sin problemas hasta llegar donde Hamilton se encontraba, pero no estaba sola, junto a ella estaban Demian y Maximilian

— Hemos venido por nuestras mujeres — dicen los tres al unisono, cada uno en un tono distinto, el primero en atacar es Vulture y quien le hace frente es Demian, chocando ambos seres de fuerzas similares, por su parte Akabane compite en velocidad con la teletransportacion de Maximilian, ambos dañandose en diferentes rondas, a Eagle le toca lidiar con mas bestias que protegen a Hamilton mientras junto con B se acerca a ella — ¿Que pretendes lograr con esto Hamilton? llenar de caos la ciudad no servira de nada, siempre impondre el orden, eres humana y esas bestias matan tanto humanos como hibridos, ahora puedes controlarlos pero mientras mas fuertes los hagas, menos control tendras sobre ellos, estas creando una maldita bomba de tiempo — dice Eagle intentando razon con ella pero al mismo tiempo buscando distraerla para que B pueda inmiscuirse en ese sitio para dar con Elizabeth y Eve

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Vie Sep 21, 2018 12:35 am

Los ojos azules de Alejandra se quedaron prendados del asesino, estaba cubierta con una sábana mientras derramaba lágrimas, su nariz estaba roja y sus mejillas también. Le entrego su celular al contrario mientras asentía con la cabeza al escuchar que se quedaría con ella. Se aferró a su cintura mientras se restregaba en su vientre bajo, parecía que su boca estuviera cerca de su miembro, aunque ella no pensaba en esa situación, simplemente actuaba como una humana de su edad, desprotegida. Al extender sus brazos dejo ver sus pechos para entonces voltear ver al asesino.

-Perdón por todas las molestias señor Drake- murmuro para abrazarse nuevamente ella misma, entonces volvió a llover ahora con una gran fuerza. La pequeña se acurruco con el hombre mirando hacia la nada.

-Gracias por estar conmigo – Murmuro mientras escuchaba los truenos –Nunca había conocido seres tan hermosos como usted y la señorita B. Nunca creí que sería cuidada alguna vez con tanta devoción… y entiendo que también es molesto. Debería regresar a mi casa, solo causaré problemas para usted, apenas tengo 15 años… usted ha hecho muchas cosas por mi… y desearía estar más tiempo con usted, si fuera por mi trabajaría para usted, le haría de comer 3 veces al día y haría todo el aseo… y no sé qué más…- pensó jugando con la sabana mientras sonreía mirando al piso. Mostrar sus cicatrices y heridas recientes mientras dejaba al descubierto sus brazos.

-Pero hay Leyes… y no quiero que lo arresten…- le acaricio suavemente el rostro del hombre con suavidad –Mi tío dice que los híbridos son seres malos… pero creo que son más bien ángeles…- volvió a sonreír para volver a asustarse ante otro trueno -Perdón- murmuro, estaba muy cerca ahora del rostro del licántropo, su mirada azulada estaba ahora fija en él, sin querer se resbalo la sabana dejando ver su seno -¿Quiere comer?- preguntó sonrojándose, ladeando el rostro evitando encararlo

-0-0-00-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

B apenas iba a decir una palabra cuando el pelinegro la cargo sin su permiso, se había aferrado al cuello del asesino, uno por que no se lo esperaba y dos, le era una excusa para abrazarlos, olerlo. Lo extrañaba y cuando bajaron tuvo que soltarlo con mucho esfuerzo. Una vez se encontró en el piso encontró al señor Vergil desnudo, solo para volverse nuevamente tímido. En otro momento estaría riéndose, ahora se sentía tan mal que no hizo mueca alguna, sólo camino, adelantándose para hacer sentir más cómodo al mayor.

Al estar en la sala de espera, la chica estaba sentada en el sillón, mirando fijamente a Akabane, como si quisiera encontrar algo nuevo en su apariencia. Entonces hizo preguntas, la mueca triste de la doncella solo se mostró un instante para volver la vista al piso –Antes no me vestía así… tal vez me recuerda de algún lugar- respondió sin animo, no podía ni ponerse nerviosa, había visto cosas que tocaron puntos sensibles de su ser.

Llego Eagle y Vulture diciendo lo mismo, que se habían robado a los seres más queridos para ellos. La joven de cabello verde por un momento quería reírse de Eagle más la secuestrada era su amiga. Ella se sentía fuera de lugar y sentía presión al escuchar a su amado buscándola, no sabía que iba a pasar cuando se diera cuenta que ella era Lolita. Aunque probablemente no lo sabía y estaba bien.

La joven steampunk sintió que todo se movió muy rápido, ahora se encontraba frente a Hamilton, con sus botas llenas de sangre. Se veía tan inexpresiva y la morena la observo con cierta curiosidad.

-Bello espécimen – menciono la de piel más oscura al ver a la chica quién cruzo los brazos, la miraba asesinamente y esto divertía a la doctora –Seguro es divertido domar a esa señorita- menciono la mayor.

-¿Caos? No mi querido general, no quiero caos, los híbridos tienen un bello don, son más agiles, longevos, fuertes, resistentes. Lo que quiero que la humanidad se beneficie de ello, sólo aprovechaba cuando tu no te metías con los híbridos y podía hacer mis experimentos tranquilamente… entonces ellos aparecieron, las bestias que has visto en la ciudad son demonios, no bellos híbridos- encogió los hombros, mientras B se escabullía, lo cual la de pelo corto notó.

-No quería a Elizhabet, ella es una hibrido, no la necesito, he creado el gen de mutación más completo y necesitaba a alguien joven y fuerte. Entonces el señor Demian propuso y como me está ayudando no pude decirle que no- Dijo con simpleza mientras se levantaba tomando la USB y algunas notas –Lolita era mi objetivo original, más nunca la encontré- suspiro con decepción para entonces mirar a Eagle –No te preocupes, tu gatita está bien. Cuándo yo conocí a Elizhabet era una linda cachorrita, tan fiera como lo era un león, muriéndose de hambre. Ahora ha madurado bastante, convirtiéndose en un espécimen único- Sonrío refiriéndose a muchas hembras que terminaban siendo esclavas sexuales –Tiene gustos muy atrevidos para ser un general- Se rió burlona solo para mirar a Vulture –Por otro lado, Eve, será el pilar de la humanidad, la demostración de lo más alto de la adaptación humana. Ella será todo un hermoso ser… si eso es lo que querían evitar…- sonrió burlonamente –Es demasiado tarde- la emoción subió por su adrenalina.  

-Maximilian la llave esta donde siempre, podrás encontrarla sana y salva en el manicomio abandonado y señor Demian, fue un placer hacer negocios con usted, el número de almas se han completado, espero que pronto podamos hacer un viaje… de placer- se inclina mientras miles de bestias pelean contra Eagle. En un segundo ella había pasado por la puerta y desaparecido, puesto que no sé sentía ni su presencia.

-0-0-00-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

B estaba corriendo buscando a sus amigas y al final encontró a Elizhabet quién abrazaba sus piernas al lado de una camilla, la de cabello verde intento abrir la puerta, pero tenía seguro.

-¡Elizhabet!- gritó, más la contraria no hizo caso, simplemente se quedó en su lugar abrazando a una pequeña en sus brazos -¡Joder!¡Elizhabet!- Volvió a gritar sin encontrar respuestas. Al ser de vidrio la puerta tomo una puerta y la lanzo, una vez se hizo un agujero, metió la mano cortándose automáticamente, quito el seguro y miro la escena. La niña era Eve. Ahora tenía la forma que antes, de una niña, pero tenía la cara muy roja por la temperatura y se veía un poco más bronceada.

-Perdón, no pude hacer nada… no pude ayudarla- exclamo la pelirroja aferrándose a la infanta. La de cabello verde la abrazó con fuerza.

-Todo estará bien, lo prometo- la contraría no reaccionaba, más la de ojos bicolores, ocultos por lentillas la tomo del rostro –Sabes que siempre cumplo mis promesa- los ojos rojos se encontraron con los morados de la chica disfrazada, sólo asintió mientras cargaba a la menor, tapada por una manta, puesto que estaba desnuda. Caminaron lentamente. La steampunk permanecía alerta puesto que la contraría no estaba en posición para hacerlo.

-Escuche decir de Hamilton que moriría si no controlaba lo que sea que le inyectaron ¿Cómo podrías ayudarla?- exclamo molesta la pelirroja mientras la contraría le devolvía la vista -¡YO LO HARÉ!- grito de repente, dejando muda al híbrido que seguía aferrada a la niña.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Sep 21, 2018 8:13 pm

Drake se encontraba ya bastante tranquilo despues de todo lo que habia sucedido, ya la situacion estaba bajo control y la pequeña Alejandra parecia entenderlo tambien de ese modo, aquella joven inocente se mostraba bastante agradecida con el hibrido, diciendo cosas incluso que incomodaban a este, como el ser llamado angel — no soy un angel y ciertamente B tampoco lo es, simplemente nos importas y por eso hacemos esto — responde serio mientras le acaricia la mejilla, en ese entonces es imposible que no note el seno descubierto de la pequeña, asi que usando mucha fuerza de voluntad le acomoda sutilmente la ropa para que se vuelva a cubrir, ya que ese seria uno de los peores momentos para que sus instintos salieran a flote, puesto que se veria como alguien cobrando algun tipo de favor y esa no era la imagen que Drake buscaba proyectar en la joven.

El joven licantropo sonrie de lado cuando la escucha hablar de las leyes y se sienta frente a esta en la cama observandola al rostro — las leyes las crearon los humanos, yo no sigo sus leyes asi que no me importa romperlas, pero si tu vuelves con una persona que te maltrata, los matare a ambos — le menciona serio mirandola a los ojos para despues acariciarle la cabeza y ponerse de pie, tomando las armas que habia traido para llevarlas hasta el sitio donde almacenaba todo su armamento, mientras guardaba todo pasaron unos diez minutos, tiempo suficiente o al menos eso pensaba Drake, para que la pequeña Ale asimilara las palabras del licantropo, quien ciertamente cumpliria su palabra aunque Lolita terminará odiando de por vida, pero no iba a permitir que una niña tan dulce fuera dañada por su propio miedo, antes prefería que muriera.

Drake regresó a la habitación donde se encontraba Ale — escucha bien, ahora estas bajo mi proteccion eso quiere decir que eres mi responsabilidad, tu tio ya no existe, viviras aqui, te conseguiré ropa y lo que necesites, muchas personas me deben favores asi que estaras bien — le indica en un tono dominante, sin pedirselo ni preguntar su opinion, era simplemente un hecho que el aceptaria, mas que nada por que no le estaba dejando otra opcion — prepara algo de comer, despues del susto debes estar hambrienta — le da un beso en la frente para despues bajar hasta la sala donde toma el telefono comenzando a hacer algunas llamadas.

--0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Hamilton se encontraba frente a los tres guerreros dando un gran discurso donde explicaba todo lo que estaba sucediendo, su alianza con Demian, el trabajo de Maximilian y lo que pretendia hacer con los hibridos, ninguno se mostro indiferente mientras esta hablaba, los tres morian de ganas por ponerle las manos encima a la mujer, el momento oportuno era cuando esta dejo de hablar, pero en ese momento las bestias volvieron al ataque, Eagle trataba de quitarselas de encima como podia para ir detras de Hamileton, lanzando rayos de hielo por todos lados, Akabane hacia lo propio despachando a cuantas criaturas aparecieran frente a el mientras esbozaba una gran sonrisa, por su parte un furioso Vulture caminaba lentamente hacia Demian quien lo observaba friamente — ¿tu padre sabe que estas haciendo esto? — pregunta Vulture a un Demian cuya pregunta parece molestarlo bastante

— No tengo que explicarle todo a el, ya no soy el niño que conociste antes, me e alimentado de cientos de almas, eh entrenado y puedo acabar con un viejo decrepito como tu — sentencia Demian mientras lo señala con el dedo indice, en ese momento Akabane se coloca al lado de Vulture manchado en sangre de las bestias, ya habia acabado con ellas, mientras Eagle a quien le habia tomado mas tiempo hace lo propio colocandose al otro lado — Akabane, Eagle... busquen a las chicas, no necesito ayuda para darle una leccion a este niño malcriado — Akabane sonrie y se encoje de hombros, el queria luchar pero Vulture lo habia pedido primero, por lo que se lleva a Eagle con el, ambos salen de la habitación en busca de las chicas

Al llegar al otro cuarto observan a B con Elizabeth y la pequeña Eve en sus brazos, estos se acercan preguntando que pasa, las chicas cuentan todo mientras Eagle se coloca junto a Elizabeth dandole un suave beso en los labios — ayudaremos a la pequeña, no te preocupes — Akabane escucha a B muy decidida en sus palabras, de cierto modo eso le recordaba a Lolita, por lo que no pudo evitar darle un par de palmadas en la cabeza sonriendo — no existe algo que no tenga arreglo — la conversacion es interrumpida por un fuerte estallido al lado, donde estaban Vulture y Demian, rapidamente todos salen a ver lo que sucedio, encontrandose con un Vulture muy agitado, el rostro cubierto de sangre, mientras Demian con una enorme herida en el estomago, Vulture voltea mirando de reojo a Eve la cual seguia desmayada, esto hace enfurecer mas al caballero dragon, por lo que se lanza en un poderoso ataque hacia Demian, con una incontenible ira asesina

Pero cuando la espada de Vulture va a asestar el golpe final, un ser aparece justo enfrente, siendo atravezado por la espada pero sin hacer mueca de dolor, se trataba de un ser de aspecto necrótico, impidiendo con su cuerpo que la espada tocara a Demian — mil disculpas caballero, pero si permito el asesinato del joven Demian, mi señor se molestara mucho conmigo — pronuncia aquel ser mientras con toda calma se quita la espada de su pecho con mucha facilidad a pesar de la fuerza de Vulture — si en algo compensa las molestias causadas por el joven, el recibira un castigo por haber actuado a espaldas de mi señor — se gira frente a Demian colocando su mano sobre el rostro de este para luego desaparecer en una cortina de humo, dejando a todos confundidos por lo que habia pasado, Vulture reacciona y rapidamente va por Eve tomandola en sus brazos, donde Akabane le cuenta lo que ya anteriormente las chicas le habian comentado.

— Haz algo Akabane, tu eres doctor despues de todo malditasea — comenta desesperado mirando al asesino, pero este se baja el sombrero ocultando sus ojos pero sonriendo — lo que le hicieron a ella, va mas alla de mis conocimientos Vulture, no puedo ayudarte, pero encontraremos quien si — Eagle se acerca a Vulture tocando su hombro — todos ayudaremos, pero ahora debemos marcharnos de este sitio, debes tratar tus heridas anciano — Vulture en ese momento ignora lo ultimo dicho por su hijo pero asiente, asi que todos se marchan de ese sitio con rumbo hacia la mansion de Vulture, alli seria el punto de partida para que decidiera cada uno que hacer para ayudar a Eve

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Maximilian habia logrado escapar gracias a Hamilton y a su habilidad para crear portales, por lo que aparece en las afueras de la institucion mental donde trabajaba, justo a tiempo para su turno, asi que al entrar se coloca su uniforme, da su rondin normal controlando a los locos y finalmente entra a la celda de la pequeña Ana, sentandose en la cama a su lado, acariciandole la cabeza como si de un cachorrito se tratara — espero te hayas portado bien en mi ausencia — le toma del menton para despues besarla apasionadamente en los labios mientras la toma en sus brazos abrazandola con fuerza por varios segundos para luego cortar el beso pero aun abrazandola — pronto te sacare de este lugar — le dice sonriendole para luego volver a besar sus labios metiendole la lengua dentro de su boca

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Sáb Sep 22, 2018 11:12 pm

Habían pasado dos semanas….
Los ojos azules tan vividos como los de Alejandra miraban por la ventana de la escuela, había menos alumnos, habían muerto muchos gracias a la devastación de aquellas bestias. No se ha vuelto a saber sobre la situación, aunque las noticias estaban al pendiente, los oficiales de policía sólo habían pedido una recompensa por la información de Victoria Hamilton.

Eso era la conversación en los pasillos. Ella podía escucharlos mientras llevaba el trabajo de maestros a la sala de maestros, era una torre de papeles que temía se fuera a caer. Aunque el chico había lastimado a una de sus compañeras, las jóvenes tomaban venganza, aunque de una manera más sutil. Esta vez la empujaron haciendo que se cayera aquella enorme torre. El profesor que miro el suceso regaño a la misma Alejandra por no ser cuidadosa y la castigo haciendo el aseo del aula. Su vida escolar era caótica, a veces encontraba enormes arañas en su mochila que alguien ponía, otras arruinaban su uniforme de pintura, a veces colocaban navajas en la bolsa de útiles, siempre tenía las manos cortadas y siempre decía la misma excusa, se cortó al cocinar. Encontraba cartas de odio, cosas de adolescentes; Era normal verla llorar mientras leía aquellas letras.

Había estado muy callada en aquel momento, seguía pensando en las palabras de ese licántropo, le había amenazado de muerte, tenía que regresar todas las tardes a la casa. Si veía a su tío, aunque sea de lejos corría del lado contrario. Sin duda alguna, no quería morir. Un día le lanzo una botella de vidrió, el golpe no se veía por su abundante cabello.

Ya era tarde y caminó hasta el departamento con paso cansado, había hecho su tarea en el aula aprovechando su soledad así que sólo se dedicó a hacer la cena después de ponerse algo más entallado, se podía notar la redondez de sus senos o la forma de sus glúteos, no hablemos de lo corto, que si bien escondía cosas por delante por detrás… no dejaba mucho a la imaginación. Siempre había una situación así.

Pasado mañana sería su cumpleaños y veía el calendario con atención mientras preparaba un café cargado para el hibrido.

Ella miraba la comida, no le faltaba nada. El hombre la cuidaba y jamás le hacía daño, muchas veces la elogiaba y eso la hacía feliz por eso se esmeraba aún más. Siempre se sonrojaba cuando le acariciaba la cabeza, casi parecía que estar con un asesino bajo el mismo techo no tenía importancia. Claro, hasta que llega manchado de sangre o guarda su arma.

-Buenas noches- menciono y después coloco sus manos llenas de banditas de ositos pandas sobre su mentón –No, así no…- murmuro -¡Buenos días!- así se la pasaba en el comedor mientras colocaba la mesa, quería robarle una sonrisa al hombre asesino.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Lolita estaba caminando con su disfraz, le había tomado un tormentoso camino para llegar a la torre del ángel, estaba ahí mirando hacia lo lejos. Sus ojos morados, gracias a los pupilentes; miraron a lo alto, sabía que no podía pedir entrar, tenía que esperar que Miranda saliera, no quería ser asesinada así que se sentó en la cerca recargada a esta. No sabía cómo pudo haber sobrevivido, estaba agotada emocional y físicamente. Era más de un ser que quería devorarla, o manadas que iban a destrozarla. Tenía demasiada suerte tal vez.

Estaba sudando y se daba aire para después observar a lo lejos la oscuridad.

-Voy a morir- murmuro, mientras recordaba a Elizhabet dentro de un shock que estaba siendo tratada con Violeta, quién le daba ayuda psicológica. Lolita también lo necesitaba, había visto tantas cosas. Veía sus manos fijamente llena de raspones, no sabía por qué había decidido ir sola sin nadie que la auxiliara, tal vez era su manera de suicidarse.

Eve se había recuperado un poco, aunque la advertencia de que podría morir si no podía controlarlo, la investigación de Violeta predice que le quedaba meses de vida, puesto que no había mucha mejoría. B no sabía cómo demonios el ángel la ayudaría, pero sabía que le daría una pista.

Se abrió el bosque, no era metáfora, literalmente los árboles se hicieron a un lado, algo las empujo con tanta fuerza que su raíz salió. La doncella se levantó rápidamente mientras daba media vuelta, empero esa bestia que ni siquiera había visto la atrapo tomándola de la pierna con algo pegajoso -¡No! – Grito con tanta fuerza que parecía una urraca.


-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

La joven de ojos rojos miro entonces, al contrario, ella no podía hablar, también era un poco despistada. Era como si tuviera autismo más respondía muy bien a Maximiliam, en cuánto el aparecía ella se acercaba en cuatro, con sus rodillas en el piso y sus manos en el piso, se acercaba para recibir su beso y corresponderlo.

No sé sabe si era la razón tan extrema en como él la trataba. Era cruel y autoritario, ella parecía no molestarle, lloraba, empero después se acurrucaba con él. El problema es que se enteraron que estaba embarazada, no sabían a quien echarle la culpa, era normal entre los internos que abusaran de ella. Ahora la harían abortar y eso aún no se lo había comunicado a Maximiliam, la realidad es que lo único que pronunciaba era no, si, agua, hambre y sueño.

Además de que ese hombre, muy cruel y todo la protegía de todos los demás, nadie podía lastimarla.

-Si- murmuro, dando a entender que le gustaba el beso -Si- volvió a decir mientras le sonreía dulcemente.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por The Bad Wolf el Lun Sep 24, 2018 12:40 am

Los dias transcurrian con naturalidad para el asesino, por las noches se dedicaba a apostar, pelear y cumplir contratos para asesinar, muchas veces terminaba hasta muy tarde y llegaba a encontrarse con Ale dormida en la mesa por estarlo esperando con la cena, aquel gesto se le hacia tierno al asesino, por lo que siempre la llevaba cargando hasta la habitacion que habia designado para ella y la arropaba, luego de eso procedia a comer la cena que la joven le preparaba, era el unico cambio en su vida, pero uno muy grande, le recordaba un poco como era cuando estaba con la pandilla de hibridos, no habia olvidado a las chicas, Elizabeth ya habia hecho su vida aparte, le era imposible no guardarle reencor puesto que ante sus ojos era una traidora, mientras que las otras habian sido vendidas a un extraño sujeto solo conocido como El Conde, de el solo sabia que se dedicaba a coleccionar e intercambiar objetos de interes, pero no le era facil dar con el.

Debido a que se la pasaba toda la noche despierto, era muy natural quedarse dormido toda la mañana, despertaba por lo regular cuando Alejandra llegaba de la escuela, ese dia no fue diferente, escucho la puerta abrirse y gracias a su olfato reconocio enseguida quien era, por lo que entro al baño para ducharse y terminar despertando bien, luego de eso se viste para bajar, observando a la pequeña con sus banditas de panda, el sabia que seguramente la habian molestado de nuevo, pero al menos las cosas iban bajando de intensidad, no obstante algun dia terminaria levantandose de mal humor y al verla con un rasguño volaria toda la escuela.

— Buenos dias pequeña — le sonrie sutilmente mientras se sienta a la mesa observando como la pequeña acomoda todo para servir la comida — ¿te gustan mucho los pandas? — le pregunta a la pequeña haciendo alusion a las benditas que tenia de estos — si no te defiendes, toda la vida seguiran abusando de ti — comenta serio mientras observa a la pequeña Ale

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Akabane habia seguido con su vida luego de lo sucedido con Hamilton, claro que ahora su vida se basaba en buscar a Lolita, habia dejado de la lado buscar a Hamilton por que habia quedado claro que ella no sabia donde se encontraba, aquel asesino habia duplicado su tanda de asesinatos en busqueda de informacion, lo cual tenia con dolor de cabeza a Eagle puesto que ya estaba circulando la noticia de un asesino comparado a Jack el distripador, solo que este en lugar de matar prostitutas, mataba delincuentes, al inicio nadie le dio mucha importancia, eran delincuentes despues de todo, pero cuando los numeros de muertos fueron demasiados, ya la gente comenzaba a preocuparse, temian que aquel asesino una vez que "limpiara" la ciudad, fuera por la gente comun e inocente. Eso lo creia el jefe de Eagle quien cada que lo veia amenazaba con despedirlo si no encontraba pronto al delincuente.

Esto habia causado muchos roses entre Akabane y Eagle los cuales terminarian mal para uno de los dos si el asesino no paraba. Eagle se encontraba en un callejon hablando por telefono — tienes que contarle toda la verdad, esta fuera de control, todo es por tu culpa, no me importan los motivos del cual debes ocultar tu identidad, si el no se controla debere arrestarlo y ambos sabemos como terminara esto... como que estas entrando al bosque, no me hagas esa estupidez de que se pierde la señal, me escuchas... — en ese momento se corta la llamada con Lolita y Eagle furioso golpea la pared, en ese momento recibe una llamada de su jefe pero decide apagar el celular e ir por Elizabeth a recogerla de su sesion con Violeta. Eagle llega tratando de ocultar sus preocupaciones, lo hacen pasar hasta la sala donde estaban ambas mujeres — buenas tardes señorita Violeta, lamento el retraso, habia demasiado trafico — sonrie de lado mientras se sienta al lado de Elizabeth dandole un beso en la mejilla

— Agradezco la ayuda que le esta brindando a mi pareja, si alguna vez necesita algun favor no dude en pedirmelo — comenta mirando a Violeta para despues acariciar la mejilla de Elizabeth, el albino le mantenia oculto su problema con Akabane, ella tenia ya mucho que cargar por lo pasado a Eve, como para ponerle mas peso encima, ahora el general debia comenzar a trazar un plan para poder capturar a Akabane junto a su equipo, pero no era facil, sabia que cualquier hombre que eligiera para la tarea, terminaria muerto o almenos el 90% de ellos, quiza hasta el mismo, antes nunca le habria preocupado eso, pero ahora tenia a Elizabeth, ya no era un sujeto del cual su muerte no afectaria a nadie, tenia a una mujer a la cual cuidar.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Akabane en una de sus tantas andadas, observa a B caminando hacia el bosque, esto le parece raro al asesino asi que decide seguirla, en especial cuando se da cuenta que ese bosque es donde se encuentra la torre de Vergil. El asesino la sigue dentro del bosque sin ser visto, le parece extraño que ella supiera el camino hacia la torre, despues de todo no era un sitio al cual se llegara facil, incluso da con el claro de la torre, pero B sabia mas de lo que Akabane pensaba, ya que se queda quieta, debia conocer el sistema de seguridad que tenia la torre, atacar primero y preguntar despues cuando se detectaba a un intruso, sin embargo B estaba tan ensimismada esperando algo que no se dio cuenta de aquel lagarto monstruoso que con su larga lengua la enrreda del pie, acercandola a su boca lentamente

El asesino baja su sombrero mostrando solo su sonrisa y rapidamente se lanza cortandole la lengua al lagarto para luego atrapar a B colocandola entre sus brazos — señorita B, ¿alguna vez nos veremos sin que algun monstruo este intentando comersela? — le sonrie mirandola para luego dejarla sentada en el paso mientras se lanza hacia el lagarto cortandolo en pedazos con sus navajas, acabando el trabajo toma de la mano a la joven y comienza a caminar con ella hasta la torre — me intriga el saber que viene a hacer aqui y como sabe de este sitio, asi que la ayudare — Akabane junto con B se coloca frente a la entrada, el asesino se quita su guante mostrando un anillo con un grabado extraño en el — Akabane Kuroudo "Dr. Jackal" mas uno — en ese momento las puertas se abren apareciendo detras de estas William el mayordomo recibiendolos con una reverencia

— Señor Kuroudo, señorita B, sean bienvenidos... ahora mismo el amo Vergil no se encuentra, pero no creo haya problema en que ambos pasen — Akabane saluda a William y entra a la torre junto a B, ambos caminan hasta el recibidor donde toman asiento mientras William los observa de pie — ¿desean algo de tomar o comer? ahora mismo la ama Etoile se encuentra en el jardin y el señor Lobo quien sigue de visita esta dormido en la recamara de invitados, desean hablar con alguno de ellos?— Akabane sonrie negando con la cabeza — dudo mucho que la señorita B quiera ver a Lobo, aunque es una lastima que este dormido, habria sido una buena oportunidad... supongo viene a ver a la señorita Etoile —

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

— Cuando te saque de este maldito agujero tendre que hacer algo con tu forma de hablar — dice un tanto desesperado, ya que aunque ese sitio en teoria se supone era para ayudar con todo tipo de traumas y problemas mentales, solo era una fachada, donde los ricos arrojaban a su familia enferma para no tener que preocuparse por ellas, mas una prision en realidad donde los guardias como Maximilian hacian lo que querian con ellos, tal era el caso de Anita a la cual Maximilian habia reclamado como de su propiedad, por eso los demas ya habian dejado de violarla. El de cabellos blancos besa nuevamente a Anita esta vez colocandose encima de ella, acomodandose entre sus piernas, posando ambas manos sobre los pechos de la pequeña, apretandolos con algo de fuerza por encima de la ropa, mientras la ereccion de este ya visible la frotaba en su entrepierna.

_________________
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Gray Wolf el Mar Sep 25, 2018 1:07 am

Alejandra volteo rápidamente, el licántropo se encontraba frente a ella, parecía que solo tenía un pantalón y sin camisa, seguramente se había bañado, podía ver otras cicatrices que habían atrapado su mirada, la textura le era atractiva y moría por tocarlo.

-Buenos días- murmuró ladeando el rostro muy avergonzada –Señor Drake- volvió a su deber mientras el contrario estaba sentado en la mesa, entonces le hizo una pregunta, era rara ese tipo de interacción. Lo cual la cara de confusión de la fémina no se hizo esperar, pero observo sus manitas para luego sonreír de una manera muy familiar –Si, también me gustan los cocodrilos y los ajolotes…- arrastró las últimas palabras para escuchar la frase final del joven. Sabía que la habían lastimado en la escuela. Sintió que se quedó sin respiración.

-Sólo… es un accidente- murmuró, observando aquellas banditas. Cerró los ojos, seguramente pensando que no podía mentirle. Suspiro para mirar por la ventana, estaba lloviendo -¿Por qué le importo señor Drake? Su casa estaba casi vacía, se nota que odia las visitas y me tiene aquí…- “contra mi voluntad” lo cual era cierto, la amenazó y ella sabía de lo que era capaz –Sé que le sirvo para limpiar, siempre tendrá comida calientita… de nada más podría servir. Me inquieta porque no sabe nada de mí y no creo que le interese… no tengo amigos o familia… entiendo que el cariño se gana, pero llevamos un mes y parece que no han avance- colocó sus manos sobre su boca, como si eso le doliera.

Pero no hay que malinterpretarlo, es la segunda persona más buena que conozco y se lo agradezco, sin embargo… no somos amigos… no conozco nada… más que es un ladrón, un asesino, un peleador callejero y un apostador compulsivo que le gusta mi comida y se transforma en lobo…- Se quedó callada un momento, pensando –Bueno… creo que más bien conozco muchas cosas de usted –Admitió con una sonrisa de lo más encantadora- Pero usted no sabe nada de mí, tampoco le importa… y está bien. Al menos hoy sabe que me gustan los pandas, los cocodrilos y los Ajolotes- Mencionó, había cambiado el tema con una gran facilidad mientras unía sus manos.

No importa cuánto le dolía ella le sonreía con toda la dulzura porque quería que la quisiera, aunque sea un poco y que esas caricias en la cabeza no se sintieran vacías.

Pasaron las horas, no hubo otra conversación, más que nada porque Alejandra lo evitaba, no quería arruinar el momento con algo tan triste como su inseguridad.

Había pasado dos días y la joven volvió al departamento, ahora estaba llorando. Era el día de su cumpleaños y recibió muchas tarjetas, todas de odio. Le decían que debería de matarse, arrojándose de un edificio, ojalá no hubiera nacido, que su presencia era innecesaria y que la odiaban. La estudiante no podía con ello. No sólo eso ese día le jalaron el uniforme para tomarle fotos donde se veía su cuerpo desnudo y las subieron al internet, colocándole el letrero de “Pago por sexo”.

Alejandra no entendía porque celebraban así el día en que nació. Se acomodó la ropa y colocó las tarjetas en su mochila para que su casero no las viera. Una vez en la cocina se mojó la cara para ocultar un poco que estaba triste. Hizo la comida y permaneció seria para después irse a su habitación. Se quedó dormida.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

-No hay de qué, General Eagle, la chica parece perturbada, tendrá que venir en dos semanas para ver cómo sigue ¿Esta bien?- Pregunto la mayor para sonreírle, tenía a  un lado a una psicóloga que igualmente le devolvía el gesto con agrado.

-Tal vez, esto le ayude a la joven- Mencionó la profesional, se levantó para ir a alguna parte. Regreso y colocó en las manos de la pelirroja un gatito blanco con una mancha en su ojito, tenía tres meses y maullaba para llamar la atención. La felina permaneció muda, no sabía que decir.

-No, terminará muriendo en mis man…- cuándo estaba a punto de devolverle el minino a la doctora, sintió algo en uno de sus dedos, el pequeño chupaba la yema de sus dedos con devoción. Los ojos de la pelirroja lo observaron para colocarlo ahora cerca de ella. Sonrió como hacía dos semanas no pudo -¡Mira Eagle! Piensa que soy su mamá- mencionó emocionada, tanto que contagió a Violeta.

-¡Awww! Que ternurita- mencionó la empoderada mujer, quien acariciaba la cabeza del bebé felino. Violeta miró rápidamente al peliblanco –Cambie de opinión, a cambio de mi ayuda quiero ser su madrina de bodas, con eso bastara- mencionó decidida la madura chica. Esto ocasionó que la pelirroja se sonrojara.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

La chica de cabello verde, bueno, solo las puntas; miró al asesino con gran sorpresa - ¡Gracias! - expreso, estaba recuperándose del susto mientras pasaba por alto el hecho de que el contrario estaba peleando con un lagarto gigante. Una vez el contrario la cuestiono la doncella ladeo el rostro, no es que estuviera nerviosa, era como si se sintiera triste –William es un pariente- mencionó secamente, escuchando como el de cabello negro podía acceder con gran facilidad a la torre.

-Veo que usted… es importante aquí- Murmuro la fémina para entrar al lugar con su mochila. Entonces voltea a ver mayordomo –Tiene razón el señor Kuroudo- murmuró para entonces mirar piadosa al rubio, como si pidiera desesperadamente un abrazo, no podía con su vida en ese momento.

Etoile entró curiosa a la habitación, sola, seguramente se escapó nuevamente de la sirvienta o estaba con lobo en el cuarto teniendo sexo, no se sabía.  La joven alada observó a la de pelo verde, extendió sus manos y la de pelo verde se arrodillo para abrazarla con fuerza mientras derramaba lágrimas, no podía evitarlo, era un efecto reconfortante que daba ese ser alado, necesitaba un fuerte abrazo en ese momento.

-Señor William, creo que debemos de preparar una habitación, para ambos… ella no puede dormir sola esta noche – menciono la de cabello blanco, acariciando la cabellera de la contraria. Lolita, una vez le dieron su habitación, permaneció acostada en la cama, había hablado con el ser alado, quién le dio la solución a su problema, debía de encontrar a un ser llamado “El conde” él podía ayudar con un antídoto que podía estabilizar a su amiga. La joven tenía sus notas en el escritorio, Se estaba quitando la ropa lentamente para meterse a bañar.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

-¿Si?- Preguntó la joven, mientras escuchaba las palabras del contrario, no era tonta, entendía, solo no podía decir otra cosa que no sean esas precarias palabras. La pelirroja entonces sintió al contrario ejerciendo presión sobre su cuerpo, obligándola a recostarse en el piso, empezó a acariciar sus medianos pechos con algo de enjundia. Por otro lado, sentía algo duro en su entrepierna -No- levantó la voz una vez se separaron sus labios –¡Sí! -Al decir eso, señalaba su pancita -¡Si!- Volvió a levantar la voz, intentando comunicarle que iba a tener un bebé.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esos ojos violentos...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.