Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por Gray Wolf el Mar Jun 20, 2017 12:22 am

Después de ese día tan desastroso en que Natalia supo la verdad de Joker y Slevin, la albina se había encargado de evitar a su macho, algo que en si ellos debieron de habérselo permitido, ya que la peliblanca pensaba que si ellos hubieran querido lo contrario simplemente la hubieran arrebatado de los niños.

La albina se mantenía cuidando a los cachorros de su ahora nueva manada, les gustaba cepillarles el cabello, contarles cuentos, hacerles postres, incluso ha llegado a dormir con ello y muchas veces les pedía que la acompañaran a su habitación, más que nada a La para que ella la “Ayudara” a vestir. Su mirada rojiza solía pasar de los pelirrojos, no podía evitarlo, estaba arisca a su acercamiento, aunque, cómo se dijo antes ellos debieron de estar de acuerdo, por que como su hembra ella no tendría permitido alejarse si su macho no quiere.

Ayudaba con la reconstrucción del circo, era muy fuerte, se le hacía muy sencillo colocar las piezas para que los demás atornillaban. No hablaba con Piroro ni con Kuriban, su macho le había dado indicaciones claras de que no lo hiciera y por como ven, aunque moría por destrozarlos; era obediente.

Los pequeños seguían a su lado pintando las partes ya ensambladas. Su maternidad había llegado hasta Sly que, aunque ambos eran igual de indiferentes parecían tener una gran amistad, además de que Jester no paraba de pedirle que lo peine cada vez que veía que peinaba a La.

Los extraño” pensó la loba mientras terminaba de tensar algunas cuerdas “El señor Vergil es mi padre y mi madre es un ángel. Mi prometido son dos seres en uno, un ángel y aparentemente un ovni” Sus ojos rojizos miraron al techo, la iluminación era suficiente para evitar que hubiera sombras, incluso en ese momento que era de noche “Les tengo tanto miedo, aunque anhelo tocarlos” se mordió el labio inferior.

-¿Han sabido algo de su Padre?- les pregunto a Lo y a La quienes estaban llenos de pintura, estaba preocupada por ellos “Los extraño” volvio a pensar -Es que ellos normalmente nos dirían donde va cada cosa… no sé si lo estamos haciendo bien- dio una explicación que en si nadie se la pidió, por dentro, aunque su rostro no expresara nada; estaba sonrojada. Pasaron varios minutos.

-Bueno… cachorros, es hora de ir a bañarse, vamos a cenar la comida ya está Lista- anuncio a todos los que estaban ahí, viéndose sola nuevamente “En un lugar como este conocí a Joker, era una entrevista de trabajo” pensó mientras guardaba los botes de pintura y los cerraba con cuidado “Slevin lo conocí cuando me encerró Joker en una jaula” suspiro una vez termino sentándose en uno de los asientos del circo “¿Habrán comido bien? ¿Estarán heridos? Me gustaría saberlo realmente, tengo miedo de que les pase algo” reconoció para sí misma.

Suspiro pesadamente, para levantarse, tenía puesto un overol corto que dejaba ver sus torneadas piernas, unos tenis y una camiseta roja con una sonrisa blanca que había escogido la hija de Joker, tenía dos trenzas que decoraban su cabeza “Recuerdo que baile para él. Tengo miedo de él, de Slevin. Tengo miedo de ser amada realmente, de ser odiada, de estar aquí y al mismo tiempo de ser abandonada ¿Tienes sentido? No puedo evitar comparar esta manada con la anterior. Anhelo ser de ellos y al mismo tiempo me aterra... este sentimiento lleno de tristeza y ansias de verlo me pone molesta y al mismo tiempo confusa. Aunque cualquier noticia de ellos me hace feliz... esto no tiene sentido” analizaba, abrazándose a sí misma. Los mechones de su cabello caían por su rostro pálido que solo miraba al suelo una vez apago la luz.

-Es hora de comer- musito lentamente, como si le costara tanto pronunciar palabra, caminando por el gran pasillo que la llevaría al comedor.

"¿Por qué no están aquí? ¿Ya me odian? ¿Joker aun me considera aburrida? ¿Aun le desagrado a Slevin?" apretó con fuerza sus dedos en su piel, penetrando la capa de su piel, dejando que sangrara, era su manera de sacar esas emociones reprimidas.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por The Bad Wolf el Mar Jun 20, 2017 10:31 pm

Todos se encontraban como una gran familia feliz construyendo aquel circo que se habia reducido a cenizas, era mas complicada la tarea cuando no se encontraba Joker o Slevin para ayudar guiandolos, pero aun asi ellos se la estaban arreglando bastante bien... pasaban las horas y la mañana ya habia pasado, la tarde se postraba sobre la gran ciudad, el hambre comenzaba y Natalia lo sabia, por lo que se encontraba preparando la comida, al poco rato esta ya estaba lista y asi lo anunciaba, enseguida los niños asi como Kuriban y Piroro, todos raudamente se se sentaron a la mesa listos para degustar aquellos platillos que Natalia les habia preparado

— Que bien se ve la comida, ya tenia mucha hambre — menciono Lo con mucha emocion mirando aquel plato de comida — deberias esperar a Padre antes de comer — dice La observando a los demas en la mesa — ellos podrian estar en cinco segundos aqui o al dia siguiente, son impredecibles, mejor come — pronuncia seriamente Sly mientras toma el tenedor comenzando a comer tranquilamente, el no tenia de que preocuparse, sabia que pase lo que pase, Joker y Slevin estarian bien, el unico monstruo capaz de destruirlos se encontraba lejos de alli en una gran torre y de alguna forma ahora tambien eran familia, as circunstancias eran bastante bizarras pero ciertas

Jester lleva un gran trozo de carne y lo devora facilmente, los dientes de tiburon que tenia por mandibula lo ayudaban perfectamente con dicha tarea de desgarrar la carne y molerla — los viejos estaran bien, seguramente deben estar vagando en algun lugar diviertiendose y nosotros aqui preocupados por ellos, asi que yo me comere la racion de ambos — muy sonriente Jester estira sus manos hacia el gran tazon de comida que esta en el centro, pero antes de tocarlo, La, lo aleja de este y luego Sly le clava la cara en la mesa — nadie comera la comida de padre — dice en voz alta La mirando molesta a Jester, quien levanta su rostro notando que le sangra la nariz — ok esta bien ya entendi, solo una cosa... ¿Sly, era necesario golpearme? — Sly bebe un poco de agua y lo observa — no, ciertamente no lo era — toma un poco de la comida tranquilamente

El juguetero se limpia la sangre de la nariz observando de reojo a Sly — quieres deformar mi rostro a golpes por que sabes que soy mas lindo que tu y me tienes envidia — en un tono muy presuntuoso dice Jester mientras sonrie haciendo que un brillo aparezca en su colmillo derecho, ante esto, Sly prefiere mejor ignorarlo y seguir comiendo — oye Kuriban, hasta cuando la señorita Toscano nos seguira ignorando, parece que nos quiere matar cada que nos ve, pero no puede, jamas podra, somos muy poderosos — dice cantando el pequeño hechicero de un solo ojo — quieto piroro, no tientes a un licantropo o haras que nos ataque y entonces morira —

Ante estas palabras rapidamente Jester y Sly se ponen de pie, los hilos del juguetero aparecen mientras que Sly toma una de sus llaves, Sledge por su parte usa su gran cuerpo para interponerse entre Natalia y aquellos dos seres, en ese momento La se para sobre la mesa colocandose entre Sly, Jester y Piroro, Kuriban, aunque de frente a estos primeros mencionados — no quiero que hagan peleas aqui y ustedes maestros, no deben decir bromas como esas, son de mal gusto y pesima educacion, mi mami hizo una comida muy rica y deben darle las gracias en lugar de bromear asi — estas ultimas palabras las dice ante el hombre de la guadaña y el mago, el primero le acaricia la cabeza a la niña — tienes razon, señorita Toscano muchas gracias por la comida — con estas palabras parece todo calmarse, los demas hijos vuelven a quedarse en sus asientos aunque mirando a Piroro y Kuriban
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por Gray Wolf el Mar Ago 08, 2017 8:33 pm

Los ojos escarlatas miraron a todos mientras discutían, sobre todo de quién comería la comida de Joker y Slevin. La albina de inmediato se levantó para tomar su plato y el del pelirrojo, así guardarlo para después. Le daba a entender a los niños que su padre no comería solo. Suspiro pesadamente mientras abría la llave para lavarse la cara. Era como si quisiera enjuagarse los recuerdos, su necesidad o su preocupación. No pudo. Los extrañaba. Derrotada paso su mano sobre sus mejillas quitándose el exceso de agua.

Su relación con ellos no había mejorado, tampoco empeorado. Con Slevin había sido cortada por la mitad, puesto que ella como loba, su primer instinto era huir de quién la podía lastimar. Por otro lado, con Joker… sufría el mismo destino. No es que no disfrutara de su compañía, le era deleitable estar con ellos en la misma habitación. Sólo tenía mucho miedo y a veces no soportaba sus propias emociones, esa emoción que ellos le regalaban era demasiado para que pequeño cuerpo siquiera pudiese soportarlo. Le cortaba la respiración. Y ahora que no estaban los extrañaba, sentía que quería estar cerca de ellos, aunque no se tocaran su sola presencia la intoxicaba en un deleitable palpitar, no entendía esa sensación tan contradictoria. No sabía que hacer para remediarlo, nunca había estado tan feliz e infeliz al mismo tiempo.

Ella los amaba mientras jugaban con los niños, las veces que estaban en la cocina juntos, aunque ella intentaba insistentemente ignorarlos; si se llegaban a rozar siquiera sus ropas ella se ponía nerviosa. A veces se le caían las cosas de las manos, otras temblaba mientras sus mejillas se sonrojaban. Era algo natural, era una hembra que ya estaba en pleno apogeo de engendrar y su alfa estaba cerca. Claro, era doloroso emocional y psicológicamente tener que aguantarse las ganas, puesto que aún temía el infernal dolor que había sentido.

Por otro lado, después de saber que los pelirrojos eran dos seres diferentes, los fue asimilando poco a poco bien. Claro aún se le hacía raro pertenecerles. Aunque era lo de menos. Aprendió a amar cada detalle de ellos dos. Aunque su relación fuera de lo más fría. Para ella más de lo que hacía mucho tiempo tenía y agradecía cada segundo.

Por supuesto, para la albina era algo maravilloso, no había sentido antes algo como caricias, amor, ternura, lo que pasaba en esa familia era lo más cercano al calor que jamás pudo tener. Aun cuando su rostro no demostraba emoción alguna.

Regreso al comedor mirando al frente, acomodándose el overol, para entonces ver todo el barullo que hacían los hijos de Joker -Cachorros, compórtense- levanto la voz, esperando que todos pusieran atención, incluso a aquellos que Slevin le había prohibido atacar. Ella solo iba hacía la sala para hacer algunas cosas y no pudo evitar pararse por una milésima de segundos.

Había dos problemas en ese instante. El primero, obviamente la estaban provocando, el segundo, entendía que ella no era vista como la hembra de su macho, no en esa manada. No podía evitar culparse, tal vez no hacía bien su trabajo, respiro hondamente pero entonces los mayores se pusieron de pie dispuestos a entrar en batalla, Sledge cubrió sus espaldas. Nat quiso abrir la boca, pero entonces La confronto a los dos seres que ella detestaba.

-De nada- es todo lo que dijo, para seguir con su camino a paso apresurado mientras sus lágrimas salían deslizándose por sus ojos, la conmovió. Ser defendida así era algo nuevo y hasta estimulante. Fue cuando se dirigió nuevamente al circo, mirando entonces el centro, donde el gran señor de las ceremonias presenta el espectáculo. Recargo su cabeza sobre los largos postes que sostenían las lonas del circo, recordando cuando bailo para ellos por primera vez. Movió su cabeza, observando cada esquina para así, estar segura de que no sería vista por nadie.

-Hace mucho tiempo existió una mujer que se enamoró del sol- recito gesticulando sus manos, levantándolas al cielo -Ella buscaba todos los días la manera de llegar a él y cada atardecer le indicaba que se había acabado su oportunidad- suspiro, mirando sus pies bajo aquellos tenis que la hacían ver pequeña -Le pregunto al señor globo que la llevara donde su amado se encontraba-dio un paso hacía el frente -pero…- murmuro mirando al cielo con las menos en su pecho -Bueno… se supone que el globo la llevo pero… odio el final- musito para si -Porque cuando ella  toca el sol muere…. – suspiro mirando lo alto de la carpa del circo -Estaría muy bien si hacemos una obra de teatro- pensó imaginándose a los pequeños vestidos de personajes populares de cuentos de hadas.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por The Bad Wolf el Jue Ago 10, 2017 11:51 pm

Todos observan como Natalia se marcha del lugar, la pequeña La se pone de pie para intentar ir con ella, pero Lo, sostiene a la pequeña del brazo mientras niega con la cabeza, parece que el entendia lo que Natalia queria, estar sola unos momentos, La finalmente parece tambien comprenderlo asi que se queda en la mesa para continuar comiendo junto a los demas, en esos momentos nadie dijo nada, pero se podia sentir incomodidad en el ambiente, incluso Jester y Piroro quienes siempre tenian alguna tonteria para decir, se quedaron completamente callados, es como si sintieran el dolor de Natalia, sabian que ella no estaba bien, querian ayudarla, pero a la vez sabian que no dependia de ellos.

Unos minutos mas pasaron y de pronto cientos de globos rojos comienzan a caer sobre la pista donde Natalia se encontraba bailando, eran tantos que cubrieron el piso bloqueando toda luz que cayera en este, a los pocos segundos comenzaron a reventarse al unisono, apareciendo Joker recostado en el suelo mirando a Natalia con una gran sonrisa — me trae viejos recuerdos este lugar, hace mucho que fue aqui cuando nos conocimos — lentamente se pone de pie tomando la muñeca de Natalia para hacerla girar como el tipico pase de baile, para despues soltarla y colocarse frente a esta —se me hizo un poco tarde para la comida, pero estaba ocupado ocupandome de ocupaciones muy ocupantes, que me ocuparon y... aunque, recuerdo que alguien me dijo una vez que decir ocupo esta mal dicho... me pregunto quien habia sido — bromea riendo un poco mientras sujeta la mano de Natalia

— Hemos avanzado mucho con la reconstruccion, pronto esto estara mejor que nuevo, pero tu luces muy asustada Nat-chan, ¿sigo dandote miedo? — pronuncia muy tranquilo mientras lanza una fuerte mordida al aire frente a ella, como si fuera a comersela, pero no le hace ni un solo rasguño, luego de eso la toma de la cintura para luego levantarla cargandola, llevandola hasta la mesa, donde los demas ya habian terminado la comida, todos habian dejado los platos sobre la mesa, se escuchaban sus voces en otras habitaciones, Jester y Sly discutiendo, mientras que los pequeños en compañia de sus maestros Piroro y Kuriban, dandoles clases de historia o al menos eso parecia.

Joker comienza a mover la nariz al sentir el aroma de su comida, rapidamente fue hasta la cocina donde en pocos segundos volvio a la mesa con dos platos, hizo espacio y los coloco sobre dicha mesa, tomo asiento y luego a Natalia de las caderas sentadola sobre las piernas del arlequin — comeremos juntos — su tono no era de pregunta ni una peticion, a pesar de decirlo sonriendo y en un tono divertido, se podia intuir perfectamente que era mas una orden — debes alimentarte sanamente, le pedire a Slevin que compre mas carne — sonriente como siempre sigue comiendo tranquilamente
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por Gray Wolf el Vie Ago 11, 2017 8:39 pm

Globos” pensó, como si estuviera traumada se quedó mirando hacia el cielo mientras todo se hacía cada vez más oscuro. Estaba quieta, era como si su cerebro no hiciera clic. Sólo unos segundos pasaron cuándo ella por fin sobre abrió los ojos. Su corazón había palpitado con mucha fuerza, golpeando sus costillas. Un aroma conocido había inundado sus fosas nasales. Trago saliva nerviosa dando un paso hacia atrás, hasta que escucho su voz. Giro violentamente. Sus ojos rojizos se centraron en el único que tenía el contrario. Era su ahora pareja, su macho, su alfa y no sabía que decir o qué hacer en ese momento.

¿Lo recuerdas?” pensó, muy extrañada, cómo si por un momento pensará que él no tuviera conciencia de lo que hacía. Aunque no era muy extraña esa ocurrencia. Era obvio. Normalmente se portaba como un loco, alguien que no tenía control de sus acciones. Este se levantó y la albina retrocedió nuevamente para darle la espalda. Sin embargo el pelirrojo tomo su mano para hacer que diera un giro sobre eje, algo que ella no podía evitar al ser bailarina. La soltó dejándola un poco aturdida, tampoco se esperaba eso.

En un instante él estaba frente a ella, hablándole de algo que en si no tenía mucho sentido, como todo lo que hacía, decía o era el hombre. De cierta manera eso la hizo sentir bien, él no había cambiado, él estaba bien, seguía siendo el mismo. El problema empezó cuándo la toco. Se puso tensa y su pulso estaba acelerado.

-No…- musito respondiendo a su pregunta, intentando soltarse con suavidad, aunque la verdad estaba temblando, a pesar de que su rostro no reflejara su miedo por completo, sus ojos lo podían expresar aunque se negaba a quitar la mirada, había querido verlo desde hacía mucho tiempo, además así evitaría que piense que estaba aterrada… una cosa es lo que él piense y otra lo que ella sienta.

La boca de Joker se abrió frente a ella acercándose velozmente, cerrándola haciendo un ruido sonoro con los dientes, la pequeña cerro los ojos con fuerza, agachando un poco la cabeza y los hombros. Se imagino sus dientes entrando en su carne, en el dolor que iba a sentir. Nada. No paso nada. Abrió lentamente un ojito, estaba ligeramente sonrojada (Es loba, lo tomo más como una llamada de atención de su alfa. Algo que obviamente se le haría muy atractivo), sus manos se encontraban aferradas a los tirantes de su overol y sus colitas caían graciosamente por sus hombros, con su estatura se veía tierna.

-No es… divertido- musito nuevamente, mirando al piso esperando que la soltara. Pensó mal. El cirquero la tomo de la cintura para cargarla como lo hace con un crío. Las manos grandes del contrario estaban debajo de sus glúteos, las otras en su cintura. Mientras ella se aferraba a sus ropas, en su espalda. No pudo evitar sentirse avergonzada -¡Bájame! Nos van a ver…- musito la peliblanca, hasta que llegaron al comedor. Suspiro de alivio cuando habían llegado y no se encontraba nadie. Su captor la bajo dejándola en la mesa.

Una vez este se retiró, toco su pecho aferrándose a sus ropas, estaba nerviosa. Así temblorosa empezó a acumular los platos para lavarlos. En cierta parte lo entendía de los niños, eran pequeños para lavar los trates, pero los mayores no tenían perdón, ni lavaron los platos. Aunque eso ahora no le interesaba a la loba.

-No Joker…. ¡No!- Levanto la voz cuando sintió sus manos sobre sus caderas, sentándola en sus piernas. Era un espacio común en la casa, cualquiera podría pasar y verlos. Su rostro estaba completamente rojo -No… quiero estar en tus piernas… no es apropiado- se tapó la boca muerta de vergüenza. Ahora intentaba ver la manera de marcharse. Normalmente lo hacía con los niños, daba una excusa y estos emocionados asentían, puesto que normalmente era para jugar, contar cuentos o hacerles ropas. Entonces la orden había sido escuchada. Era su hembra y tenía que obedecer.

Guardo silencio, tenía que obedecer, aunque nombro a Slevin. Bajo la mirada con cierta tristeza, temblaba mientras seguía en esa posición, había dos motivos por los cuales se comportaba así, estaba traumada con ellos, sentía que su bienestar físico era nulo a su lado. Por otro lado, estaba las sensaciones que ellos le regalaban. Tan cercas hacían que ella quisiera ser tocada, besada, ser marcada por ellos, su cuerpo reaccionaba sin que ella lo pidiese y como loba, era doloroso tener que retroceder.

-Estoy bien… sólo… no quería que comieran solos… pero ustedes nunca estarán solos… así que tal vez estoy demás- No estaba deprimida, sólo estaba tan excitada por verlos que, lo que salía de su boca, eran torpezas, que claro, con su tono frío sonaba más algo triste -Termine… no te acerques otra vez…- dicho esto se levantó casi de golpe, tomando todo para ir a lavarlo. No dejo que observara su rostro, pero sus orejas estaban rojas.

-Últimamente han salido mucho… ¿Por qué?- pregunto al aire, tenía curiosidad, pero al verlo al rostro se embeleso y nuevamente se sonrojo. Un tanto torpe, giro pero gracias a su equilibrio evito romper trastes. Una vez en la cocina se dedico a lavar.

Ellos… me atraen demasiado. No sé cuánto aguantaré. Sus manos son calientes… y quiero ser marcada por ellos… ” se escucha un estruendo, se habían caído un plato “No puedo evitar sentir miedo… debería superarlo, son mi pareja, soy de ellos para siempre pero no puedo… no sé que hacer” se arrodillo para tomar los pedazos con sus manos, parecía un perrito en esa posición, sus coletas parecían sus orejas.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Ago 11, 2017 11:11 pm

— Ten cuidado con esos platos, si no estas concentrada no lo hagas — el tono serio, frio ademas de claro imperativo, solo podia pertenecer a Slevin, este se pone de pie acercandose a Natalia por detras, sujetando el brazo de esta para hacerla girar frente a el, mirandola fijamente a los ojos — el imbecil y yo, queremos decirte que cocinaste bien, estabamos hambrientos, por culpa de cierto bufon idiota — en ese momento se forma una gran sonrisa y se encoje de hombros — no es mi culpa que no pueda comer las cosas que yo, el debio empacar su propia comida, la mia siempre se empaca sola jajajaja — bromea ahora Joker soltando suavemente la mano de Natalia pero solo para pegarla de la cintua hacia su cuerpo.

— ¡ANIMO! — grita fuertemente aunque hacia a un lado para no dañar las orejas de la lobita — pronto nuestro circo estara listo y tu Nat-chan, seras parte del acto central, tus movimientos de baile encantaran a todo nuestro publico, te amaran tanto que me pondre celoso y los matare a todos jajajaja — comienza a reir como el demente que es, pero de la nada se queda serio y su sembalente se vuelve serio — recuerda que estas a cargo cada que no estamos y eso pasa mucho ultimamente, debemos arreglar nuestro problema — comienza a reir a carcajadas — o que el problema nos arregle a nosotros jajaja — subitamente de un momento a otro ambas personalidades cambiaban, algo que no pasaba antes, normalmente para que un cambio se diera debia pasar todo un proceso, pero ahora de un segundo a otro iban cambiando.

Joker o al menos en esos segundos era Joker, sujeta nuevamente a Natalia cargandola, llevandola fuera de la cocina, los platos no era algo que quisiera ver Joker hacer a Natalia, el bufon la lleva nuevamente hasta la pista central y entonces la baja — todo lo que necesites para tu acto pide, por que si pides, entonces te dan y si te dan pues... pues ya no pidas por que ya te dieron, a menos que pidas algo que no te han dado, entonces no tenian por que darte, por que no pediste, pero si tu... ¿que estaba diciendo? ahhh si el cafe — sale corriendo rapidamente hasta la cocina dejando a natalia sola unos segundos, pero literlamente solo unos segundos por que vuelve con una jarra de cafe que saco de... algun lado, es Joker lo puede sacar literalmente de la manga.

Sirve dos tazas, una pequeña que le entrega a Natalia y una enorme de litro que se sirve a si mismo, vertiendola dentro de su boca como una cascada desembocando en un lago — ¿por que le llamaran cafe si es de color negro?... Lo, La, vengan aqui — los niños corren rapidamente abrazando a Joker y lo miran con ojos expectantes, como si supieran que el tuviera una mision para ellos — seran unos detectives por hoy, alguien a asesinado la logica de un liquido negro que ayuda a no dormir, es de color negro cuando esta preparado en seco, es de color negro cuando se mezcla con agua y se sirve, pero se llama cafe, investiguenme por que pasa esto y cuando den con el culpable... que le corten la cabeza — esto ultimo lo dice en un tono exagerado, los niños sonrien y asienten con la cabeza para luego hacer la seña del saludo tipo ejercito, se acercan a Natalia tomandola de las manos

— Lo lograremos — la miran sonriente y le dan un gran beso en la mejilla haciendo que sea tan sonoro que hasta cosquillas debio darle, bueno eso en caso de que un licantropo tenga cosquillas en las mejillas. Hecho esto los niños se van felices a cumplir su mision... ya estando nuevamente solos, Joker la mira fijamente a los ojos ladeando un poco la cabeza — en la inaguracion invitaremos a papa Vergil y mama Etoile, les gustara verte bailar, solo espero papa Vergil no destruya el circo, tiene un mal caracter jajajajaja — bromea riendo para despues pasar de nuevo a estar serio — ... espero en persona no se le ocurra llamarles asi... seria un problema si ese padre tuyo se enoja, no pudimos contenerlo antes y no podremos menos ahora... por eso es importante tener listo el circo lo antes posible — mira a Natalia rozandole la mejilla con el dorso de su mano para despues pasar a un lado suyo, camina un poco pero se detiene volteando hacia atras — sigueme — ordena Slevin mientras van a donde estan los demas, Sly y Jester.

Observa a ambos ayudando en la recosntruccion, asi como Sledge cargando las cosas mas pesadas, a lo lejos Kuriban hablando misteriosamente con Piroro — esta es tu familia, una familia complicada, cada cierto tiempo intentan matarnos, casi siempre a causa de Joker, tenemos pocos momentos de paz, pero los disfrutamos al maximo, tu eres la madre de ellos, eres mi mujer, mi hembra y eso nunca va a cambiar — dicho esto vuelve a sonreir mirando a todos trabajar — tomense un descanso — le dice a todos y sujeta a Natalia abrazandola con fuerza mientras todos se acercan a ellos
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por Gray Wolf el Sáb Ago 12, 2017 1:05 pm

Natalia escucho la voz detrás de ella, por un instante se quedó completamente muda, temblorosa, escuchar la voz de Slevin la había desorientado. En el momento que la tomo del brazo los pedazos de vidrio cayeron al piso, estaba tan cerca que sus ojos se conectaron casi de inmediato -Perdón… compraré otro…- Musito entrecortadamente. No puso mucha atención en lo que estaba diciendo, mucho menos cuando apareció Joker de la nada. Se había puesto pálida. Casi no podía sostenerse y sus piernas fallaron. Por suerte el más locos de ambos la había sostenido impidiendo que cayera en los vidrios.

El grito provoco que aspirara aire de manera violeta, recuperando su estabilidad, la impresión era demasiado fuerte pero intento recuperarse -¿Nuestro? Yo... no soy parte de eso... llegue mucho después... y...  Lo dices como si fuera fácil de amar… - ladeo ligeramente el rostro, intentando ser tan indiferente como le fuera posible, intentando alejarse de él con suavidad. Se puso nuevamente pálida (Si es posible) al ver que cambio tan drásticamente a Slevin “¿Qué diablos está pasando?

-¿Problemas?- se mordió el labio inferior, callándose de inmediato, no es que pensará que no los tuviera, pero sentía que si ellos quisieran decirle, ya lo hubiesen hecho. No quería ser una entrometida -Yo… yo… Es decir. No necesito que me lo digan para cuidarlos… - Ladeo el rostro, quería preguntar, necesitaba entenderlo porque estaba cada vez más asustada. Era su alfa aunque no cumplía como hembra. Por algunos instantes creía que se habían arrepentido, pero lo hecho, hecho estaba. Sólo quedaba seguir con su vida así y aunque suene como un pesar, para ella era mucho más de lo que antes había experimentado, era feliz, simplemente feliz.

-Puedo caminar… ¡Basta! Los niños nos van a ver- esto último lo dijo con voz muy baja. Es que Joker la había cargado nuevamente como si fuera una cachorra, para dejarla en la pista. Soltó un suspiro mirando a su pareja -Yo puedo hacer lo que necesito, no es mi intensión ser descortés… pero me gusta hacer la ropa- explico cada vez más nerviosa a cada frase, colocándose el tirante del overol sobre el hombro nuevamente.

Ahora el pelirrojo hablaba sobre café “No se puede tomar enserio a este tipo” entrecerró  los ojos llena de apatía cuando los pequeños llegaron, ante tal petición se quedó muda pero los cachorros parecían contentos ante la situación, tanto que la despidieron con un beso. Eso era tan sumamente nuevo para la albina que coloco sus manos sobre sus mejillas, muda, pestañeando de vez en cuando.

-¿Papá? ¿mamá? Ellos… no. No los conozco, es raro que les llames así- ladeo el rostro un tanto perturbada, incluso una gota de sudor caía sobre su frente. Entonces en un segundo apareció Slevin -¿Qué sucede?- pregunto por fin, para taparse la boca -Etoile-Sama no permitirá que el Señor Vergil haga un destrozo. No deberías preo…- no termino la frase cuando sintió el tacto del pelirrojo, lo que la hizo retroceder casi de inmediato. Su corazón dio un brinco. Lo siguió puesto que así se lo ordeno, pero estaba muy tentada de irse hacía el lado contrario. Llegaron hasta donde estaban arreglando, se quedó quieta mientras lo escuchaba – Exacto Slevin, jamás va a cambiar por más que queramos. Aunque se alejen yo seré suya, en eso estamos de acuerdo -Ladeo el rostro entrecerrando los ojos con las manos hacia atrás, con las ropas que tenía puestas la hacían ver muy tierna- Así que un día de estos me quedaré viuda… en mi manada dicta que le pertenecería a quién logre matarlos… no sé si me agrade la idea- su cara se puso azul, le desagradaba la idea, no quería ser de Kuriban o Piroro. No mentía, incluso los cachorros que había dado a luz la hembra, si su alfa moría eran asesinados o comidos. Las lobas tenían que obedecer, aunque normalmente recurrían al suicidio.

-Joker- levanto un poco la voz al ser abrazada por el pelirrojo, su corazón había dado un brinco -Les pedí que no me tocaran… mucho menos frente a los niños- susurro esto sólo para que sus captores lograran escucharla. No hizo ningún otro movimiento, se quedó quita en sus brazos ladeando el rostro, le era vergonzosa esa situación. Una vez se acercaron no supo que decir -Una obra de teatro… ¿Por qué no? Al Señor Vergil y a su esposa les gustaría- se apresuró a decir, como si de eso estuvieran hablando.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por The Bad Wolf el Sáb Ago 12, 2017 11:05 pm

Toda la familia rapidamente se acerca hasta la feliz pareja, almenos para ellos eso eran, una pareja feliz que se amaba con locura, una descripcion perfecta dada la peculiaridad del arlequin y el carcelero, todos escuchan la idea de Natalia acerca de realizar una obra de teatro, los niños en especial los mas jovenes, miran con ojos brillososo a Natalia, felices por aquella idea, algo que sin duda les emociona mucho ya que suena muy divertido — me gusta la idea, tenemos un gran espacio donde se puede hacer un escenario, pondremos algunas sillas, luces y Slevin se encargara del vestuario — menciona Joker sonriendo sin importarle la opinion que Slevin tuviera al respecto acerca de que este fuera a confeccionar los trajes de todos, pero era el mejor confeccionando ropa y el mas rapido tambien; el carcelero decidio quedarse dentro sin salir repentinamente como estaba haciendo apenas unos minutos antes cuando se encontraba a solas con Natalia.

— Sledge y Kuriban, ustedes colocaran las cosas mas pesadas para el escenario, Piroro encargate del sonido, Jester y Sly encarguense de todo lo electrico, Lo y La, encarguense de todos los accesorios que necesitaremos y ademas Nat-chan haras el libreto y daras los personajes, todos en familia haremos un gran show — dice con una gran sonrisa el arlequin mientras todos se ven entusiasmados — finalmente mi maestria que saque en internet de tecnico electricista me servira de algo — dice Jester muy animado mostrando su titulo — eso lo hisiste tu mismo en paint, escribiste mal "elektricista", ni eso puedes hacer bien — dice Sly mientras a Jester se le aguan los ojos como si estuviera apunto de llorar, pero cuando parece que la lagrima esta apunto de salir, se le lanza a Sly mordiendole el hombro con fuerza derribandolo, empezando a darle de mordidas en el brazo

Sly con una de sus llaves se la coloca en el cuello a Jester dandole una potente descarga electrica mandandolo unos metros arrastrandose por el suelo — ahora tendre que vacunarme contra la rabia, pulgas, paracitos y quien sabe cuales enfermedades mas — lentamente Jester se levanta con sus cabellos en punta y tosiendo humo — oye por que me atacas, mi mandibula se aflojo y se cerraba sola, me tropece y cai sobre tu brazo, asi que tecnicamente fue culpa tuya por tener brazo... mejor te lo arranco — dice Jester sonriendo acercandose mientras abre grande la boca, por su parte, Sly toma fuerte su llave haciendo notar la energia electrica recorriendola con furia. En ese momento La, se interpone entre ambos separandolos con sus pequeñas manos y Lo aprovecha para golpearlos en la nuca con un martillo noqueandolos de momento — eso... no era necesario Lo — dice la pequeña a su gemelo — creeme, era muy necesario — replica Lo soltando un gran suspiro.

Sledge se lleva cargando a Jester y Kuriban hace lo mismo con Sly, para que comiencen con las tareas que el arlequin les encomendo, los dos pequeños gemelos y piroro hacen lo propio, dejando por unos momentos solos a Joker y Natalia — Nat-chan, debes hacer las invitaciones tambien para papa Vergil y mama Etoile, tambien podrias invitar a sus amigos, aunque no los recuerdo bien — se queda pensativo unos momentos tratando de hacer memoria, pero se encontraba en ese entonces demasiado ocupado luchando contra el demonio como para prestar atencion a los que se encontraban a su alrededor, vagamente recordaba como eran estos, pero seguramente Natalia si los recordaria bien y al ser amigos de su padre, podria ser buena idea invitarlos.

~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~~o~

Mientras tanto en la torre de Vergil, el demonio se encontraba en su gran estudio leyendo un antiguo libro que habia partenecido a su padre, buscando pistas para el paradero de su espada y con esto el paradero de su padre, ya que creia firmemente que este aun se encontraba vivo, pero que estaba sellado en la espada — amo Vergil, la comida estara lista en unos minutos — dice William el mayordomo rubio apareciendo repentinamente junto a este — ire en unos minutos, avisale a Etoile por favor, se encuentra en el jardin — William sonriendole hace una reverencia y desaparece, para un segundo despues aparecer junto a Etoile — ama Etoile, perdone que la interrumpa, la comida estara lista en unos minutos, espero sea de su agrado, nuestro nuevo cocinero puso mucho empeño — le dice sonriente a la mujer, quien desde su compromiso con el demonio, habia comenzado a decirle ama, al pasar a pertenecer tambien a la familia Graywords — si me permite decirlo, todos estamos muy felices de que se encuentre con nosotros — habla a nombre de todos los seres del castillo, quienes si bien rara vez se mostraban, siempre estaban dentro de la torre
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por Gray Wolf el Dom Ago 13, 2017 3:25 pm

Las palabras del alfa habían retumbado en el cerebro de la albina, quién sinceramente se encontraba con un dilema. No sabía de qué hacer la historia. Una vez pudo salir corriendo de los brazos de los hombres que ella amaba, apunto en varias tiras de papel nombres de cuentos famosos, el punto era doblarlos y colocarlos en un recipiente de vidrio. Los niños estaban ahí muy emocionados. Al parecer era todo un acontecimiento por que todos estaban ahí para saber de qué iba a ser la obra. La mano de la loba se había introducido en el interior del tarro para sacar el siguiente papel.

“La bella y la bestía”

Lo pinto en un letrero, para dar a entender que esa sería la obra, así los demás harían los preparativos (escenografía, sonido, libreto) y se puso manos a la obra. Se encerró en su habitación casi todo el día, una vez había terminado se dio cuenta de qué… faltaban actores. No podría a Sledge a actuar, era demasiado tímido, además (afortunadamente) Piroro estaba encargado del sonido. Todos estaban ya tan emocionados con la obra que en si ella no tuvo más opción. Sin pedir permiso cómo era su costumbre, porque una hembra no debía salir sola muy lejos de su manada, era protección por otros machos, pero ella nunca había sido cotizada en su manada y no esperaba que eso le diera problemas. El punto es que ella, ahora tomada expedía ciertas feromonas para atraer a su macho. Así procrear fuertes manadas. Sin embargo Joker/ Slevin no eran lobos de nada le servía. Esa unión  era especial  entre lobos. Normalmente sucumbían a la pasión hasta la primera Camada. Nat no se pondría  triste era algo que ella entendía no iba a suceder, además jamás creyó que iba a ser tomada. No pedía más, para ella todo era perfecto.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

En la torre resguardada por el bosque se encontraba una mujer que jugaba con las flores, las hacía crecer lentamente con sus poderes, mientras manchaba un poco su vestido largo, su apariencia era muy parecida a la de Natalia. Sólo que era mucho más angelical. Sus ojos eran tan puros que podían transmitir paz en una sola mirada. Su piel era tan blanca como brillante, igual que su cabello blanquecino que flotaba con tanta facilidad por el aire. Una sonrisa se mostro en su semblante, una muy suave, emocionada por crear vida. Hasta que apareció detrás de ella el mayordomo, ella volteo lentamente con su manita sobre su mentón, lo que la hacía parecer de lo más inocente.

-Señor William no me llame ama, por favor – inclino su cabeza en señal de respeto, ella creía en la equidad por lo tanto no veía al hombre rubio como alguien inferior -Me honra ser parte de esta familia, me da mucha felicidad que usted se sienta así a mi lado… - le mostró una sonrisa mientras cerraba los ojos.

-¡Etoile Sama!- gritaba una mujer de piel morena, color caoba , cabello largo blanco, vestida de sirvienta, tenia unas orejas sobresalientes. Sus pechos rebotaban mientras ella jadeaba cansada de tanto buscarla. Portaba un vestido largo con falda amplia, mangas hasta las muñecas y cubierta hasta el cuello. Elegante pero su cuerpo era demasiado llamativo. Se trataba de la encargada de cuidar a la pequeña ángel, aunque la joven alada se encargaba de desaparecer en segundos. La de piel oscura era muy distraída, así que le era muy sencillo a la prometida de Vergil escabullirse, aunque no era su intensión. La elfa era normalmente muy torpe, rompía cosas y al parecer más que ayudar al pobre de su superior (William) parecía que le causaba más problemas.

La razón por la cuál estaban ahí, trabajando como su dama, fue por el hecho que simplemente el ángel la había elegido. No había más razones, aun cuando vinieron personas más calificadas la de ojos rojos había elegido a la elfo.

-¡Oh! Miranda, perdón- respondió la más pequeña de ambos en altura. Era responsabilidad de la elfa cuidar a la alada y siempre se despistaba. Etoile no quería que la regañaran por su culpa.

-La busque por todos lados- exclamo la muy cansada chica.

-Lo siento, me distraje- encogió ligeramente los hombros con una sonrisa en su rostro -El señor William me ha dicho que pronto comeremos- junto las manos como si fuera un aplauso muy suave, la albina no tenía idea de etiqueta, ni de cómo actuar, no sabía las reglas de Vergil, por lo tanto se le hacía muy sencillo decir tales palabras a la ligera.

-Ah… si, una chica la busca- otra torpeza de parte de la elfa, estaba sudando, se encontraba sucia por estar en lugares sucios, se caía con facilidad, rompía platos, las sabanas limpias sin querer las pisaba, a veces entraba con los zapatos llenos de lodo, pero vestía a la perfección a Etoile y la atendía con entera devoción.

-¿Una chica?- su voz se dirigió al rubio, sus ojos rojos e inocentes lo observaron. Sabía que el rubio no dejaría que cualquiera entrara… pero con Miranda todo era muy diferente, era muy confiada.

-Si, se parece mucho a usted… pero da miedo…- gesticulo, aunque detrás de ella se encontraba la joven Natalia, tan fría como se recordaba. El ángel se acercó a la contraría, inclino su cabeza con respeto y la loba le devolvió el saludo inclinándose con la mano en su pecho, como lo haría un príncipe.

-Natalia, pensé que necesitabas tiempo para asimilar esto- la voz de su madre la había golpeado en la cien. Nat se había asombrado, no se conocían pero ella la entendía a la perfección.

-No vine a hablar, Etoile- su voz era indiferente, le hacía cierto daño estar a su lado, era incomodo entender que ella era su madre real y paso tanto tiempo sin ella. Era una extraña pero esta parecía conocerla.

-¡No le hables así!- levanto la voz escandalizada Miranda, con los puños sobre sus enormes pechos.

-Tranquila Miranda, es natural. Pero seré paciente Natalia, la eternidad tiene muchos días. Sólo no seas tan arisca o perderemos muchas primaveras juntas- el pequeño ángel acaricio el rostro de la contraría, la menor en edad de ambas retrocedió antes siquiera de ser tocada. La mano delicada de aquella chica quedo colgando y con ello se mostro cierta expresión de tristeza que fue borrada por una sonrisa -Entiendo, incluso el agua necesita todo un proceso para hacerse una nube- Hubo un silencio incomodo -Te invito a comer, el señor Vergil estará feliz de verte otra vez- anuncio la chica para caminar con la licántropo. La última no se movió.  

-¿Aun le llamas así? Se van a casar- la incógnita de la primogénita hizo sonrojar a su madre. Quién jugaba con los deditos un tanto nerviosa. Quedándose quieta.

-Millones de años han pasado, muchas cosas han cambiado, el aire, los paisajes, los animales, las plantas pero hay otras que jamás podrán cambiar…- Le mostro una pura sonrisa, lo que hizo que la menor se sintiera incomoda.

-Yo sólo…- la loba se limpio un poco la garganta- Es decir, Joker quiere que vengan a una obra de teatro, la verdad sólo me faltan 3 actores, creí… que...-Ladeo ligeramente la cabeza, estaba un poco avergonzada.

-¡Oh, una obra de teatro! Que divertido. El señor Vergil sería un excelente villano- dijo en voz alta la alada, imaginándose a su prometido vestido de Gastón, coloco sus puños sobre sus labios rozados, sonrojándose ligeramente.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por The Bad Wolf el Miér Ago 16, 2017 10:37 pm

William sonrie amablemente a la señorita Etoile, quien siempre le recriminaba por llamarla ama, pero su protocolo le impedia corresponder con esa peticion, ya en otras ocasiones el mayordomo le habia explicado que era impensable para el, llamar de otro modo a la familia Graywords y ahora Etoile formaba parte de esa familia, sin embargo tambien sabia que esa explicacion de nada servia, ella seguia insistiendo, era una "discusion" que ninguno ganaria, aquel momento fue interrumpido por la joven y dolor de cabeza personal de William, Miranda... quien habia sido designada para cuidar a Etoile y asistirla en su rutina diaria, desgraciadamente para el rubio, asignada por la misma Etoile, por lo que sin importar cuantos errores cometeria y vaya que eran muchos, este no podia despedirla.

La joven tenia buenas intensiones y le ponia mucho empeño en su trabajo, pero eso no era suficiente, la joven agitada, llena de sudor y con las ropas sucias se atrevia a presentarse frente a la señorita Etoile, eso era impensable para el mayordomo, ya que al ser esta la encargada de la señorita, debia siempre de lucir impecable, en especial cuando se presentara frente a ella, era el ejemplo que William siempre le ponia, quien lucia su traje sin una sola particula de polvo en el, sus zapatos brillantes y jamas una gota de sudor se dejaba ver, sin importar las actividades que realizaba, claro el mayordomo tenia miles de años dedicandose a su profesion, aquella chica no tenia ni el 1% de experiencia que el rubio, por esa razon este la habia rechazado en un principio, pero dada la insistencia de Etoile este tuvo que aceptarla.

En ese momento se encontraban visitas, asi lo anunciaba Miranda, por la descripcion de la chica, tenia que ser Natalia, asi que William desaparece, apareciendo medio segundo despues junto a Vergil quien seguia repasando el libro — la joven ama Natalia se encuentra en la torre, deberia guardar ese viejo libro, no se ira a ningun lado — Vergil se pone de pie cerrando el libro para luego guardarlo en uno de los tantos estantes que tenia, sale de la habitacion y comienza a bajar por las largas escaleras. Mientras baja, William aparece junto a Miranda y Etoile, sonriendole a Natalia se inclina haciéndole una reverencia — bienvenida joven ama, es un placer contar con su presencia, ¿no la acompañan sus adorables hijos? — menciona sonriendo, lo preguntaba principalmente por Sly, ya que aun tenia fresco el recuerdo de como este lo habia enjaulado, ademas Jester quien habia hecho un gran destrozo rompiendo muchas cosas... las cuales el mayordomo tuvo que limpiar y arreglar.

Vergil llega hasta el primer piso, caminando tranquilamente hasta Natalia, no sin antes ir con Etoile dandole un dulce beso en la frente, en ese momento William aprovecha para tomar a Miranda y desaparecer con ella, metiendola hasta la cocina — Miranda, como se te ocurre presentarte con ese aspecto frente a la señorita Etoile, solo espero el señor Vergil no te haya visto — lleva sus manos a su cabeza frotandose la cien, esa joven lo desesperaba — no se que hare contigo, por mas que te entreno, que te repito el protocolo, la etiqueta, te eh enseñado todo pero no se que sucede en esa distraida mente tuya — dicho eso la vuelve a tomar del brazo para ahora aparecer en uno de los tantos baños, William observa su reloj y le da la espalda a Miranda — quitate esa ropa sucia y date un baño, es impensable que atiendas a los amos con ese aspecto a la hora de la comida — continua de espaldas y saca un uniforme nuevo de entre los cajones que habia en el buro del baño, dejandolo sobre este para que se lo coloque cuando se bañe, el mayordomo se queda para vigilar que no tarde demasiado, claro siempre mirando hacia el otro extremo, no era ningun pervertido despues de todo.

— Natalia... es grato recibir una visita tuya, probablemente ya te informaron, estamos apunto de comer y seria un placer que nos acompañes a la mesa — menciona serio mientras caminan todos hasta el comedor, donde la comida ya estaba servida en una gran mesa rectangular, en el centro se acomoda Vergil para que a su derecha Etoile y Natalia del lado izquierdo — me gustaria que tu visita fuera para decirnos que aceptaste vivir con nosotros. pero por hoy todo indica que no es el caso — el demonio habia sido insistente en otras ocasiones con la albina respecto a mudarse, no le hacia nada de gracia que su hija viviera en un circo y mucho menos junto a un ser tan inestable como eran Joker y Slevin, le preocupaba que estos pudieran lastimarla, no fisicamente por que ella era fuerte, pero su mente muy fragil, no obstante aunque fuera por momentos, le gustaba el que Natalia los visitara
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por Gray Wolf el Jue Ago 17, 2017 1:41 pm

Miranda se encontraba en un problema, tenía sus orejas de elfa bajas mientras sus cejas bajaban con cierta tristeza. Apretaba los puños sobre su vientre mientras recibía el regaño, no era su intensión hacer que el señor William se enojara siempre con ella. No lo planeaba. Sólo no podía con unas ropas tan calientes, no conocía la estructura de la torre, no sabía dónde meterse y dónde no. Por más que ella se esforzara para ser como lo dicta el rubio le era imposible. Sin embargo, sólo guardo silencio y asintió con la cabeza. Fiel como una esclava a su amo.

Una vez llegaron al baño ella se quitó lentamente las telas de su cuerpo, con cierto pesar mientras intentaba que todo funcionara. La primera vez que había llegado ahí fue más por un accidente. No es que ella buscara un trabajo, sólo se encontraba huyendo. Era una esclava en las tierras nortes, tal vez se debieron dar una idea por sus ropas harapientas, en ese momento no tenía otra intensión que escapar porque quería darse una oportunidad, no quería morir. Había tenido un hijo y lo había visto morir frente a sus ojos a sangre fría.

Caer en los pies de la joven ángel fue una coincidencia mientras huía. La paz que esa mujer le transmitía calmaba su dolor y sus ansias. Arrodillada admiro el color de sus ojos, que parecían leerla como un libro, hizo un ademán de acercarse y se ensucio al tocar su piel. Una caricia. Era un sentimiento que jamás había conocido, pero por alguna razón sabía que era lo que buscaba. Estaba sudorosa, sucia y aun así Etoile la abrazo, ofreciéndole trabajo, techo y comida.

En ese lugar limpiaron sus heridas, cerraron heridas, atendieron la debilidad de su cuerpo, la alimentaron, vistieron y peinaron. La deuda que tenía era grande y no le pesaba en lo más mínimo. Intentaba dar lo mejor, aunque parecía no podía llegar al nivel de ese hombre, que a su parecer era terrorífico. Cada vez que estaban a solas sentía el golpe de cada regaño. Se sentía inútil frente a él. A pesar de todo lo admiraba. Era como su ídolo en ese momento.

-Lo siento Señor William. Intentare hacerlo mejor la próxima vez- musito. Ella no tenía poderes sobrenaturales, no podía ser tan rápida como él. No entendía las cosas de etiquetas por que no fue criada para ser una sirvienta, aun así, intentaba todos los días hacer lo que el rubio le encomendaba, jamás creyó que sería absurdamente imposible. Cada vez lo estimaba más, siempre la regañaba, sí, pero jamás le había hecho daño a pesar de todas sus equivocaciones y no podía evitar sentir que era demasiado amable. Lo que hacía que su deseo de serle útil sea cada vez más grande.

Ahora a solas con él en el baño, ella desnuda aseándose se sentía ansiosa. El hombre permanecía de espaldas, esperándola, algo que ella no estaba acostumbrada y se sentía demasiado nerviosa como para poder preguntar. Sus grandes pechos aun sacaban leche al ser presionados, por lo tanto, tenía que ponerse un trapo en sus pezones para evitar mojar el uniforme. Sabía que él no estaba viendo, aun así, la avergonzaba. Una vez salió de la regadera se empezó a secar, su cabeza intentaba enmendar lo que había provocado.

-Señor William… sé que le causo muchos problemas, le agradezco que a pesar de todo eso cuide de mi- arrugo un poco el ceño, como si se hubiera decidido, empuño un puño antes de aspirar aire –Me esforzare mucho más hasta llegar a ser mínimo… un problema menos para usted- Empezó a colocarse el uniforme, era un problema para ella ponerse tantas cosas encima. No sabía dónde abrochar y con sus atributos era una situación complicada, tardo más en abrocharse el uniforme de lo que había durado en la ducha. Aunque no quiso pedirle ayuda al rubio, así no demostraría que estaba esforzándose. Una vez logro abotonar la prenda de sus pechos salió volando un botón cayendo en la cabeza del rubio, seguido por otros tres.

-Perdón- se alarmo la joven morena de pelo blanco, que se tapó de inmediato dando media vuelta, esperando otro regaño, encogiendo los hombros y cerrando los ojos con fuerza “¿Por qué me pasan estas cosas a mí? ¿Los dioses se burlan de mí? El señor William me va a castigar” el alma se le salió el cuerpo al pensar que tendría que asear una habitación toda la noche “Mis amadas noches serán atormentadas por un demonio rubio, elegante y gruñón” cascadas de lágrimas estilo chibi caían por sus ojos imaginándose la tortura china a la que sería sometida. Al presionar sobre sus pechos desnudos empezó a salir un poco de leche que perfumaba el lugar, ella no se percató de nada, ni tampoco era el momento para importarle tal cosa, sería castigada.  

.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-..-
En otro lugar se encontraba Natalia en la gran mesa con lo que es realmente su padre y su madre. Aunque no podía reconocerlos como tal, ella no era una hibrida, era una loba, había nacido de licántropos. Aun no asimilaba su alrededor, necesitaba tiempo. Sin embargo, el señor Vergil seguía tratándola con especial aprecio que ahora se le hacía un tanto “irreal”.

Sabía el deseo del demonio de que vivieran juntos, era como si quisiera que la familia estuviera unida, algo que también anhelaba la licántropo.

-Mi visita no es para acordar una estancia larga en sus territorios Señor Vergil…- Se quedó callada, le cayó como balde de agua helada, es que por un instante sintió que llamarle así era tan inapropiado. Tal vez era mucho exagerar, pero su mundo había girado tan drásticamente. Tenía que llamarlo padre y a la ángel madre, quería y se detenía.

-Los pesares del alma se hacen más pesados cuándo aun no resuelves lo que existe en tu cabeza, tómalo con calma, hija- le sonrió la joven alada, le había sacado el aire a la loba, quién se quedó expectante, era tan fría como su padre, no expresaría su desconcierto, pero le pego tan fuerte que sintió una necesidad de doblarse como si le hubiesen golpeado el estómago–Señor Vergil, la mente de nuestra hija ahora se divide. Démosle tiempo, ya es mayor y debe atender a sus conyugues, nosotros podríamos cuidar a nuestros nietos, si nos permite nuestra semilla convertida en flor- las palabras de la más grande en edad de ambas la había hecho enmudecer, su corazón dio un brinco, se tapó la cara con una sola mano, tampoco lo planeo así, en un segundo ya tenía dos familias. Tenía a sus verdaderos padres y a una manada. Por suerte llego la comida y fue servida en el momento exacto –Natalia vino a invitarnos a una obra de teatro que prepararon nuestros nietos. Extraño ver a los brotes de rosas en este lugar- Se refería a Lo, La y Sledge.

-Por favor detente- pidió la loba, era algo que tal vez la ángel no se daba cuenta pero la estaba matando con cada golpe tan dulce. Era demasiado tierno como para poder aceptarlo todo.

- ¿Por qué? Yo amo a tus hijos porque fueron escogidos por ti, los has adoptado y elegido para tu protección, entonces mi manto también ha de protegerlos- la sonrisa de esta criatura tal dulce estaba rompiendo las barreras de su hija quién la miraba un poco entristecida.

- La obra de teatro… necesitaría a tres actores más- interrumpió rápidamente Nat, intentando evitar esa emoción tan desbordante –Los papeles se darán al azar, sería la bella y la bestia. Así que no podría decirse que se hará… aunque todos ya están emocionados- explico la albina loba, evitando la mirada de sus padres.

- ¿Quieres que actuemos nosotros? - le pregunto la contraria tomando la mano con delicadeza de su prometido debajo de la mesa.

-Slevin quiere que ustedes sean espectadores de la obra de teatro, Joker quiere que inviten a sus amigos. Los cachorros están muy emocionados, pero sin tres actores se me haría muy difícil- intentaba explicar –Los niños quieren que ustedes estén ahí- termino de decir al fin viendo hacia otro lado, no lo iba a admitir… le gustaba la idea de que sus padres la vieran actuando y bailando para ellos.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Ago 18, 2017 10:20 pm

William se encontraba de espaldas para que la joven pudiera desprenderse de sus ropas sin la preocupacion de que este fuera a verla, lo ideal seria haberla dejado sola para una mayor comodidad de la elfo, pero el mayordomo no podia dejarla sola estando Natalia, Etoile y Vergil listos para ingerir sus alimentos, debia vigilarla en todo momento para que no fuera a cometer una torpeza. El rubio escucha las palabras de esta disculpandose por lo que paso — nunca dejes de esforzarte joven Miranda, con la señorita Etoile no hay tanto problema de tu inexperiencia, ella te acepto tal como eres, pero el señor Vergil es mucho mas estricto, te aconsejo alejarte de el, nunca te acerques, no lo veas a los ojos y ten el minimo contacto con el — aquellas palabras mas que un consejo, parecian ser una adverencia, como si Vergil fuera un ser cruel que por romper una taza le atrevezaria el corazon con una espada.

Claro que Vergil no haria eso, al menos no ahora, debido a que Miranda le pertenecia a Etoile... el agua de la tina comenzo a escucharse y la joven elfo habia salido de su baño, claro que como aun seguia desnuda, el mayordomo no hace intento alguno por voltear — mientras no dejes de esforzarte, yo no me rendire contigo, no importa los años que me tomen, te convertire en la mejor sirvienta que esta torre alla visto — dice serio pero sonriendo a pesar de que la chica no pudiera ver su sonrisa por encontrarse de espaldas, entonces ella comienza a vestirse, lo cual esta tomando demasiado tiempo, unos minutos mas y William tendria que intervenir para que esto no se retrasara aun mas... la intervencion tendria que ser rapido, ya que un boton golpea su nuca, seguido de un par mas.

El rubio se gira observando a Miranda quien se encontraba de espaldas abrazandose asi misma, con temor de ser reprendida, pero el mayordomo toma entre sus manos el uniforme, mientras siente ese aroma a leche materna inundando el lugar — debere hacer algunos arreglos — el rubio desaparece por un lapso de treinta cinco minutos, al reaparecer, tiene en sus manos el uniforme arreglado con un aumento de talla en la parte superior, botones reforzados y aparte un brasier grande especial con algunas almohadillas en su otra mano, debido a que ya era tarde, William se coloca frente a Miranda observandola — esto ayudara, no te resistas — le separa las manos de sus grandes senos y entonces comienza a colocar sobre los pezones unas pequeñas almoahdillas que abarcan toda la aureola, con un pequeño pegamento especial.

— Esto ayudara para que la leche no manche el uniforme — dicho esto le termina de hacer entrega del resto de la ropa, para darle la espalda una vez mas, quitandose ahora sus guantes ya estaban manchados de la leche que salio a Miranda cuando este presiono sus pechos al colocarle las almohadillas, guarda los guantes en una pequeña caja y luego toma unos nuevos colocandoselos — con ese nuevo uniforme no deberia tomarte mas tiempo vestirte, luego de esto debemos ir a la cocina para estar cerca del comedor en caso de que los amos necesiten algo — dice serio aun de pie mientras saca su reloj de bolsillo mirando la hora.

Mientras tanto en el comedor, la cena transcurria bajo una ligera tension, propiciada principalmente por Natalia, quien aun parecia no aceptar pertenecer a la familia y por Vergil, quien no tenia la paciencia para estar en dicha situacion, su hija, de la cual hace poco supo su existencia y estaba casada con un ser extraño, era impermicible, si solo la hubiera conocido antes, habria matado a ese bufon y alejado de aquel mundo, pero Etoile tenia razon, ella estaba pasando por muchas cosas seguramente, asi que no necesitaba tambien ser presionada por el, quien a diferencia de Etoile, no estaba muy convencido de ver como nietos suyos a aquellos cirqueros, no era que le desagradaran, pero no se acostumbraba a esa idea

— Una obra de teatro — menciona las palabras dichas por Etoile — el teatro siempre me a parecido interesante — se queda pensativo unos momentos terminando de escuchar la explicacion dada por Natalia, el demonio observa a su prometida mirando el rostro calido y feliz que tenia al mirar a Natalia, asi que aunque no le emocionara la idea de ver a aquel ser, lo haria con tal de ver a Etoile asi por mas tiempo, pero ahora debia pensar quienes serian esos tres a los que podria invitar, en ese momento recordo que William tambien gustaba mucho del teatro, varias veces incluso habia actuado en obras para su padre, asi que uno de esos tres ya estaban, solamente quedaban dos... alguien mas podria ser Miranda, la joven ayudante de Etoile, si William la guiaba correctamente podria hacer un buen papel, un problema mas solucionado, pero quedaba aun uno pendiente. Luego de pensarlo en silencio por algunos minutos mas, recordo a Vulture el viejo caballero dragon, decia ya haberse retirado del combate asi que posiblemente no seria tan complicado que accediera para algo como esto — William y Miranda podran servir como los dos actores, el tercero en mente pedirselo a Vulture, le hare llegar la peticion con William en un momento mas, no creo ponga objecion — menciona serio mientras come un poco mas
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por Gray Wolf el Miér Sep 06, 2017 6:07 pm

-P…. señor Vergil- estaba a punto de decirle padre, tal vez sean por las palabras del ángel quién la hacían entrar en confianza y aceptar que era la hija de ellos dos, ladeo ligeramente el rostro mientras limpiaba su garganta, nerviosa como se encontraba, sólo podía suplicar que no se dieran cuenta, obviamente el ángel lo noto y sonrió dulcemente muy emocionada –No puedo aceptar su oferta al respecto del señor Vulture. Es uno de los principales invitados, por lo tanto será un espectador. Sin embargo, acepto al Señor William y compañía, mis cachorros estarán felices de volver a verlo- expreso mirando hacia otro lado de la habitación donde ya se encontraba ahí Miranda observando la escena, aún sin comprenderlo. Los ojos rojos de la loba brillaron ferozmente lo que provoco que temblara, retrocediera asustada y rompiera una bandeja de juego de té.

De inmediato la morena se alarmo inclinándose para recoger los pedazos, tal vez el señor William no se había dado, cuenta, aunque siempre lo hacía.

Una vez se escuchó el barrullo todos se quedaron en silencio, no recordaba la loba que hubiera tanto escándalo en ese lugar, normalmente aquel hombre, elegante y rubio mantenía todo en orden.

Sly y Jester se van a divertir mucho con esa sirvienta” pensó la albina menor, soltando un ligero suspiro para saborear el platillo, como siempre era exquisito.

Etoile se quedó callada sin saber que decir o aportar, simplemente miro a su amado curiosa, ella no tenía muchos amigos en la tierra cómo para decir que tenía una solución.

- ¿Cuál será el procedimiento a seguir mi quería hija? - las palabras de aquel ser alado hicieron sentir un calor en lo profundo de su alma, permaneció unos minutos en silencio para seguir.

-Tal vez interprete los dos papeles, agradezco su apoyo, con dos actores aminora mucho el trabajo- se quedó con la palabra en la boca, ladeando el rostro, era más sencillo lidiar con Vergil, ambos eran muy indiferentes, pero Etoile es otra historia ella la trataba con cariño. Tal vez no lo notaba, pero estaba aquel bello y puro ser bajando un poco la cabeza, quería escuchar que le dijera madre.

Nat por su parte ladeo el rostro, en cierto modo ella era feliz, le gustaba mucho estar con sus cachorros, con sus maridos, tenía familia, una gran familia y eso la hacía feliz. Trabajar el doble por ellos no le molestaba.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Sep 15, 2017 7:57 pm

Vergil se queda en silencio escuchando a su hija, sin embargo cuando el plato se rompe, este ladea el rostro mirando de reojo a la joven, hecho del que se da cuenta William como era de esperarse, quien se acerca a la joven Miranda tomandola con delicadeza del brazo, quitandole uno a uno los trozos del plato para luego desaparecer por medio segundo y aparecer una vez mas frente a ella pero ya sin los platos — sera una gran honor formar parte de la obra de teatro, en mi juventud participe en muchas obras, varias de ellas escritas por un joven de apellido Shakespiere, un humano con mucho talento — menciona el hombre rubio haciendo una reverencia, observando a Miranda indicándole con la mirada que ella realice lo mismo

— Ahora ruego nos disculpen un momento — sujetando con mucha suavidad y elegancia la mano de Miranda, la guia lejos del comedor hasta la cocina, mirandola y suspirando — no debes dejarte intimidar por la joven ama, es un licantropo, su mirada siempre parecera como si fuera a cortar tu cuello, pero no lo hara, es mas parecida a la ama Etoile de lo que parece — dice sonriendo suavemente para tratar de confortar a Miranda — el problema es el amo Vergil, pude notar su desagrado cuando rompiste el plato, intercedere por ti con el, pero se mas cuidadosa por favor — dichas estas palabras le sonrie acariciandole la cabeza y tomandola una vez mas de la mano regresan a la sala, donde el silencio reinaba por algunos segundos

— Si estas dispuesta a hacer ambos papeles por ti misma, no sera necesario contar con Akabane, sin embargo podria ser un invitado, tengo un tema pendiente con el — menciona Vergil mientras da un pequeño sorbo de su copa de vino observando a su hija, aquel asesino a sueldo le habia comentado la ultima vez que se vieron, que tenia informacion muy interesante que tenia que ver con Etoile, sin embargo muy al estilo de este, no dijo nada, con la promesa de que lo haria la proxima vez que se vieran y claro, a cambio de un buen precio, el cual el demonio podia pagar sin problemas y Akabane lo sabia, pero le gustaba de cierta forma jugar con el albino haciendole sentir que se encontraba en desventaja.

En ese momento un gran estruendo se escucho a las afueras de la torre, rapidamente los demonios guardianes salieron a proteger, mientras Vergil se pone de pie, se puede escuchar los gritos de los demonios siendo asesinados rapidamente uno a uno, la puerta es destrozada y rapidamente un hombre musculoso de piel gris y aspecto desaliñado montando una gran motocicleta voladora se lanza hacia el demonio, quien valiendose de su paso rapido, logra apenas esquivar la embestida, pero es enganchado del brazo por unas gruesas cadenas con un gancho metalico, en el otro extremo el misterioso motociclista — dile adios a tu brazo principito — el motociclista jala con fuerza pero en ese instante la cadena es cortada por el demonio usando su espada, para acto seguido aparecer junto al sujeto cortandole las manos y clavandole la espada en el pecho

— No eres bienvenido en este sitio... Lobo — pronuncia friamente Vergil mientras le saca la espada, observando como sus brazos comienzan a regenerarse asi como el corte que habia en su pecho — esa no es forma de tratar a un viejo camarada, pensaba que me recibirias con alcohol y mujerzuelas, aunque veo aqui a dos — apenas terminando de decir esas cosas, Vergil le corta la cabeza por el cuello, haciendo que la cabeza del motociclista rodara por el piso hasta los pies de Miranda — conte mal, a esta no la habia visto, tiene lindos calzones, pero mas lindos se verian en mis dientes jajaja — comienza a reir la cabeza cercenada y William se coloca frente a Miranda haciendo que esta retroceda — señor Lobo, debio avisar que vendria y le hubiera preparado algo para usted — menciona William inclinandose para tomar la cabeza del motociclista y entregarsela al cuerpo decapitado, quien se la coloca volviendose a unir

— Ya sabes como soy William, lo bueno llega sin aviso ademas, no pense que me recibirian de esa forma, soy practicamente de la familia jajaja — Vergil lo observa serio mientras decenas de espadas fantasma aparecen rodeando a Lobo — dame una buena razon para no destruir todos tus organos uno a uno... esos no los puedes regenerar facilmente — Lobo observa a los lados mirando a Natalia y Etoile — No me asustas princesa, dejate de mariconadas y haz que una de esas dos me traiga algo de comer y beber, eh tu la la que parece inocente, traeme una cerveza muy fria y un enorme, pero verdaderamente enorme trozo de carne, no una joteria como las que come este princesito que cuida su linea —

/-----------------------------/

Por otra parte, Akabane se encuentra en una azotea de un segundo piso, entre los callejones de la ciudad en uno de los barrios mas inseguros de la zona, pero no se encontraba alli por trabajo, de hecho quien tenia trabajo alli era Lolita, el asesino sabia que se reuniria alli con unos tipos para venderles algo, no sabia exactamente que, conociendola podria ser algo tan complejo como un software capaz de hackear el primer banco de las Islas Caiman o algo tan simple como sus bragas usadas para algun pervertido, pero fuese cual fuese la situacion, Akabane no iba a dejar sola a su novia, aunque este no supiera que el estaba vigilandola
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Construyendo nuevamente el circo... juntos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.