Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por Gray Wolf el Sáb Mar 11, 2017 12:15 am

-Ahh- libero un gemido al sentir la lengua caliente del pelinegro acariciar su clítoris, era de lo más excitante, mientras una de sus manos se aferraba a su cabeza y la otra se acariciaba los pechos -Tu lengua es muy traviesa- jadeo, sonriendo de placer, sintiendo como se metía en su interior -Nghh… Akabane… haces sentir rico mi raja- susurro, sintiendo como su dedo entraba en su ano, lo cual no era virgen, tampoco estaba muy lubricado pero lo que había pasado en la tarde lo tenía aún húmedo. Era realmente delicioso para ella sentir que él la estimulaba de esa manera.

-Ahh… yo podría estar cogiendo contigo todo el día… me gusta estar llena de tu leche…- murmuro, mientras movía su cintura haciendo su lengua entrara y saliera de su vagina, lo que hacía que sintiera mucho placer -Akabane…- después de unos minutos la chica se acomodó en la tina arrodillada frente a él, mientras sus mejillas estaban ruborizadas por la excitación – Quiero tu leche en mi garganta… llevo todo el día de golosa… no te hagas del rogar – la pelinegra se aprieta los pechos mientras abre la boca para recibir su miembro dentro. Tenía su vagina completamente húmeda debido a la excitación -Hago lo que quieras, pero mete tu polla dentro de mí boca- susurraba mientras besaba su pecho con cierta desesperación y su mano traviesa masturbaba su pene.  

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

La más pequeña de los dos se sonrojo a tal punto que parecía un foco, el sólo imaginar que ese demonio la vería desnuda otra vez después de hacía mucho tiempo la ponía muy nerviosa, su corazón latía con tanta fuerza que creía se iba a desmayar, incluso sus piernas fallaron e hizo un ademán de que iba a caerse. Por suerte se sostuvo de las ropas del mayor.

-Señor Vergil… es muy pronto para que me vea desnuda- explico completamente temblorosa, estaba muy nerviosa y se tapó el rostro con la manga de su traje, estaba realmente feliz, pero era tímida, aunque pronto serian marido y mujer, debía de hacer dos cosas, tener relaciones con su esposo y dos dejar de tutearlo, aunque el demonio no tenía problema alguno.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

La albina hacía de todo por soportar ese dolor, pero no podía, derramaba lagrimas una a una mientras sentía como la sometía. Lo que más le lastimaba es que parecía que no le importaba hacerle daño, no podía dejar de llorar tampoco de quejarse, una vez que él termino suspiro aliviada. Lo estaba escuchando, cada cosa que decía le parecía más ilógica que la anterior. Tomo el té caliente, aunque no quisiera. Ella no consideraba que podría romperse había vivido muchas cosas antes y no había sucumbido a la locura, tampoco se creía una mujer débil, simplemente alguien que se daba su lugar. Al final sólo entendió que Slevin solo la veía como un objeto. Algo que manchó sus memorias cuando era feliz a su lado.

-Me das lastima. Te crees poca cosa… intentando convencerme como a un humano que te necesito. Mencionando que soy tan débil que necesitas entrenarme… Intentando hacerme sentir mal por cosa naturales ¿No te gusta dar explicaciones? Qué manera más cobarde de hacerlos a un lado. Los machos como tú son mediocres… obligando a una hembra a tener sexo pésimo- Su voz era tan helada como sus expresiones. Acto seguido le tiro el té caliente en la cara mientras lo observo con los ojos brillando de una manera asesina, él tenía razón, viendo cómo iba a vivir a su lado, empezó a odiarlo - He vivido demasiadas cosas como para sobrevivir sola, no necesito ser como tú lo deseas, estoy bien como me encuentro, lo he hecho muy bien por mí misma y si no te gusta simplemente no debiste de haberme tomado, si quieres una muñeca para moldear búscate a una humana- Suspiro limpiando sus lágrimas, mientras se levantaba. Ella misma había visto a su hermana morir en sus brazos, como perdió a su familia, tuvo que vivir con ello, soportar los acosos y ataques de Joker, enfrenar miles de cosas sola. No, no compartía la opinión con la de él.  

Ahora entendía cómo iba a vivir día tras día, sólo debía acostumbrarse al dolor, como fue en su manada. Eso al menos haría que cerrara su corazón y viviría como en su antigua familia.

Lo peor es que hablas de debilidad, pero tú fuiste atrapado en una esfera, que patético es que me des lecciones de fortaleza, un don nadie como tú- Ella estaba indiferente, siempre había sido así, asimilando algo que no era, siendo tan fría aunque ya la habían destruido por dentro. En un arranque le lanzo el vestido al rostro, no lo quería, es más incluso lo había manchado de sangre – ¿Me intentas comprar con esto? Iluso ¿Tú mujer? Sólo porque a Joker aparentemente le gusta compartir tienes el privilegio de tocarme -De inmediato se dirigió al closet, en su cabeza se preguntaba por qué le había hecho tal cosa- Se harán las cosas a tu manera, eres el alfa de esta familia. Pero al final de cuentas a tu tutela lastimaron a los niños, para mi eres un inútil hablador que sólo sabe hacer eso, hablar – La albina lo miro con fiereza, tomando un vestido de corset color negro, fue lo primero que vio a decir verdad.

-Así que… así será mi vida con ustedes… yo me entregue a Joker porque lo quería…  –  "¿Por qué no hacerlo? Será un loco… pero me hizo sentir feliz " Recordó las palabras de Joker “La familia te apoyara en tus sueños” “Lo, La y Sledge ya te ven como su madre” “Siempre estoy seguro de lo que quiero” de solo recordarlo sentía que todo se había caído, quería simplemente llorar y desahogarse, pero frente al pelirrojo ya no deseaba expresar nada- Ahora me arrepiento y tendré que vivir con este maldito error toda mi vida. Estoy con dos sujetos que me harán la vida miserable - Cruzo los brazos ladeando el rostro con indiferencia, para después volver tomar sus cosas -Me voy a volver a duchar, quiero quitarme la porquería que me dejaste, detesto su aroma- dicho esto simplemente entro al baño, quería estar sola, se tenía que limpiar la sangre, el semen y el sudor, lo cual lo hacía con furia. Pensaba en no volver a hablarles, en simplemente cumplir con sus deberes y ya. No tenía por qué meter sus emociones con ellos, no les daría el poder de lastimarla otra vez. Ella emocionalmente era muy débil, pero psicológicamente no. Dentro del baño empezó a ducharse, vestirse y alistarse con lo que tenía cerca.

Imagino la imagen de Vergil y Etoile, se miraban con anhelo, ella jamás iba a tener eso, sería infeliz toda su vida, lo había asimilado “La familia te apoyara en tus sueños” Recordaba esas palabras y haciendo que sus lágrimas se cayeran como fuentes, que no dejaban que terminara de maquillarse. Se había puesto un vestido negro de corset, con unas mangas largas y gruesas, la falda era amplia, tenía decoraciones plateadas y algunas impresiones de terciopelo de rosas negras, lo que lo hacían de lo más elegante. Se había puesto unas medias negras, ropa interior a juego de encaje, unos botines altos, además de una diadema con velo oscuro que tapaba su mirada. Ella resolvió colocarse sombra roja para no delatar que estuvo llorando. Una vez termino de alistarse salió de su habitación dejándolo al pelirrojo ahí, no le dirigió la mirada, lo dejaría solo, aun cuando ella había cuidado tan bien su alma para que no se perdiera en ese cristal, aun cuando pensaba en él todos los días, ahora sentía que debía desechar esas emociones.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por The Bad Wolf el Sáb Mar 11, 2017 10:34 pm

Slevin se quedo mudo con todas las cosas que le dijo, ni siquiera hizo nada cuando esta le lanzo el te asi como el vestido, todas las palabras dichas por Natalia eran verdad, no tenia que seguir haciendose el orgulloso, esta vez debia tragarse eso, por lo que enseguida salio de la habitacion corriendo detras de la mujer sosteniendola del brazo en el pasillo haciendola que esta voltee hacia ella — lo siento, tienes razon en lo que dijiste, fui debil, lastimaron a los pequeños bajo mi guardia, estuvieron apunto de matarte a ti, Jester y Sly estando yo presente, pero... lo peor es que termine lastimando yo mismo a alguien de la familia sin merecerlo — se quita el gorro de guardia dejandolo caer al suelo para luego pisarlo, se arranca el parche de su uniforme y la pequeña medalla que tenia en su pecho, tirando todo al piso para luego ser aplastado con su bota, al menos la medalla la cual se rompe por completo

— Me deje llevar por mis impulsos... siempre pense que tu me preferias a mi en lugar de Joker, trate de evitar que te enamoraras de el, intente alejarte al inicio de esta familia, por eso te trate tan duro, no queria tenerte atada aqui, siempre quize que fueras feliz, que siguieras tus sueños, fue por mi causa que Joker no te busco hasta pasados dos años, antes de ser atrapado le hice prometer que te dejara disfrutar tu vida... desgraciadamente debi suponer que ese idiota trasgiversaria mis palabras y lo tomo como que te dejara vivir tu niñez  — menciona serio aun sujetandola del brazo, sin intenciones de dejarla ir, al menos no hasta que ella escuchara todo lo que el demonio tenia para decir

Tragandose todo su orgullo, el acercelero se pone de rodillas — perdon por lo de hace rato, no soy digno de ser llamado tu macho, Joker fue quien se gano ese derecho, yo no — dicho eso se reincorpora observando a Natalia, quitandose sus guantes tambien dejandolos caer al piso y acaricia la mejilla de Natalia — me enamore como un imbecil de ti, pero no supe enamorarte, despues de todo soy un angel desterrado, nunca me enamore de nadie, hasta que llegaste tu, sin embargo como dije anteriormente, no soy aun digno de tenerte, ni de seguir siendo el guardian de esta familia, me volvi blando y debil, asi nunca voy a poder protegerlos — Slevin acerca sus labios a los de Natalia dandole un suave beso en ellos — debo ir donde Sly, pero por si no quedo claro, te amo, nos veremos otro dia — dice serio y va hasta la habitacion de Sly

Akabane seguia lamiendo el sexo de Lolita, hasta que la pequeña comenta que quiere sentir su miembro, algo que a Akabane no le disgusta para nada la peticion, asi que se acomoda poniendose de pie sobre la tina, sujeta el rostro de la pequeña y le introduce su miembro hasta la garganta, aun sosteniendola sigue penetrandola cada vez mas rapido y mas fuerte, sujetandola con firmeza pero con cuidado a la vez del rostro, moviendose cada segundo mas rapido — quiero que te masturbes  — le dice a su pareja mientras se mueve cada vez mas fuerte, haciendo que sus testiculos golpearan contra la barbilla de la pequeña, continua asi por varios minutos hasta que sin poder evitarlo comienza a corerse abundamente dentro de la boca de la pequeña Lolita

Vergil continuaba con Etoile, esta se sonroja bastante cuando el demonio le habla de desnudarse, claro lo menciona de forma indirecta pero se entendia el contexto, mientras tanto Etoile muy sonrojada no sabia que hacer — entiendo que estes nerviosa, pero no hay otra manera de ayudarte a vestir, tengo aqui mismo vestidos que William puede traer, pero al final, tendre que ser yo quien te vista, eres mi esposa, es natural este proceso  — menciona serio pero al mismo tiempo con calidez, lentamente besa sus labios para luego bajar hasta el cuello del angel, besandoselo y bajando hasta los hombros, depositandole un dulce beso en el, mientras tanto el demonio se quita su gabardina seguida de su camisa, quedando semidesnudo frente a el angel, tomandola en sus brazos para irla desprendiendo de su vestido

Con mucho cuidado y respeto el demonio le va desprendiendo las prendas al angel, hasta dejarla desnuda, acto seguido el albino hace lo propio — eres muy hermosa, mi amada Etoile  — menciona mientras la observa a los ojos y vuelve a besarla, introduciendo esta vez su lengua dentro de la boca del angel, pero no de una forma tosca ni brusca, si no con cuidado, asi mismo con el mismo cuidado le acaricia las piernas y muslos, pegandola un poco mas a el

Ya habian pasado varios minutos, Natalia se encontraba paseando por los pasillos, cuando de un rincon oscuro aparece Joker saltando frente a ella — hola Nat-chan, ese vestido que tienes no me gusta  — se quita el gorro y dentro de este saca un pincel rojo, comienza a dibujar varios rombos rojos alrededor de todo el vestido y corset, haciendolo mucho mas colorido, se toma unos segundos para admirar su obra de arte — muchisimo mejor, me entere que va a haber una fiesta mas tarde, Lo, La y Sledge estan en camino, ya no deben tardar en llegar — comenta sonriendo para luego tomar del brazo a Natalia jalandola hasta donde estaban los restos de la medalla de Slevin asi como su gorro y parche, toma todas esas pertenencias y se las traga como si fuera una gran aspiradora — hable con William y dijo que podriamos pasar la noche aqui junto a los niños, ahora esta arreglandoles el cuarto —
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por Gray Wolf el Dom Mar 12, 2017 1:48 am

Los sonidos de sus zapatillas se escuchaban por los largos pasillos cubiertos por oscuridad, apenas iluminados con bellos candelabros de pared, que daban sobriedad a cada rincón del ambiente. Natalia distraída cada su vestido, recordando el terrible dolor que había sentido hacia muy poco, tenía el corazón partido, puesto que su primer amor fue Slevin, claro que el primer día de conocerse fue otra cosa, pero poco a poco él se había ganado su corazón a pulso. La única razón por la cual se entregó a Joker es porque creía que eran la misma persona, que este último la había conquistado de una manera muy extraña.

Escucho un ruido detrás de ella, lentamente giro pero entonces sintió un agarre en su antebrazo, lo que provoco que volteara rápidamente, era Slevin. Intento alejarse de inmediato, ella era mitad animal, cuando un ser siente que será lastimado intenta alejarse o defenderse atacando. Aun así no expreso su miedo.

Escucho las palabras del pelirrojo, observo como se quitaba el gorro, la medalla y el parche. Nat no entendía él por qué de la situación, no entendía el significado tan grande que era eso, así que sólo lo miro fijamente a la expectativa de que le iba a hacer mucho daño. La explicación que le daba no lo entendía ¿No la quería con ellos? Claro que hacía mucho tiempo pensaba igual, aunque ahora era todo confuso.

Entonces se arrodillo, lo que para la albina fue un terrible dolor en el pecho, sus piernas estaban temblando y querían ceder para caer sentada. Ver que ese ser tan orgulloso se ha arrodillado ante ella de esa forma, pidiendo perdón la desarmaba. Aunque su rostro no expresara sus emociones, seguía tan fría como antes, excepto cuando este se acercó con sus manos desnudas a tocarla, ella encogió los hombros y cerró los ojos con fuerza como si esperaba un golpe. Sólo recibió una caricia que le dieron la confianza de abrir sus orbes rojizos.

Él le había dicho que se había enamorado de ella, se había declarado y aprovechándose de la distracción, tal vez; la beso. Fue tan directo al decir lo que sentía. Una vez se alejo ella se derrumbo, tuvo que recargarse de una pared. Respiraba aceleradamente, su cabeza le recordó su primera vez con Slevin y lo que había dicho hacia tan sólo unos segundos. No lo entendía. Era todo demasiado confuso.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Lolita sintió como lentamente entraba el miembro del contrario por su boca, sentía el tronco en su lengua, la punta doblaba hasta su garganta, impidiendo que respirara. Pronto, poco a poco, comenzó a masturbarse con sus labios, como ella le había pedido, tomándola de su cabeza para poder moverla al ritmo desenfrenado que a él le gustaba, mientras hacía esto su vagina comenzó a mojarse. Aspiraba aire con desesperación cuando podía, por que el contrario tan rápido la sacaba, así la metía. Sentía que estaba dando arcadas, pero eso solo hacia que todo se hiciera más resbaloso.

Sentía el olor de los testículos en su nariz cuando podía respirar, el sabor de su miembro la estaba extasiando. Sus dedos traviesos obedecieron la orden del pelinegro mientras se metia los dedos dentro de su vagina. Sentía los calientes pliegues de su intimidad, mientras sus garganta se encargaba de darle placer a su amante.

Hasta que termino, lo que provoco que ella retrocediera tapándose la boca, con el semen en su boca, empezó a toser. Jadeaba con esfuerzo mientras se recargaba en la orilla de la tina, evitando que el semen cayera en el agua, pero por desgracia termino en el piso.

-Cof… Cof…- jadeaba aspirando aire con fuerza, pero eso solo la había puesto caliente, no había terminado, aunque en ese momento no iba a reclamar algo así, quería hacerlo sentir bien - ¿Ya más desahogado? Eres un urgido, necesitas una novia cabrón- susurro entre la tos que intentaba quitar el semen de su garganta y pudiera respirar con normalidad.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Aquellos ojos fríos la calmaban, hacían que su corazón latiera. Etoile sentía flotar, aunque realmente sus pies estaba en tierra, algo que marcaba el tamaño de ambos de una manera muy brusca. Estaba sonrojada, avergonzada, aunque el beso suave que le regalo la tranquilizo un poco.

Se tuvo que inclinar para poder alcanzar su delicado cuello, lo cual al realizar tal gesto ella se aferró de sus ropas, soltando un ligero gemido.

-… Señor Vergil- se tapó la cara, cuando noto que el contrario se estaba quitando la ropa, no quería admitirlo, pero ver su torso desnudo le ponía muy nerviosa, no era tonta, entendía lo que él ansiaba. No era de huir, sabía que él no la lastimaría, aunque hacía tantas décadas que no se habían tocado que se sentía igual que esa noche.

Dejó que las poderosas manos del hombre que más amaba la desnudaran lentamente, cada rose era tan singular, no quería huir de sus manos, pero su timidez hizo que cerrara sus ojos, lo que provocaba que cada toque fuera más caliente que el anterior. Su temperatura estaba subiendo lentamente, su imaginación empezó a jugarle tretas que ella sentía no debían ser, recordar la noche que se convirtió en mujer, donde él la vio completamente expuesta, sus pezones rosados, sus pechos un poco pequeños, puesto que era pequeña. Su vagina que alguna vez fue desvirginada por el demonio.

Su sorpresa fue sentir sus labios sobre la de ella, su lengua empezó a reclamar el interior de su boca, la cual ella dejo que pasara, las suaves caricias que recibia de ese órgano húmedo sabor dulce neutro la estremecían. Ella era muy pequeña, pero él se inclinaba para tocar sus piernas, las manos de ese hombre casi podían rodear sus muslos, eran enormes. Su aroma masculino inundo su nariz, estaba llena de Vergil, su cabeza no hacía más que inundarse del momento.

Sus lagrimas salieron, cayendo sobre sus mejillas, no estaba triste, no tenía miedo, sólo no podía creer lo real que era estar entre los brazos del demonio que ella tanto había extrañado.

-Señor Vergil… ¿No deberíamos esperar? - pregunto tímidamente ladeando el rostro, pensando en que la última vez no podía levantarse, a comparación de ella él era enorme por lo tanto le costaba un poco más satisfacerlo con su pequeña vagina, provocando que le fuera casi imposible ponerse de pie, aunque no significaba que no lo disfruto, lo hizo, sólo que su cuerpo se cansaba mucho más que con una humana común.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

La licántropo se la pasaba caminando por los enormes pasillos, subiendo por las escaleras, sin ningún interés especial, simplemente quería olvidar lo que había pasado. Se decía si misma cómo debía de actuar de ahora en adelante para poder sobrevivir, empezó  a mentalizarse, hasta que de la nada aparece Joker. Lo sabía por su expresión y su manera de vestir. La albina de inmediato retrocede, de solo mirarlo le recordaba lo que había pasado hacia poco con Slevin.

Empero este sólo hizo un comentario sobre su vestido, comenzando a pintarlo por alguna razón las rosas negras de terciopelo quedaban aun negras, así que le parecía algo lindo, el cirquero se dedico a pintarla hasta que quedo satisfecho. Joker era muy diferente a Slevin, una vez termino le informo a la albina que los pequeños iban en camino. La joven lo miro con anhelo, algo que de inmediato corto. Se suponía que debía de actuar de una forma ajena. No pensó cómo se portaría con los niños, el pelirrojo la tomo del brazo para jalarla.

-Joker… Suéltame- ordeno con su voz helada, hasta que volvieron al punto donde había absorbido las prendas del pelirrojo. No podía ver a los pequeños cuando se sentía tan mal. Slevin quería que ella fuera tan fuerte como para ver a los niños morir frente a sus ojos. En ese caso lo mejor es volver los pasos hacia atrás y eso les dolería a los críos – No creo que mi presencia sea conveniente para tus cachorros- soltó con indiferencia, estaba temblando, no lo veía a los ojos; es más ni siquiera lo miraba, lo que había pasado hacia poco la mantenía alerta.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por The Bad Wolf el Lun Mar 13, 2017 12:47 am

Joker noto enseguida las actitudes raras de Natalia, el la conocia bien ademas nada podia ocultarle, el mismo le habia dicho eso hacia no mucho tiempo — se lo que paso con Slevin, aunque eso es normal, sabes que yo se todo jajaja  — rie un poco mientras aun sujetandola del brazo la comienza a llevar hacia la primera planta, llegando a donde las escaleras comienzan — Slevin por ahora no sera el guardian, le cedio el cargo a Sly, asi que el se quedara con nosotros, rompio una de sus reglas y se esta castigando — sonrie para luego aun tomandola del brazo ir bajando por los escalones, siguen bajando en silencio con el arlequin mostrando aquella inborrable sonrisa, entonces se quedan quietos hasta la puerta principal — todos hemos muertos mas de una vez, pero siempre volvemos, no tienes de que preocuparte, ademas eres la madre de los niños, ellos estan ya enterados de todo — menciona dandole a entender que toda la informacion ya habia sido repartida al resto de la familia

En ese momento las puertas se abrieron y Lo, La y Sledge entraron a la torre, los dos pequeños rapidamente corrieron a abrazar a Natalia con fuerza — te extrañamos mucho madre  — menciona Lo — nos hace muy feliz verte de nuevo  — pronuncia La aun abrazandola, en ese momento aunque con timidez, se acerca tambien Sledge — mamá...  — pronuncia con timidez mostrando una pequeña sonrisa al estar frente a Natalia, en esos momentos pero del interior de la torre llega Sly acercandose a todos — su habitacion esta lista, padre Slevin se encargo de la decoracion asi que no quiero escuchar quejas conmigo, yo no tuve nada que ver — Joker junto al resto de la familia siguen a Sly y estos entan en una gran habitacion, la cual estaba dividida por medio de adornos en tres partes, cada una de esas partes con personajes de ficcion favoritos de los niños, las camas igual al estilo de cada uno, con Lo predominando el color azul y tematica de super heroes, La con color rosa y tematica de super heroinas y por su parte Sledge predominando el color verde, con imagenes de animales tiernos

Los niños enseguida se lanzaron hacia la cama observando toda la decoracion que tenian en sus respectivas divisiones — lucen muy felices, ellos estaran bien mientras la familia este unida, no tienes nada de que preocuparte Nat-chan — menciona sonriente mientras Sly suspira pesadamente caminando hacia fuera de la habitacion — no hagan destrozos que estare demasiado ocupado, gracias a cierto padre — menciona molesto mientras sale de la recamara dejando a los niños con Natalia y Joker, este ultimo sujeta de las caderas a Natalia mientras observa a los niños — eres ya la madre de ellos, no deberias preocuparte por cerrar tus emociones para que no te duela cuando algo malo les pase, solo disfrutalos y cuando algo malo pase, yo me encargare de arreglarlo como siempre, todo tiene arreglo en especial la muerte — sonrie como siempre mirando a Natalia para luego tambien llevar la mirada hacia los infantes quienes jugaban alegres en aquella habitacion

Mientras tanto Akabane continuaba junto a Lolita, recien llenandole la garganta con su semen, el hombre de cabellos negros sonrio cuando escucucha el comentario de la novia — tu eres mia, no necesito a nadie mas  — le dice para luego acomodarla en cuatro patas sobre la tina, haciendo que el agua cubriera hasta su menton, el hombre se coloca detras de ella y aprovechando que tenia restos de saliva y semen en la punta de su miembro, le empuja todo hasta el fondo de su ano, comenzando a penetrarla rapidamente mientras la tiene bien sujeta de las caderas, empujando muy duro su miembro, golpeandola con este hasta el fondo de su culo, inclinandose un poco sobre ella para besarle su cuello asi como tambien su espalda, a pesar de haberse corrido hacia unos segundos, el miembro de Akabane seguia firme y duro

— Me gusta mucho romperte el culo mi pequeña, es un hueco del que disfruto mucho dar uso — menciona Akabane mientras la sujeta con fuerza de las caderas empujando mas y mas duro su miembro, haciendo que sus testiculos golpeen con fuerza la vagina de la pequeña con cada embestida que da, Akabane saca unos momentos su miembro solo para observar como se veia el ano abierto de la chica, eso le producia tanta excitacion que no podia durar muchos segundos antes de volverla a penetrar de golpe hasta el fondo, repitiendo este acto por algunas ocasiones mas, el hombre de cabellos negros aun sujetando con fuerza de las caderas a Lolita, la jala hacia el sentandose, haciendo al mismo tiempo que la joven quede sentada sobre este, empalandose analmente, con Akabane tomandola de las caderas comienza a subirla y bajarla con fuerza, masturbandose con el ano de la pequeña

— Me parece que ya esperamos demasiado tiempo Etoile...  —  responde Vergil ante aquella pregunta realizada por el angel, mientras luego de besar por un tiempo mas sus labios, el demonio se inclina para que su rostro quede a la altura de sus senos, atrapandolos con delicadeza entre sus labios, aprisionando uno de sus rosados pezones, comenzando a chuparlo mientras con su mano derecha acariciaba el otro seno, con igual cuidado, tomandolo desde la base y su mano izquierda se posaba sobre los frmes gluteos del angel, acariciandolos con mucho cuidado y suavidad, sin dejar de chuparle los pezones, succionandolos ligeramente, ya para ese momento el demonio tenia una gran ereccion la cual era facilmente visible atravez de sus pantalones.

El demonio se inclina un poco mas, quedando con una de sus rodillas posada en el suelo, sujeta con cuidado una de las piernas de Etoile y la coloca sobre su hombro, de esa forma queda expuesta la vagina del angel, por lo que el demonio acerca sus labios a la entrepierna de la albina, besandole suavemente dicha zona, para luego hacer uso de la lengua, comenzando a pasarla de arriba hacia abajo, abarcando en el trayecto sus labios vaginales asi como su clitoris, lamiendo asi por varios minutos, dejando la vagina de Etoile brillando por la saliva, pero no tarda mucho tiempo para que el demonio se decida a ir un poco mas lejos, por lo que pegando un poco mas su rostro, introduce lentamente su lengua dentro de la intimidad del angel, comenzando a penetrarla suavemente con su lengua, sacandola de su interior solo para volverla a meter momentos despues
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por Gray Wolf el Miér Mar 15, 2017 6:36 pm

Los ojos rubíes miraban, avergonzados, las acciones del mayor que besaban sus pequeños pezones, sus labios rosados liberaron un ligero gemido que ahogo apretando ligeramente su boca. Sus mejillas se encontraban coloradas mientras sus frágiles manos se posaban en el pecho del mayor.

-Señor Vergil… aún no es la noche de bodas- su voz suavemente susurro, mientras cerraba los ojos nerviosamente, sintiendo las grandes manos de su futuro marido una en su pecho y la otra en sus glúteos. Se estremecía. Era tan dulce con ella, no sentía más que calor, suavidad y un ardiente deseo.

-Señor Vergil…- exclamo sorprendida al ver que se arrodillaba con una pierna hacia el frente, obligándola a tener las piernas separadas. Estaba sorprendida de su parte que se incomodara de esa manera -La… lamento ser tan pequeña señor Vergil… yo…- no pudo terminar su frase, el mayor tomo su pierna levantándola hasta quedar en el hombro del demonio, dejando ver sus pliegues rosados, ella se tuvo que sostener de sus hombros, mientras su cara se adornaba de un adorable rojo carmesí -Señor Vergil… eso… no- jadeo una vez sintió la caliente lengua y grande a comparación de su cuerpo pasar por su clítoris. Ya estaba húmeda, aunque ella no se diera cuenta del todo.

-¿Señor Vergil?- levanto ligeramente la voz, sintiendo su enorme lengua entrar en su vagina, para ella era enorme, algo descomunal abría sus paredes vaginales, algo largo llegaba a penetrarla. Ella se veía tan pequeña a su comparación, era casi la mitad de su tamaño. Sin pensarlo lo sostuvo del cabello blanco -Ahhh- sus pequeños labios liberaron sus gemidos, que ella no podía controlar, avergonzada, temblorosa -Ahh… no… ahhh ahhh… es demasiado grande- se quejó, aunque antes había entrado algo mucho más enorme en ella hacía mucho tiempo -Ahh… ahhh… nghh… señor Vergil… Señor Vergil… su lengua es muy grande- musito, hacía mucho tiempo que no había tenido sexo. Aunque pronto su vagina reconoció el sabor del contrario, como si se tratara de una llave, tal vez por la excitación, la peliblanca tembló con fuerza derramando lagrimas hasta que por fin su cuerpo reacciono sin avisarle.

-¡Ahhhh! Ahhh- el interior de la pequeña vagina se contrajo varias veces, llegando en tan poco tiempo al climax. Una corriente de placer llego hasta su espina dorsal, provocando que encorvara la cintura sin planearlo. No podía sostenerse más, como si aquel demonio le hubiera succionado la energía completa -Señor Vergil… por favor, pare- jadeo con esfuerzo, sintiendo que no podía más con su equilibrio.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

La pelinegra se quedó petrificada a las palabras del asesino, nunca se había considerado ser su novia, creía que era más diversión de ambos, a ella le gustaba estar con él y viceversa. Sus mejillas se habían coloreado de carmín. El contrario la coloco de rodillas sobre la tina. Lolita apenas iba a voltear cuando sintió que el miembro viril había entrado con fuerza por su ano. Aún tenía en su interior el semen “mañanero” lo cual hacía su interior más resbaloso.

-Espera… wey- sus manos se aferraron a las de Akabane, mientras abría la boca como si así pudiera respirar -No… Akabane… espera no puedes joderme a cada rato…- jadeaba, sintiendo como es su interior ya estaba lleno de semen, el simple hecho de que empujara ese líquido viscoso la hacían temer que si tenía otra descarga se llenaría completamente, lo que significaba que saldría de su interior sin permiso. Él no le daba tregua -Me vas a romper el estómago…. Nghhh cabrón caliente- se quejó, sintiendo sus paredes anales tan sensibles que sentía perfectamente cada centímetro de su miembro golpear con cada pedazo de su interior.

En un momento la había obligado a dar sentones, sintiendo con más intensidad el semen, su miembro, golpear cada parte de su interior, sus lágrimas comenzaron a caer de sus mejillas, no por dolor, le gustaba que la hiciera suya, sino por la intensidad del placer.

-Akabene, ya estoy llena…- jadeo, su garganta estaba seca de gemir, el agua de la tina se estaba derramando y ella no podía dejar de dar sentones, él la tomaba de la cintura para volver a golpear su interior -No, Akabane, estoy llena… me rellenaste hace unas horas- tomo sus manos como si así pudiera aminorarlo, pero no, él no se detenía. Su carita estaba cubierta de lagrimas y semen, las cuales se resbalaban hasta el cuello.

-Ahhhh… necesitas una puta nueva… ya no aguanto- se aferró a sus muñecas, mientras cerraba los ojos, su cabello suelto se pegaba a su piel por el agua y el sudor -¡Me rompes! ¡Me rompes! ¡Ahhhh!- comenzó a gritar intentando recuperar el aire que se había ido con desesperación. Debía de admitir que Akabane tenía un libido muy alto, cuando tenían sexo ella no podía caminar por días, y a veces no esperaba a que se recuperara del todo para volver a penetrarla.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Joker le había explicado que sabía lo ocurrido, eso no la hizo sentir mejor, aunque era obvio si compartían cuerpos, se sentía tan poca cosa, cada vez más pequeña e inútil. Apenas había pasado tal evento y se sentía sensible. Sólo no quería demostrarlo, por lo tanto, ladeo la mirada. Sintiendo como la jalaba escaleras abajo, ella tenía que ser más rápida, él no se detenía.

-¿Los cachorros están enterados?- musito, estaba confundida. Que le dijera que era madre de ellos hacia que se sintiera tan feliz, apenas si quería asomar una sonrisa, una que borraba lo antes posible, no sabía si el bufón sabía cómo la hacía sentir bien que le llamaran así. Iba a decir algo, cualquier cosa empero, se abrieron las puertas, eran los pequeños.

Ella a escucharlos moría por ir a abrazarlos, no lo hizo, se contuvo con fuerza, tragando saliva. Escucho a Sledge y cuando iba a moverse, Sly apareció. Solo pudo bajar la cabeza. Camino torpemente con ellos a su habitación, parecían tan felices, jugando en su habitación.

Aunque por dentro no sabía que el Señor Vergil fuera tan considerado para permitir que uno de sus cuartos fuera decorados de esta manera.

Observo a Sly salir de la habitación con un ademan de fastidio, ella por un momento se sintió culpable, entonces Joker la tomo de las caderas por detrás, asintió a sus palabras, las cuales eran demasiado tranquilizantes. Confiaba en él, no dejaría que ella sufriera otra perdida, tal vez ya no podía soportarlo.  Sus lágrimas querían salir, aunque las contuvo, provocándole un dolor de cabeza.

Colocó sus manos delicadamente en las de él, sintió sus enormes manos, entonces recordó lo que había pasado hacía poco, sentía dolor de solo voltear a verlo. El aire se le fue de repente, se tapo la boca y salió corriendo de la habitación, lo suficientemente discreta para no confundir a los cachorros, necesitaba aire. Estaba aterrada, lo que había ocurrido fue muy reciente, demasiadas emociones para ella, demasiados eventos traumáticos y significativos.

Una vez salió al jardín se perdió entre ese inmenso laberinto de rosales. Respiraba con esfuerzo, obligando al aire frío meterse en sus pulmones y evitar desfallecer. Necesitaba quitarse el vestido, tenía que deshacer el nudo del corset rápido. Temblaba, tenía mucho miedo. Aunque también frío, el clima era inclemente para una chica que no podía regular su temperatura.

"¿Un ataque de pánico?" pensó. Sólo tenía que tranquilizarse, estando ahí afuera pudo escuchar perfectamente unos gemidos, unos gritos de placer que no la ayudaban a mantener la calma.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por The Bad Wolf el Jue Mar 16, 2017 2:15 am

Pese a las peticiones del angel, Vergil continuo lamiendo el interior de su pequeña vagina, penetrandola suavemente con su lengua, hyasta que pasados algunos minutos el angel no pudo mas y comenzo a correrse en la boca del demonio, quien gustoso atrapo todo su orgasmo con sus labios, el demonio devoro cada gota de los fluidos que salian del angel, quien despues de aquel orgasmo se sentia cansada, sus piernas temblaban, por lo que Vergil la sujeta con firmeza de las caderas para que esta no fuera a caerse, aun sujetandola se reincorpora y con mucho cuidado la lleva hasta la cama, donde la acuesta boca arriba, el demonio sin prisas se quita el resto de la ropa quedando completamente desnudo frente al angel, dejando al descubierta su viribilidad completamente erecta.

El demonio con cuidado se sube a la cama quedando encima de Etoile, con sus manos a los lados de su cabeza, se inclina para besarle suavemente los labios, mientras una de sus manos se cuela hasta sus pehcos, empezando a masajearlos desde la base para luego tomar con delicadeza sus pezones frotandolos con las llemas de sus dedos, estimulandos, aunque esto ya no era necesario puesto que debido a las caricias con su lengua en dicha zona, hacia unos momentos, ella ya se encontraba con los pezones completamente duros, el demonio sigue besandola con suavidad, tomandose su tiempo para disfrutar del angel, para luego lentamente ir acomodandose mejor entre las piernas de esta, causando que su miembro quede justo frotandose contra su vagina

El demonio frota suavemente la punta de su miembro primero contra los labios vaginales del angel, para despues pasarla algunas veces por su clitoris, frotando mas y mas rapido cada vez, como si intentarla masturbarla usando la punta de su miembro, presionando aquel pequeño boton de placer del antel, al mismo tiempo que el miembro de Vergil se iba lubricando con los fluidos de Etoile asi como por los propios debido a la gran excitacion que tenia, por lo que no resistio mas el deseo y acomoda la punta en la entrada de Etoile, empujando con mucha suavidad y cuidado su miembro, muy lentamente en el interior de la mujer, haciendo que poco a poco centimetro a centimetro fuera abriendose paso, hasta que luego de un minuto debido al cuidado y a la lentitud con la que lo hacia, logro penetrarla por completo, sin embargo se quedo quieto, para que la vagina de Etoile se fuera acostumbrando al tamaño, por lo que intentaba no moverse hasta que el angel estuviera ya lista

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Akabane no hacia nada por aminorar la intensidad de las penetraciones que le daba a Lolita, muy por el contrario mientras mas tiempo pasaba mas rapidas y fuertes eran aquellas penetraciones, levantando a la joven casi hasta el punto de que su pene saliera de su interior, solo para luego hacerla bajar con feurza de un gran senton, haciendo que esta se empalara por completo, haciendo esto varias veces, para despues pasar a cambiar de posicion, tomandola de las caderas y levantandola, causando que su miembro salga del culo de la joven... enseguida Akabane se pone tambien de pie con su miembro aun rigido, toma a Lolita de las caderas girandola hacia el y la besa apasionadamente metiendole la lengua muy dentro de su garganta, para luego frotarla y entrelazarla con la suya, mientras sus manos se posan sobre las nalgas de la joven, llevando dos de sus dedos al interior de su ano comenzando a penetrarlo rapidamente con estos.

Las penetraciones con los dedos siguen aumentando de velocidad, aprovechando la gran dilatacion que esta tenia, sin embargo el usar solo sus dedos no era suficiente para satisfacer al hombre, por lo que mas pronto que tarde, Akabane la toma de las caderas levantandola frente a el, cargandola de modo que ambas cinturas queden en la misma posicion, esto lo aprovecha el hombre para acomodarla de forma que su miembro quede chocando contra su ano y empuja con fuerza volviendola a penetrar una vez mas, clavandole su miembro hasta el fondo, haciendo que sus testiculos choquen contra ella una y otra vez, mientras la penetra analmente, la sostiene con firmeza para que no se fuera a caer y asi mismo para usarla de soporte y poder penetrarla cada vez mas y mas rapido, golpeando con brutalidad el interior anal de la pequeña que no podia hacer nada mas que seguir gimiendo y rogar por que se detenga, pero el hombre no iba a hacer eso

-----------------------------------------------------------------------------------------------

De repente Natalia sale corriendo, Joker piensa ir detras de ella pero enseguida el dije de mascara se agita con fuerza, Slevin le indica que no vaya, que la deje ir, normalmente Joker no haria caso a Slevin, pero el entendia lo que sucedia, asi que solo se quedo en la habitacion con los chicos pero claro siempre pendiente de ella, siguiendo cada paso que daba, sabiendo en lo que se estaba metiendo, nuevamente en problemas, esta vez si tendria que ir aunque Slevin no quisiera, sin embargo... Joker logra ver que alguien mas estaba en ese lugar, por lo que antes de hacer una aparicion, espero para ver que sucederia. Vulture un tanto aburrido salio a pasear por el laberinto, el cual se conocia perfectamente, ya que el habia ayudado a su amigo William a plantar dichos rosales y demas plantas necesarias para el laberinto, por lo que se podria decir que fue co-creador de este, asi que lo conocia perfectamente.

Mientras paseaba por dicho laberinto, logra observar a aquella niña albina, la recien revelada como hija de Vergil y parecia estar en una situacion muy incomoda, asi que el caballero se acerca rapidamente a la joven, observando los ademanes de esta, puede notar que esta teniendo problemas para respirar, claro que con aquel tipo de corset era entendible, por lo que mientras cierra los ojos, Vulture le arranca con facilidad aquel corset, hecho esto se gira dandole la espalda, el caballero se quita su camisa, entregandosela a Natalia para que esta pudiera cubrirse, luego de eso se gira quedando frente a la albina — no deberias estar en este laberinto tu sola pequeña, no es tan facil salir de el como pudiera parecer  — menciona dandole una sonrisa para luego colocarse a su lado.

— Solo sigueme pequeña y saldras de este lugar rapido y a salvo  — le menciona amablemente meintras comienza a caminar para que la chica lo sigua, mientras caminan, Vulture comienza a hablar — parecias una novia que esta escapando del altar, debes de estar nerviosa con todo lo que paso, estar apunto de morir, tener dos esposos, descubrir que tus padres no son quienes pensabas, si no que son un demonio y un angel... es mucho estress para una niña tan joven, aunque si fueras anciana habrias muerto de un paro cardiaco, es decir si a mi me sucediera eso creo que ya estaria en coma — comienza a reirse bromeando mientras siguen caminando, llegando a los pocos minutos fuera del laberinto — esta torre tiene peligros mas alla de los demonios que la custodiaban, existen muchas trampas y lugares que no debes visitar, se mas cuidadosa pequeña  — menciona mientras llegan de nuevo a la parte de las habitaciones — por la camisa no te preocupes, despues puedes regresarmela —
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por Gray Wolf el Jue Mar 16, 2017 5:43 pm

Etoile entreabrió los ojos al notar que este la tomaba con firmeza, confiando en que no la dejaría caer, sus mejillas estaban sonrojadas, tal vez un poco impactada ante la acción del mayor, de chupar todo aquel líquido que salía de su interior. Una vez se puso de pie, la peliblanco se admiró de lo muy alto que era para ella. Con cuidado la llevo a la cama para recostarla, lo cual agradeció infinitamente. Los grandes orbes angelicales observaron cada movimiento de su futuro esposo, quedando completamente desnudo frente a ella, cuando el mayor la observo, esta coloco un puño sobre sus delicados labios, intentando aparentar que no había visto nada, tímida, sonrojada.

Sentir como su cuerpo se colocaba encima y su peso hundía la cama la estremecía. Se sentía tan pequeña a su comparación, sus manos enormes acariciaban sus pequeños pechos, sus pezones delicados y sensibles que la obligaban a soltar ligeros gemidos.

El miembro del contrario era incluso mucho más grande que su pequeña vagina, rozándose entre ella incluso llegaba hasta su ano sin problema. Pronto empezó a rozar su enorme glande sobre su clítoris, ella podía sentir como abría sus labios exteriores de manera casi exagerada mientras su liquido pre seminal y sus propios fluidos se mezclaban.

Jadeaba y se tapaba el rostro, no quería que la viera de esa manera, estaba avergonzada, ella que siempre había sido tan correcta ante él, ahora sentía que era muy atrevida, aunque entendía, él sería su futuro marido, tenía que ser más abierta, sólo que aún no estaba acostumbrada.

-No… Señor Vergil, mi… mi… - se puso súper roja cuando sintió que el contrario intentaba meter su gran miembro en su vagina – Es muy pequeña- se quejó tapándose la boca, viendo con una gran impresión como poco a poco el glande se metía dentro de su interior, lo que fue muy gentil del parte del demonio el meterlo lentamente, cómo había terminado hacía poco, la lubricación era casi demasiada. Ella tuvo que abrir las piernas aún más, simplemente para permitirle entrar en su interior. Sentía perfectamente como sus paredes vaginales se abrían, apretando al miembro viril.

-Se… señor Vergil… es enorme- Volvió a quejarse, mientras sentía como tocaba su útero, aun así, quedaba un pedazo que aún entraba en su interior, lo cual dentro de poco, debido a las penetraciones; entraría completamente, gracia a la excitación, pero en ese momento no se podía.

-No cabe todo… soy… muy pequeña- se avergonzó al decir esto, pero incluso lo dijo con cierto pesar, ladeo el rostro aprovechando que sus hebras blancas caían en su rostro, tapando su mirada, sus mejillas, sus labios avergonzados que se apretaban y daban a entender que soportaban el estiramiento de su vagina, era tan caliente que sentía que la estaba derritiendo, poco a poco se fue acostumbrando, pero aun así se afligía por no sentir que podía satisfacer a su pareja.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Luchando brutalmente porque Akabane no la penetre con tanta fuerza la pelinegra hacia fuerza para no caer de golpe, algo que nada de servía, sólo lastimaba sus piernas. Pronto no podía hablar, sólo podía gemir, sonrojándose de sobremanera, sintiendo lo caliente que se sentía su entrada, hasta el punto de entumecerla, pero su interior se volvía más sensible. Sus lágrimas caían manchando su carita que mantenía los ojos cerrados. Sus pechos rebotaban de tal manera que incluso llegaba hacerle daño, empero ante la excitación eso no importaba ahora. Una vez se levantaron por deseos del mayor, este la beso ferozmente, lo cual ella intento seguirle el paso, estaba cansada y se notaba puesto que sus piernas temblaban, tenía que abrazarlo del cuello para sentir que no se caía.

Pronto los dedos del asesino entraron en su interior, sorprendiendo a la joven que solo aspiro aire con fuerza, aferrándose a él con fuerza.

-¡Basta! ¡Ahhh! Eres un bastardo… Ya… no puedo- jadeo con fuerza, intentando respirar. El contrario la cargo colocando el miembro en su interior nuevamente en un golpe que provoco que gritara, se tuvo que sostener con fuerza del cuello, parecía que él había hecho un columpio para poder penetrarla con mayor facilidad. Lo miro a los ojos con cansancio, negando con la cabeza, suplicante, pero este no se detuvo, la volvió a penetrar, moviendo su interior, sintiendo como llegaba hasta lo más hondo de su ser, jugando con el semen que había en su interior.

-Akabane… ¡Basta! No puedo… más…- cada penetración movía sus grandes senos -¡Ahhh! ¿No entiendes… que a no puedo? - murmuro intentando convencerlo, ella no podía venirse por su ano, era imposible, pero eso no quitaba el placer que sentía, estaba sudando, cansada, derramando lagrimas -Nghh… no puedo… más…- tuvo que abrazarse con más fuerza a él pegando su cuerpo al de él, sintiendo que se iba a resbalar, obligando que su pene saliera de su interior - ¿Qué demonios te pasa? Cada día eres más caliente, maldito bastardo… necesitas otra puta… ya no puedo complacerte cómo antes – musito entrecerrando los ojos, quería caer desmayada, se podía notar en su agarre tan flojo.

-Necesito un break… si no me lo das me iré con el primer pendejo que vea…- lo amenazo, sintiendo que sus ojos se cerraban por el cansancio -Seguro es más sencillo complacerlo que a ti, puto caliente- jadeo con mucho esfuerzo, al no tener más acción su cuerpo no reaccionaba y se relajaba, lo que podría ponerle en riesgo de quedarse dormida.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por The Bad Wolf el Jue Mar 16, 2017 11:42 pm

Vulture ya pensando que la chica se encontraba bien, se dio la vuelta para ir hacia su habitacion, queria recostarse un rato y hacer unas llamadas, le preocupaba como estaban llendo las finanzas de sus empresas, aunque habia dejado a cargo a su hijo menor Falcon, quien a diferencia de Eagle, habia heredado de su padre el gusto por los negocios. Cuando Vulture se fue a la recamara dejando sola a Natalia, esta comenzo nuevamente a sentirse mal, la chica tenia la mirada nublada y todo le daba vueltas, entonces lentamente comenzo a perder el equilibrio, incapaz de seguir caminando esta apunto de caer al piso desmayada, sin embargo antes de que su cuerpo toque el suelo, aparece Slevin atrapandola, este la mira ya dormida y tomandola en sus brazos la lleba hasta la recamara

Con cuidado la recuesta en la cama y luego de eso se queda recostado a su lado, abrazandola, sin embargo al lado de la cama se encontraban las indumentarias del arlequin, al parecer Slevin tenia planeado que cuando la chica fuera a despertar, este cambiaria con Joker, puesto que despues de lo sucedido, el verlo recostado a su lado solo perjudicaria su estado mental mas de lo que ya estaba en esos momentos, despues de todo Slevin estaba muy conciente de los daños que habia causado, no habia una forma rapida de reparar lo hecho por el carcelero, tendria que ser paciente e ir de poco a poco, dandole tiempo a la licantropo.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Por otra parte quien no daba nada de tiempo, era Akabane quien seguia follando duro a Lolita, agujerando con mucha fuerza su culo en aquella posicion, empalandola a su antojo, hasta que la chica lo abraza haciendo que debido a la posicion como se encontraban, el miembro de Akabane termina por salir, Lolita sin dudas lucia bastante cansada, por lo que Akabane aun cargandola en sus brazos la lleva hasta la recamara donde la acuesta en la cama — eres tan linda como ingenua, jamas permitiria que alguien mas te tuviera, llenaria un panteon entero si fuera necesario, nadie, jamas podra tenerte, eres mia, mi puta, mi chica, mi mujer, mi niña, mi hembra, mi pareja... — dicho esto ultimo la besa en los labios suavemente para luego penetrarla por su vagina de una vez, comenzando una vez mas con las penetraciones, solo que ahora cambiando de agujero.

El hombre continuo penetrandola mas y mas rapido, mientras lo hacia le besaba los labios, el cuello y tambien sus hombros, sujetandola de sus bien formados senos, apretandolos con cierto cuidado para no lastimarla mientras jugueteaba de vez en cuando con sus pezones, estimulandolos haciendo uso de la llema de sus dedos, para luego apretarlos y tirar ligeramente de ellos, hasta que estuvieran aun mas duros, cuando Akabane cumple con su cometido, este baja un poco mas su rostro atrapando los epzones de la chica en sus labios, presionando con fuerza valiendose solo de sus labios, pero abriendo la boca tan grande que casi podia meterse todo un seno dentro de ella, cuando lo tiene bien atrapado comienza a hacer succion, chupando con fuerza, sin duda quedaria una marca en su pecho y tal cual, queda una marca alrededor de su aureola, pero ahora faltaba el otro seno, por lo que hace ese mismo procedimiento con su otro pecho, mientras la penetra mas y mas duro, hasta que no resiste tampoco mas y por segunda vez vuelve a correrse dentro de su vagina, sin preocuparse por lo dicho antes Lolita, de que no se habia tomado la pastilla.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Por su parte quien tambien se encontraba teniendo relaciones con su pareja, aunque de una forma muy diferente, era Vergil, quien gentilmente estaba junto a Etoile, el primero encima de ella, con su miembro completamente dentro, quedandose aun quieto hasta que pasado algunos minutos mas, se da cuenta como Etoile se nota un poco mas tranquila, por lo que decide continua, comenzando a moverse lentamente haciendo que parte de su miembro salga con suavidad, solo para volver a entrar con la misma suavidad que salio — no tienes de que preocuparte Etoile, yo te voy a cuidar — menciona serio para despues acercar sus labios a los de la pequeña, besandola dulcemente en la boca, frotandole los labios con delicadeza contra los suyos, para luego meter su lengua dentro de la boca, haciendo que esta se frote contra la del angel, que se entrelace en un beso que cada segundo se volvia mas y mas apasionado, causando que el demonio se comenzara a mover un poco mas rapido en el interior de la joven

— Se siente muy bien estar asi contigo, mi futura esposa — menciona al tiempo que baja un poco su rostro para poder llegar hasta los pechos de la albina, empezando de esa forma a chuparlos, presionando sus pezones contra sus labios, teniendolos dentro de su boca comienza a pasar la lengua por ellos, presionando la punta de sus rosados pezones con su lengua, ejerciendo presion en ellos como si estuviera tratando de presionar algun boton con su lengua, poco a poco el demonio comienza a moverse un poco mas, debido a que su excitacion era tal que le estaba costando contenerse, la toma de las caderas con firmeza mientras la penetra, el miembro de Vergil no hacia mas que entrar y salir, ahora pasando de un ritmo muy lento y suave, a uno mas normal pero sin perder el cuidado para no llegar a lastimar a quien era su mujer — deseo tenerte siempre a mi lado Etoile, quiero que esta solo sea la primera de incontables noches que pasemos juntos — confiesa el albino para luego volver a besarle los labios


Última edición por The Bad Wolf el Vie Mar 17, 2017 9:31 pm, editado 1 vez
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por Gray Wolf el Vie Mar 17, 2017 5:22 pm

Las palabras de Akabane cuando le decía esas cosas tan tiernas, si se puede llamar así, tan significativa eran las mejores armas para callarla. Ese sentimiento de sentir que alguien la quería era tan raro como adictivo. Ella como se dijo antes no sentía que fuera importante para nadie, no se deprimía, había aprendido que todos esperaban algo a cambio y ella le gustaba estar con ese asesino. Aunque sinceramente parecía que en muchas ocasiones ella ganaba más que él.

Perturbada ante sus palabras y sintiendo que debía decir algo, sólo negó con la cabeza, con el fin de no sentir ese turbulento palpitar de su corazón.

-¡Bah! No seas estúpido, eso lo dices ahora porque soy joven- lo dijo cómo si nada, tomaba todo como mercancía, al menos su mentalidad realista no la deprimía – Tengo 18 años y se te hace fácil decir tal cosa… pero creceré y perderemos interés. Entonces tu berrinche solo será historia del pasado. Por eso voy a juntar mucho dinero porque sé que de vieja nadie me querrá y no sé… tal vez pueda trabajar de puta que si cobra…- estas palabras tenían dos cometidos, el primero era quitarles fuerza a las palabras del pelinegro, segundo hacer que se le bajara el libido.

-Puf… no me sorprende de ti, cabrón. Mojaste el piso, la cama. Lo bueno que esta es tan grande que puedo hacerme bolita y no dormir en la parte…- sus ojos se sobre abrieron al sentir como el miembro ajeno, húmedo de sus fluidos vaginales y su semen empezó a frotarse en ella. Lolita era muy responsable cuando no había ingerido sus pastillas, no quería un bebe que la atara a Akabane, había visto lo muy doloroso que podría eso ser en las calles. Aunque lo quisiera, tener una familia con ese pelinegro era muy cautelosa, sabía que la vida no era un cuento de hadas.

-¡No! No, no quiero ¡Suéltame! ¡Pendejo! ¡Perro malparido! ¡No quiero tener un hijo! -Lo empujaba de su pecho desnudo, intentando evitarlo- ¡Ahhhhh!- sintió como entro de golpe en su interior, sus lágrimas salían, no por dolor, ni sentimiento, sino que la excitación de solo ser penetrada por el miembro de Akabane su cuerpo estaba a punto de recibir su primer orgasmo vaginal de hacía días. El interior de su vagina se aferro con fuerza en el pene, mojandolo de sus fluidos, sus movimientos eran tan fuertes que parecía quería succionar su miembro. Esto ante la desesperación de la chica, que obviamente le encantaba ser penetrada por él. Se aferró con fuerza de sus brazos, pero él no le dio tregua. Parecía que no se le bajo la calentura, pronto su cadera se levantó presionando la pelvis del contrario, metiéndola toda dentro de ella. Hasta que su interior se contrajera con mucha fuerza, ella con todo el esfuerzo del mundo intento contenerse por lo que se tapó la boca, ahogando sus gemidos.

-¡No...! nghh… ngh.. ahh…. No, Akabane ¡Me embarazare! ahhh- el pelinegro parecía no importarle sus suplicas -Hago… lo que quieras… por favor… ¡Por favor!- ahora se portaba como una niña buena, no lo insultaba, sus lágrimas salían una a una, su barbilla y mejillas aún tenían semen. Las uñas de ella se enterraban en sus hombros, sintiendo como el glande de su pene golpeaba su útero, sin descanso, le era muy placentero como su miembro caliente la empalara. Cada golpe hacía que moviera sus grandes atributos, Pronto él empezó a besar con fuerza sus pezones, que en ese estado donde se encontraba, recién terminando era un plus -¡Ahhhhh! ¡Ahhhhh!- volvio a terminar, su saliva se salía de su boca por su comisura, jadeando, haciendo un patético intento por alejarlo de su interior, hasta que este le dio una empalada hasta el fondo de su ser, depositando su semen caliente.

-¡No!- se quejó, derramando lágrimas, apretando la mandíbula, completamente impactada, volvió temerosa a los ojos del pelinegro, estaba llena de sudor, de agua, su cabello se pegaba su rostro, a su cuerpo, sus pechos estaban marcados, había semen en su rostro. Arrugo el ceño enfatizando su preocupación -¡Eres un pendejo! ¡Sabes lo que hiciste! ¿Acaso no piensas? ¡No volveré a coger contigo, por pendejo! ¡Búscate a otra puta que no cobre! ¡Si salgo preñada ¿Qué?!- lo intento cachetear, no estaba pensando, estaba demasiado asustada de la situación. Intentar golpear a un asesino no era exactamente lo más inteligente.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Natalia había perdido la conciencia. Hacerse la fuerte, soportar todo no era lo mejor para su estado emocional, psicológico o físico, puesto que en su intento de comprenderlo todo, aguantarlo todo el cuerpo se degasta, aun cuando pueda regenerarse. En dicho momento su mente empezó a maquinar todo el cumulo de ideas. Las más importantes empezaron a emerger como imágenes.

Natalia era una niña, una cachorrita que corría de su manada, puesto quería asesinarla. Sus lágrimas salían, pidiendo ayuda. Entre los arboles algo se movía y ella también huía de eso que no conocía. Su voz aniñada y su desesperación hacía que sus lágrimas salieran incluso en estado consiente.

Un hombre salió de entre los arbustos, tomándola con fuerza de su cintura, acurrucándola entre sus brazos. Sus ojos llorosos y rojizos se dirigieron a aquel, que, aunque ella aterrada intentaba zafarse no podía. Vio sus cabellos rojizos, su parche. Sin siquiera pensarlo su cuerpo se movió abrazando a Slevin, acurrucándose en su pecho. Lo cual parecía como si ese huequito estuviera hecho para ella.

-¿Slevin?- murmuro con su voz aniñada. Pronto este la beso, lo que hizo que ella volviera a crecer, tal como era hoy en día -No, soy una niña- respondió, pero al verse a sí misma como adulta, se sorprende.

-Ya no eres una niña- escucho, volteando a verlo nuevamente, ahora era Joker, sonriéndole como siempre -Nos tenemos que ir Nat-chan- un vuelco en su pecho se estaba partiendo, volteo a ver hacia atrás, Slevin estaba serio recargado en un árbol.

-¿Qué?- Sintió un temblor en su interior -Pero… sólo necesitan unirse de nuevo- intento dar una solución, pensando que era así de sencillo.

-Es tarde. Vamos a desaparecer… con ello todo, incluso tu recuerdo- la albina negó con la cabeza, sentía que era incorregible, que no los volvería a ver, comenzando a llorar nuevamente aferrándose en un poderoso abrazos a Joker, pero este desapareció cómo humo. Ella regreso la vista a Slevin quién la miraba impasible.

-Slevin… No me dejen sola… no desaparezcan- grito tan fuerte, que su cuerpo lo pronuncio aun dormida, en un murmullo, acompañado de sus lágrimas -Soy suya…- de repente la situación era tan creíble que empezó a tener temperatura, sus mejillas estaban rojas del sentimiento tan fuerte que estaba teniendo.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Las caricias del contrario la hicieron sentir cada vez más cómoda, estaba nerviosa, Etoile siempre había mantenido el control de la situación. Deseaba complacer a su futuro esposo, el hecho de que no le importase que no entrase todo la cautivaba. Sus mejillas seguían rojas, él era demasiado amable, aunque después de un rato sus palabras que la estremecían y sus actos dulces la calmaban como si fuera un arrullo, con él jamás se arrepentía.

-Señor Vergil… no me llame así- coloco un puño sobre sus labios, estaba jadeante y avergonzada de haber sido llamada esposa, aún no lo era, no estaba casada, pero ya tenía un enorme miembro dentro de ella, que notaba quería entrar con más fuerza. Claro que ella sentía placer, era imposible que el grosor de aquel miembro no tocara los puntos vitales de su interior. Había terminado hacia poco, si él se movía desenfrenadamente como él lo anhelaba seguramente no dejaría de terminar, colmando a su pareja de masajes vaginales y fluidos resbaladizos. Ahora solo entraba con fluidez llegando a tocar su útero.

-Aun no somos esposos pero ya estamos haciendo esto fuera del matrimonio… - sus mejillas se colorearon de un rojo carmesí muy dulce, que la hacían ver incluso más tierna si era posible -Y a pesar de ello, lo quiero Señor Vergil… por eso… si usted lo quiere hacer de alguna forma… yo…- le costaba trabajo seguir con su explicación, el que se moviera hacía que todo poco a poco se volviera blanco -Soportare… es que… se supone que en mi papel, debo de satisfacer a mi esposo, entiendo que no parezco muy resistente. Que mi condición sanguínea no ayuda mucho… pero yo quiero que mi esposo disfrute. Se supone… que usted puede hacer todo con libertad con mi cuerpo… - se tapó la cara completamente avergonzada, cerrando los ojos con fuerza -estoy hablando mucho, perdone Señor Vergil, no quiero aburrirle- se mordió ligeramente los labios, sus mejillas seguían tan rojas como lo eran sus ojos carmesíes.

Su vagina apretaba el miembro del contrario con fuerza, como si se aferraran de su virilidad, chupándola con fuerza mientras sus fluidos rodeaban su miembro. Su vagina era muy estrecha, sus piernas estaban muy abiertas y apenas podía rodear su cintura.


Última edición por Gray Wolf el Vie Mar 17, 2017 11:35 pm, editado 1 vez
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por The Bad Wolf el Vie Mar 17, 2017 11:13 pm

Akabane no habia podido contenerse por lo que termino en el interior de Lolita, algo que no le hizo nada de gracia a la joven, quien estaba muy alterada, nunca antes la habia visto de ese modo el asesino, la chica se encontraba tan fuera de si que lanza una bofetada al pelinegro, este hace un ademas rapido de que va a detenerle la mano, pero rapidamente la aleja sonriendo y permitiendo que la joven le conecte la bofetada en el rostro — eres demasiado exagerada pequeña — menciona con su ya tono tan tranquilo que acostumbraba, se acomoda mejor al lado de la chica recostandola sobre el, haciendo que su cuerpo desnudo se posara sobre el tambien cuerpo desnudo del hombre, aunque en esta ocasion no para algo sexual, solamente la queria tener asi encima, le acaricia suavemente la espalda y despues le da un beso en los labios

— Si te embarazas solo habra que cambiar pequeñas cosas, deberas ser mas cuiudadosa cuando hagas tus trabajos en la camara, no queremos que el pequeño Akabane Jr. o Mini-Lolita te encuentren asi, tambien deberas usar antifaz para evitar que alguien te reconozca, ya que tendremos que llevar al niño a la escuela y si el sale parecido a mi, matara a todo aquel que hable mal de su madre — comenta sonriendo sin preocupacion alguna — nos mudaremos a una casa grande, tengo dinero ahorrado para un buen sitio, pero algo asi no va a cambiar — la toma del menton mirandole con una sonrisa para luego darle otro beso en los labios — tu siempre estaras a mi lado — le menciona tranquilamente como siempre y acaricia su espalda, dandole suaves mimos para que ambos se relajaran despues de aquella sesion de sexo tan intenso que recien habian terminado, despues de todo ambos y en especial Lolita, se habian ganado un mas que merecido descanso

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Slevin seguia aferrado abrazando a Natalia, pegando su cuerpo al de la licantropo, por esa razon fue que pudo notar como gradualmente la temperatura de esta comenzaba a subir, rapidamente el carcelero giro a Natalia para que esta quedara boca arriba, Slevin coloco su mano en la frente de la chica para luego tocarle las mejillas, tanto la frente como las mejillas de la albina se encontraban muy calientes, no habia duda de que estaba sufriendo de fiebre, rapidamente el pelirrojo se puso de pie y salio de la habitacion rumbo al baño, buscando algun botiquin que recordaba haber visto en algun lugar, no le tomo mucho tiempo recordar que este se encontraba detras del espejo del baño, por lo que tomo enseguida todo lo que encontro, al menos todo lo que podria servir para controlar la fiebre, lo primero fue mojar un pañuelo con agua fria y ya una vez bien escurrido se lo coloco a Natalia en la frente, para que de este modo ´pudiera bajar la temperatura, sin embargo la temperatura no parecia ceder, ademas de que el cuerpo de la joven parecia estar frio del cuello hacia abajo, contrastando con lo caliente de su rostro.

Sin pensarlo, Slevin comienza a despojarse de su ropa, la cual estaba hecha especialmente por el mismo, para regular la temperatura del cuerpo, Slevin era muy bueno con ese tipo de manualidades por llamarlas de una forma simple, con cuidado la fue vistiendo de pies a cabeza con sus ropas, ahora Natalia vestia el uniforme del carcelero, un uniforme que Slevin celaba tanto como su propia vida, no dejaba que nadie se lo pusiera, ni siquiera los pequeños se atrevian a tomar una sola de esas prendas, ya que sabian lo furioso que se pondria el pelirrojo, pero ahora otro problema, Slevin estaba en ropa interior, si Natalia abria los ojos y lo veia asi, posiblemente recordaria aquella escena, por lo que con todo el odio del mundo, decide ponerse el unico atuendo en ese momento disponible... el disfraz de Joker, asi que mientras maldecia su suerte, comenzo a colocarse todo, bueno menos el gorro, ya que prefirio conservar su sombrero de carcelero, ya era suficientemente humillante tener que vestirse como el bufon, no se daria la ultima estocada a su orgullo colocandose el gorro tambien

Ya vestido de esa forma, Slevin se sienta en la cama al lado de la albina, acariciandole suavemente el cabello mientras la observaba, al tiempo que revisaba los medicamentos, muy a su pesar el carcelero debia reconocer que el no tenia suficientes conocimientos medicos como los tenia Joker, por lo que tuvo que consultarle a este que medicamento darle, Joker enseguida le menciono el nombre de un jarabe que se encontraba entre las cosas del botiquin, no le tomo mucho tiempo a Slevin encontrarlo, usando el vaso medidor que venia en el jarabe, Slevin coloco la dosis indicada por Joker y luego tomo gentilmente la nuca de Natalia levantandosela un poco — bebe esto, te hara bien — dice en tono de orden y serio, contrastando notablemente con su apariencia, era una imagen bizarra, supongo seria el equivalente a ver serio a Joker, algo que claro jamas en la vida podria llegar a pasar... con cuidado el carcelero vierte el liquido del jarabe en la boca de Natalia, esperando asi poder ayudarla

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Vergil sonrie sutilmente al escuchar las palabras de Etoile, era un ser tan tierno e inocente, que era imposible no conmover incluso al demonio mas frio del infierno, el demonio le acaricia la mejilla para tranquilizarla — jamas podria aburrirme de escuchar tu dulce voz, Etoile, solo pido me prometas que si llego a causarte algo de dolor, me lo digas, soy un demonio y en ocasiones no soy conciente de mi fuerza — comenta a la joven para luego darle un dulce beso en su hombro — sin embargo, sere muy cuidadoso para evitar lastimarte — una vez que termina esa frase, el demonio comienza poco a poco a aumentar la velocidad de sus embestidas, empujando mas rapido su miembro dentro del angel, sacandolo y metiendolo cada vez mas rapido, sujetandola con fimeza de las caderas para empezar a moverla al ritmo de las penetraciones, jalandola hacia el cada vez que su miembro entraba, para que pudiera colcarse un poco mas dentro de su vagina

Sigue aumentando mas y mas la velocidad de las penetraciones, llevando ahora sus manos de sus piernas hasta los senos de la joven, apretandolos con cuidado, masajeandolos desde la base para luego incilinarse un poco, haciendo que su rostro quede a la altura de los pezones de Etoile, esta vez abriendo un poco mas la boca, para abarcar toda la aureola de la albina aprisionando esa parte, chupando aquel pezon, pasando la lengua una y otra vez por todo el contorno del pezon, asi como enfocandose de vez en cuando en la punta de este, dandole largas lamidas, el demonio estaba entregandose por completo al placer, tanto asi que toma a Etoile de las caderas acomodandola en cuatro sobre la cama, colocandose el demonio detras de esta, la penetra suavemente, pero ya una vez que el miembro esta dentro, este la sujeta de las caderas y comienza a penetrarla rapidamente.

Mientras la penetra, el demonio se inclina sobre ella, para que con sus manos poder rodear la cintura del angel, haciendo que su espalda se pegue al pecho del demonio, quien empuja mas rapido cada vez sus caderas, haciendo que las penetraciones se vuelvan mas y mas rapidas, gracias a la lubricacion del angel asi como la excitacion del demonio, ocasionaba que las penetraciones ocurrieran a esa velocidad sin problema alguno, llegando inclusive a hacer que algunas gotas de los fluidos cayeran sobre las sabanas de la cama cada vez que el demonio la embestia con fuerza, lo cual era en cada penetracion, empujaba mas y mas fuerte, aferrandose al cuerpo de Etoile, abrazandola con fuerza pegandola a el, usando esto como apoyo para asi seguir penetrandola con mas fuerza sin que la joven fuera a desplomarse, ya que ademas de pegarla a su cuerpo, era como estarla jalando hacia el, de ese modo aunque las manos de Etoile cedieran, esta no caeria de cara en la cama, si no que quedaria suspendida por los brazos del demonio
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por Gray Wolf el Sáb Mar 18, 2017 5:18 pm


Lolita había golpeado el rostro de Akabane, lo cual la alarmo, ella jamás lo habría logrado tocar, en primera porque era un asesino, en segunda porque no era exactamente fuerte. Se puso pálida cuando este no evito la cachetada. Cerro los ojos cuando este empezó a hablar, acto seguido la acomodo encima de él. Ella tenía su vagina húmeda de los lubricantes naturales y se veía como el semen salía lentamente de su cavidad. En cambio, el miembro de Akabane estaba brillante debido a sesión de sexo intenso.

La sorpresa de la chica es que él, en vez de golpearla o ahorcarla, o algo así; le acaricio suavemente la curvatura de su espalda. Tranquilizándola casi al instante. Después la beso. Los ojos de la pelinegra se sobren abrieron sintiéndose más segura, recostó la cabeza debajo de su mentón.

Escuchando los planes del asesino se sonroja, incluso más que cuando le dice cosas bellas, su corazón empezó a latir con tanta fuerza que creía, iba a quedar sorda. El hecho que le dijera que estarían juntos le parecía más como una frase dicha por decir. Aunque por ser el asesino eso la hacía feliz.

-Jejeje- la joven estaba cansada, si, aunque ahora con la noticia de que podría llegar a quedar embarazada no se sentía tan relajada, con sus brazos temblorosos busco la manera de quedar sentada arriba de él con las piernas a cada lado de su cuerpo -No soy pendeja, espera a que tenga 40, mis carnes se caigan, tenga arrugas, celulitis, varices y estrías. Seré una vaca. Te buscaras una puta nueva, una morrilla. Seamos sinceros. Es la realidad, sé lo que soy y me enorgullece serlo. He tenido muy pocos momentos felices en mi vida…-Lentamente su tono tan altanero fue disminuyendo hasta quedar en algo muy pausado, su rostro se lado para evitar mirarlo a los ojos y sus parpados se cerraron- y luego llegaste tú. Mientras me quieras a tu lado, habrán pocos momentos terribles. Así que disfruta de mi cuerpo hasta que irremediablemente la realidad me alcance… cuando pase eso… no te preocupes yo estaré bien- trago saliva, nerviosa, avergonzada, sentía que había arruinado algo. Ese día en especial había dicho cosas que normalmente no diría ¿Estará drogada? No, tal vez si le llego cuando él le dijo que estaban a punto de morir, quería decirle algunas cosas antes de eso.

-El punto… es que no quiero estar preñada ¡Soy muy morra! Y menos de ti… cabrón- Intento exagerar nuevamente, sólo que esta vez no le salió muy natural. A ciencia cierta ella quería lo que Akabane le había dicho, justamente eso, tener una familia, un pequeño de cabellos negros o una niña con los ojos oscuros corriendo por la casa. Aunque por supuesto tener un hijo tan joven no era buen augurio aún, aunque para el asesino todo parecía ser tan sencillo.
Lolita:



Natalia abrió los ojos lentamente, sintiendo que alguien la levantaba, lo cual ella ayudo en el proceso colocando sus codos como auxiliar y levantar su peso. Escucho la voz de alguien, lo que la hizo voltear, miro sus ojos, su rostro, cabello rojizo. Abrió la boca obedeciendo al hombre que tenía al lado, reconociéndolo como sus machos. El sabor al medicamente le pareció desagradable e hizo un gesto de desagrado.

Después de ello se volvió a recostar, le dolía la cabeza, miro al hombre fijamente, seria, levanto la mano hasta tocar su mejilla, su sorpresa fue que estaba cubierta con una enorme tela, ella se miró las manos, observo su cuerpo vestido con el uniforme de Slevin, lo cual al principio le había parecido muy extraño.

-Esto… es un sueño ¿Verdad Slevin? Tu no dejarías que un animal se pusiera tu uniforme- murmuro con pesadez, mientras movía sus manos girando las mangas largas como si fueran hélices de un helicóptero, jugando con ellas. Ella repetía la manera en como él le decía, no lo hacía con un tono cruel o lastimero, fue más uno curioso, a ella le gustaba cómo le llamaba él y se notaba en su actuar. Unos segundos después se encontraba respirando el aroma de Slevin, fue muy descarada, coloco la tela en su rostro para aspirar profundamente ¿Qué pasaba? Tenía temperatura, había tomado medicamento, estaba adormilada y creía que era un sueño. Eso pasaba, por lo cual pudo actuar tan natural como ella siempre había sido, una curiosa chica.

-El olor de Slevin y Joker es diferente ¿No es curioso? – hablaba con él, mientras agitaba las manos para ver sus mangas moverse en ondas -Tal vez no tan curioso que ver a Slevin vestido de Joker ¿Joker está vestido de mí? - menciono viendo al aludido con sus ojos rojizos. Su voz era seria, no fría en sí, pero daba un deje de ternura, ya que arrastraba de cierta forma las palabras -Me alegra que no desaparezcan- le sonrió dulcemente, cerrando los ojos. Entonces sus lágrimas salieron, como si fuera algo inevitable empezaron a caer, derramándose en el uniforme del contrario -Si despierto… y no están… ¿Puedo volver aquí? Porque… si es mi cabeza… ustedes jamás van a desaparecer ¿Verdad? - la albina trago saliva, ladeando el rostro, recostándose lentamente en la cama, en ese momento ni se acordaba de lo que había pasado hacía poco, cuando fue violada por el carcelero. De inmediato, la chica se durmió. Era algo natural, como licántropo el medicamento viajaba más rápidamente, los síntomas eran más rápidos, por lo cual se curaría antes que cualquier humano medicado. Pronto la temperatura bajo y sus mejillas dejaron de estar rojas.
Nat:



Etoile se encontraba con sus mejillas rojas mientras el contrario las acariciaba, aún no se movía, aunque entonces le comunico que podría a llegar a lastimar, sus cejas se arquearon un poco temerosa, cerró los ojos con fuerza aferrándose a sus hombros, estaba tensa, hasta que él beso su hombro, recordándole que la iba a cuidar, lo cual ella asintió con la cabeza. Pronto sintió un empujón en su interior, después otro, primero fue muy rápido después atrapo su pequeña cadera para aferrarse y penetrarla con más fuerza. El ángel sentía que pechos moverse con brusquedad, sus piernas se movían a las penetraciones, su interior empezó a mojarse todavía más mientras sus paredes vaginales sentían el brusco rose de su miembro, el glande pronto golpeaba con tanta fuerza el útero que incluso llego a meterse dentro de este apretando la punta, entrando todo el miembro dentro.

-¡Ahhhh! ¡Ahhhh! ¡Ahhhhhhhhh!- soltó un fuerte gemido, gritando con cierta fuerza, intentando contenerse, no pudo más, su segundo orgasmo se hizo presente, su vagina empezó a contraerse con fuerza regalándole un placer extra al pelinegro, que no paro ahí. Había hecho que sangrara, era un pequeño desgarre, algo natural puesto que el miembro del contrario era muy grande para ella, aun así, no parecía que le afectase -No… ¡No, otra vez! Ahhhh ¡Ahhhhh!- volvió a terminar, llenando al miembro con más de sus líquidos naturales, derramando lágrimas, sintiendo cada vez más sensible su interior. Se encontraba sudando, jadeante, con trabajo sentía que podía respirar, sus senos estaban siendo consentidos por el demonio, para ella era algo tierno, aunque no pudo resistir un tercer orgasmo. Su piel se erizaba, su cuerpo se arqueaba volviendo a masajear su miembro.

-Perdón…- murmuro derramando lágrimas, jadeante una vez sintió que él se había separado, creyó que lo estaba haciendo mal. Él la acomodo de rodillas con las manos temblorosas en el cama -Señor Vergil… intentare contenerme…- susurro temblorosa, entonces sintió como el miembro del contrario nuevamente entraba en su pequeño interior, abrazando al invasor con fuerza; para esto Vergil tuvo que inclinarse, pero ella levanto las piernas para poder alcanzar su miembro -Nghh… Señor Vergil…- musito, sintiendo como la punta volvía a abrir la entrada de su útero. Pronto la tomo de las caderas y comenzó el violento vaivén, lo sentía más profundo, esta vez era hasta un poco doloroso pero con la excitación el dolor pasaba a segundo plano -¡Ahhh! ¡No… puedo! - grito terminando nuevamente, derramando lágrimas, llenándose de sudor, temblorosa -Lo siento…- murmuro, pero el contrario se acomodó sobre su espalda, sus piernas perdieron fuerzas y quedando casi arrastrando en la cama, lo cierto es que sus rodillas no podían alcanzar la cama.

Él abrazándola de la cintura ella, la tomaba con fuerza, como si fuera una muñeca, ella jadeaba y volvía a terminar cada vez que él la penetraba, pronto su mirada se volvió borrosa, dejándolo tomarla, sus brazos ya no pudieron con su peso y termino cediendo. Por suerte el demonio era tan fuerte como para evitar que ella cayera de cara, no podía dejar de gemir, el miembro viril entraba con fuerza, de la vagina de ella salían sus orgasmos y corrían por sus piernas, gotas brillosas, algunas estaban rojas.

-¡Ahhh! ¡Señor Vergil! ¡Ahhhh!- derramo lagrimas terminando nuevamente, había perdido la cuenta de cuantas veces había su vagina sucumbido al placer hasta hacerla explotar entre deliciosas sensaciones. Ella era tan pura, aunque ella ya no creía que lo fuera, estaba disfrutando demasiado de su segunda sesión sexual -Nghh… ¿Lo estoy haciendo bien… Señor Vergil?- murmuro con poco aliento, sintiendo como la pelvis de él golpeaba brutalmente sus glúteos, tomando en cuenta que antes no podía entrar todo.
Etoile:

avatar
Gray Wolf

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por The Bad Wolf el Dom Mar 19, 2017 3:06 am

Akabane escucha con atencion todas las palabras que su chica decia, no le molestaba para nada sus palabras ni el tono en que las decia, tanto tiempo juntos ya lo habian hecho acostumbrar, ademas hacer enojar a Akabane si se trataba de Lolita, era algo muy complicado, el asesino le da una suave palmada en el culo a la joven mientras le sonrie — piensas demasiado en el futuro y lo malo de pensar mucho en eso es que terminas preocupandote, quiza en media hora alguien entre y me corte la cabeza, si fuera como tu habria muerto preocupado por el futuro, solo piensa en el presente pequeña, eres joven deberias de dejar de actuar como un adulto — comenta riendo un poco para luego seguir acariciando la espalda de la pequeña Lolita

El asesino se queda con la joven por varios minutos mas, acariciandole la espalda y la cabeza, mirandola sonriendo, se sentia plenamente feliz cuando estaba junto a la pequeña, no habia mejores momentos para el asesino que estar al lado de su novia — aunque me encanta estar asi, deberiamos ir alistandonos para bajar a cenar, no quiero que alguien toque la puerta y tu abras estando asi desnuda... que se lo harias solo por que pensaras que eso me molestara... pero no se que sujetos estan aqui, digo a la mitad no los conozco, parecen algo locos y si alguno te toca, tendre que matarlo — menciona mientras con cuidado se pone de pie dejando a un lado de la cama a la chica, no sin antes claro darle un beso en los labios, para que no se sintiera apartada bruscamente, camina aun desnudo hasta el gran closet que tenia frente a el, donde encuentra diversas prendas, optando por ponerse una camisa blanca, traje negro, corbata roja, guantes blancos y claro aquel gran sombrero.

Akabane ya listo comienza a sacar las dagas, cuchillos y bisturis de su gabardina para ir guardandolos dentro de su ropa, debajo de sus guantes, sus mangas, tobillos, pantalon y en fin, en cada sitio donde se pudieran ocultar y tener un acceso rapido a estos, por lo visto el asesino ya se encontraba listo, por lo que se acerca a Lolita quien aun estaba en la cama desnuda — segun lo que entiendo, en aquel closet debe haber ropa de mujer y de niña, pedi de ambas para ver cual quieres — dice bromeando para molestarla un poco, camina hasta el closet que le habia señalado para abrirlo de par en par, mostrando todo tipo de vestidos y prendas femeninas, ademas de claro algunas muy infantiles, con estampados de dora la exploradora y ese tipo de personajes muy infantiles — toda tuya pequeña — menciona sonriendo mientras observa a Lolita

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Despues de que tomara aquel medicamento, la licantropo no tardo en comenzar a reaccionar, sin embargo parecia estar un poco confundida, como si estuviera en un estado de ebriedad — esto no es un sueño, pero entiendo que pienses eso, no es una situacion normal despues de todo — menciona serio mientras sigue observando las acciones de la chica, quien parecia sentir que tenia helices de helicoptero en lugar de manos, eso hizo cuestionarse si habia sido correcto hacer caso a Joker acerca del medicamento recomendado por este, pero ya era tarde, se lo habia dado y en su desesperacion por ayudarla, no se tomo el cuidado para leer bien las instrucciones ni los efectos secundarios que podria ocasionar, eso sumandole a que era un medicamento hecho para humanos, no para licantropos

— Si Joker estuviera aqui, creeme que ese imbecil sin dudas estaria vestido como tu solo para hacerla de idiota como siempre, aunque casi preferiria usar tu ropa que la de este idiota bueno para nada, sin embargo tu ropa no era lo suficiente abrigadora, por eso te preste la mia, hace tiempo que deje de verte como un animal, eres mi hembra y parte de la familia, te voy a cuidar siempre — comenta serio mientras sigue observando, le pasa la mano en su frente asi como por sus mejillas, la fiebre habia cedido, muy poco, pero ya al haber bajado era señal de que el medicamento funcionaba, por lo menos asi se justificaria el rato tan raro que estaba pasando. Natalia comenzo a llorar, enseguida Slevin no pudo guardar mas la distancia y abrazo con fuerza a la pequeña — no seas idiota... jamas vamos a desaparecer, no dejaria a esta familia en manos de alguien mas que no seamos nosotros, por eso mismo debo entrenar y trabajar para ser mejor, por ustedes, por ti —

Comenta serio mientras sigue abrazandola y le limpia las lagrimas pasando suavemente el dorso de su mano por las mejillas de la albina — no estoy seguro de si recordaras todo esto, espero que si, quiero decirte que te amo y lamento mucho lo que paso antes, estaba muy celoso y actue como un imbecil por culpa de celos — confieza sintiendose de verdad muy mal por lo que habia pasado ese mismo dia hacia tan solo algunas horas, posiblement era muy temprano para que Natalia lo perdonara, Slevin estaba conciente de eso, no es como si esperara que ahora mismo el lo abrazara y le dijera que estaba perdonado, tenia que ganarse ese perdon, no solo bastaban las palabras para convencerla que de verdad estaba arrepentido y de que la amaba, tenia que demostrarlo, algo que tomaria mucho mas que un dia o estarla cuidando cuando se enferma, requeria de mucho trabajo, pero Slevin sabia que era lo menos que podia hacer luego de el daño que le habia hecho a su hembra, lo ironico es que el pretendia cuidarla de Joker, pero al final quien termino haciendole de verdad un daño fue el mismo Slevin

---------------------------------------------------------------------------------------------

El demonio se encontraba en la recamara principal de la torre sosteniendo relaciones con su futura esposa, en dicha recamara que ocupaba todo un piso, nadie podia molestarlos, asi mismo el ruido no saldria de ese piso, por lo que Vergil no se preocupaba de que alguien escuchara los gemidos de placer que producia su amada, no es que le avergonzara, si no que para el no existia nadie lo suficientemente digno para escuchar al angel en ese estado. Vergil continuaba penetrandola cada vez mas rapido, estaba disfrutando tanto de aquel momento que ya no se preocupaba en ese instante por lastimarla, no por que habria dejado de importarle, si no por que el mismo hecho de tener a Etoile gimiendo de ese modo era un claro indicativo de que estaba disfrutando tanto como el.

El angel se volvia a correr, haciendo que Vergil sintiera la presion de sus labios vaginales contra su miembro, ademas de claro el liquido que desprendia aquella zona tan intima del angel bañando su miembro, sirviendo como un lubricante mas que perfecto, el cual no hacia mas que facilitar aquellas penetraciones tan rapidas y fuertes, debido a la gran excitacion que tenia el demonio, fue solo cuestion de unos minutos mas antes de que este comenzara a descargarse en el interior del angel, llenandola por completo con su escencia, hasta dejar salir la ultima gota dentro de su vagina, para despues tomarla de la cintura y acomodarse a su lado, haciendo que los dos quedaran tendidos en la cama mirandose de frente, con las manos del demonio en las caderas de Etoile — no tienes nada de que preocuparte, todo fue perfecto mi bella Etoile, no hay algo que se compare a estar contigo — menciona serio alejando una de sus manos de las caderas hasta su rostro, acariciandole con suavidad las mejillas

— Te extrañe demasiado... no pienso dejar que nos separen otra vez — le da un suave beso en los labios mientras le acaricia la mejilla, ese momento era de una gran felicidad para el demonio, si alguien intentaba interferir en esa felicidad, sin importar si se tratase del mismo dios o el diablo en persona, no dudaria en enfrentarlo, ademas no solo era Etoile, tambien ahora era padre, una noticia que aun no podia asimilar del todo — Etoile... nuestra hija, bueno... no se como tratar ese tema, tuve buenos padres pero, no estoy seguro de saber como ser uno, estuve apunto de matarla de no ser por ti, voy a necesitar de tu guia — confieza ya que de verdad le importaba llegar a ser un buen padre tal como su padre lo habia sido para el, queria que ella lo llegara a ver como un modelo a seguir y alguien de quien sentirse siempre orgullosa
avatar
The Bad Wolf
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 20/01/2012

Ver perfil de usuario http://the-nexus.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por Gray Wolf el Dom Mar 19, 2017 7:56 pm


Akabane empezó a burlarse de la pelinegra, quién solo entrecerró los ojos molesta, por una parte ella sintió que lo acepto. Aunque faltaba mucho tiempo aún para ser abandonada, aun era joven y podría seguir.

-¡Qué! ¡PENDEJO! Tengo las lolas tan grandes como tu jeta- la mujer se levantó, pero sus piernas fallaron, entonces cayo de un sentón. Estaba completamente agotada -¿Qué me vez pendejete? ¡Ayudame!- exigió mirándolo con cierta molestia. Esa noche tuvieron que cenar en la habitación. La pelinegra no quería salir de ahí por nada del mundo. Una vez amaneció ellos desaparecieron, aunque seguramente ya fueron invitados para la boda del ángel que sería en dentro de 7 meses. Aunque Lolita se llevó un par de vestidos de la colección de Vergil, era una ladrona y no se hiria sin nada. Además que de una u otra joya, que encontró.

Por si se lo preguntaban, le llego la menstruación en dos días, así que no, no esta embarazada.


Etoile estaba jadeante, cansada, había recibido el semen del hombre que había llegado hasta dentro de su útero inundándolo de ese liquido blanquecino. Una vez la soltó, la colmo de cariños que la hicieron sentir mejor, sus lagrimas salieron de sus ojos, su boca estaba mojada de saliva, su vagina estaba expulsando sus jugos vaginales. Vergil era un caballero, se dedico a colmarla de cariños, encargándose de que no le costara respirar.

-Señor Vergil- jadeo sudorosa, mirándolo con ternura, su sonrisa nunca faltaba, su mano delicadamente acaricio su mejilla -No se aflija por que el “pudo pasar” estamos los tres aquí, juntos, el tiempo va a pasar y lo único que nos queda es dejar que ella se acerque y estar para ella. Convivir y ser parte de su vida- murmuro lo último, estaba muy débil, pronto quedo dormida entre sus brazos -Lo amo, Señor Vergil-susurro entre sueños, sonriendo.


Natalia había despertado después de varias horas, se había levantado con el uniforme del pelirrojo, lo cual por un momento pensó, la había violado de nuevo. Lo que causo que huyera de Joker y Slevin a cada rato, sobre todo cuando estaban a solas. Por mientras se quedo en la torre con los niños. El fin es que estuvieran seguros mientras Joker y Slevin, junto con los hijos mayores construían nuevamente el circo, las cosas que habían dejado en aquella cabaña se habían movido, creando nuevas instalaciones. En ese tiempo Etoile, Vergil y Nat convivieron. Al parecer la licántropo no parecía tener nada en contra de ellos, tomo muy bien el hecho de que eran sus padres reales. Los niños convivían con el ángel y a veces con el demonio.

Vulture también se marcho, dentro de 7 meses los visitaría ya que los prometidos se iban a casar en esa fecha.
avatar
Gray Wolf

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 08/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagamos esto una vez mas... (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.